Tebeos de mi infancia

Tebeos de nuestra infanciaYo nací en 1966. Es un dato irrelevante, más allá del interés que pueda tener por cuestiones estadísticas relacionadas con la jubilación y esas cosas o porque hay una historieta de Daniel Clowes con ese título. Pero es fundamental para poner en contexto algunas cosas que diré del libro Tebeos de nuestra infancia, de Antoni Guiral.
Un libro que me causa muchísimos problemas a la hora de comentar. Ya de por sí, hablar de un libro teórico cuando servidor ha sido también autor de uno, pues como que no queda muy bien, más allá de los conceptos epistemológicos propios de una revisión de pares que no se adaptan muy bien al espacio de una reseña. Razón está muy seria y sesuda, a la que hay que añadir que Toni no es sólo es buen amigo, sino persona a la que admiro, por lo que cualquier opinión vendrá lógicamente sesgada por ambos sentimientos.
Pero, y este es el PERO con mayúsculas, hay una razón que me hace todavía más difícil hablar de este libro: que uno ha vivido en primera persona todo lo que relata Guiral. A priori, y después de leer la primera parte de esta indispensable historia de la Editorial Bruguera, pensaba que la entonces futura segunda entrega no me sería excesivamente interesante. A fin de cuentas, considero que los autores verdaderamente importantes de la Escuela Bruguera se concentran en la década de los cincuenta y que las grandes obras maestras se encuentran ahí, en esos autores que lograban que sus historietas fueran, además de divertidas, un documento inestimable para entender la historia de este país. Con el paso del tiempo, los autores de los 70 siempre me han parecido más planos que sus antecesores y, además, por edad los conocía mucho más, por lo que no esperaba ya las sorpresas del anterior libro. Salvada la útil rigurosidad y exhaustividad que doy por descontadas en un libro de Guiral, mi idea era que este segundo volumen sería un libro para consulta más de los que utilizo, pero que no me emocionaría como el anterior.
Terrible equivocación.
Porque resulta que todos esos “tebeos de nuestra infancia” que se relatan en el libro son tebeos que yo compré, que recuerdo grabados a fuego en mi memoria. Pasar cada página del libro ha sido como ir recibiendo cargas de profundidad de nostalgia concentrada. Portadas que había comprado, historietas que había leído… Se entiende ahora la razón de recordar mi fecha de nacimiento, porque leer este libro ha sido, en el fondo, recordar toda mi infancia de una manera u otra. Si el primero me maravilló por el increíble magisterio desplegado por los autores de Bruguera en los 50 y 60, este segundo me ha emocionado porque he descubierto que, aunque haya podido renegar de muchas de esas historietas con ínfulas de crítico sabelotodo, no puedo olvidar que he sido un niño y que he disfrutado como un enano con esos tebeos. Desde los Mortadelos a las Joyas Literarias Juveniles hasta los Mini-Infancia “con dibujos animados” pasando por todas esas publicaciones que formaron parte de mi vida.
Así que poco más puedo decir. Que me lo he pasado bomba, oigan.
Sólo un consejo para cuarentones/as: antes de abrir una página de este libro, es muy conveniente hacerse con un buen cargamento de pañuelos de papel. Muy absorbentes.

19 Comentarios en “Tebeos de mi infancia

  1. tezuka on 14 enero 2008 at 17:45 said:

    Que curioso, a mi me ha pasado lo mismo…

  2. luisdeluis on 14 enero 2008 at 18:39 said:

    Alcaide, aunque llegaré tarde.

    Ya te lo habrán recomendado, o lo habrás leido, pero aú así,por si acaso y, al hilo de tu post echa un vistazo a Los Príncipes Valientes.

  3. Yo nací en 1977. De pequeño, mi padre me compraba montones de tebeos Bruguera.

    Me hice con este tomo que es una maravilla y lo recomiendo, al igual que tú.

    Mis opiniones más amplias sobre el tomo aquí:

    http://www.lacoctelera.com/traslaspuertas/post/20

    Saludos!!

  4. don_lockwood on 14 enero 2008 at 19:42 said:

    Pedazo obra maestra! Junto con el anterior volumen, dos libros absolutamente imprescindibles. Curioso el comprobar que en algún foro de aficionados al mundo Bruguera (presente!) ya le han sacado algunos errores al susodicho libro. ¿Llegarán a editar un volumen complementario con fe de erratas? je, je, je, …

  5. spendius on 14 enero 2008 at 19:56 said:

    Yo tambien soy del 66 y gracias a una oportuna gripe, estoy bien surtido de pañuelos,este domingo me hice con él en el Rastro por 25 euros, y no he podido mas que leerlo avidamente, si señor eso es nostalgia de la buena, y el texto es muy interesante (viniendo de quien viene tampoco es una novedad,) pero parece que en este tipo de libros son másimportantes sus ilustraciones, en este caso craso error, no hay nada superfluo, de lo mejor del año pasado en libro teorico.

  6. EMPi on 14 enero 2008 at 22:08 said:

    Un servidor del 61. Magníficos ambos.

  7. oski on 14 enero 2008 at 22:26 said:

    Alvaro ,como ya te comente me encanto este libro ademas gracias a este tipo de obras hace que la gente joven se acerque a nuestro glorioso pasado tebeistico. Yo naci en el 79 y lei gran parte de lo que menciona gracias a mi hermano.

  8. kiko da silva on 14 enero 2008 at 22:48 said:

    Yo soy del 79 y me ha pasado lo mismo… así que el consejo de ávaro no es sólo para cuarentones ;p

    saludos kiko

  9. Mosca cojonera on 15 enero 2008 at 6:50 said:

    Además de libros teóricos son dos grandes recopilaciones de páginas de los tebeos de humor de Bruguera, de las que tan huérfanos estamos en los últimos tiempos. El texto de Guiral es ameno e interesante, y se lee con mucho agrado, como casi siempre pasa con este admirado señor, aunque a veces no se esté de acuerdo con algunas valoraciones. El problema de estas dos obras, a mi entender, es el dato concreto: n

  10. laputalavirgen on 15 enero 2008 at 11:56 said:

    estos son los tebeos que mi viejo me traía al hospital cuando estaba pachuchi, y son los tebeos que me traía cuando volvía de sus largos viajes(entraba y me tiraba encima, para exigírselos, y ay! si no los tenía-ahora me siento culpable-), eran también mis laxantes favoritos,

    cuando pienso en estos tebeos o me veo tumbado con bata blanca o acunclillado y apretativo,

    hace unos años en una librería vi que vendían originales de muchas de estas obras y no eran muy caras, supongo que todavía los venden, si alguien sabe a que librería me refiero que la ponga,

    slt,

  11. humbert humbert on 15 enero 2008 at 13:13 said:

    nostalgia.

    la nostalgia nos hace vivir hacia dentro, y no hacia fuera, nos hace recordar las cosas con menos objetividad…

    comprarías ahora un dvd con las primeras imágenes cinematograficas del caballo galopando?

    yo no. para mi , objetivamente, no tienen tanto valor experimental, de investigación , de profundización en el lenguaje del comic como comics que se publiquen ahora mismo y que se consideran pura mierda…en cambio se las valora más.

    Yo a zipi y zape no les veo casi ningún valor más allá del nostálgico, planos típicos, narrativa simple e ideas recicladas…entiendo que a la gente no le interese eso , ahora vamos por otro sitio , antes al comic no se le consideraba arte, porque no lo era tanto como lo es ahora.

    Alguien quiere recordar sus "viejos buenos tiempos"? genial , pero nunca gastaré mi dinero en un Pumby cuando puedo gastarlo en "Arrugas", algo de Luis Durán, un malas tierras, freaks in love…la nostalgia a veces no deja ver el bosque.

  12. Álvaro on 15 enero 2008 at 13:40 said:

    Humbert: cuidado con ese planteamiento, que no nos oculte verdaderas obras maestras.

    Como el Pumby de Sanchís, injustamente menospreciado y una de las genialidades más surrealistas que ha dado el tebeo. :)

  13. ¡¡¡Pumby!!! Obra maestra

    Saludos

    Antonio Busquets

  14. humbert humbert on 15 enero 2008 at 14:53 said:

    ves? ahi quería llegar, para gustos los colores, y es verdad que ese planteamiento es malo si oculta buenas obras, por supuesto… lo que defiendo es la objetividad ( hasta donde se pueda) al juzgar obras antiguas, muchas veces sobrevaloradas o anacrónicas…pumby surrealismo? claro , y carpanta una crítica social a la situación precaria de la clase trabajadora y sus problemas con trastornos psiquiátricos de la alimentación por deficits afectivos…no? ;) :)

  15. EMPi on 15 enero 2008 at 15:18 said:

    ¡Qué radical! Excesivo para mi gusto Humbert. Afirmación gratuita. ¿Enmascaramiento de ignorancia?… Puede.

  16. humbert humbert on 15 enero 2008 at 18:40 said:

    jajaja

    si si si, quizás algo excesivo ;) , pero al menos deja clara mi opinión de "ojo , no "artisticemos" lo pasado, creamos que es arte si de verdad lo es y sigue siéndolo, no nos autoengañemos" . sólo eso.

    nunca me ha gustado engañarme sin darme cuenta, por eso me hice psiquiatra?

  17. humbert humbert on 15 enero 2008 at 18:45 said:

    no acabo de entender eso. ignorante yo? vaya, si es así debo de haber dado una falsa impresión ofendiendo a alguien , para que se me catalogue, me disculpo por eso, pero soy un gafapasta moderado, y entiendo que a la mayoría de la gente joven que lee comic, no le interesen reediciones de Bruguera…si el rio suena, agua lleva…si tan bueno fuera, triunfarían como suelen triunfar re-ediciones de otros clásicos.

  18. oski on 15 enero 2008 at 19:19 said:

    Creo que te equivocas. El mercado es amplio para todo tipo de publicos. Si tu ,por ejemplo ,no te gusta o no te llam la atencion la historia del comic nacional pues tu mismo. Solo decirte 2 cosas: 1 probablemente la mayoria de autores que admiras dirian que estas equivocado ya que sus influencias puede que esten en ese tipo de comics que tu criticas y 2 , no por hablar de una epoca en concreto de nuestra historia quiere decir que este desfasado. ¿Tu criticarias obras maestras como Popeye o Terry y los Piratas? por ejemplo.

  19. EMPi on 16 enero 2008 at 10:12 said:

    Sigo viendolo radical doc. Ignorante es excesivo… van mis disculpas. Pero el razonamiento que acometes suena a canción ya escrita e interpretada… sin éxito.

    Cualquier tiempo pasado fue mejor es también otro tópico pero lo clásico- no todo el pasado- es algo más sustanciado, vamos que existe, supongo. A mi me gusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation