Decepciones

Poco se puede añadir a lo que en su día se dijo de la brillante La muñequita de papá, de Debbie Dreschler. Una obra tan contundente como angustiosa, que lograba una convincente bajada a los infiernos de los abusos sexuales, plasmando un brillante ejercicio de autoexorcismo. Un potente argumento para esperar con muchas ganas la siguiente obra de esta autora, que llega publicada de nuevo por La Cúpula, Verano de amor. Al igual que en su primera obra, el relato autobiográfico vuelve a ser la coartada argumental, esta vez dejando de lado los espinosos vericuetos de su infancia para entrar en las bondades de su adolescencia. Dreschler lleva al lector hacia el primer amor adolescente y los primeros escarceos amorosos. Sin embargo, Dreschler sigue manteniendo un tono distante en la narración que afecta muy negativamente a la percepción que llega al lector. No hay empatía entre el lector y la obra, como puede existir en las historietas de Michael Rabagliatti, ni tampoco se dejan pistas para debate o reflexión, como pueda hacer Daniel Clowes o Phoebe Gloeckner, lo que deja la obra excesivamente vacua. Hay un bonito ejercicio de estilo gráfico, de elegantes propuestas visuales (con el agresivo juego de bitonos como gran protagonista) y acertados ritmos, pero que no consiguen enganchar en la lectura. La propuesta de Dreschler queda entonces en agua de nadie, con lances momentáneos interesantes, pero sin llegar a cuajar un discurso definido que permita al lector seguir a la autora. Una lástima, porque la autora ha demostrado fehacientemente que puede dar mucho más de sí. (1)

veranoghost.jpg

Similar decepción, aunque en este caso esperada, la que obtengo con la lectura de la incursión de Richard Corben en El Motorista Fantasma. En el volumen Ghost Rider #2: “La leyenda de Sleepy Hollow, Illinois”, se incluyen los dos comic-books con guión de Daniel Way ilustrador por el de Kansas. Una anodina historia (básicamente, el Motorista Fantasma se lía a tortas con el demonio de turno, lo nunca visto, oigan), en la que un Corben a medio gas deja constancia de que incluso en esas paupérrimas condiciones es capaz de dar pinceladas de magistralidad. Sirva como ejemplo el planteamiento de las escenas de lucha entre los dos infernales personajes, plena de una fuerza y potencia que demuestran el dominio de las soluciones narrativas y gráficas de este autor. El problema es que el goce de este tebeo se queda en eso, en deleitarse con el oficio de este grandísimo autor que, pese a su genio, es incapaz de conseguir que la pobre historia de Way remonte el vuelo. Una lástima, porque el famoso personaje llameante tiene una fuerza visual innegable, y en manos de Corben, con un buen guión, podría haber conseguido una historia de las que no se olvidan. Eso sí, quienes peor parados salen de esta aventura son Javier Saltares y Mark Texeira, el equipo habitual de la serie que se encarga de la segunda historia de este volumen. Artesanos de indudable oficio y calidad, pero que naufragan en un guión todavía más ridículo (y me quedo corto) que el asignado a Corben, en el que el contraste entre el oficio de unos y el genio de otro todavía es más espectacular. Sólo para completistas. La puntuación se quedaría en un (1-) para la parte de Corben (ay! Lo sé soy incapaz de ponerle un cerapio al de Kansas, pero es que aunque sólo sea el disfrute de sus ramalazos de genio ya vale) y un (0) para la segunda, con mención de héroes anónimos a los dibujantes, que los pobres no tienen la culpa de nada.

9 Comentarios en “Decepciones

  1. te invito a participar en mi modesto blog de directorio y votación de otros blog http://aquiestatublog.blogspot.com
    pásate y colabora con tu blog en el libro de visitas,te conocerán un poco mas,soy un particular en esta aventura,no una empresa, y voy de blog en blog escogiendo,por tanto si consideras que es spam te pido perdón y disculpas

    y si tienes algo de estrés mira algo de publi en mi blog,gracias

  2. Lajarín on 9 febrero 2008 at 2:21 said:

    Estoy totalmente en desacuerdo con tu opinión sobre el cómic de Drechsler, Álvaro. Creo que ese distanciamiento no lo es tanto, más bien es una falsa barrera que muestra más de lo que haría utilizando recursos más trillados. Drechsler se desnuda ante el lector mucho más de lo que parece. Claro que es sólo mi opinión. Saludos.

  3. Lo de Corben a medio gas…hombre, Alvaro, ya quisieran muchos autores tener la potencia de este Corben a medio gas…

    Dejando de lado la lucha contra lucifer, de cuyo impacto y fuerza no hay duda ( sirva de ejemplo la viñeta en la que lanza el crucifijo, como representa la velocidad y el movimiento…) , no se puede menosprecias como busca planos en las situaciones en el calabozo, como usa la iluminación en la conversación en el coche, y una de las partes que me parecen más interesantes del tebeo.

    Las cuatro páginas en las que van por la carretera y son atropellados.

    Me parecen de una calidad desbordante. Es en este tipo de situaciones donde se ve la calidad de un buen narrador. El grandote lo borda.

    El bueno de Corben le da gas todo lo que puede, pero es imposible ir con la Harley a 200 por el camino de cabras que es el guión del tal Way…

    Este motorista fantasma es como el trabajo en los números de Alien. Unos personajes con un atractivo visual inmejorable, enmarcados en un entorno en el que Corben se sale, el terror, y que de nuevo gracias a los lamentables guiones se queda en un calentón en el que solo puedes decir ,¡ Joder!! Con lo cañero que podría haber sido esto !!!!

    ¿ Dónde está cierto barbudo cuando se le necesita?

  4. … resumiendo, que el Corben no decepciona.

  5. manuelruiz on 9 febrero 2008 at 4:45 said:

    Totalmente en desacuerdo ontigo en lo que respecta a Verano del amor. Vale que su autora no es tan buena como la Gloeckner, pero estamos ante un TBO muy superior a la media que nos acostumbran los ombliguistas slice of life, un subgénero, en la mayor parte de las ocasiones, para llorar.

    La señora Drechsler sabe como contar la historia más vieja del mundo de una manera, sino enteramente nueva, al menos sí con una cierta sensiblidad que le aleja del topicazo más redundante.

    Un 2+ hubiera estado mejor.

    Y a ver si reseñas Diario de una adolescente. Para éste, un 5+ se queda corto :).

    Y por lo que respecta al Motorista, demasiados cojones has tenido tú de leerte la parte del jinete sin cabeza. Yo directamente la he obviado. Y la de Corben hubiera ganado enteros si hubieran hecho como en cierto número de Zot y hubiera consistido en una pelea a hostias sin dialogos.

  6. Del Motorista Fantasma yo compré el primero que salió y no me disgustó, por lo que adquirí el siguiente, que era una soberana mierda, por lo que este último no me he molestado ni siguiera en ojearlo.

  7. Hay muchos peces enel mar para que pique con ninguno de estos, pero gracias por la reseña de todos modos. ;-D

  8. A mí Verano de Amor me gustó mucho. Pero que mucho mucho. Con ese bosque de pesadilla.

  9. Tengo todos los cómics de Corben.Me decepcionó mucho Hellboy,espero que no me pasé lo mism.

    http:/www.ondasbasura.tk/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation