Chicas Perdidas

Recupero el post que escribí hace casi un par de años con motivo de la aparición de Lost Girls en el mercado americano. Y sigo suscribiendo punto por punto todo lo que escribí:

Principios de siglo XX, un hotel de lujo es el escenario del encuentro casual entre tres mujeres Dorothy, Wendy y Alice. Tres mujeres que esconden un secreto: sus vidas cambiaron durante la infancia por sucesos extraordinarios.
Un punto de partida sugestivo de por sí, pero que en manos de Alan Moore se convierte en una fascinante aproximación a la sexualidad más descarnada. Desde el sexo como elemento decisivo en el proceso de maduración a su papel en las relaciones humanas, Lost Girls es un recorrido cautivador por el ser humano, que permite al lector transitar desde una lectura en la que el sexo es tratado con alegría festiva, espontánea y pornográfica, hasta profundos niveles de reflexión sobre la mente humana. Es una obra caleidoscópica, en la que se hacen transiciones por la literatura, por la pintura, la ilustración, mostrando cómo el sexo se ha ido representando y juzgando. Referencias que se pueden encontrar en casi todas las viñetas de la obra, en las que Melinda Gebbie ha tenido que esforzar su técnica hasta el límite para poder llevar al papel las exigencias de una obra donde, de nuevo, los recursos narrativos son llevados a un extremo espectacular.
Moore vuelve a ser el transgresor de la narrativa gráfica, volviendo a jugar con la composición, ritmo y cadencias como hacía tiempo que no la hacía, entroncando directamente con Promethea, una obra que comparte con ésta inquietudes estéticas y argumentales. Sólo ya el primer capítulo es un ejemplo de hasta dónde es capaz de llegar este hombre, con una introducción contada sólo desde el reflejo de un espejo, una pirueta narrativa que tiene además una intención clara, introduciendo al lector en la narración a sabiendas de que va a ver sólo reflejos, sólo invenciones. El espejo se transforma en una extraña caverna de Platón, donde la ficción, el relato imaginado se transforma en real.
Un inicio que da pie a un trayecto en el que las obras de L. Frank Baum, James Barrie y Lewis Carroll son reescritas en términos mundanos, interpretando la magia como ritos de paso en el camino de la maduración del ser humano. Moore conoce bien la interpretación freudiana de los cuentos infantiles, pero consigue hacer lo imposible, reenunciando el mito, hacerlo real pero transfigurarlo de nuevo hacia lo mágico y sobrenatural. Lo que se ocultaba bajo el peso de metáforas y eufemismos es elevado por Moore a la categoría de leyenda en sí mismo, el sexo deja de lado su aspecto oscuro y pecaminoso para alzarse como una celebración de la humanidad.
Es impresionante como cada capítulo juega con la composición, con la puesta en escena, retomando la obsesión palindrómica de Watchmen en algunos momentos, pero también dotando a la obra de estilos gráficos que van cambiando desde el cuento infantil decimonónico a la ilustración y pintura erótica de autores como Beardsley, Klimt o Ingres pero navegando también por diferentes estilos literarios, entre los que sobresale especialmente la influencia de Pierre Louïs. En Lost Girls hay mucho del atrevimiento y descaro del escritor francés, con referencias explícitas a algunos de sus poemas y obras, llevando a la imagen y diálogos mucha de la filosofía de este autor, tachado como aberrante y amoral en su época.
De nuevo, Moore demuestra que no hay género menor, sino autores sin ideas, demostrando que la pornografía es tan válida para transmitir un mensaje como cualquier otro género. Una apuesta muy atrevida, más sabiendo (y es evidente que hay ganas de provocar) que se edita en un país de puritanismo galopante, donde en muchos estados la edición estará directamente prohibida.
Pero no hay que olvidar la labor de Melinda Gebbie. Pese a que no sea una autora que me entusiasme especialmente (me hubiera encantado ver qué versión hubiese hecho de esta obra Laura o Annie Goetzinger), hay que reconocer que Moore se acopla como un guante a sus posibilidades y que ella da un do de pecho espectacular, con cambios constantes de estilo y un trabajo titánico ante la demanda de su guionista.
Lo mejor que he leído de Moore tras Promethea. Una obra excitante…en todos los sentidos. (4+)

18 Comentarios en “Chicas Perdidas

  1. Fran Sáez on 21 abril 2008 at 12:26 said:

    me comenta Enrique el de Historietas de Murcia q se ha retrasado…

  2. Pingback: 4 reseñas de cómics por el precio de… ¿gratis? « Julio Lleonart´s Weblog

  3. steamboy on 21 abril 2008 at 12:40 said:

    A ver si haces una reseña apañadita de Valentina y de los Clasicos Mad.

  4. Sinceramente, yo lo leí el sábado, a eso de las tres de la mañana, cosas que tiene estar desvelado, y no se si por el hecho de estar desvelado o porque esperaba más que la simple pornografía como medio y vehículo para explicar de una forma u otra una visión diferente de los clásicos de la literatura americana de evasión, me quedé un poco desencantado.

    A ver si me explico antes de que alguien me apedree… Estéticamente es impresionante, como composición de viñetas es sublime, a nivel argumental, la forma en la que se va desgranando la historia, como suele acontecer con Moore es brillante, pero lo dicho, es pornografía por el mero hecho de serlo, artísticamente concebida si se quiere, pero no veo yo el trampolín que tu ves, Álvaro, para profundizar ni en la psique de las protagonistas ni en el entendimiento del sexo en si.

    Por otro lado no es tan subversiva, desde mi punto de vista, como se había pretendido, puede que un poco fetichista si, el momento de los zapatos por ejemplo. Tal vez mi sentido empático con la cerrada y pueril mente americana se ha embotado un poco, pero no la veo tan subversiva.

    Pese a todo sigue siendo un Moore genuino, acompañado de un buen dibujo, y de una edición, chapeau Norma, impresionante. Aún así, el segundo tomo caerá, como no.

    PD, para el disgusto, el domingo cayó La Muerte de Superman… Entrenida y en algunos momentos algo sensible, pero en el tramo final bastante soporífera. Eso si, el pedazo de edición que pesaba un quintal y quitaba el aire al leerla acostado es algo a tener en cuenta.

  5. ¿Qué tal la edición española?

    En la portada, abajo en la izquierda, el logo de NORMA editorial, ya me parece una ligera metedura de pata, porque queda muy feo.

  6. Y la edición española son 3 tomos que se editarán por separado:
    http://www.planetacomic.net/comics_detalle.asp?Id

    La edición original era en un solo cofre.

    Cada día me arrepiento más de no haber dominado aún completamente el inglés.

  7. ibai on 21 abril 2008 at 13:00 said:

    LA cajita le da un atractivo extra. Yo todavía me estoy debatiendo por elegir una sóla novedad, que es lo que se va a poder aparte de Omaha, y Álvaro: no me lo estás poniendo más fácil con tus reseñas :-P

    Malo! Malo! Malo! ;-)

  8. Parece que "Lost Girls" en inglés también se editó por tomos (Sin la marca de la editorial en la portada según las fotos):
    http://www.amazon.com/Lost-Girls-Book-Melinda-Geb

    Y la caja que reune los 3 tomos recibió algún premio por su presentación:
    http://www.topshelfcomix.com/catalog.php?type=12&…

    Supongo que en castellano se reeditará en formato recopilando los 3 tomos.

  9. álvaro on 21 abril 2008 at 14:49 said:

    Todavía no me ha dado tiempo a hacer una lectura profunda de la traducción (que, siendo de Raúl Sastre, ya avanzo será buena), pero la priemra impresión de la edición es muy buena. Con el primer volumen se regala el cofre para los tres volúmenes (es decir, que al final la edición quedará idéntica a la americana, excepción hecha de lo de la marca de la editorial, que tiene sentido para diferenciar la edición en inglés, la española y la francesa).

  10. Krakovius on 21 abril 2008 at 19:04 said:

    el momento fetichista que comentas de los zapatos a mí me hizo cierta grácia como guiño al lector, teniendo en cuenta que se trataba de Dorothy…

  11. A ver, guiños hay, indecibles, desde el de los "zapatos" hasta el de los "polvos mágicos" pero ello no conlleva nada tan exagerado que nos lleva a rasgarnos las vestiduras…

  12. Anonimo on 21 abril 2008 at 23:24 said:

    "una visión diferente de los clásicos de la literatura americana de evasión"

    ?

  13. Imagino que el usuario anónimo está preguntando que leches quiero decir con esa frase… Ya que he de interpretarlo y la interpretación no es lo mío. Clásicos de la literatura americana presuntamente orientados a la infancia y la juventud que en la época en la que se concibieron no reflejaban excesivamente la realidad social del momento y lo que se pretendía era ofrecer un escape, una alternativa a la realidad, amén de divertimento, con mensajes ocultos para los más avezados… Espero haberme explicado mejor que con esa frase…

  14. Fran Sáez on 22 abril 2008 at 10:04 said:

    Álvaro, ¿Puedes borrar mi priemr comentario? Pensaba q habí aalgún problema de distribución pero por lo visto no es así. Gracias!

  15. Fran Sáez on 22 abril 2008 at 11:00 said:

    Pues no viene a cuento, pero es q ayer ví el Clásicos MAD y menuda decepción. Planeta vuelve a la carga con sus "cásicos". 20€ por una edición minúscula con trazos q desaparecen y en rústica? No, hombre, no; lo pones al lado de otras tantas cosas q hay para comprar y no hay color. De acuerdo q el q lo quiera y en castellano pues pocas alternativas tiene, pero es q con la cantidad de material de calidad q hay para comprar… a mi me da la impresión de q se aprovechan de los q buscamos estos materiales clásicos y nos lo quieren meter de cualquier manera, léase a lo "Grandes joyas literarias". Pues con las ganas q le tenía lo devolví a su estantería.

    Y Álvaro, ¿Qué te ha parecido lo último del Trondheim (¿Cuántas páginas hará este hombre a la semana?)? A mi es q el último de "sin Lapinot" me ha parecido tambien flojito, no es q el anterior fuera tampoco la releche, pero prefiero las pajas mentales q se monta él solo en "Mis circunstancias" y "Desocupado" (siempre detrás de las buenas historia sq se montaba con Lapinot, claro!).

    Un saludo!

  16. Lo de los Clásicos MAD de Planeta es una vergüenza. Más que decepcionado, yo me sentí cabreado. ¿Cuántos años habrá que esperar ahora para que publiquen esos tebeos en una edición mínimamente digna? Joder, que DC los está recopilando en tomos prácticamente de lujo, tenían la mitad del trabajo hecho.

  17. Fran Sáez on 22 abril 2008 at 13:37 said:

    y por poco mas en Amazon los dos tomos del "Humbug" de Kurtzman, en tapa dura, y con caja y todo…

  18. Pingback: Malaka Studio’s Blog » Blog Archive » Niñas perdidas de Moore y Gebbie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation