El Rajoy de Enric Sopena

Tenía yo curiosidad por leer las versiones españolas de La cara oculta de Sarkozyque edita Grup 62, dedicadas, en decisión salomónica, tanto a Zapatero como a Rajoy. La primera escrita por César Vidal y la segunda por Enric Sopena. Como hay que comenzar la lectura por alguna de las dos, aplico la coherencia ideológica y comienzo por leer La Esppaña de Rajoy, por aquello de que supuestamente está dirigido a los lectores de izquierdas para poner en solfa la figura del líder popular. Una razón que en mi caso se puede aplicar, pero a la que añado dos de cosecha propia, a saber, que el Sr. César Vidal me produce una molestia alergia y mi filia por el dibujante David Ramírez.
Zanjada la elección de la primera de las lecturas.
Ahora bien, una vez leído…¿Cómo enfocar el juicio que me merecen? Las especiales características de los libros hacen necesarias, a mi entender, dos reflexiones.
esppana.jpgLa primera, digamos sociológica, sobre la evidente necesidad de este tipo de iniciativas. Que la historieta adquiera entidad suficiente como para ser elegida como medio de debate en unas elecciones generales es una prueba más de hasta qué punto ha sobrepasado largamente el tratamiento peyorativo de otras épocas. Pese al lamentable prólogo de Enric Sopena, en el que poco más o menos intenta justificar el uso de la historieta en términos de quien cree que se ha degradado, lo cierto es que este tebeo y su contrapartida pueden tener una importante repercusión social, permitiendo que la historieta obtenga ya de forma plena esa imagen de normalidad que siempre hemos reivindicado. Los resultados pueden ser más o menos afortunados, pero lo importante en este caso es el efecto de arrastre de la iniciativa y la extrapolación de a historieta como medio más allá de la ficción. Ver tebeos tratando temas como éste demuestran la potencialidad del medio como transmisor de ideas, que permite el uso de unos recursos impensables en el ensayo literario, potenciando la comunicación aprovechando la indudable capacidad pedagógica del medio.
Desde ese punto de vista, la evaluación de los resultados del libro dependerán, obviamente, de la capacidad de transmisión del mensaje y de la realización de los objetivos buscados con el tebeo. Dejando de lado las cuestiones ideológicas, en las que se estará más o menos de acuerdo según la ideología del lector (aunque, sinceramente, presentar a ZP como Dios y a Azanar como el diablo me parece bastante simplón), La Esppaña de Rajoy, tiene dos problemas fundamentales: en primer lugar, y el más importante, el desconocimiento profundo del lenguaje de la historieta que demuestra Sopena. Ha intentado realizar un exhaustivo retrato del líder popular, evidenciando todas sus incoherencias mediante catalogación pormenorizada de todas sus intervenciones, lo que se traduce en un exceso de secuencias recargadas de datos y textos que sobrecargan las viñetas, enterrando y dejando casi atado de pies y manos al dibujante. El segundo problema deriva precisamente de ahí: siendo Ramírez un dibujante reconocible como pocos, aquí es prácticamente una sombra de sí mismo. Sepultado bajo interminables bocadillos y limitado gráficamente por la necesidad de hacer reconocibles a los personajes públicos, Ramírez se diluye por completo en un trabajo donde apenas puede expresar su oficio. El dibujante que siempre ha destacado por la expresividad de sus dibujos y su facilidad para el gag parece arrastrado por una corriente que le es ajena y que le obliga a encorsetarse en esquemas donde no está a gusto. Hay un impresionante trabajo para conseguir caricaturizar a toda la plana política española, pero que naufraga en su globalidad. Si Sopena hubiese dado más libertad al dibujante, centrándose en algunos temas nada más y no queriendo demostrar una enciclopédica lista de agravios de Rajoy, el resultado hubiese sido mucho más interesante. De hecho, sólo debería haberse fijado en la experiencia de La cara oculta de Sarkozy para saber qué camino seguir.
El resultado se hace, al final, pesado de leer, excesivamente monopolizado por los datos y textos, olvidando el ejercicio de la sátira que tan buen resultado da siempre en el debate político. Un pecado mayor teniendo a los lápices a uno de nuestros mejores dibujantes satíricos.
Ahora, a por el de César Vidal… (¿dónde he puesto los antihistamínicos?):P

19 Comentarios en “El Rajoy de Enric Sopena

  1. EMPi on 25 enero 2008 at 15:06 said:

    Sopena supera el nivel de alergia para convertirse en un ser histamínico puro. Los debates en telebasura sabatina nocturna, la impresión de ser un cesante cuando cambian los gobiernos, el tono dogmático y la simplificación de ideas hasta la extenuación lo convierten en un ser que parece inteligente y no lo es… tanto.

    Algo que firma-siempre pasquines y libelos- será sibilino, artero y cargado de ese clásico prejuicio, mitad manía, mitad ignorancia.

  2. Estaba tentado a comprarlos, a pesar del tedio que me pueda provocar la temática, sí que aplaudo la iniciativa. Pero uno de mis temores era precisamente el que comentas de se convirtiera en una mera secuencia de gags… y si encima comentas que se llena de datos y más datos (Johnny 5, veeen!!!!) pues ni por David Ramírez me acercaré a ellos.

    Espero el comentario de el otro ;-)

  3. César Vidal, ese escritor que saca un libro cada quince días. Libros a veinte duros.

  4. me dan una pereza ambos los dos…

  5. ibai on 25 enero 2008 at 15:27 said:

    Mirandolo desde el lado sociológico y de la integración en el debate político debiera ser una iniciativa accesible (para kioskos por ejemplo) y económica (no se cual es el precio). ¿Se vende fuera de las especializadas y las librerías mayoristas mastodónticas?

  6. Pakito on 25 enero 2008 at 15:58 said:

    Civil War, el tebeo de Rajoy, el de Zapatero…¿Y esta vena masoquista? ¡Ya son ganas!

  7. PapáCairo on 25 enero 2008 at 15:59 said:

    Uno de Gallardón escrito por Espe ya!!

  8. Pakito on 25 enero 2008 at 15:59 said:

    ¡Ah! y el One More Day, que se me olvidaba.

  9. ¿Se vende fuera de las especializadas y las librerías mayoristas mastodónticas?

    Y en quioscos -con su cartoncito- y en…

    ¡¡¡Está por todas partes!!! [En Madrid]

    ¡¡¡No es la normalización del cómic, es la invasión de los ultracuerpos!!!

    [Ah, el precio es de 18,95

  10. Álvaro on 25 enero 2008 at 18:43 said:

    pakito: la verdad es que estos tenía interés en leerlos por curiosidad malsana.

  11. ibai on 25 enero 2008 at 21:19 said:

    Lo del kiosko me parece perfecto pero el precio es bastante excesivo para el nivel medio (o esa impresión he sacado de los fragmentos colgados en Libertad digital).

  12. ghostDancer on 25 enero 2008 at 23:08 said:

    No me pillan con esto ni locos, el Sr. Sopena es bastante reiterativo y soso, no me atrae ni lo más mínimo leer algo que ha "guionizado" él, independiente de estar o no de acuerdo. Pero de Cesar Vidal (iba a poner Sr. pero no puedo) , un fanático religioso, creacionista, racista, homófobo y que encima publica (que no escribe) un par de libros al mes, ni aunque me lo metieran en el buzón de casa, y estuvieran dibujados por Jack Kirby y Neal Adams.

  13. guidoguerra on 26 enero 2008 at 0:00 said:

    Conste que para ridiculizar al señor Rajoy no hacen falta tantas alforjas. Basta con recordar la encuesta que se le hizo a las juventudes "populares" y en la que se les preguntaba "how to" ganar las elecciones.

    ¿La respuesta de las juventudes "populares"?

    Afeitado y lentillas, Mr. Rajoy.

    Afeitado y lentillas.

    Las juventudes "populares" dixit.

  14. kifto on 28 enero 2008 at 15:48 said:

    guidoguerra, so terrorista: la sola imagen mental me ha producido una descomposición de vientre. Si ese engendro del averno se afeita y se pone lentillas…miedo da pensarlo. Multiópticas, corporación dermoestética, y demas franquicias de clínicas dentales de la españa con sistema de salud "universal", atentas al dato: en nuevas generaciones saben que es lo más IN para que su cabecilla sea el representante del Imperio en la provincia española, y por cristo rey que lo conseguiran.

    Pena me da por david ramírez este tebeo, aunque si lo ha cobrado bien…bastante le ha puteado ya el mundillo. Será uno de los pocos tebeos de Ramírez que no tenga, que hasta con los minimonsters tragué.

    Me reitero en lo ya dicho: ni este tipo de iniciativas son nuevas, ni ésta en concreto presenta más valor que el de producto efimero propio del periodo precircense que de aqui a marzo disfrutaremos en sociedad.

    Yo no me gasto ni un pavo en una cacota de estas con la cantidad de tebeos buenos que aun faltan en mis estanterias. Y cuando la razón, el pais, ABC, púbico o algun otro de los publicistas del regimen lo saquen en una promocion dominical con su rotativo, ya me lo pillaré por 4 veces menos su precio de portada de ahora en caso de que aun me acuerde que existe.

    Y a otra cosa

    A mi lo que de verdad me gustaría sería leer algo original sobre el tema de la politica española, tebeos de una u otra ideología que aportasen cosas al medio, entretenimiento y no solo consignas panfletarias de uno u otro signo.

    Un tebeo sobre la guardia civil o la policia española torturando gente en plena democracia, al igual que ya hay peliculas sobre el tema (el caso almeria, objetivo matar al Nani, etc…). Seguro que seria un buen tebeo de terror y seguro que habría público, pondríamos a un richard corben o a un miguel angel martin a los dibujos, y ya veo el título: "Galindo: sangre, visceras, uñas y cal viva". Entre detractores y sobre todo apologetas de los que critican a amnistia internacional por pedir camaras en las comisarias y cuarteles españoles, seguro que hay público que compra estas obras. Es más, no una, sino un par de obras sobre el tema, una con el enfoque que le da por ejemplo la citada amnistia internacional a la cuestión, y otra con el enfoque, mas abierto y creativo, que le dan desde el PSOE, el PP y las FSE… yo creo que habría espacios para este tipo de propuestas.

    O por ejemplo un tebeo de humor con las peripecias del director de la guardia civil, luis roldan, o el del cesid, el general manglano, o de juan guerra o mario conde. Espionaje y humor. Aqui pondriamos a un Jordi Bernet o a un Manel Fontdevilla a los dibujos, por ejemplo, y la cosa tira.

    La reciente historia española está llena de sucesos socio-políticos que darían un guión vendible para un tebeo, ya fuese histórico o de política-ficción…pero hay muy poco de eso en el comic hispano, y gran parte de ese sector lo ocupan humoristas de prensa.

    Seguro que si se empieza a tantear este tipo de comics, como ya ha hecho el Grup62 o por ejemplo el jueves con la serie apologética del nacionalismo español que han presentado hace poco en su revista, la cual abre aun mas su espectro ideológico a todo ese potencial público lector que le gusta leer chistes sobre el periodo pujolista, ibarretetxe, Montilla, ETA, Carod Rovira, EHAK…y lo malisimos que son todos los nacionalismos excepto el nacionalismo español, estado natural por antonomasia y por cojones.

    Si hay público que ya lee ese tipo de tiras en revistas y periódicos, es de suponer que muchos de ellos tambien leerían albunes, novelas gráficas y otros formatos más comerciales…y eso dentro de lo que cabe, tampoco es malo, porque seguro que entre toda la morralla saldría alguna que otra cosa de calidad.

    No hablo sólo de un carlos giménez (por mencionar alguno) haciendo comics como paracuellos sobre temas de la actualidad política más inmediata, sino que si ese estilo se institullera en corriente y, al haber más autores y obras enriqueciéndolo, habría más opiniones (las que a mi pudieran gustarme y las que no, pero MAS) y habría más de todo, y eso sería bueno para el comic español en general, como arte y como negocio.

  15. Javier A. on 12 febrero 2008 at 6:12 said:

    Aprovecho el foro para poder hablar de Enric Sopena, ya que hacia años no veía ni escuchaba comentarios tan radicales (y vacíos, superficiales y basados en tópicos), hechos desde un inexplicable odio y rencor. Tal vez sea un desternillante curriculum que lo ha llevado sin pena ni gloria hasta su situación actual, vagando por los dos programas que el PSOE utiliza como tribuna de opinión (59 segundos en La1 y La Noria en Tele5) de manera sectaria y manipuladora.

    ¿Ha vista alguien alguna vez a Enric Sopena sonriendo? La respuesta es que evidentemente no. Vive demasiado indignado con sus opiniones como para quitarse ese semblante agrio y antipático

    ¿Ha visto alguien alguna vez a Enric Sopena argumentando? No es posible. No prepara ningun debate. Se hable de lo que se hable, saca la guerra de Irak o cualquier tópico del franquismo para hacer su discurso

    ¿Ha visto alguien alguna vez a Enric Sopena escuchando? Absolutamente no. En el momento en que alguien comienza a comentar una opinión levemente contraria a cualquier postulado 'izquierdoso' o en contra del gobierno, automáticamente empieza hablar para interrumpir y sube el tono

    Sencillamente es un personaje que probablemente consigue lo que busca. Producir ardor de estómago. Desde luego como periodista, cero.. y como escritor menos que cero. Y si se llega a morder la lengua, se envenena con el odio que destila.

    Es el tipo de personaje que directamente le hace política a su tan detestable 'derecha', por sus propias cualidades.

    Bajo mi punto de vista es un ejemplo de la importante pérdida de categoria y de estilo, que vivimos en estos tiempos, tal y como reseña Sanchez Dragó en su último libro. Esperemos que este personaje y lo que busca y representa sea un especie en extinción, por el bien y salud social y político de este país

  16. Javierborre on 15 febrero 2008 at 13:22 said:

    -De todo lo aparecido, únicamente me quedo con el comentario nº 15. Si merece la pena algo, es para escribir despacio lo que se piensa y argumentarlo con tus razones. Creo que el verdadero periodista es el SEÑOR que ha escrito el referido comentario.-

  17. CENSURADOR on 29 marzo 2008 at 3:06 said:

    Censura en esta Web, hiprocritas sois, xd, no aguantais las criticas eh?, eso dice mucho de el autor del libro. grande grande jajaja.

  18. álvaro on 29 marzo 2008 at 12:01 said:

    CENSURADOR: el post te lo he quitado yo, que soy el que escribe todo lo que sale en esta web y no tengo nada que ver con el Sr. Sopena. No sé si te has dado cuenta, pero ésta no es la web del Sr. Sopena, es mi web. Si quieres insultar al Sr. Sopena, estás en tu derecho, te vas a su web e insultas allí. Sin problemas, pero no en mi web, donde se habla de tebeos y, en este post, de este tebeo en particular.

    Antes de escribir un comentario, mira dónde lo pones. Y antes de decir tonterías, te las piensas.

  19. Fidel Franco on 14 abril 2009 at 11:22 said:

    Para "conde y cochino hay que nacer". Algunos eran cerradamente conservadores en otros tiempos y ahora son cerradamente progres y de una mala educación a prueba de totalitarios, sólo ellos llevan la razón.

    La verdad es que es indigno de cualquier ser humano que peina tan bien tantas canas y sólo es digno de alguien "goebbeliano". La neurosis y soberbia no se quita por cambiar de colores. Encima usa la frase: "Dar a Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar", como una piedra. Además de una insolencia supone una ignorancia y una sevicia digna del infierno no sólo para el rigorismo, cerrilismo y espíritu logrero con que navega ahora: ¿"Pensábamos que íbamos a ganar las derechas y hemos ganado las izquierdas"?. ¡Es una pena esta chusma política vil y antidemocratica!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation