El antídoto para Arrugas

Arrugas es un tebeo magistral, ya lo he comentado por algún sitio. Con sobrados méritos y virtudes para ganar el premio del Salón y los que se pongan por delante, pero que no puede evitar que su lectura nos lleve a un estado que no me atrevería calificar de depresivo, pero si de “preocupado”. Cuando uno pasa la última página de este álbum, no puede evitar darse cuenta de que el reloj es inasequible al desaliento y, lo peor, que lo llevamos puesto.
Pero, afortunadamente, tenemos Río Abajo, de Pascal Rabaté (Norma). Un creador visceralmente ecléctico, que es capaz de pasar de adaptar una obra de Alexis Tolstoi, interpretar un tema costumbrista en África del Sur, adaptar una novela infantil de Dick King-Smith o reemprender el viaje que Antón Chéjov hizo por Rusia en 1930 para acto seguido ponerse en el pellejo del viejo Emile, un anciano que pasa sus días pescando tranquilamente en un pequeño arroyo, en compañía de su amigo Edmond. La discusión con los amigos del bar, la exageración ante el pescatero sobre el tamaño de las capturas… La vida de Émile es feliz. Rutinaria y sin emociones, quizás, pero para quien ya las ha vivido todas, lo único necesario para pasar un buen día es poder levantarse al día siguiente.
Hasta que Edmond desapareció. Justo después, eso sí, de descubrirle a su compañero algunos pequeños secretos. Detallitos picarones, quizás, sin mayor importancia, pero que abrieron los ojos a Emile. ¿Podría volver a vivir o la vida ya se había acabado definitivamente?
Rabaté nos va enganchando en así la aventura de Émile, que comenzará un largo viaje (con no pocas conexiones con la maravillosa Una historia verdadera) que le dará las respuestas que andaba buscando. Lo hace sin prisas, que Émile es ya mayor, pero sin pausas, que no es cosa de perder el poco tiempo que queda. Transmitiendo al lector ese redescubrimiento de la vida, contagiándolo de las ganas de vivir y descubriendo que ese dicho que nos anuncia, cual publicidad de gran almacén, que “la vida comienza a los setenta” es mentira. Que la vida se acaba, jodidas cosas de la naturaleza, pero las ganas de vivirla no se acaban nunca.
Un mensaje vital, rebosante de contagioso optimismo, de esos que dejan como efecto secundario una sonrisa de felicidad de oreja a oreja que permanece durante horas.
Arrugas y Río Abajo. Dueto perfecto. Con el primero reflexionaremos, nos emocionaremos y pensaremos sobre nuestro futuro. Con el segundo nos reconciliaremos con ese futuro. (3+)

A ver si alguien se anima a publicar en España el resto de la obra de este autor, comenzando por la corrosiva La Marie en Plastique.

35 Comentarios en “El antídoto para Arrugas

  1. DonnieDarko on 23 abril 2008 at 0:36 said:

    Parece interesante,pero últimamente Norma es mucho Norma,…..A buen entendedor,sobran palabras.

  2. Pues no sé que tienes con Norma (no debo ser un buen entendedor) pero si lo dejas pasar te perderás un tebeo buenísimo.

  3. jose on 23 abril 2008 at 2:29 said:

    .

    hola, ¿qué obra es esa de rabaté en la que habla de chejov en 1930?, ?está en castellano?

    de rabaté solo conozco el ibicus

    gracias,

    saludo

    .

  4. álvaro on 23 abril 2008 at 9:46 said:

    Es "Jusqu'à Sakhaline"

  5. Y si no te lees ninguno de los dos te quedas como al principio, tan tranquilo.

  6. adriculocripiculo on 23 abril 2008 at 11:09 said:

    El Juan Pérez tiene razón.

  7. tan tranquilo, no lo duda nadie. La cuestión es dilucidar si el conocer a Rabaté, o por extensión cualquier obra de arte, libro, película, cuadro… nos aporta de algún modo felicidad. Personalmente, muchísima.

  8. adriculocripiculo on 23 abril 2008 at 18:51 said:

    Señor Punch, es una opinión.

  9. spendius on 23 abril 2008 at 20:07 said:

    "Y si no te lees ninguno de los dos te quedas como al principio, tan tranquilo", Por supuesto que te quedas como al principio, pero el estado en el que quedas no es tan tranquilo, sino indiferente, tristemente indiferente, recalco.

  10. Soooobreviiiiiviré eeeeeee…

  11. Juancar on 23 abril 2008 at 21:21 said:

    Yo este de Rabaté no lo he leído pero Arrugas de Paco Roca sí y me ha parecido un Estrenos TV, Lacrimogeno y cursí.

    Y Álvaro, lo tuyo con Astiberri ya molesta, no solo te vas de señorita de compañía promocionando Bone ,si es que Promocionas un cómic de Astiberri hasta cuando reseñas uno de Norma. Estoy de tu rollo con Arrugas hasta los huevos.

    Y lo que nos queda todavía hasta que consigas que le regalen también el premio Nacional y creo que ya has comenzado a trabajar : "Con sobrados méritos y virtudes para ganar el premio del Salón y los que se pongan por delante".

  12. Pakito on 23 abril 2008 at 21:48 said:

    Sr. Juancar, hay que ser del bote para que leas un blog que desprecias. Vamos, los talentos regalaos.

    A mi, por ejemplo, Arrugas me ha encantado. Cualquier apreciación a los gustos de los demás sobra. Habrá gente que les guste y otras a las que no, punto pelota. ¡Hala, troll pa tu cueva!

  13. Pues habra que hecharle un vistazo, parece interesante…

  14. álvaro on 23 abril 2008 at 22:18 said:

    Siento decirte que mi apuesta por el premio nacional es para Carlos Giménez por su 36-39.

    A mí Arrugas me ha gustado mucho, lo siento. A tí te parece de estrenos TV y a mí no. Y si te parece que pongo bien cualquier tebeo de Astiberri… pues amplía a sins entido, Ponent, Norma, dibbuks, que también les pongo muy bien…

    Ya sabes, soy un vendido. :)

  15. Ismamón III. on 23 abril 2008 at 21:43 said:

    Se ha puesto de apodo Juancar(los I). ¡Todos en pie!
    A lo mejor era una broma.

  16. Javier Trujillo on 23 abril 2008 at 22:45 said:

    "Siento decirte que mi apuesta por el premio nacional es para Carlos Giménez por su 36-39."

    ¡Coincido! ;-)

  17. Miguel on 24 abril 2008 at 9:37 said:

    Desde luego que de cursi Arrugas tiene poco, no es fácil explicar la perdida de memoria de manera tan sencilla y efectiva, y con una buena historia. Para gustos los colores, pero decir que es cursi y de serie de sobremesa una historia que no pretende hacer llorar a nadie, no lo veo. No trato de defender a nadie, pero elogiar lo que hace Astiberri me parece de sentido común, puede acertar o no con tus gustos, pero lo hace bien. De nuevo recomiendo RG 2 de Peeters y para reirse un rato STRUMptumpen o algo así de bonvi. Eso si no estoy de acuerdo con 36-39, el mejor Carlos Gimenez es el menos político, el de los profesionales, sabor a menta, Paracuellos es real, 36-39 es ficción .

  18. Javier Trujillo on 24 abril 2008 at 13:07 said:

    Koolau el leproso.

  19. sr.punch on 24 abril 2008 at 13:07 said:

    adriculocripiculo, si no tiene importancia, hombre, claro que es una opinión nada más. Pero introduce temas interesantes de fondo, creo.

    Tampoco debería leerse mi comment como un ataque, vamos, creo yo que no es cosa de sobreviviiiir, ni nada. Era sacar un tema de una opinión.

    Álvaro, reconozco que lo de Giménez me da miedo, que no me atevo con él, es un prejuicio pero si me sale maniqueo… prefiero el recuerdo de Paracuellos, vamos. Y yo el premio se lo daba a Gallardo por María y Yo, aunque no sea del todo cómic, o sólo en parte.

  20. Miguel apunta que Paracuellos es mejor porque es real, y el Malos tiempos ficción. Y me pregunto… ¿qué tiene que ver? (Con independencia de que a mí me parece tan real o ficticio un título como otro.) ¿Es mejor un tebeo, o un libro, o lo que sea, por estar pegado a una realidad objetiva? ¿Es peor lo ficticio?

    No sé…

    Pero vamos, que no es por nada. Que me ha llamado la atención el comentario.

    Y sí, a lo mejor el premio se lo daba también yo a Gallardo por su María. Aunque sí creo que es historieta-historieta, por mucho que haya tanto texto que casi funciona de manera autónoma… y repito: casi.

  21. Miguel on 24 abril 2008 at 16:05 said:

    Tienes razón con tu comentario, no he sido muy preciso; trataba de referirme al caso concreto, Paracuellos se basa en vivencias y tiene por ello un valor no solo artístico sino de alguna manera documental de esa época, 36-39 es una visión tamizada por su ideología y percepción de la guerra y por ello, no menos legítimo pero más forzado. Vamos que me gusta menos. Un saludo

  22. álvaro on 24 abril 2008 at 16:14 said:

    36-39 también está basado en hechos reales… Son todo vivenciasde amigos de carlos.

  23. Javier Trujillo on 24 abril 2008 at 16:47 said:

    ¡Pero hombre…! no existe una auténtica obra de la vida real, cualquier guión, cualquier historia con sus personajes y sus peripecias incluidas, siempre están recreadas y reconstruidas ficticiamente en la mente del autor. De la misma forma, una obra de ficción está sustentada en ideas y personajes que se han tomado, combinado y trasladado de la vida real.

    No existen las "obras de la vida real", salvando quizá el documental de actualidad, en cuanto a las imágenes tomadas en vivo, y mientras no estén editadas, porque entonces el autor está ya interviniendo y transformando la exposición del mismo.

    Por otro lado, ¿es que si se basa en lo X individuo ha vivido tiene más valor?, para mí es más complicado la ficción, exige mucho más del autor, es mucho más complejo recrear unos personajes y un ambiente ficticio y que sea coherente, que no tenga vacíos

    "Y yo el premio se lo daba a Gallardo por María y Yo, aunque no sea del todo cómic, o sólo en parte."

    A ver, aver… esto último no lo entiendo yo. ¿El premio es de cómic sólo, o de narrativa gráfica, que es de lo que debería ser, para abarcar todo?

    Si es de cómic, por su palabra misma, indicaría un único registro.

    ¿Y porqué a Gallardo en este caso? ¿es la mejor obra de cómic del pasado año, o es porque representa un estilo afín?

    ¿Y porqué no es cómic del todo?

    No entiendo muy bien todo esto… no, no…

  24. álvaro on 24 abril 2008 at 17:27 said:

    El premio nacional de cómic es a una obra publicada el año pasado.

    Hombre Javier, está claro que todo pasa por la mente del autor, pero no es lo mismo una ficción basada en la realidad que otra que no. EN cualquier caso, no creo que una sea más difícil que otra, También la basada en hechos reales está más suejta a un trabajo de documentación, de representación fidedigna de la realidad… Todo es estimable.

  25. Javier Trujillo on 24 abril 2008 at 19:56 said:

    Entonces, si hacemos la biografía de Alejandro Magno, ¿podríamos tildarla de "basada en hechos reales", y sería más compleja de realizar?

    Por otro lado, si yo recojo las vivencias humanas y psicológicas de mi padre en la guerra y las traslado a una época de futuro-ficción, es decir, de anticipación tipo Blade Runner… a menos que yo te lo explique, tu no lo sabrás y pensarás que es ficción no-real, y sin embargo las vivencias estarían recogidas de una realidad muy sólida. ¿Se le prestaría menos atención por no ser explicitadas como "de la vida real"?

    Me parece una catalogación bastante absurda, y además, me parece que es una etiqueta muy "progre" pero bastante vacía. Es un planteamiento ideológico y de márketing que intenta usasrse para diferenciar entre las obras de género y las obras "comprometidas", un planteamiento que está sobrevalorando un tipo de obras a menudo bastante pobres, en mi humilde opinón.

    A lo mejor "La revolución de los pinceles" resulta que está basada en la vida real, aunque sea una metáfora histórica, y no muchos lo saben ;-)

    Una obra a de ser juzgada por su calidad y no por su género.

    Todo esto de "la vida real" es una cosa que se está manejando en plan pijo-progre, con todos mis respetos al género, que sin duda a dado algunas buenas obras. ¡Vamos a ser serios…! ;-)

  26. álvaro on 24 abril 2008 at 20:18 said:

    Javier: con un hecho real se puede hacer lo que se quiera. No estoy discutiendo que sea mejor ni peor. Sólo digo exactamente eso: que ni es mejor ni es peor. Punto. Que igual de dificultad tiene una cosa como otra.

    Yo no lo veo como una etiqueta pijo-progre, al contrario, te recuerdo que es como empiezan todos los truños de A3 de sábado por la tarde…

  27. álvaro on 24 abril 2008 at 20:26 said:

    Aunque yo debo reconocer, que ya como gusto propio, me gustan las cosas que pasan en lugares reconocibles. Me hago mayor y me gusta más ver cosas que pasan aquí al lado que en galaxias muy, muy lejanas.

    Lo que no quita que pueda disfrutar con todo, que lo hago, pero con el tiempo, cada vez me gusta más ver cosas que pasan en la realidad, con gente de verdad y en sitios de verdad.

    Debe ser, como ya digo, que me hago mayor y el cerebro se va licuando poco a poco…

    Lo que, antes de desatar polémicas (esto va por ti Javier… ;) ), no quiere decir ni que sea mejor ni peor, ni más infantil o más adulto, ni que yo sólo considere que las obras de calidad son las que pasan en la vida real ni nada de nada. Significa sólo que, con el tiempo, mi gusto personal deriva más hacia ese tipo de obras. Ni siquiera es que piense que sean mejores, sino que me encuentro más a gusto leyéndolas. Que reconozco y admiro que Blade Runner es una obra maestra, pero si hoy me dan a elegir entre ver Blade Runner o Las invasiones Bárbaras de Dennys Arcand… pues me voy por el canadiense.

  28. álvaro on 24 abril 2008 at 20:30 said:

    "Entonces, si hacemos la biografía de Alejandro Magno, ¿podríamos tildarla de “basada en hechos reales”, y sería más compleja de realizar?"

    Sí, si te atienes escrupoulosamente a la historia, porque te obliga a estudiar muchísimo más, a buscar más documentación, etc. Otra cosa es que quieras usar a Alejandro para contar una historia y que tenga cierta rigurosidad.

    Lo que tampoco es una ley establecida: el mismo Carlos reconoce que usa anécdotas reales, pero que ha buscado escenarios no estrictamente reales porque no tenía esa documentación y no quería tampoco enmarcarlas en un lugar determinado.

    Pero, evidentemente, si estas reproduciendo la realidad, siemprete tienes que documentar más, por aquello de la rigurosidad histórica.

  29. Ismamón III. on 24 abril 2008 at 20:54 said:

    No habléis de la realidad que se aparecerá el Punset y gritará eso de que "El cerebro está ahí, solo, encerrado, sin ver absolutamente, nada lanzando hipótesis continuamente… oye"

    Platón fracasó, lo convirtieron en filósofo. Punset también fracasará, pero al menos a él lo convertirán en mascota de parque temático o con su cara harán un refresco.

    Todo es entretenimiento. Mis tebeos han fracasado porque solo les queda hermosura ,por lo gordos que son, belleza, por lo placenteros y tranquilizadores que resultan, y diversión, porque "Solo son tebeos".

    Yo estaba equivocado me han hecho ver que ningún tebeo es equiparable a Romarín el conejo.

    No… Romarín el conejo vive en una madriguera, un agujero en el suelo, y, por lo tanto… ¡Bah, ya he aprendido la lección, solo es una historia! Y las historias no sirven para nada.

    Los tebeos ya no son útiles -en realidad, puede que jamás lo hayan sido-. Creo que no necesitaré papel higiénico durante un par de años.

  30. Javier Trujillo on 24 abril 2008 at 22:02 said:

    "te recuerdo que es como empiezan todos los truños de A3 de sábado por la tarde…"

    Los de Melisa Sue Anderson… :-), Sí, si yo lo veo así, pero observo que hay gente que no hace esa comparación que yo veo tan clara, le dá una especie de valor añadido al tema.

    "Lo que, antes de desatar polémicas (esto va por ti Javier… "

    ¿Yoooo?!!! ¡Si yo nunca intento desatar polémicas! :-), yo sólo intento aclarar mis dudas… nada más…

    "Aunque yo debo reconocer, que ya como gusto propio, me gustan las cosas que pasan en lugares reconocibles. "

    "cada vez me gusta más ver cosas que pasan en la realidad, con gente de verdad y en sitios de verdad."

    "Lo que tampoco es una ley establecida: el mismo Carlos reconoce que usa anécdotas reales, pero que ha buscado escenarios no estrictamente reales porque no tenía esa documentación y no quería tampoco enmarcarlas en un lugar determinado.

    Pero, evidentemente, si estas reproduciendo la realidad, siemprete tienes que documentar más, por aquello de la rigurosidad histórica."

    Pues entonces esto me lleva a plantearte un tema que sólo vas a poder explicarme atendiendo al "gusto personal" formal (lo cual es perfectamente aceptable…) y es que si un género como el documental, el biográfico o el de denuncia social, si no se realiza de una forma realista, tal y como lo concebía digamos, un Luis García, pierde la contundencia de lo real. Me refiero a que si describes una guerra, y quieres contarmelo como "real", a mí me importa ver que los tanques son los que deben ser, los mauser también, los milicianos deben llevarme al tipo de personajes de la época, ver como iban vestidos, bien o mal equipados, con pocos o muchos medios, toscos o no, que los aviones que bombardearon Guernika eran los que fueron etc, etc, etc…

    Porque si lo representamos y describimos de forma muy poco real, en lo formal, ocurre que acaba pareciendo algo "no real", más bien una interpretación muy personal. Y esa impresión a mí me tira para atras, como me tira para atrás una interpretación muy personal del argumento.

    Por ejemplo, en ese orden de cosas, Giménez me explica bastante bien la época y el ambiente.

  31. álvaro on 24 abril 2008 at 23:31 said:

    No estamos hablando de estilo de dibujo, sino de trabajo de ambientación. Fíjate en Tintín, con un trabajo de ambientación extraordinario, o Tardi… Una ambientación rigurosa no precisa obligatoriamente de un dibujo a lo Luis García.

    Es, simplemente, otra opción de gustos, en este caso la tuya…

  32. ¿puedo echar el freno y replantearme a mí mismo? Javier Trujillo y Francisco Naranjo me puntualizan que María y Yo ES cómic todo él.

    Y puede que no entre a autodefenderme con cabezonería, porque quizá, quizá sí podamos decirlo. Quizá escribí con velocidad y sin matices. Porque aunque muchas veces parece que estemos ante textos ilustrados, y aunque muchas páginas encartan ilustraciones no narrativas en sí mismas, si no modos comunicativos no verbales y no narrativos (en plata, hablo de esos dibujos del padre a la hija, retratos-caricaturas de gentes que "pasaban por allí")… al final todo obedece a un espíritu narrativo, a un contar…

    En todo caso la obra de Gallardo no necesita ni creo que le convenga, a nivel lector (o no debería hacerlo), estas sesudeces. María y Yo son puños llenos de emociones, lágrimas en los ojos y almas que aprenden cuando cierras el libro. Aunque fuera un cantar de ciego, me da igual :)

  33. Miguel on 25 abril 2008 at 9:55 said:

    Estoy de acuerdo con Álvaro en que las obras basadas en hechos reales tienen un componente atractivo que las hace muy interesantes. A mi me encanta valerian, Spiriou o tintin, pero obras como S de Gipi, la Guerra de Alan o el Fotógrafo, me emocionan de otra manera, a parte del placer estetico y literario, tienen un puntillo extra. Claro esta es una opinión y nada más que una opinión. Respecto a lo que comentabas de Gimenez, que sean amigos suyos es interesante pero limitado; sería interesante también lo contrario -vivencias de personajes que le resultaran antipáticos o incluso desagradables, moralmente ajenos a su forma de pensar-. Por otra parte, no es lo mismo que relatar tus vivencias como en Paracuellos, porque no puedes comprobar fehacientemente la certeza de todos y cada uno de los episodios, que pueden resultan totalmente creíbles pero el rigor no puede ser el mismo . Un saludo para los amantes de las viñas y viñetas.

  34. Lo que yo decía, Punch: que los textos pueden considerarse casi autónomos… pero sólo casi. Y lo mismo esas ilustraciones que mencionas. Todo va a lo mismo: la narración (y la emoción).

    Y sí, alguien preguntó: creo que puede ser el mejor tebeo del año pasado. Por lo mismo que dice Punch: emociona y transmite. Tanto como Arrugas (pero a mí me va más el grafismo de Gallardo, sí; de ahí mi elección, absolutamente personal).

  35. Pingback: Apocalipse do porco » Vellez e BD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation