Zombies varios

marvelzombies.jpgmarvelzombies2.jpgMe gusta el género de zombies. Me lo pasé bomba con los Marvel Zombies de Kirkman y Philips. Y oigan, hasta soy un fan de las desventuras de Ash en Evil Dead. Vamos, que en resumidas cuentas, debería ser público perfecto para cosas como Marvel Zombies Orígenes o Marvel Zombies vs. Army of Darkness. Y si no perfecto, por lo menos comprensivo. O con las tragaderas suficientemente amplias como para que me arrancase alguna tímida sonrisilla.
Pero ni por esas.
Porque lo de la precuela de Marvel Zombies es de lo que no tiene nombre. Un Kirkman a medio gas se toma en serio lo que antes era una divertida gamberrada, mientras que un dejado Philips se apresura en terminar el encargo sin demasiadas ganas. Aunque tengo mis serias dudas, porque el dibujo es tan malo que la única explicación es que lo haya hecho algún sobrino de Philips o algo así. Sólo hace falta comparar con cualquier trabajo similar previo de este autor (desde la anterior entrega de Marvel Zombies a Sleeper o Criminal) para comprobar el  nivel de dejadez con que afronta este encargo.
Calificar de malo este tebeo sería decir poco, pero lo cierto es que todavía gana con la comparación con ese truño infinitoque es el crossover entre Ash y los Marvel Zombies. Inenarrable.
Terrorífico es, desde luego, pero me temo que por razones muy diferentes a las que impone el género.
Una única recomendación posible para ambos tebeos: huir. Y lo más rápido y lejos posible. Vamos, como si fueran zombies de verdad.
Servidor se va a leer un ratito el Invencible de Kirkman para recordar lo buen guionista que es y a echarle un vistazo a Sleeper para comprobar que, en efecto, Philips es un buen dibujante. Que después de una experiencia traumática como ésta, uno ya no está seguro de nada.
(Obviamente, la puntuación es un redondo (0) para ambos)

Mezieres, en el II Comic Corner de Murcia

Atentos porque la segunda edición del Comic Corner de Murcia, que se celebra del 1 al 4 de Abril, tiene este año un invitado de auténtica excepción: Jean Claude Meziéres, el gran cocreador de Valerian. Y ojito que el resto de invitados es igualmente ilustre: Joaquín Reyes y Carlos Areces, Miguel Gallardo, Guillermo, Manel Fontdevila y Puebla. Tenéis toda la información de las jornadas organizadas por Juan Álvarez y Jorge Gómez aquí.

corner.jpg

The making of Glamourpuss

Dave Sim estrena nueva serie, Glamourpuss. Por lo que se comenta en una reciente entrevista, la nueva serie toma como excusa el mundo de la moda para hacer una historia que homenajea el fotorealismo en el cómic (básicamente el de los años 50) con una extraña superheroina. Del aspecto gráfico, poco se puede decir. Sim es un dibujante soberbio, y lo que se puede ver en la web de la serie ya da una idea del riguroso cuidado con que la ha desarrollado. Ahora bien, conociendo hasta qué punto ha cambiado este hombre, reconvertido a una furibunda misoginia y a una combativa ultraortodoxia católica desde el ateísmo militante, de esta serie puede salir cualquier cosa. De momento, en su web ha dejado un video con el making off de la serie.

Sexo

brillogatonegro_port.jpgAntonio Altarriba y Laura vuelven a colaborar juntos en El brillo del gato negro y demuestran, de nuevo, su exquisita sensibilidad para hablar de sexo. Los autores de Amores Locos plantean ahora dos historias donde el sexo es protagonista absoluto, dejando de lado por completo la absurda discusión sobre erotismo o pornografía y centrándose en el sexo como motor de las pasiones humanas y, por tanto, de la propia historia. Los dos relatos escogidos, uno relacionado con los antiguos cuentos orientales y otro que hundiría sus raíces en los cuentos de Bocaccio, desarrollan perfectamente las profundas e intrincadas ligazones entre el sexo y el poder y, sobre todo, la influencia decisiva que el sexo tiene en las decisiones y pasiones humanas de cualquier tipo. Dos bellas historias que, sólo como relatos, ya serían estimables, pero que transformados en historieta por el arte de Laura alcanzan una dimensión inabordable. Laura ha conseguido que su trazo desprenda sensualidad y voluptuosidad en esencia pura. Su interpretación de las escenas eróticas es simplemente perfecta, de una belleza inigualable, a lo que hay que añadir la facilidad pasmosa con la que adapta su línea al relato. Con apenas unas pequeñas matizaciones consigue que El brillo del gato negro, el primero de los relatos, nos traslade automáticamente a la antigua China, transpirando la elegancia de las antiguas pinturas orientales. Pero es que, unas páginas después, unos pequeños cambios conseguirán que El corazón de la serpiente nos lleve directamente a los grabados e ilustraciones del siglo XV, con pinceladas de la explosión renacentista del Quattrocento. Cambios aparentemente radicales, pero que Laura asimila perfectamente en su estilo consiguiendo lo imposible: no perder en ningún momento su marcada personalidad, pero saber transformarse según las necesidades.
Una obra brillante y muy recomendable (obligatoria para cualquier aficionado al género erótico), cuya mejor definición viene dada por Horacio Altuna en su prólogo: “Un ejercicio de desprejuicio y sinceridad consigo mismo es siempre un estímulo para vivir y ser más libres. Este álbum ayuda a reflexionar sobre ello”. (3+)

Enlaces:

Avance de la obra en la web de Edicions de Ponent