La pasión por los libros: Fun Home

Se pueden decir muchas cosas de Fun Home. Como gran obra que es, las lecturas son múltiples y algunos se centrarán en el descubrimiento de la propia sexualidad de la autora. Otros, en la relación entre ella y su padre. Los habrá que destacarán la particular relación entre ellos dos y cómo la homosexualidad tiende lazos que le permiten entender a la autora las actitudes de su padre. También es posible que muchos lectores se queden con la parte autobiográfica, con la lúcida y pausada reflexión que hace Bechdel sobre su infancia y juventud…
Como digo, es una obra con gran cantidad de facetas, pero a mí me ha impresionado otra cosa de Fun Home: la pasión por la lectura. Desde que abrimos el libro, desde la primera viñeta, hay un personaje con un libro abierto. Prácticamente en cada página encontraremos a alguien leyendo. En primer plano, en segundo plano; participando de la acción o no, pero siempre con un libro en las manos. Y, a medida que vamos leyendo, vamos comprendiendo que es algo más que una pose o la reivindicación de la lectura. El propio espíritu de lo que vamos leyendo es la literatura. A medida que avanzamos, Bechdel nos va descubriendo su mayor y mayor dependencia de la literatura y, a la vez, descubrimos que esos libros empiezan a tomar protagonismo, hasta que, casi sin darnos cuenta, son los vehículos de los pensamientos de la autora. En un momento dado, la autora comienza a reescribir su vida en referencia a libros que marcaron su vida, y va entendiendo que su influencia ha sido algo más que filosófica, que forman parte de su vida. Scott Fitzgerald, Colette, Camus, incluso Tolkien, van convirtiéndose en los verdaderos escritores de la vida de Bechdel y, entonces, aparece la verdadera idea que sobrevuela el libro: como en aquella entrañable canción de Vainica Doble, con la que comenzaba un antiguo programa literario de televisión, “todo, todo, todo está en los libros”. Para la autora, nuestras vidas no dejan de ser un rompecabezas de párrafos que ya han sido escritos. Como si de un volumen de la Biblioteca de Babel se tratara, nuestro destino ya está marcado. No escrito en único libro, sino en los miles de libros que en el mundo han sido. Y así, vemos como el suicidio del padre de Bechdel no es más que leer a Camus, que el descubrimiento de la sexualidad de la autora está en las páginas de Colette o que la relación entre sus padres no deja de ser una versión actualizada de El marido ideal de Wilde.
Su diario, que nos acompaña por toda la historia como una voz en off que permite reflexionar a la autora, no es más entonces que el resultado de un cúmulo de referencias literarias.
La literatura no imita a la vida: la literatura es la vida.
Una empresa compleja, casi un desafío, que la autora resuelve brillantemente, pero añadiendo un ingrediente que consigue hacer todavía más importante y difícil su empeño: la honestidad. En Fun Home no hay análisis freudianos sobre familias disfuncionales ni melodramas exagerados sobre infancias tristes. Hay reflexión y sinceridad. Toneladas que contagian al lector y que le acompañan en este viaje en el que la autora intenta entenderse a sí misma y nos descubre, en ese camino, su vida, su padre y la literatura.
Una obra extraordinaria que sólo tiene un problema: la espantosa portada elegida por la editorial para la edición española. Y me quedo corto, porque semejante atentado contra la vista puede echar atrás a muchísimos potenciales lectores.
Afortunadamente, no hay nada que una buena hoja de periódico no pueda envolver… (4)

Enlaces luneros tardíos

La bedeteca es el blog de cómics que Rubén Santamarta hace para La voz de Galicia.
Esteban Hernández reúne todas sus webs en una sóla. Y qué web, señoras y señores.
– Inclasificable: Monkey fluids
– Todo un descubrimiento: Comics: idea e imagen, el blog de Rik.
Karlo humor: tiras y chistes inclasificables.
– Ya he recomendado por aquí el blog de Mr. Punch, Esto digo, pero su serie Más listo que el tebeo es de lo más interesante que se hace en la blogosfera comiquera (a la que hay que añadir su selección de treinta tebeos de cabecera)
La república de las viñetas: el viaje de dos autores recién llegados al mundillo.
The western nostril: una tira diferente (en inglés).
Doubtsourcing: dicen que es el nuevo Dilbert…
– Una revista on-line diferente: Pachamama Zombie. Historietas, cine y más.

Llega El Pelaílla 10

El fanzine el Pelailla llega a su décimo número con importantes cambios: mayor tamaño (formato comic-book), 32 páginas. Todo por 2€. Se puede encontrar en las tiendas anunciantes de Valencia, en el Salón del Cómic o pidiéndolo a putopelailla@hotmail.com. Más información, en su web.