Avance de American Elf

La editorial Apa-Apa Cómics publicará en el salón el primer volumen de American Elf, que recopila las tiras autobiográficas que publica James Kochalka en su web todos los días. Un tebeo delicioso, para que Juanjo Sáez ha hecho un genial prólogo que resume y define a la perfección lo que es la obra de este autor.

Y un pequeño avance de dos páginas:

Escenas de matrimonio, al cómic

Panini anuncia ya la próxima publicación de la versión en cómic de la exitosa (aunque lamentable) serie televisiva Escenas de matrimonio, de Paco Cavero y Albert Xiqués. El libro tendrá 48 págs. y costará 9€.
Como ya he comentado alguna vez, la idea de aprovechar el tirón televisivo o cinematográfico parahacer dignos productos comerciales es muy interesante. En este caso, además, los autores tienen muy fácil superar el original televisivo…
Es una buena oportunidad para intentar atraer a la historieta a lectores poco habituales del medio que, de paso, podrán picar en otras cosas. Y si no, si las ventas son suficientemente altas, son la mejor manera de “hacer industria” y generar sustento para otros productos menos comerciales o arriesgados.
Que haya suerte…

Los (peligrosos) Simpsons

Venezuela sigue dando que hablar: según leo en EL PAÍS,el gobierno ha obligador a retirar de la programación la serie de Matt Groening, Los Simpson. Una noticia que hay que coger con cautela, ya que según dice la noticia, la Comisión de Telecomunicaciones de Venezuela (Conatel) entiende que no se debe emitir en el horario infantil, mientras que por otro lado se habla de prohibición.

En principio, estoy de acuerdo con que Los Simpson (al igual que otras series como Padre de Familia, Sin Chan o Futurama) no son series infantiles. Y es cierto que un niño puede no entender la ironía que destilan estas series (… aunque me temo que muchos adultos, tampoco), confundiendo los mensajes. Hasta ahí, yo no pondría pegas a lo que dice la Conatel. Me parece razonable y lógico que la serie se emita en un horario acorde. El problema será si, efectivamente, esa recomendación se traduce en una prohibición y volvemos a la misma persecución “modelo Wertham” que han tenido muchas series animadas. Por desgracia, nuestros jerifaltes no entienden que una serie de dibujos animados pueda ser adulta, al igual que el señor Wertham no entendía que los tebeos de la EC eran para adultos, por lo que la identificación automatica con los tiernos infantes genera este tipo de absurdas discusiones.
Si una serie inteligente, como Los Simpsons, se prohíbe, sólo puede indicar una cosa: la inteligencia es peligrosa. Y todos sabemos hasta dónde se llega cuando se empieza por ahí.

Y ojo, que esto no ha pasado sólo en Venezuela. Recordemos que similares broncas se han dado en nuestro país con ésta y otras series y en muchos otros países “civilizados”.