Ha muerto Dani the O

Seguramente no os suene el nombre de Dani the O. Un dibujante argentino, muy poco conocido en España, pero toda una institución en su país.
Yo apenas había leído un par o tres de sus tiras, pero tras el mail de Dario Adanti comunicando su fallecimiento, tengo claro que se ha ido uno de los grandes. Y de los más queridos. Pocas veces se puede decir con tan pocas palabras tanto y tan bonito de alguien:

Hola amigos, solo deciros que este fin de semana falleció Dani the O. Un grande del humor gráfico argentino, y sobre todo una gran persona.
A Dani the O le molestaba la palabra Comic, para él, lo suyo eran las Historietas.
A Dani The O solo le importaba hacer reir.
Juntos, hicimos la revista “Suélteme” allá por el año 1995, como forma de no quedarnos de brazos cruzados ante la crisis económica de aquel momento, una crisis que había cerrado las editoriales de HISTORIETAS donde trabajábamos. Y Dani era el que lo tenía más claro:
Nada de historietas serias, El que quiera ser considerado artista que haga performance. A Dani solo le interesaba hacer reir.
Como tantos otros que empezamos publicando en la explosión editorialista que se produjo tras la caída del golpe militar en la Argentina, Dani creció en el oficio, se hizo así mismo en el medio. Fue un trabajador, un hombre cuya escuela fueron las revistas, los periódicos, los libros infantiles, y los fanzines.
¿En qué editorial porteña no habrá publicado Dani?
Falleció a los 41 años de un derrame crebral, se quedó dormido y se fue. El mejor final para alguien cómo él: quedarse dormido. Dani ¿Otra vez te quedaste dormido?
Tal vez, el haber nacido en Argentina y el haber currado en los medios de un país del 3º mundo, en épocas difíciles para las editoriales, ha hecho que el trabajo de Dani sea menos conocido de lo que debería hacer sido. Pero él era tan de Buenos Aires, tan criollo, tan porteño, que si no hubiera sido esa su circunstancia, no hubiera sido Dani The O.
Dani no solo fue un amigo par mi, también fue un maestro. Hay mucho de mi que no sería como es sino hubiera conocido a Dani: Niño Dios, le debe mucho a Dani the O, García el Policía le debe mucho a Dani The O, y podría seguir enumerando personajes míos que le deben mucho a Dani the O.
Para un atéo como Yo, solo queda el recuerdo, y sus páginas. Sobre todo sus páginas. Para aquellos que cean en una vida después de la muerte, solo espero que estén ellos en los cierto y no yo. Y que si es así, ojalá en el más allá se consigan las plumas Guillot nº 170 que tanto le costaba encontrar en Buenos Aires, y ojalá haya buenos asadores donde comer un asado en condiciones.
Si es así, entonces nada malo ha sucedido.
Un abrazo a todos, y los que no conozcan su obra, aquí os envío su blog: http://www.hermosopordentro.blogspot.com/
y el de la revista que hicimos juntos: http://suelteme.blogspot.com/
PD: La revista Porteña “Barcelona” le hará un homenaje en su próximo número.
Darío Adanti

Yo os recomiendo que leáis su blog, como dice Adanti. Yo es lo primero que hice tras recibir este mail. Y comprendí todas las palabras de su amigo.

Enlaces vicentinos

Hoy ha sido San Vicente, y claro, en una ciudad como Valencia, en la que te puedes encontrar un Vicente en cada esquina, no declarar el día de fiesta supone un peligro de revolución vicentil sin límites. Así que día tranquilo, dedicado a la lectura y a buscar algunas cosillas por internet. Dedicado a los vicentes:

¿Quién es marvel_b0y? Su identidad se desconoce, pero es el mayor dolor de cabeza de Marvel, revelando todo tipo de spoilers y datos internos de la editorial.

– Sí. Stan Lee también está en myspace.

-Ya os comenté que El show de los hombre lobo es ya un blog de referencia. Como siga regalándonos entradas como ésta, ya no sabré que adjetivos laudatorios utilizar: Marvel en los 60: optimismo e incertidumbre en los héroes tecnocientíficos (I, II)

Deskartes Mil, un interesantísimo blog sobre autores clásicos españoles. Da la buena nueva de la próxima edición integral de Manos kelly, pero no os perdáis las entradas sobre José Bielsa, Jesús Blasco o Ramón Torrents. Entre otros. De visita obligada.

Supercómics, noticias y cómics desde México.

LAW&CO es un cómic de David Braña y Daniel Egido que verá la luz en breve, coeditado por FX Gràfic y Seventeen Cómics. De momento, se puede ver un trailer promocional realizado por Marc Nadal, autor del blog Lago de Barro, en la web de Seventeen COmics.

– Crisis habemus. ¿Hace un trueque de tebeos?

– A que no os pasáis hace tiempo por el blog de Micharmut. Pues os estáis perdiendo maravillas como la historieta Perro sintético.

Miguel Ángel Martín renueva su web.

Todo BD, una interesante web con páginas de autores franceses como Forest, Boucq, Conrad…

– Una genial tira We, The robots.

Act-i-vate es una activa comunidad de webcomics, que en breve comenzará a publicar uno de los primeros tebeos on-line salidos de la factoría ZUDA de DC, Sam y Lilah.

¡Herriman!

– Via Journalista llego a la delirante El crimen no paga. Impagable, claro.

Presentación de Yellow Bird y otras historias de Barcelona

El próximo 4 de abril, a las 20h, se presentará en Duduá (C/ Rossic, 6 Born Barcelona) el álbum Yellow bird y otras historias de Barcelona, de Kati Rapia. Un diario ilustrado en el que la autora nos cuenta las experiencias vividas durante su estancia en Barcelona. Contará con la presencia de Kati Rapia, que estará en Barcelona del 2 al 4 de abril. Sus trabajos estarán expuestos del 4 al 30 de abril.
Continue Reading →

Errata en 36-39. Malos tiempos Vol.2

Os paso la siguiente nota de Glénat:

Lamentamos informar que la primera edición de la novedad “36-39. Malos tiempos nº2” tiene 2 páginas intercambiadas, las nº32 y 33 de nuestra paginación.
Estamos corrigiendo el error y la nueva edición estará disponible en un plazo de 3 semanas.
Todos aquellos que lo deseéis, podréis cambiar vuestro ejemplar con las páginas defectuosas gratuitamente por uno correcto en la misma librería dónde lo comprasteis.

Esto no es manga (o casi)

Que el manga arrasa entre los jóvenes ( y jóvenas, como decía aquél) no es una teoría interesada de los editores de manga. Es una realidad constatable, que rompe día a día todos sus límites. Una poderosa corriente que ha dado lugar dos actitudes en los editores: una, que hay que editar todo el manga que se pueda (¡oh! ¡sorpresa! ¡No todo el manga vende como Naruto!. Reacción del editor ultrajado: “Esto del manga es una moda pasajera”); dos, que como el manga vende, cualquier cosa que parezca manga, vende.
Y no, no todo lo que parece manga, es manga. Por desgracia, desde Occidente se está entendiendo el manga con una limitación de ideas decepcionante. Se supone que el éxito del manga se basa únicamente en un formato (tomo pequeñito en blanco y negro con sobrecubiertas) o en un estilo gráfico (ya se sabe, ojos grandes y muchas líneas cinéticas), sin pararse en ningún momento a comprender o entender qué hay realmente en el manga que lo diferencia del tebeo occidental. Y las diferencias – y coincidencias- son muchas, desde la fundamental, las profundas distancias entre las dos narrativas, hasta las industriales.
El caso es que en poco tiempo han llegado a las librerías tres tebeos que definen perfectamente tres tendencias posibles a la hora de entender eso de “hacer manga” desde Occidente.
En primer lugar, la americana: Dreamers publica el primer volumen de I Luv Halloween, con guiones de Keith Giffen y dibujos de Benjamin Roman. Una serie de temática terrorífica, con historias de un extraño grupo de niños que celebran Halloween de la manera más cruel posible. Giffen demuestra otra vez que cuando se deja el humor en la puerta se deja también las ideas, mientras que Roman intenta jugar con un estilo moderno que haga las delicias de los consumidores de merchandising gótico estilo Lenore o las Living Dead Dolls. La única relación con el manga es, en este caso, el formato. La narrativa es absoluta y totalmente occidental (desde la paginación a la puesta en escena), pero la manera de abordar la temática está a años luz del concepto de terror japonés. Muy flojito, sólo para fans del terror gótico-infantil tan de moda. (0)
En segundo lugar, la concepción de los Humanoides con su revista Shogun, más coherente con lo que es el manga, pero con dos diferentes y marcados matices. Por un lado, una serie como PenDragon, de Mika (Dreamers), un clon de Dragon Ball en el que el/la dibujante intenta seguir la estela de Toriyama, incorporando toques a lo Bleach o Naruto. Es indudable que el resultado es un manga en toda regla, pero como toda copia, tiene un serio déficit de personalidad propia. Cuando leemos Pendragon, recuperamos chistes de Dragon Ball, viñetas de fondos idénticas, personajes híbridos entre otros ya conocidos… No dudo que puede enganchar a los lectores jóvenes a los que está destinado, pero está muy lejos de la capacidad satírica y los múltiples niveles de lectura de un Toriyama. (0)
Dentro de esta concepción mucho más fiel al manga, la misma Shogun marca un última tendencia: Lolita H.R., de Javier Rodríguez y Rieu (Glénat). Una serie que parte de una concepción más híbrida, de asimilación de los recursos narrativos y estéticos del manga a una historia más del gusto del lector francés clásico. La temática es un perfecto ejemplo de historia adecuada al público francés: un relato de ciencia-ficción que mezcla con acierto tópicos del género como el aislamiento de minorías o los robots y su identidad, permitiéndose lanzar además mensajes reflexivos con un punto revolucionario. Por su parte, Javi Rodríguez afronta una inteligente fusión entre los recursos narrativos del manga y los del tebeo europeo, incorporando aquellos que le son realmente útiles. No busca clonar estilos gráficos ajenos, sino asimilar rimos y cadencias que le aporten realmente a su obra. Huye de los modelos más conocidos, como Toriyama o Mashashi Kishimoto para acercarse a autores como Urasawa o Sakaguchi. El resultado es un tebeo entretenido y digno, que no esconde su vocación de tebeo comercial ni se aprovecha de la denominación de “manga”, sino que busca beneficiarse de la mixtura de estilos. (1+)

Jamilti

Las historias que componen Jamilti, historias de Israel, son un perfecto fresco para entender el particular universo formal y reflexivo de Rutu Modan. Si en Metralla nos sorprendía con una obra de extraordinaria solidez, que reflejaba una autora que había llegado a un importante nivel de madurez, ahora comprobamos que ese nivel no aparece por arte de magia, sino que es el resultado de una continua búsqueda, de un estudio sistemático de las posibilidades del medio. Jamilti es el resultado de la evolución como autora de Rutu Modan dentro del colectivo Actus Tragicus, en el que podemos analizar dos planos fundamentales. Por un lado, el temático, en el que la israelí se demuestra como una autora de excepcional lucidez, capaz de analizar el ser humano desde historias que huyen del tópico y lo manido. Toma anécdotas de la vida real y las exprime hasta conseguir una narración de múltiples facetas, en las que todos los intereses de la autora toman forma para dar lugar a una aproximación original, que difícilmente habremos leído antes, en la que lo atípico se aborda desde una perspectiva distante, a veces tierna, a veces corrosiva. Un gancho perfecto para que el lector quede atrapado en la inteligente telaraña que la israelí dispone: un hotel temático llevado por dos hermanas que esconde antiguos secretos, un avión que da vueltas sobre una playa y que lleva una esperanza, una curandera que se llevará una venganza familiar, un aspirante a estrella musical que descrubirá que la fama no es lo que parece, un cirujano estético que busca a su amor perdido en sus creaciones…
Pero, además, en Jamilti vamos a encontrar todo un catálogo de soluciones estéticas y narrativas que exploran las posibilidades del medio. Desde la brillante paginación viñetas únicas en Vuelta a casa, en la que el flujo narrativo se mueve a lo largo de toda la página en una escena única donde los fondos toman protagonismo propio, a la más clásica Fan, siempre con un cuidado uso del cromatismo como recurso narrativo y con un brillante uso de los silencios, de los ritmos silentes.
Un álbum recomendabilísimo, en cuidada y perfecta edición de sin sentido. (3+)

Los cuadernos de La Bañadera del Cómic

Aparece el primer número de Los cuadernos de la Bañadera del cómic, una colección de monográficos on-line, de descarga gratuita, dedicados al estudio y divulgación de la historieta mundial.
La primera entrega está dedicada a EMILIO CORTINAS, el historietista uruguayo creador de VITO NERVIO y A LA CONQUISTA DE JASTINAPUR. Realización del colectivo de trabajo uruguayo GRUPO 1896, incluye un perfil bioblibiográfico y una historieta completa de HOMERO, EL MUCHACHO VIAJERO, que Cortinas realizara para el diario El País entre 1953 y 1955.
Como todo lo que hace este colectivo, una lectura obligatoria.

Enlace directo al archivo Zip.

Club de lectura sobre Bardijn

El próximo viernes, 4 de abril, a las 20:30H, tendrá lugar en el Casal de Joves de Llevant de Palma (Pere d’Alcàntara Penya, 10) el Club de Lectura sobre la obra Bardín, el superrealista. El club de Lectura es un acto en el que un investigador analiza una obra para, a continuación, dar paso a un debate sobre la misma con los lectores presentes. En este caso, el investgador será Jaume Salvá, historiador del arte y responsable de la sección La maquinació temerària del Diari de Balears.

764.200€

Una bagatela, oigan. El mareante numerito es la cantidad que ha desembolsado un coleccionista por un original de la portada de la primera edición de 1932 de  Tintin en America, de Hergé. Un cuadrito de 32×32, en tinta china y gouaches que ha batido todos los records de precio de una obra original de autor de historieta. Su precio de partida, 280.000€, ya rebasaba ampliamente el valor más alto obtenido por un original anteriormente, los 177.000€ pagados por “Bleu sang d’Enki Bilal” en 2007, pero en la puja final se han roto todos los límites. Un exceso que ha beneficiado de nuevo a Bilal, que ha visto como una de las páginas de “La tétralogie du monstre” ha llegado a los 145.000€, mientras que un retrato de Corto Maltese de Hugo Pratt terminó la subasta en 250.000€.
El tebeo es arte, señoras y señores. Hagan su puja.

[Gracias ibai]

Bilal, con el Tibet

Otro autor que apoya la causa tibetana: Enki Bilal. Acaba de realizar un póster para la Association Littérature Enfantine de Solliès-Ville (A.LI.EN) (organizadora del festival de Solliès y que ya había promovido la iniciativa Tintouin au Tibet, con ilustraciones de 50 autores). los beneficios de la venta de la lámina, numerada y firmada por el autor, irán dedicados al Tibetan Center for Human Rights and Democracy. Para comprar la lámina se exige una contribución mínima de 50€. Más información en alien@wanadoo.fr.

Relación señal-ruido

Casi veinte años hemos tenido que esperar a la edición en España de Signal to noise (Señal y ruido en la edición de Astiberri). Pero os puedo asegurar que aquél refrán que dice “que nunca es tarde si la dicha es buena” tiene su perfecta aplicación ahora porque, sin duda, Signal to noise es la mejor obra del tándem McKean-Gaiman. Concebida para ser serializada en la revista The Face y, posteriormente, ampliada para su publicación en álbum, Signal to noise es una obra que parte de una idea tan simple como sobrecogedora para el ser humano: la muerte.
Un hombre, un director de cine de películas de prestigio intelectual, descubre un día que un cáncer en fase terminal le arrebata la vida. Apenas le quedan unos meses, un pequeño suspiro en el que debe afrontar el final de todo. Su apocalipsis personal. Y lo hace de la única manera que sabe: escribiendo una película. La última película. Una obra que tratará, paradójicamente, sobre los miedos desencadenados con el advenimiento del primer milenio. El último día del año 999 representa para el director un perfecto símil de su situación: el mundo, igual que él, se acabará en ese momento. Así se lo han predicho. Pero igual que él sabe que el mundo no acabó…¿quedará un resquicio de esperanza para que las profecías médicas no se cumplan?
En el fondo, el director, del que nunca sabremos su nombre, no deja de buscar a su alrededor dónde está la verdad. En un mundo que nos invade de señales, de imágenes… ¿qué es la señal y qué es el ruido? ¿Qué es realmente la vida? Dónde está el límite entre las cosas que marcan la importancia y aquello que sólo la oculta.
Gaiman va dejando ideas apenas esbozadas, esos miedos ancestrales que todos hemos tenido ante la idea de la muerte. Temores a los que McKean da forma en imágenes de una potencia visual brutal, primigenia, formando una compleja trama visual donde señal y ruido se van alternando, inundándose mutuamente, alimentándose en una espiral constante. Imágenes desbocadas, que se van fundiendo sobre secuencias reflexivas. Viñetas clásicas que van diluyéndose en un mar de ruido visual. Un crescendo continuado que impele al lector hacia el mismo agujero negro al que se asoma el protagonista. Hacia un terror al que todos nos enfrentamos, el de nuestra muerte. Y, obligatoriamente, nos asomaremos con él a ese pozo sin fondo, infinito, que nos dejará solos ante el fin del mundo. Una visión que nos descubrirá que no existe final, que el mundo siempre se está acabando para alguien.
Gaiman deja al lector la reflexión final. La respuesta a la pregunta que no se ha hecho, pero que todos tememos hacer. Propone una idea. La suya. El resto debemos encontrar la nuestra.
Un álbum brillante, complejo, provocador, en el que Gaiman y McKean consiguen fusionarse perfectamente, exprimiéndose mutuamente al máximo. La reseña está hecha sobre la edición original de Dark Horse, pero por lo que he podido ver, la edición de Astiberri, a falta de comprobar la traducción (de la que debo reconocer que no me gusta el título elegido, ya que se obvia el origen técnico del término signal to noise ratio, relación señal-ruido), es extraordinaria. (4+)