De Shakespeare a Haneke, pasando por Jacobs, McLeod y Kubrick

ATENCIÓN: EN ESTA RESEÑA HAY SPOILERS
Pese a que la obra de Shakespeare es, posiblemente, la que más versiones ha inspirado en la historia de la cultura moderna, es indudable que intentar adaptar al gran escritor inglés es un atrevimiento.Claro que si lo que se intenta es reescribir alguna de sus obras, entramos dentro del territorio del riesgo incalculable, de la temeridad. Y si encima se hace en una historieta, el único adjetivo que se me ocurre es el de suicida.
Argumentación que me lleva a un silogismo simple: Santiago García y Javier Peinado son unos suicidas. Lógica aplastante, pero que en este caso se derrumba totalmente porque ambos autores no sólo salen indemnes de su adaptación de La Tempestad, sino que lo hacen con nota. Y alta.
Siguiendo en cierta medida el planteamiento de Ciryl Hume y Frank McLeod en Planeta Prohibido, trasladan la acción de la obra teatral al género de ciencia-ficción. Próspero vuelve a enfundarse en el papel de un científico aislado en un lejano planeta con su hija Miranda, transformados en el tebeo en Kesavan y su hija Amala, claramente inspirados en los cinematográficos Morbius y Altaira. Y si Ariel tomaba forma de simpático robot en la película de los 50, en la versión que nos ocupa el alegre espíritu se transforma en una suerte de oscuro y tenebroso HAL 9000 (con homenaje incluido a la famosa escena de la desconexión). Durante la primera parte del libro, García y Peinado abordan una traslación estricta de la obra de Shakespeare, en la que el tono romántico y amable del original va tornándose oscuro a pinceladas aisladas que van creciendo a medida que avanzan las páginas. Un matiz que contrasta con fuerza con la elección del dibujante, que se inspira de claramente en el planteamiento narrativo y formal de las obras de ciencia-ficción de E.P.Jacobs, pero dejando de lado las interminables peroratas que caracterizan a este autor. Peinado se centra tanto en el estilo gráfico limpio y elegante de la línea clara como en esa puesta en escena de tono teatral (perfecta para la ocasión), de composición tradicional pero que juega con la combinación cromática como elemento organizador de la página. El resultado, sobre todo para un debutante, es de una fluidez y coherencia realmente sorprendentes, pese al ya indicado contraste con la violencia creciente del argumento.
Hasta aquí, estaríamos ante una correcta adaptación shakesperiana. Sin embargo, en el último tramo de la obra, a partir de la aparición de Ayu, la versión de los autores de Calibán, se separa definitivamente de la línea argumental original y La Tempestad consigue despegar definitivamente como una obra personal y diferenciada. Un propuesta final brutal, sin concesiones, que cambia radicalmente el planteamiento de la obra y abre muchas puertas a la reflexión, haciendo que la propuesta de García y Peinado gane fuerza a cada página.
Quizás el único problema que le encuentro al tebeo es cierta descompensación entre las escenas que lo componen, que no llegan a conseguir un balance perfecto y que afectan en algunos momentos al flujo de la historia. Un detalle quizás también forzado por la difícil tarea que afronta Peinado, que en ocasiones vacila en su registro gráfico. La colosal empresa que se imponen los autores pasa factura, pero es un pequeño pero que evita la perfección total, aunque absolutamente olvidable ante los evidentes aciertos de una obra tan ambiciosa e interesante como ésta.
Excelente. (3+)

Una reflexión sobre el final de la obra. Advertencia: ¡hay spoilers importantes!

Ese tono oscuro, violento e incluso salvaje que se va intuyendo mientras leemos La Tempestad, se desatará especialmente con la aparición de Ayu, la encarnación del bruto Caliban. A partir de ahí, la acción se acelera y el bondadoso final de la obra de Shakespeare, una oda al perdón y la reconciliación, va transformándose en una orgía de violencia sin sentido. Primitiva, animal, donde no hay concesiones a la galería. McLeod y Kubrick han sido sustituidos por un Haneke visceral y rabioso, que toma a Ayu como fuerza primordial de la naturaleza que destruirá todo a su alrededor en un crescendo de sangre y muerte.
Una reescritura de la obra clásica que resulta especialmente sugerente: ante la traición y el dolor , ante la esclavitud y la muerte no existe la dualidad entre bondad ni maldad. Sólo existe la naturaleza, una fuerza única que no entiende de perdón. Ayu/Calibán reclama con fuerza su imperio, arrebatado por el débil ser humano. Ayu es el secreto de la vida. Pero de la vida que nace con pasión y brutalidad, que nace y muere constantemente en un continuo ciclo de renovación donde las concepciones humanas no tienen sentido. Amor, odio, envidia, razón, bondad… son ideas creadas por el ser humano que para la naturaleza no son más que accidentes, al igual que todo lo que hemos leído antes. Los protagonistas de la obra pasan bruscamente a ser simples títeres sin importancia ante la furia de Ayu. Ante su poderío, ideas y personas no tienen más consistencia que la de una hoja que se lleva el viento.

Una idea poderosa que tiene en su desarrollo, como principal problema a mi entender, el desarrollo de los personajes elegido por García. Quizás para evitar el impacto final, el guionista caracteriza a los personajes de forma extrema, desde la antipatía a la cursilería. Evitando la identificación del lector, intenta prepararlo para deglutir el durísimo final que se avecina. Una elección que, creo, relaja la potencia de ese final salvaje que plantea y le resta contundencia.
En cualquier caso, con su violenta y arrebatada reescritura, García abre un apasionante abanico de lecturas de su obra. Diferentes puertas que dan paso a múltiples interpretaciones. Al igual que las grandes obras maestras, deja de tener un sentido para convertirse en un generador de debates. La obra no es el fin, sino el principio del camino.

19 Comentarios en “De Shakespeare a Haneke, pasando por Jacobs, McLeod y Kubrick

  1. John Space on 3 Abril 2008 at 15:01 said:

    Hablando de spoilers… en ZN están hablando de _Secret Invasion_, y parece que es cierto lo del Marvelb0y ése que mencionaste hace poco.

  2. álvaro on 3 Abril 2008 at 15:17 said:

    Se habla muchísimo de él últimamente por los foros…

  3. Antoni Guiral on 4 Abril 2008 at 17:42 said:

    Realmente, "La tempestad" es una vibrante historieta que demuestra tanto la inteligencia de su guionista como el buen hacer de su dibujante. Más allá de referencias literarias o cinematográficas, el pulso que aporta Santiago a la obra es vibrante, lleno de un humor negro muy particular y socarrón, y además está muy bien estructurada narrativamente hablando. Javier Peinado ha hecho también un gran trabajo, evolucionando a medida que avanza la obra y con una muy bien pensada y planteada puesta en escena y una atractiva paleta de color (me gusta especialmente su diseño para Ayu).

    Me extraña que un cómic tan extraordinario como éste no disfrute de más comentarios. En fin, os animo a todos/as a leerlo, y felicito desde aquí a Santiago y a Javier por su trabajo.

  4. por cierto, Elvecino 2 (del guionista, por eso lo traigo) creo que no fue reseñado por aquí. No sé si por disgustar su lectura al carcelero, o por coincidir en esa época un poco caótica que sufrió la cárcel.

  5. Bueno Toni Guiral, cuando me dedique a la crítica o cree mi propio blog y Astiberri me regale todos los meses sus novedades como os regala ti y a Álvaro Pons, también podré leer todas sus novedades (y alabarlas como pago).

    Los demás no podemos tener acceso a tanta novedad.

    ¿Porqué no sorteáis los lotes que os regalan cuando los hayáis leído?

    ¿Qué hacéis con tanta novedad?

  6. álvaro on 6 Abril 2008 at 0:37 said:

    Yo sólo alabo los tebeos que me gustan, sorry. Aunque me lo regalen, si no me gusta, no lo reseño.

  7. Arte: este es un país que, en muchas cosas, aún es mezquino. Sí, yo también envidio la oportunidad de Álvaro (y de otros, no es el único) de leer cómics, muchos regalados por editoriales. LA diferencia es que la mía es envidia sana, y que, Arte, para que te "regalen" tebeos debes tener en tu haber algunos méritos, más, muchos más, que un enlace a una página en blanco (¡oh, sí, he "clikado"!). Pons escribe de tebeos desde mucho antes de que existieran los blogs, ya tenía cierto "caché" desde los tiempos del EMM (¿te suena, Arte?), y escribe columnas en varios periódicos, libros sobre cómics, monta exposiciones en salones, da conferencias (me consta que se desplaza de punta a punta con total buen ánimo en la empresa)… ah, y lleva La cárcel, que parece que no es nada y, muy a su pesar, lo ha lanzado a un mini-estrellato en el mundillo… Y todo esto lo hace un señor, que parece se olvida, que ni vive ni nnecesita ésto. Pons podía callar y dedicarse a sus cosas de Mister Fantástico, sus líos de Universidad, sus pasillos diplomáticos entre claustro y clausto… y no estar aguantando una y otra vez bobadas como las tuyas.

    Si quieres que Astiberri te regale tebeos, Arte, haz algo por los cómics. Dudo que puedas.

    ¿Que no necesita defensas, el carcelero? Cierto. Simplemente, me quedo a gusto, pues me incordia la misma monserga año tras año en los alrededores del Saló, pero ya lo dejo: don't feed the troll

  8. álvaro on 6 Abril 2008 at 11:01 said:

    "Pons podía callar y dedicarse a sus cosas de Mister Fantástico,"

    ¿¿¿????? Mr. Fantástico? Oh, Dios Mío… Lo asbía. Tarde o temprano empezaría a tener problemas de disociación sin yo saberlo… :)

  9. Arte on 6 Abril 2008 at 16:46 said:

    Punchi, cariño. Todavía no tengo blog, pero cuando lo abra comenzaré con el contador a un millón.

    Y yo solamente quiero saber dónde meten tanta novedad.

    ¿Tienen una casa tan grande como Camps o Fabra?

    ¿O los reparten entre los que siempre vais a salir a defenderle?

    Punchi , cariño ¿Cuántos cómics te reenvían Álvaro y Pepo?

    ¿O te los envían directamente las editoriales?

    No te creas que hay que tener muchas entradas o escribir en periódicos, solamente importa que digas, alabes, o tires por tierra la novedad de otra editorial que el editor que te hace los regalos quiera.

    Luego te enviarán más novedades o te invitarán a una cerveza o si se estiran, a comer durante algún evento.

    No te enfades Punchi, cariño y deja que la gente opine lo que quiera sin que tenga que estar continuamente defendiendo su opinión ante pelotas.

    Sois agotadores, paso.

    Si no hay mas ciego que el que no quiere ver.

  10. álvaro on 6 Abril 2008 at 17:10 said:

    Demos de comer al troll:

    A ver: primero, sí tengo una casa muy grande. Dos, no recibo todas las novedades, sólo una parte, de las que sólo sale reseñada otra parte. Y como normalmente se dice, no te los mandan por hablar bien, sino por habalr de ellos, aunque sea mal. Tercero: llevo recibiendo servicio de prensa de muchas editoriales un montón de años, el primero a principios de los 90, no por montar un blog. Cuarto: el servicio de prensa se envía, lógicamente, por interés de la editorial y eso implica que esa reseña (buena o mala, lo único que interesa es que se hable), llegue al mayor número de gente. De hecho, los blogs no suelen tener servicio de prensa. Y quinto: lo que ha dicho Punch: si tanto te molesta que alguien tenga servicio de prensa, sólo es cuestión de ponerse a currar.

  11. troll transparente, blanco y en botella de leche.

    Pero en algo tiene razón Arte, Álvaro, y quiero decirte públicamente que tu último envío de 2.346.782 tebeos norcoreanos de temática vegetariana ha llegado en perfecto estado. Como siempre a tus pies, y a los de otros que me envían prebendas mil, claro.

  12. por cierto, Álvaro, es lo que tiene ser físico, que el más conocido es de tebeo,¡excelsior!… ;)

  13. Fran Sáez on 7 Abril 2008 at 10:42 said:

    Arti, cariño…

    si releyeras tus propios comentarios des-pa-ci-to quizás notaras la mala leche q destilan. No te enfades y no entres a un blog criticando sin tener conocimiento de lo q hablas. Es un consejo con todo mi cariño. Y si no te gusta q te respondan, haber "pasado" antes de teclear nada.

    Ale, a cascarla.

  14. Pingback: Zona Negativa » Desde nuestra tierra (7)

  15. José Luis on 19 Agosto 2009 at 11:26 said:

    Me temo que voy a dar la nota discrepante. A mí me ha parecido un festival de violencia pornográfica sin ton ni son. La obra tiene poco valor porque cualquier argumento queda ahogado en sangre.

    No me tengo por persona mojigata y de hecho soy lector de cómic erótico pero en cuanto terminé de leerlo fui recto a tirarlo al contenedor de papel más cercano, después de gastar 16 euros.

    Me ha hecho gracia la contraposición entre la inocencia de los jóvenes y la maldad de los adultos. La obra está editada en Bilbao y en el País Vasco se ve a diario que los chavales sí que son perfectamente capaces de la crueldad.

  16. Uy, si, los chavales vascos son todos muy malos.

  17. Pero peor, son los prejuicios.

  18. José Luis on 19 Agosto 2009 at 16:21 said:

    No tengo ningún prejuicio, sino experiencia. Viví once años en Vitoria y sé de lo que hablo.

  19. Ah, bueno, si hablamos de Vitoria me callo. Lo de Vitoria no tiene nombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation