Novedades de dibbuks para Julio

Interesantes las novedades de dibbuks de este mes. Biotopo viene avalado por dos firmas a seguir: el guionista Apollo (que recordaréis por la reciente Fantasmas blancos) y Brüno, el excelente dibujante de Inner City Blues. Por su parte Ian está firmada por fabien Velhman, guionista de la sugerente El marqués de Anaón.

(**)- BIOTOPO, de Appollo y Brüno. Formato: 17 x 24 cm.. Impreso en color, 96 páginas. Rústica. PVP: 12 €
(*)- IAN – Integral, de Fabien Vehlmann y Ralph Meyer. 17 x 24 cm. Impreso en b/n, 200 páginas. Rústica con solapas. PVP: 18.- €
Continue Reading →

Carlos Giménez, premio Turia a la mejor contribución a la cultura del cómic

Llegan los XVII Premios Turia, los galardones que entrega la veterana cartelera valenciana y que incluyen, ya desde hace años, una categoría dedicada a premiar la mejor contribución dentro de la cultura del cómic, que este año ha correspondido a Carlos Giménez. La entrega de premios será el próximo 5 de Julio, a las 21:45h, en el Auditori de Burjassot, presentados por Tonino y Juanjo de la Iglesia y con la actuación de Xavi Castillo.
El viernes 4 de Julio, a las 19:30h, se realizará una charla con Carlos Giménez en el fórum de la FNAC San Agustín de Valencia.

La crítica

Maldita la crítica que no sea subjetiva, porque no será crítica: será, en todo caso, descripción. Un crítico tiene que tener filias, fobias y prejuicios, porque esa será la salsa de su estilo. Y un crítico sin estilo no es nada. También creo que un buen crítico debería tener un baremo flexible: no sirve el patrón Dreyer para hablar de una comedia de Will Ferrell.

Jordi Costa en Blogdecine.

[Aplausos]
Una frase inspirada y que suscribo al 100%. El resto de la entrevista no es menos jugosa. Lógico cuando el que habla dice las cosas claras y siempre con inteligencia.

El diario de un ingenuo

Emile Bravo es un autor discreto. Pese a que generacional y personalmente está ligado al que es sin duda el grupo más prolífico que ha tenido el tebeo francés, el Atelier Nawak de Sfar, Trondheim, Blain y David B., ni su producción ha sido tan copiosa ni su nombre es tan conocido para el gran público como el de sus compañeros. De hecho, en casi 20 años de trabajo apenas una docena de álbumes han salido de sus manos.
Pero qué álbumes, señores, qué álbumes.
Nunca fue más verdad aquello de que más vale calidad que cantidad, porque la obra de Bravo es un seguido de aciertos y de pequeñas joyas del noveno arte. Comenzando por la serie Una aventura epatante de Jules, una de las mejores series juveniles que servidor recuerde: inteligente, original, ingeniosa…, siguiendo por Aleksis Strogonov o sus maravillosas historias cortas para La Ferraille Ilustree y terminando con esa joya que es Mi mama está en América. Por desgracia, pese a lo escaso de su obra, su publicación en España ha sido mínima, apenas restringida a unas cuantas (y magistrales) historietas cortas en El Manglar y dos álbumes, el primero de Jules (Brosquil Edicions) y Mi mamá está en América (Ponent Mon). Ni siquiera su ascendencia española ha servido para que su obra se publique aquí.
Pero no todo iban a ser sinsabores: su participación en la serie Une aventure de Spirou y Fantasio par… permitirá poder leer en castellano (cortesía de Planeta DeAgostini) su última y maravillosa obra : Le journal d’un ingenu.
Una obra que se retrae al origen del personaje de Rob-Vel e intenta ser el inicio nunca contado de este personaje, pero que finalmente desarrollará un fascinante y complejo análisis del proceso de maduración. No son pocos, en ese sentido, los paralelismos que encontraremos entre esta obra y su anterior experiencia con Regnaud, Mi mama está en América. Si en aquélla se plantea el sutil y delicado momento en que se pierde la infancia, en este álbum de Spirou asistiremos a ese momento que significa el fin de la adolescencia, la asunción de la madurez. Bravo lo escenifica, además, en una propuesta triple: por un lado, la maduración del adolescente a través de ritos de paso sociales: el primer trabajo o el primer beso, representados por Bravo con una sensibilidad exquisita, en la que es posible captar perfectamente los matices que diferencian la ingenuidad infantil de los primeros reflejos del incipiente adulto. En segundo lugar, por la cuestión histórica, que se enmarca un año después de comienzo de la serie, en 1939, y en los momentos previos a la invasión alemana de Polonia. Y por último, en un requiebro ya genial, en el aspecto ficcional, dotando a Spirou de un pasado coherente y lógico, en el que comprenderemos desde su vocación por la aventura hasta su amistad con Fantasio o las razones que hacen de Spip una ardilla pensante. Tres rutas que, lejos de ser dispares, no sólo corren en paralelo, sino que van entrelazándose hasta formar una única y vital historia. La ficción se aglutina a la realidad, formando una única línea de sorprendente verosimilitud: Spirou deja de ser una invención para ser parte de lo real. Comprenderemos su sempiterno uniforme de botones, se identificará con su época hasta el punto de desarrollar un genial paralelismo con el reportero del Petit Vingtiéme, con inspirados momentos que conectarán además al personaje de con el autor de Tintin. Es simplemente genial ver cómo Bravo resuelve de un plumazo las acusaciones de racista, fascista y colaboracionista que recibía Hergé con las propias incertidumbres y vacilaciones de un joven belga de esa época. Y, sobre todo, la pasión por la aventura tendrá un sentido, natural, que nace con una aplastante sencillez como resultado de pasar esa línea invisible entre lo adolescente y lo adulto.
Bravo realiza además un trabajo de mimetización contextual brillante. Su Journal d’un ingenu parte claramente de las estructuras narrativas del tebeo francobelga más clásico, en particular del Spirou de Franquin de los años 50, con más de 15 viñetas por página y muchos diálogos que permitían el desarrollo de mucha acción y líneas paralelas. Su estilo de dibujo, personal y reconocible, no impide atender a la evolución del personaje, con referentes tanto de RobVel como de Jijé y Franquin e incluso de los trabajos de Chaland.
Un álbum brillante que, además, es cerrado con un guiño tan atrevido como sorprendente, hereje si se quiere ante la tradición de la escuela de Marcinelle pero que, personalmente, me parece todo un homenaje al Franquin más zahiriente de las Ideas Negras y de Le Trombone Illustré. Un sacrílego atrevimiento que, con seguridad, hubiera provocado una gran carcajada en el autor más famoso de Spirou. (4)
Enlaces:
Avance de 8 páginas en la web de BDGest
Entrevista en Klarelijninternational.
Vídeos:

Trailer del álbum:

Entrevista con Emile Bravo: 1 2

Luneros (por muy poquito)

– Fundamental: blog de Víctor Mora, uno de los más grandes guionistas que ha dado nuestra historieta.
Stupid comics: ¿hace falta que explique de qué va?
Batman, The dark knight, evidentemente, un blog dedicado a Batman.
Entrevista a Paco Alcázar en Soitu
-El genial blog de Boulet
– Segunda parte de la entrevista a ALan Moore en Forbidden Planet (la primera aqui)
James Jean dibuja a favor del sexo seguro..
My life in a cube…, la deprimente vida del oficinista (Via Journalista)
– Se me había pasado: se puede descargar gratuitamente Devuélveme mi secreto, de Borja Crespo, desde la web de Cabezabajo.
-Una interesante iniciativa de uso de la narración gráfica en docencia: trabajos de la asignatura de Dibujo del espacio y la forma
Diarios de Villa Fábula, dedicado al Fables de Willingham.
– Coco Wang cuenta en historietas el reciente terremoto de China
-El bueno de Bonache tiene tira en Yonkis
DENNY COLT es THE SPIRIT, blog dedicado a la obra maestra de Eisner.
Xperman: dibujos, noticias sobre tebeos…
Jason Lutes estrena blog
Lecturas recomicdadas, un buen referente para saber qué leer.
Phase 7 es uan reflexión continua sobre la historieta desde la historieta.
La Caraviñeta: un excelente blog con una exquisita selección.
¡El powerhouse Pepper de Basil Wolverton!
Entrevista a Jordi Bernet en Newsarama
– Josep Oliver mantiene la sección Tebeo de verdad en el diario Última hora de Baleares. Se pueden leer las secciones en iconotropia.
– ¡Semana de Alex Toth en The Horror of it all !
Excelente artículo de Werewolfie sobre Krazy Kat en El show de los hombres lobo.
The fool on the cool: el blog de César da Col para chicos de 4 a 102 años.
– No dejéis de echarle un vistazo a las preciosas ilustraciones de Kike de la Rubia.
– Hace poco os hablaba de la genial Bosquenegro de Fernando Calvi: no os perdáis su blog.

Presentación de Papel y plástico en Barcelona

La FNAC Triangle acogerá el jueves 26 de junio a partir de las 19.00 h. la presentación en Barcelona de Papel y plástico (Astiberri, 2008), de Óscar Lombana. El propio autor, junto a Tomàs Pla, director del museo de la historia del juguete de Sant Feliu de Guìxols y Juanjo Sáez, autor de Viviendo del cuento, serán los encargados de guiarnos por un pasado reciente poblado de peta-zetas, Masters del Universo, kalkitos, Parchís y muchos más objetos, juguetes, chucherías, cómics, series… que pueblan el imaginario de Óscar Lombana y de toda su generación.

Imaginadores

Ya comenté que el próximo martes se estrena en Valencia, dentro del festival Cinema Jove el documental Imaginadores, de Daniel Fiore. Un amplio recorrido por la historieta argentina con declaraciones de los principales autores de ese país y animaciones de sus obras más conocidas.
Pues para motivar un poco el que os acerquéis por el Centro Cultural Bancaja a las 22:30, un trailer del documental y una entrevista a la directora:

Los 20 indispensables del verano (en Francia)

Leo en ToutenBD que la ACBD ha publicado la lista de los que considera los 20 tebeos indispensables del verano. Una buena guía para hacer pedido de tebeos a Francia. Yo he podido leer ya el extraordinario Spirou de Emile Bravo, el cuarto de Los combates cotidianos de Larcenet (sin duda el mejor de la serie) y el RG 2 de Draon y Peeters y si el nivel medio es ése… ¡Buf!, la VISA va a temblar…

– “Spirou: le journal d’un ingénu”, de Emile Bravo (Dupuis)
– “R97. Les hommes à terre”, de Christian Caille y Bernard Giraudeau (Casterman)
– “Le combat ordinaire T.4: Planter des clous”, de Manu Larcenet (Dargaud)
– “Martha Jane Cannary T.1: Les années 1852-1869″, de Matthieu Blanchin y Christian Perrissin (Futuropolis)
– “Le journal: une histoire vraie !”, de Serge Clerc (Denoël Graphic)
– “La guerre d’Alan T.3″, de Emmanuel Guibert (L’Association-Ciboulette)
– “De Gaulle à la plage”, de Jean-Yves Ferri (Dargaud (Poisson Pilote)
– “Breakdowns”, de Art Spiegelman (Casterman)
– “Exit Wounds”, de Rutu Modan (Actes Sud)
– “L’envolée sauvage T.2: Les autours des palombes”, de Arno Monin y Laurent Galandon (Bamboo-Angle de vue)
– “Lettres d’Agathe”, de Nathalie Ferlut (Delcourt-Mirages)
– “Jeronimus T.1: un homme neuf”, de Jean-Denis Pendanx et Christophe Dabitch (Futuropolis)
– “Le rêve de Meteor Slim”, de Frantz Duchazeau (Sarbacane)
– “Auto Bio”, de Cyril Pedrosa (AUDIE (Fluide Glacial)
– “Château l’Attente”, de Linda Medley
– “Amères saisons”, de Etienne Schréder (Casterman – Ecritures)
– “RG T.2: Bangkok-Belleville”, de Frederick Peeters y Pierre Dragon (Gallimard)
– “Le goût du chlore”, de Bastien Vivès (Casterman)
– “Bouncer T.6: La veuve noire”, de François Boucq y Alexandro Jodorowsky (Humanoïdes associés)
– “Les funérailles de Luce”, de Benoît Springer (Vents d’Ouest)

“Las novelas gráficas son la nueva mina de oro de Hollywood”

La cuestión ya merece un artículo de nada más y nada menos que la revista TIME. En Graphic Novels are Hollywood’s Newest Gold Mine, Rebbeca Winters hace un repaso a las adaptaciones de tebeos al cine, con especial atención a las próximas Wanted o Watchmen.
Y llega a una conclusión parecida a la que ya he comentado por aquí varias veces:

What Hollywood would really like is the next big thing. If studio execs can’t find one they like by thumbing through publishers’ catalogs, they’ll create it themselves.

Y referencia los próximos proyectos de Ahmet Zappa (hijo del músico Frank Zappa) con Kingdom Comics o la nueva división de adaptaciones al cine de TokyoPop.

El cómic como herramienta pedagógica

Dentro del CURSO DE FORMACIÓN DEL PROFESORADO DE ENSEÑANZA SECUNDARIA * Las relaciones puerto-ciudad: Los puertos como recurso
educativo, organizado por la UIMP que se celebra en el Faro de la Cerda, Santander, del 23 al 27 de junio de 2008, el próximo miércoles 25, a las 9:30h, Jordi Ojeda dictará la charla: Cómics a puerto: una herramienta pedagógica original.

Avance de novedades de Planeta para Septiembre

Gracias a El show de los hombres lobo tenemos el listado de novedades que publicará la editorial Planeta DeAgostini en Septiembre. Y atentos, porque la vuelta del verano puede ser de lo más interesante a tenor de las novedades: en primer lugar, el esperadísimo primer volumen de la Biblioteca Carl Barks, todo un genio de la historieta. Y después atentos porque la lista es bien larga: el casi olvidado Star Wars: Devilworlds de Alan Moore y Alan David, una nueva entrega de la siempre recomendable Los muertos vivientes de kirkman y Adlard, el primer volumen de American Splendor, recopilando los cuatro primeros números de la serie que publicó Vertgo con motivo del 30 aniversaio de la serie (ojito, porque colaboran nada más y nada menos que Eddie Campbell, Beto Hernandez y Richard Corben, siempre con los vitriólicos guiones de Pekar); comienzo de la entretenida The Sandman presenta de Bill Willingham y Mark Buckingham y de una serie que viene precedida de recomendaciones, Siete, de Fabien Vehlmann y Sean Philips. Hay que añadir dos reediciones de europeo importantes: la espléndida Viaje a Italia, de Cosey y el Durango de Yves Swolf, un western clásico que a mí, personalmente, no me entusiasma, pero tiene una gran legión de seguidores (en España se publicaron un par de álbumes, fácilmente encontrables en saldos).
Y dos recomendaciones personales: Bizarro, recopilación de los dos volúmenes de esta extraña antología de pijamerismo gafapasta y Batman Año 100, una extraordinaria versión del hombre murciélago firmada por un inspirado Paul Pope.
¡Buf!
El listado completo

Tebeos para niñas

Según el estudio de hábitos de lectura que hace el Ministerio de Cultura, las chicas son las principales lectoras. Un 44% de lectoras frecuentes frente a un 27% de lectores dejan claro que las adolescentes son excelentes objetivos para las editoriales. Y en el tebeo, hay que reconocer que los dos grandes éxitos de la última década tienen que ver con su incorporación al mundo del tebeo: el manga, con un porcentaje altísimo de lectoras y el fenómeno Witch, que ha arrasado en más de cincuenta países.
¡Pues ahora imaginad por un momento lo que puede ser la versión manga de Witch! No os estrujéis las meninges: en Italia se publicará este mismo mes la versión manga de esta famosa serie, editada en Japón por Kadokawa y firmada por Haruko Iida.
¿Será un éxito? ¿Arrasará? La respuesta la tendremos en breve, supongo, porque no creo que Disney (ya sea directamente o a través de Ediciones B, que está publicando sus mangas) tarde mucho en publicar su versión española.

Desde luego Disney lo tiene claro y apuesta por atraer como sea al público lector femenino adolescente. Al éxito de las Witch se le puede sumar en breve su nueva apuesta: Mad Sonja, una serie realizada por el estudio Greyhound.
Aquí, de momento, Glénat ha conseguido arrasar entre las más maduritas gracias al efector Nostalgia de Esther. ¿Quién se atreverá con las adolescentes?

Tesis doctoral sobre Edmond Baudoin

A ver si en España nos vamos animando a realizar estudios e investigación sobre historieta. Algo que en Francia es bastante habitual, como esta tesis titulada Plasticité de la Bande Dessinée dans l’oeuvre d’Edmond Baudoin, de Alexander Bord. Sólo he podido mirar por encima y tiene una pinta espléndida, incluyendo una larga entrevista al autor.

Algunos ejemplos de referencias artísticas en la obra de Baudoin, comentados en la tesis.

Tebeos para niños

La incesante defensa que el mundo de la historieta ha hecho de su dignidad como forma cultural, mediática y artística ha sido fundamental para que su presencia en los medios se haya normalizado de un tiempo a esta parte. Un empeño que no es sólo hispano, sino que forma parte de una reivindicación casi tan antigua como el noveno arte. Sin embargo, es curioso como hay un argumento repetitivo y constante en todos los discursos que defienden al tebeo: su consideración como medio adulto. La premisa parece razonable: la historieta, tal y como la conocemos hoy, nace en la prensa americana de finales del S. XIX como una sección de carácter popular que pronto toma una marcada tendencia infantil. Si es difícil caracterizar como infantil una tira como Hogan’s Alley en sus inicios, es evidente que la avalancha de series que vendrían después tendrían una fuerte ligazón con la lectura del niño. Una relación que sería mantenida y amplificada en las décadas siguientes. Es verdad que en los EE.UU. encontraremos historietas para todos los públicos, con una fuerte vocación adulta, pero en países como España, la historieta del inicio del siglo XX es identificada casi unívocamente como un medio infantil. En los años 40 y 50, el éxito de series como Terry y los piratas, originalmente juvenil pero derivada hacia un público adulto, o de series como Li’l Abner o Rip Kirby consiguen una curiosa dicotomía: la tira de prensa se consideraba un medio adulto, con autores a los que se propuso incluso para el premio Nobel, mientras que el comic-book quedaba relegado al tebeo infantil y juvenil, de peor calidad y escasa trascendencia. Sin embargo, el auge de los comic-books a principios de los 60, combinada con la decadencia de la tira diaria, certificó de forma concluyente para muchos que el tebeo era un medio infantil y juvenil.
A finales de los 60, los movimientos contraculturales nacidos en Europa vieron en el tebeo una forma de cultura nueva que entroncaba perfectamente con una ideología que se estaba moviendo en Francia e Italia. Son los tiempos del Salón de Bordighera, la primera gran reunión teórica sobre la historieta en la que estudiosos como Luis Gasca, Alain Resnais, Umberto Eco o Romano Calisi, entre otros, dan carta de madurez a la historieta y la reivindican como medio adulto. Aunque tímidamente, el cómic para adultos aparece como una especie de contestación a la cultura oficial: Barbarella, Jodelle, Pravda, Epoxy, Valentina o Saga de Xam son bofetadas a la sociedad tradicional que veía en el tebeo un objeto infantil sin valor. Aunque hoy su erotismo y politización puedan parecer ingenuas, en su momento son la clave, junto a las revista Linus en Italia, para la renovación formal de la historieta que se da a finales de los años 60 y que tendría como mayor exponente el movimiento Humanoide.
Un camino complicado que tuvo una víctima: el tebeo infantil. La constante exigencia de la madurez de la historieta, terminó curiosamente con una negación y rechazo de su vertiente infantil. Hacer tebeos para niños se veía como un retroceso en el camino y como una excusa para los que quisieran atacar al noveno arte. Una actitud que coincidió en el tiempo con el ascenso de otras formas de ocio infantil; un aumento de la oferta que provocó una lenta caída de las ventas de tebeos. Sin renovación de nuevos lectores, los tebeos se enrocaron en un lector que iba creciendo, obligando a unos contenidos cada vez más adultos. Géneros que nacieron dedicados a un lector juvenil renunciaban a sus orígenes con historias que impedían el acceso de lectores más jóvenes, en una espiral sin fin.
El resultado, paradójicamente, es que, pese a que el tebeo sigue teniendo una consideración social de objeto infantil, es difícil encontrar tebeos para niños. No sólo eso, sino que el aficionado sigue viendo como peyorativo el adjetivo infantil al aplicarse a un tebeo. Incluso se puede llegar a oir que “los tebeos ya no interesan a los niños”.

Pero la realidad es que el mundo del tebeo ha despreciado a los niños, que es muy diferente. En una actitud suicida, olvida que es necesario apostar por el lector joven si realmente quiere que exista un futuro lector. Lo lógico, que sería una gradación de oferta para diferentes edades, es hoy casi una excepción. Y no es porque los niños no quieran leer tebeos: el éxito del manga (“los niños no quieren leer tebeos en blanco y negro”, me dijo una vez un editor) y de revistas como Witch (“las niñas nunca leerán tebeos”, me dijo otro) demuestran que el problema no es de falta de interés de la infancia, sino de inexistencia de una oferta adecuada para esos lectores. El género de superhéroes ha olvidado que nació como tebeo de consumo juvenil e infantil; el tebeo europeo parece no recordar que sus fetiches Spirou, Tintin o Los Pitufos son tebeos para niños… No es cuestión de hacer tebeos sólo para niños, sino establecer una oferta continuada que crezca con el lector, que exista un tebeo adecuado para cada edad. Siempre pondré como ejemplo la suerte que tuvo mi generación: lectora de Bruguera de niños, de Vértice y Toutain de jovencitos y ya de mayores accediendo a una amplia oferta de tebeo ara adultos. Tuvimos una oferta adecuada para cada edad que nos permitió madurar sin dejar de leer tebeos.
Pero lo peor es que parece que la industria ha decidido olvidarse de los niños de forma definitiva. La sensación predominante es que la omnipresencia del manga lleva a dar la batalla por perdida de antemano, sin que exista posibilidad alguna. El fracaso de interesantísimas propuestas como Mister K parece que así lo certifica, pero no es cierto: Norma lleva ya años demostrando que Dibus tiene un hueco en el mercado y hay pequeñas editoriales que están apostando por el tebeo infantil de calidad. La gallega Faktoria K, por ejemplo, ha publicado recopilatorios de series publicadas en Golfiño, una de las mejores publicaciones infantiles que han existido jamás y Bang Ediciones se acaba de lanzar al ruedo con una sugerente iniciativa: la colección Mamut, dirigida por Ed y Max Luchini.

Los dos primeros álbumes editados son excelentes ejemplos de tebeo infantil: Astro-ratón y bombillita, de Fermín Solís es un tebeo fresco, divertido, que trata la ciencia-ficción en términos infantiles, jugando con referentes clásicos pero dándoles un punto desenfadado y de sanísima desvergüenza. Sabe jugar con las situaciones que un niño que apenas ha aprendido a leer puede reconocer como divertidas y contagiosas, desde el gag más clásico a esos algo escatológicos que suelen divertir más a los niños. Por su parte, Puck, de Dani Cruz y Stygirt, es un tebeo de aventuras más clásico quizás, pero bien diseñado para el lector infantil, que permite su identificación con el diminuto aventurero y con su amiga. De lectura ágil, Puck es uno de esos tebeos que cualquier niño de 6 o 7 años leerá con deleite y que, seguramente, motivará que se ponga dibujar pequeños Pucks por todas partes.
Dos tebeos, además, de diseño impecable, atractivo, que pueden competir perfectamente con la miríada de libros infantiles que hay en las librerías.
Y, ya puestos a hablar de tebeos infantiles, es de justicia hablar de la iniciativa argentina Aventuras Dibujadas, dirigida por César Da Col y editada por Domus editora, que se adhiere fielmente al manifiesto a favor del tebeo infantil de Banda Dibujada y que acaba de arrancar con cinco sugerentes propuestas, de la que me gustaría destacar el estupendo Bosquenegro de Fernando Calvi. Una historia de brujas que cuentan cuentos en un bosque perdido que bebe de las estructuras creadas por Ende para lanzar mil cuentos inacabados, obligando al niño a ejercitar su imaginación para dar final y sentido a cada una de las historias. Un álbum lleno de ingenuidad y ternura, pero con un punto mágico que encantará a los niños y que transforma a los adultos en infantes durante un maravilloso momento.

Enlaces:
Blog de Mamut
Aventuras dibujadas
Banda dibujada

Qué daño has hecho Jotacé, qué daño has hecho…

Estaba yo inmerso en pleno proceso de alienación profunda viendo Pasapalabra cuando ha ocurrido algo que indica claramente cuál es el blog más influyente de la blogosfera comiquera: el blog de Jotacé. En la prueba en la que se debe emparejar palabras, se ha pedido que se indicaran las parejas de los superhéroes más famosos. La cosa empezaba como siempre: Lois Lane con Superman, Mary Jane con Spideman, Betty Banner con Hulk, Sigrid con Capitán Trueno, Luisa Lanas con Superlópez (bonito detalle al tebeo patrio), Flash Gordon con Aura(¿? bueno, vale, tenían que meter la pata en algo… ¡Pobre Dale!) y Batman con…¡Robin!
Jotacé, ¡qué daño has hecho en la sociedad!…

Más nominaciones: Llegan los Premios Harvey

The Beat publica la lista de candidatos a los Premios Harvey, otorgados por la industria americana del tebeo:

Mejor guionista:
Ed Brubaker, por Captain America (Marvel Comics)
Jeff Kinney, por Diary of a Wimpy Kid (Amulet Books)
Grant Morrison, por All Star Superman (DC Comics)
William Van Horn, por Walt Disney’s Comics and Stories (Gemstone)
Brian K. Vaughan, por Y: The Last Man (Vertigo/DC Comics)
Continue Reading →

Tristeza…

Se ha muerto Cyd Charisse.
Para los que no la conocieran, protagonizó el, a mi entender, mejor número de la historia del musical junto a Gene Kelly en la maravillosa Cantando bajo la lluvia, una de mis películas de cabecera.

Y no se la pierdan tampoco junto al gran Fred Astaire en Melodías de Broadway

PD: ¿He dicho alguna vez que soy un apasionado del musical americano?

¡Vuelve Mazinger!

Bueno, no exactamente, pero casi: los foros de Mazingeradictos están comentando la noticia aparecida en la web japonesa Moon Phase, que anuncia que Yasuhiro Imagawa, director de Giant Robo, está preparando una serie de anime de 26 episodios basada Z Mazinger, la reescritura que Go Ngai hizo de Mazinger Z en 1998 basándose en la mitología griega. Si recordáis, el año pasado RBA lanzó una colección “fantasma” de prueba en algunas ciudades, que recogía precisamente esta serie.

Lo reconozco: me puede la nostalgia con Mazinger Z…. :)

Galicia en la Fundación Feima

El próximo miércoles 18 de junio, a las 20:00 h, se inaugura en la Fundación Feima (Fernando el Santo 7. Madrid) la exposición Miguelanxo Prado. Trazos: cómic e ilustración. La exposición permacerá abierta hasta el 15 de Julio.
El mismo miércoles, a las 19:00 se presentará el primer volumen de de la Biblioteca Feima de Clásicos de la Historieta Gallega: Os Compañeiros. A Orde da Pedra, de Miguelanxo Prado y Tino Fernández Maceiras. También se presentará el documental 35 Anos de Historieta Galega , dirigido por Gemma Sesar y se pasrá el corto GALICIAenCORTO
(Horario de pases: Mañanas de 10:30 a 14:00 h || Tardes de 17:30 a 20:00 h)
Continue Reading →

Absurdo katchoriano

Las historietas de Ben Katchor son diferentes.
Corrijo.
El mundo de Ben Katchor es diferente. Totalmente diferente. Habita en una especie de dimensión paralela, copia exacta del nuestro, pero donde las reglas que conocemos parecen no ser aplicables. Es un mundo que reconocemos como real, pero como en esas ilusiones visuales de Escher, a poco que nos detengamos a estudiarlo encontramos pequeños detalles incongruentes. Son anacronismos extraños, retazos de realidad que huyen y se tornan surreales en una estructura microscópica sin lógica que, paradójicamente, consigue recrear una imagen de realidad. Y sólo Julius Knipl, su alter ego, un fotógrafo al que jamás veremos tomar una foto, es capaz de sacar a la luz esos desatinos de la lógica.
Un mundo sin normas internas al que Katchor intenta poner lindes con una férrea composición, de dos tiras de cuatro viñetas, pero que no deja de esconder a su vez, cual fractal, una ruptura interna: las viñetas superiores van decreciendo de anchura mientras que las inferiores aumentan, de tal forma que nunca coinciden entre sí. La cuadrícula, la estructura más simple, parece nunca alcanzarse, rota. Al igual que esos textos siempre inclinados, creando una especie de geometría antinatural que deja siempre al lector descolocado.
Se podría pensar que dejar a su protagonista para contar la sorprendente historia de Mordecai Noah suponía que Katchor abandonara su retiro y entrase en el mundo real. Y, a simple vista, de nuevo, parece que es así. Vemos páginas con composiciones distintas, personajes diferentes y una época distinta. Pero, en el fondo, Katchor sólo nos demuestra que su mundo es un caleidoscopio, que sólo con girarlo un poco nos dará una imagen completamente diferente de los mismos papelitos de colores.
Para contar la historia del hombre que intentó crear un estado judío en Búfalo a finales del siglo XIX, Katchor comenzará un impresionante rodeo, que le irá llevando de personaje en personaje, en una estructura carveriana que adopta con sorprendente habilidad para ir contando historias paralelas. A primera vista, evita la historia central, pero pronto nos vamos dando cuenta de que está creando una especie de molde de historias, que van delimitando y cercando su objetivo final. Cada historia, cada personaje es un papel enyesado que se va colocando delicadamente para conseguir una figura sin forma, incierta. Una figura que nos deja extrañados tras pasar la última página, que nos obliga a seguir pensando en lo que hemos visto para que suceda el milagro: que el molde se vaya deshaciendo poco a poco para dar lugar a una historia que estaba escondida, completamente invisible. Y es cuando entendemos que el autor de Julius Knipl no se ha movido ni un milímetro de su posición inicial: encontramos que la estructura de dos tiras de cuatros viñetas asimétricas está ahí, escoltando nuevas estructuras que se van repitiendo de forma cíclica. Volvemos a ver esos textos inclinados, que parecen querer caerse de sus bocadillos. Y es entonces cuando de nuevo vemos Nueva York, cien años antes, pero escondiendo ya los ingredientes de lo que después Knipl encontrará en su vagabundeo por las calles de la ciudad. Vemos que el absurdo, que lo increíble, ya estaba en los cimientos de la ciudad y que Katchor, sólo se dedica a pasar su cepillo de arqueólogo para dejarlo a la vista.
Quizás Un judío de Nueva York no sea la mejor manera de entrar en el universo de Katchor. Es posible que el golpe sea demasiado fuerte y nuestra psique se niegue a entrar en dimensiones que no conoce. Quizás sería necesario darse un paseo antes por Beckett, Calvino o Borges. O dejarse llevar por la peor banda del mundo del portugués José Carlos Fernandes, su discípulo más aventajado. O quizás, como cuando entramos en el agua de mar, sea mejor tirarse en plancha y sentir como el frío del agua nos llega hasta la médula.
Ustedes deciden. Pero no dejen pasar la oportunidad de leer a Ben Katchor. (4)

Imaginadores, en Cinema Jove

Dentro de la programación del festival Cinema Joven, el próximo martes 24 de Junio, a las 22:30, se proyecta en el Centro Cultural Bancaja de valencia (plaza Tetuán) el filme Imaginadores, de Daniela Anastasia Fiore.
El largometraje documental «Imaginadores», propone un recorrido por el universo de la historieta argentina desde una visión propia del lenguaje del cómic. «Imaginadores» no sólo aborda el género documental en sí mismo sino que también apuesta a la animación tradicional otorgándole voz y movimiento a personajes clásicos de la historieta argentina que hasta ahora han permanecido estáticos.
Más información, en la web de Cinema Jove.

Lecturas europeas

Vamos con algunas lecturillas europeas, que ya toca:
Fantasmas blancos, de Apollo y Li-An (Planeta DeAgostini) se podría definir como la perfecta fusión de las obras anteriores del guionista. Embelesado siempre con la Isla Reunión, vuelve a ella para contar una historia de matices oníricos, que recoge por un lado la obsesión con el género de piratas que ya mostrara en La Isla Borbón 1730 (publicado por Ponent Mon) y, por otro, la temática colonialista que abordara con especial fortuna en La grippe coloniale (que alguien podría publicar en España, corcho). El resultado es un pastiche extraño, que cuenta la vuelta al hogar familiar en la isla de dos amigos, el señor de la casa y el hijo de los sirvientes negros, cada uno siguiendo dos caminos muy diferentes en el relato: el primero, anclado en la realidad del mundo de principios de siglo, con una historia sobre la construcción de un avión en competencia con los Wright. El segundo, una historia completamente fantástica de piratas y fantasmas que buscan tesoros. Contraste triple entre un escenario exótico, el avance tecnológico y la fantasía que funciona en algunos momentos y, en otros, no llega a cuajar de manera continuada. Pese a todo, la lectura es entretenida, destacando especialmente la labor gráfica del camaleónico Li-An, que cambia su registro de forma sorprendente (1+)
Deogratias, de Stassen (Planeta DeAgostini), es una obra que llega con mucho retraso, ocho años después de su publicación en Francia, donde recibió todo tipo reconocimiento de la crítica, incluyendo el premio Goscinny y el France Info. Y no es para menos, porque Stassen se atreve con un tema tan terrible como el genocidio de Ruanda desde una perspectiva tan atípica como demoledora. Los hechos son bien conocidos: en 1994, la muerte del presidente de Ruanda Juvenal Habyarimana desató un genocidio brutal e implacable. En apenas tres meses, casi un millón de tutsis fueron salvajemente aniquilados a golpe de machete y es imposible saber el número de violaciones de mujeres que se produjeron. Una tragedia universal, que tuvo una respuesta callada de la comunidad internacional pese a los desesperados llamamientos de las ONGs que estaban trabajando en ese país.
¿Cómo contar esa historia?¿Cómo hablar de la brutalidad de los asesinos, del horror de las víctimas? Una difícil papeleta que Stassen resuelve con un giro complejo: centrarse en la locura de lo ocurrido contando la historia del joven Deogratias. Un joven hutu del que conocemos tan sólo al inicio su presente, de mirada perdida y locura manifiesta, entregado a la urwagwa,la cerveza de banana. A través de flashbacks, vamos conociendo la historia del joven hutu, cortos episodios que van construyendo un escenario que permite al lector centrar perfectamente cuál fue el caldo de cultivo de lo que ocurrió. Evitando en todo momento el melodrama o las fáciles truculencias, Stassen va desgranando la caída de la demencia, cómo la situación explotó y la reacción de todos los actores de este terrible episodio, intentando entender qué puede llevar al genocidio, qué tiene que romperse en la mente de alguien para lanzarse a machetazos contra sus vecinos y amigos. A cada página, la tensión irá aumentando, estallando definitivamente en unas páginas finales de una dureza despiadada, sobrecogedoras. Sin embargo, es precisamente el continuo salto entre pasado y presente el que permite quizás una visión todavía más espeluznante. La locura de Deogratias resulta como nexo de unión entre el antes y el después del genocidio, en una sociedad que ya le es ajena y en la que el odio sigue latente.
La complejidad estructural del guión de esta obra es hábilmente atemperada por una composición sencilla, lineal, que permite al autor que el lector centre su atención en la historia y en la descripción de unos sentimientos que serán la base de su posterior reflexión.
Como nota negativa en la edición española, la reducción de formato. Deogratias tiene un tratamiento del color muy oscuro, acentuado en las escenas nocturnas. Si en la edición original francesa en la colección Aire Libre de Dupuis, casi del doble de tamaño, resulta a veces confuso y difícil distinguir a las figuras, en la española es tarea imposible. La disminución es grave, pero una reproducción excesivamente oscura hace que la lectura en algunas páginas sea una verdadera tortura visual. En otras obras (como por ejemplo en la anteriormente citada los Fantasmas Blancos) puede tener menos impacto, pero en Deogratias es crítica.
Una verdadera lástima, porque este álbum merece una edición digna a la altura de su calidad. (3+)
Las águilas de Roma, de Marini (Norma Editorial). Marini es un gran dibujante. Estilo elegante, color vibrante, composición impactante… Ingredientes perfectos para conseguir grandes obras que, por desgracia, nunca han llegado. Sus anteriores álbumes (quizás con la única excepción de Gipsy) adolecen siempre de un desarrollo final imperfecto. SI Rapaces se perdía en el absurdo en apenas dos álbumes, El Escorpión ha visto como su inútil dilatación ha hecho perder todo el interés que tenía en los primeros álbumes. Supongo que, consciente de ese problema, Marini intentó resolverlo tomando las riendas de sus propios guiones, en un movimiento que, a la vista de su primer resultado, se prevé igual de desafortunado. La historia del príncipe germano que es entregado a una familia romana para su educación se desarrolla en términos absolutamente previsibles. La amistad entre el joven romano Marcus y el bárbaro Ermanamer es un seguido de tópicos reconocibles, en una especie de puzle de otras historias. Un flojo álbum del que sólo es destacable la indudable entrega del dibujante, que demuestra en cada página su calidad y ganas de dar el do de pecho, consiguiendo la que puede considerarse su mejor labor gráfica hasta el momento. Única razón ésta que permite, pese a todo, darle el beneficio de la duda y esperar hasta el siguiente álbum para levantar el pulgar o bajarlo definitivamente. (1-) -hoy me ha cogido generoso…-

Los premios Shuster

Ayer se dieron los premios Shuster, que galardonan los mejores tebeos canadienses

Mejor escritor de comic book: Cecil Castellucci, por The P.L.A.I.N. Janes (DC/Minx)
Mejor artistas de comic-book: Dale Eaglesham, por Justice Society of America #2-4, 6-7, 9-11 (DC Comics)
Mejor autor completo de comic-book: Jeff Lemire, por Essex County Vol. 1: Tales From The Farm, Essex County Vol. 2: Ghost Stories (Top Shelf)
Continue Reading →

Tebeos Clásicos

Me entero gracias al tebeosblog de Manuel Barrero de una iniciativa realmente interesante: Tebeos Clásicos. Una web dedicada al tebeo español clásico. Su declaración de intenciones no puede ser más clara:

En tebeosclasicos.com amamos el tebeo, la historieta o cómic clásico español que alegró la infancia de millones de niños durante varias décadas. Ahora, como hombres y mujeres adultos, miramos con nostalgia esa época, pero continuamos disfrutando de esa inolvidable manifiestación de la cultura popular.
En constante actualización, esta página se propone ofrecer información sobre aquellas series, revistas, personajes, editoriales y autores que llenaron nuestro tiempo de ocio cuando los medios audivisuales y los juegos no eran tan sofisticados. La página proporcionará noticias, estudios, entrevistas, dibujos y todo lo relacionado con el tema.
Bienvenidos.

Ya lo he comentado muchas veces: cualquier iniciativa para recuperar nuestra historieta es fundamental. Y, desde la web, se puede hacer mucho, ya sea con la recuperación de personajes clásicos como El Capitán Trueno o Mortadelo, los tebeos de Bruguera, o cualquier tebeo español clásico. Tebeos clásicos se une así a los esfuerzos que están realizando Joan Navarro, El maravilloso mundo de los tebeos, La Osa Mayor, El Rincón de Taula, Cómics en extinción, Corra, jefe, corra, El caso by Vázquez, Lady Filstrup, Gordito relleno, El blog escarilotrópico gmnésico de Superlópez, La maginoteca o la labor que hacen los chicos del CRG con el tebeo clásico.
¡Yo ya la he puesto en mis feeds! :)