10 años en La Mazmorra

Mazmorra, que no Cárcel, que este sitio apenas cumple cinco añitos mientras que La Mazmorra, la serie creada por Trondheim y Sfar cumple nada más y nada menos que diez añitos. Una serie que sorprendió a muchos en ese momento (recordemos que hace diez años -¡cómo pasa el tiempo!- tanto Sfar como Trondheim eran ilustres desconocidos por estos lares), pero que ya marcaba claramente el espíritu de su obra posterior, marcada tanto por una recuperación remozada y moderna de los géneros como por  una vocación renovadora tanto en la estética como en las formas, siempre buscando nuevos caminos para la historieta. La Mazmorra, que según sus autores nacía como una especie de mezcla entre los teleñecos y Conan, no sólo es un perfecto ejemplo de la labor de esta generación, sino toda una ambiciosa declaración de intenciones: Sfar y Trondheim planearon nada más y nada menos que una serie de 300 álbumes, que contaría pasado, presente y futuro del universo de La Mazmorra.
Sin embargo, diez años después, el impetuoso arranque de la serie ha ido perdiendo fuelle. El espectacular despliegue que sus autores han realizado a lo largo de editoriales y medios, marcado siempre por la compulsión creadora, ha pasado como inevitable factura la ralentización del proyecto. Afortunadamente, la incorporación de Blain al ciclo Amanecer (posiblemente el mejor de la serie), así como la de toda una generación de artistas en el ciclo Monstruos, ha permitido que la serie se mantuviese activa, aunque a un ritmo muy inferior al inicial. (Aunque siempre nos quedará la versión “pirata”: Donjon Pirate, en sus múltiples versiones.)
En cualquier caso, un aniversario que se debe celebrar de la mejor manera posible: releyendo La mazmorra.