Desobrado

¿Debe o, mejor dicho, puede un autor estar creando continuamente?
La inspiración…¿puede acabarse?
¿Es la creatividad un don o una profesión?
Son preguntas que, es de suponer, cualquiera que esté ligado al mundo creativo se ha hecho alguna vez. No hay duda que la creación se entiende como algo envuelto en una atmósfera mágica, como una especie de don de la naturaleza sólo concedido a algunos. Sin embargo, la sociedad moderna transforma automáticamente a ese creador en un oficio más, obligándolo a una producción continuada si quiere seguir comiendo todos los días. ¿Hasta qué punto se puede exigir un estado de gracia creativo continuado?
La cuestión, evidentemente, nace de esa extraña dualidad arte/industria que es consustancial a la creación desde el siglo XX. Y afecta a todas las disciplinas artísticas, incluyendo lógicamente a la historieta.
Es un tema eterno, pero un día, Lewis Trondheim tuvo un parón. Dejó de dibujar durante 80 días. No es que parezca nada del otro mundo, pero para un dibujante compulsivo, que durante años ha dado muestras de una capacidad creadora desenfrenada, incontinente, estar mano sobre mano durante más de dos meses es el equivalente a años de desierto creativo. Comparando con otros autores, descubre que en el tebeo existe una cierta constante de agotamiento creativo, como si la edad pasase factura obligada y la imaginación fuese un valor de tamaño finito que va descontando en cada obra. Y decide investigar el tema, hablando con compañeros como J.C.Menu, Margerin, Sfar, Blain, Delisle o autores consagrados como Moebius, Gotlib o Spiegelman, debatiendo sobre figuras como Hergé, Uderzo, Fred o Franquin y cómo evolucionó su obra.
Poco a poco, Trondheim va construyendo un ensayo en historieta que va mucho más allá de sus planteamientos iniciales, dando lugar a Desocupado (Astiberri), un libro de ricos e interesantes matices, que llega a estudiar el propio concepto de la creación y la razón última que lleva a un autor a crear, mientras que establece un interesante panorama alternativo de la historieta, formado no por los momentos de cumbre, sino por ese descenso que sumerge a muchos autores en el olvido. Y todo, edificado sobre una elegante paradoja: la falta de inspiración se convierte en inspiración.
Trondheim sorprende, rompe esquemas y plantea ideas inteligentes para el debate. ¿Qué más se puede pedir? (3)

15 Comentarios en “Desobrado

  1. Este Trondheim es sorprendente. Qué pedazo de autor. Estoy deseando leer el álbum.

  2. ¡Joder! ¿Y ahora me sales con esto? Ya me he gastado el presupuesto en cómic para muchos meses (me pasaré el fin de mes comienzo arroz… si no sube mucho). Ainsssss

  3. Me lo tendré que leer, pero creo que lo que pasa es que Trondheim ha tropezado con la versión cómic del bloqueo del escritor. Y le ha dedicado un cómic.

    Anda que no mola el tipo :)

  4. luchino on 11 abril 2008 at 9:36 said:

    Habrá que echarle un vistazo, pero espero que sea mejor que "la maldición del paraguas", que me pareció muy floja …

  5. Fran Sáez on 11 abril 2008 at 10:44 said:

    Floja?… Pues no sabría q decirte, para mi Trondheim es así, a ver si consigo explicarme… No soy capaz de recordar la mayoría de sus historias despues de leídas, pero compulsivamente cojo todo lo q lleva su nombre en la tienda (no me pasa ni con Crumb)… Es como Lapinot, es esa instantánea del día a día, de la palmadita al colega por la calle, de la cervecita íntima,…

    En este, y no creo espoilear nada, para mi la gracia es la información sobre esos autores como Franquin o Gotlib q casi nunca pasaron en mi infancia de ser una firma y te los muestra mas cercanos, y de esos otros autores mas jóvenes con los q se relaciona. Y el Trondheim q se pinta de asocial ¡Si no para de estar con gente!

    Lo plipante como dice Gatasombra es q el tipo se queda bloqueado, pero para crear el típico (por decir algo) album, pero necesita seguir contandonos lo q le pasa por al cabeza, yo todo el tiempo leía y me decía "¿Porqué dice q está bloqueado cuando nos está haciendo otro tomo?", si bien es cierto q aquí el dibujo es mucho mas libre, parece que lo haya sacado casi todo de un cuaderno de viaje, pero tb se agradece un cambio respecto a sus otros albums.

    Vamos q para mi muy entretenido. Yo me lo he devorado en dos visitas al retrete X-D (este punto personal podría ser ficticio o no, lo pongo en honor a Trondheim, q lo sepas)

  6. luchino on 11 abril 2008 at 11:51 said:

    Fran, a mí también me gusta mucho Trondheim, en especial Lapinot, pero el paraguas me pareció muy flojito, casi como si escribiera y dibujara sin tener nada que decir. Y es que, como ya dijo alguien por aquí, esas "historias de la vida cotidiana" tienen un serio riesgo de caer en la banalidad o el aburrimiento.

    Y, que conste, yo también leo tebeos en el wc, amenizan mucho tan no por ingrata menos necesaria tarea…

  7. lajarín on 11 abril 2008 at 12:43 said:

    A mi me gusta mucho Trondheim, pero este "desocupado" no me ha llegado a convencer. La maldición del paraguas tiene la gracia de la inmediatez y el que las historias sean tan corticas. Pero en "desocupado" hay muchos momentos de bajón y perdida de ritmo tendentes a la paja mental. Es un poco dar vueltas sin saber a donde llegar. No me ha convencido.

  8. Desde luego con la presentación del comic que haces dan ganas de leerselo. Ademas es un tema que me parece interesante, aunque lo poco que he leido de este hombre siwmpre me parece que podria llegar a estar mejor, que le falta un algo… no sé. Pero aunque sea una hojeada s´ique le voy a hechar.

  9. Si a mí lo que me extraña es que haya tardado tanto tiempo en tener una “pájara”…la mayoría de dibujantes,profesionales o no, hemos pasado por esa situación (es muy poco divertido cuando hay una fecha de entrega a la vista).

  10. Fran Sáez on 11 abril 2008 at 13:37 said:

    Ahí se ve, hay a quién le hacía mas gracia "la maldición del paraguas"; a mi lo q me ha gustado de este es ver o entrever las relaciones entre dibujantes, p.e.

  11. Fran Sáez on 11 abril 2008 at 13:41 said:

    Y sí, desde Lapinot todo lo q leo de T. me parece un poco/bastante paja mental… creo q les pasa a muchos dibujantes al hacerse mayores, empiezan a incluirse ellos mismos o un alter ego muy poco disimulado y a contar todo lo q les pasa, sin seleccionar anecdotas para nada-q es lo q sí ocurre en Lapinot (amén de lo q se inventa, claro)-. Supongo q lo q me atrae entonces es un poco rollo Gran Hermano :-P

  12. luchino on 11 abril 2008 at 14:47 said:

    Sin embargo, un tebeo que sí me agradó es "mi amigo el ordenador", lo leí recientemente, no sé si lo es. En el fondo, no es más que una serie de historias cortas sobre tecnología, chistecillos sobre ordenadores, pero me hicieron bastante gracia, aun contando con su evidente modestia y falta de pretensiones.

  13. Es que el rollo "voy a hacer un tebeo en el que cuento que no sé qué tebeo hacer y estoy en una encrucijada" está muy masticao ya. Es interesante el rumbo que le da hacia cómo es la vejez de los artistas, pero para eso que lo hubiese enfocao así. Mucha cáscara y poca chicha…

  14. Pingback: Aburreovejas » Blog Archive » Novedades del Saló 2008: Mi selección

  15. Fran Sáez on 16 abril 2008 at 10:06 said:

    Gatasombra, eres dibujanta? Se puede ver algo…?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation