Reseñas diminutas: sectas, ahogados y adolescentes entre vampiros

Me tengo que poner al día de lecturas, así que va una de reseñas rápidas:
Dentro de la secta, de Massimiliano De Giovani y Andrea Accardi (dibbuks) es un interesante tebeo que entra en una corriente poco explorada en la historieta y que podríamos denominar como de “documental de denuncia”. En este caso, los autores optan por el relato en primera persona de la odisea de Marion, una chica normal que es captada por una secta religiosa, la Iglesia Científica. Un tema que fácilmente podría entrar en la categoría de argumento perfecto para un dramón televisivo vespertino-sabatino, pero que los autores abordan con inteligencia. Evitan las truculencias exageradas y se centran en la realidad, en este caso el proceso paulatino de lavado de cerebro de la protagonista, mostrando el lento pero definido cambio de personalidad de la protagonista, desde una mujer de éxito profesional, aunque con problemas personales hasta una autómata defensora de los dogmas de su fe. Un tránsito al abismo que es presentado con acierto, intentado en todo momento comprender lo ocurrido sin caer en la fácil simplificación melodramática. Un tebeo interesante, bien hecho y que abre nuevos caminos. ¿Qué más se puede pedir? (2+)
Aguas negras, de Nabiel Kanan (dibbuks). Tras dos obras publicadas en España, llega por fin la que se considera la más redonda de sus obras. Sin dejar esa mezcla de género negro y drama, Kanan narra ahora la historia de una venganza. Un relato crudo, que no cae en las licencias fáciles en cómodos tópicos, pero que sigue fielmente la tradición de los géneros, controlando además férreamente los recursos narrativos para que la historia funcione milimétricamente. Personajes definidos, con personalidades humanas y reales que van desgranando una acción que descubre poco a poco las mentiras con las que convive, obligadamente, el ser humano. Un álbum de lectura interesante que sigue cayendo, a mi entender, en una constante de este autor: el exceso de asepsia. Pese a la indudable fuerza de la historia, la lógica preocupación del autor en que su historia no caiga en el melodrama histriónico se traduce en un excedente de distancia entre narrador y acción. En cualquier caso, lectura recomendable, sobre todo para los aficionados al género (2-).
Tormenta y desesperanza, de Lucie Durbiano (Ponent Mon). El desparpajo y el atrevimiento deberían ser características propias y obligadas de los jóvenes autores. Dos condiciones que cumple sobradamente Lucie Durbiano en esta obra, aplicándolas a una historia clásica de aventuras juveniles, heredera de aquellas que Enid Blyton escribiera mezclando tramas de misterio, detectivescas y fantasía (en una línea que llegaría hasta esa reescritura cinematográfica de culto para muchos que fue los Goonies). Con un estilo gráfico influenciado claramente de la nouvelle vague, sencillo y de trazo ingenuo, desarrolla un relato que conjuga elementos tan variados como la comedia juvenil, la detectivesca o la de terror, pero con mucho humor, referencias y continuos guiños al lector (que van desde Corto Maltés al homenaje a Tintin o toques de Éric Rohmer), contando la historia de cuatro jóvenes que deben enfrentarse a una terrorífica leyenda que resulta ser cierta . El resultado es un cóctel divertido, cuya espontaneidad contagia lo suficiente como para disfrutar de su lectura sin más ambiciones que pasar un buen rato. (1+)

(0): Insuficiente no alcanza un nivel mínimo. (1): Aprobado, obra correcta. (2): Bien, tiene aspectos interesantes. (3): Notable, interesante.(4): Excelente. Muy bueno. (5): Obra Maestra.