Absurdo katchoriano

Las historietas de Ben Katchor son diferentes.
Corrijo.
El mundo de Ben Katchor es diferente. Totalmente diferente. Habita en una especie de dimensión paralela, copia exacta del nuestro, pero donde las reglas que conocemos parecen no ser aplicables. Es un mundo que reconocemos como real, pero como en esas ilusiones visuales de Escher, a poco que nos detengamos a estudiarlo encontramos pequeños detalles incongruentes. Son anacronismos extraños, retazos de realidad que huyen y se tornan surreales en una estructura microscópica sin lógica que, paradójicamente, consigue recrear una imagen de realidad. Y sólo Julius Knipl, su alter ego, un fotógrafo al que jamás veremos tomar una foto, es capaz de sacar a la luz esos desatinos de la lógica.
Un mundo sin normas internas al que Katchor intenta poner lindes con una férrea composición, de dos tiras de cuatro viñetas, pero que no deja de esconder a su vez, cual fractal, una ruptura interna: las viñetas superiores van decreciendo de anchura mientras que las inferiores aumentan, de tal forma que nunca coinciden entre sí. La cuadrícula, la estructura más simple, parece nunca alcanzarse, rota. Al igual que esos textos siempre inclinados, creando una especie de geometría antinatural que deja siempre al lector descolocado.
Se podría pensar que dejar a su protagonista para contar la sorprendente historia de Mordecai Noah suponía que Katchor abandonara su retiro y entrase en el mundo real. Y, a simple vista, de nuevo, parece que es así. Vemos páginas con composiciones distintas, personajes diferentes y una época distinta. Pero, en el fondo, Katchor sólo nos demuestra que su mundo es un caleidoscopio, que sólo con girarlo un poco nos dará una imagen completamente diferente de los mismos papelitos de colores.
Para contar la historia del hombre que intentó crear un estado judío en Búfalo a finales del siglo XIX, Katchor comenzará un impresionante rodeo, que le irá llevando de personaje en personaje, en una estructura carveriana que adopta con sorprendente habilidad para ir contando historias paralelas. A primera vista, evita la historia central, pero pronto nos vamos dando cuenta de que está creando una especie de molde de historias, que van delimitando y cercando su objetivo final. Cada historia, cada personaje es un papel enyesado que se va colocando delicadamente para conseguir una figura sin forma, incierta. Una figura que nos deja extrañados tras pasar la última página, que nos obliga a seguir pensando en lo que hemos visto para que suceda el milagro: que el molde se vaya deshaciendo poco a poco para dar lugar a una historia que estaba escondida, completamente invisible. Y es cuando entendemos que el autor de Julius Knipl no se ha movido ni un milímetro de su posición inicial: encontramos que la estructura de dos tiras de cuatros viñetas asimétricas está ahí, escoltando nuevas estructuras que se van repitiendo de forma cíclica. Volvemos a ver esos textos inclinados, que parecen querer caerse de sus bocadillos. Y es entonces cuando de nuevo vemos Nueva York, cien años antes, pero escondiendo ya los ingredientes de lo que después Knipl encontrará en su vagabundeo por las calles de la ciudad. Vemos que el absurdo, que lo increíble, ya estaba en los cimientos de la ciudad y que Katchor, sólo se dedica a pasar su cepillo de arqueólogo para dejarlo a la vista.
Quizás Un judío de Nueva York no sea la mejor manera de entrar en el universo de Katchor. Es posible que el golpe sea demasiado fuerte y nuestra psique se niegue a entrar en dimensiones que no conoce. Quizás sería necesario darse un paseo antes por Beckett, Calvino o Borges. O dejarse llevar por la peor banda del mundo del portugués José Carlos Fernandes, su discípulo más aventajado. O quizás, como cuando entramos en el agua de mar, sea mejor tirarse en plancha y sentir como el frío del agua nos llega hasta la médula.
Ustedes deciden. Pero no dejen pasar la oportunidad de leer a Ben Katchor. (4)

42 Comentarios en “Absurdo katchoriano

  1. "Quizás sería necesario darse un paseo antes por Beckett, Calvino o Borges."

    Si es necesario hacer eso antes me quedo con el antes. Lamentable que una obra tenga que justificarse con otras de autores consagrados.

  2. álvaro on 17 junio 2008 at 0:58 said:

    Yo no he dicho eso juan, no he justificado la obra de Katchor con la de otrso autores. Sólo es mi opinión prticular, katchor es válido en sí mismo y, personalmente, creo que se disfruta más a palo seco. Pero también entiendo que es una propuesta arriesgada y compleja, que puede coger por sorpresa a un lector no acostumbrado. No son justificaciones, son recomendaciones. Si hay alguien lamentable entonces soy yo, no la obra de katchor.

    Como siempre, soltando la boutade "antigafapasta" antes de pensar…ayyyyyyy.

  3. álvaro on 17 junio 2008 at 1:01 said:

    Algo debe pasar… el post lleva colgado más de diez segundos y no ha entrado nadie a decir que estoy vendido a Astiberri….

  4. Miguel on 17 junio 2008 at 9:03 said:

    Estoy completamente de acuerdo, todavía no lo he terminado pero de momento, es la lectura de comic más extraña y difícil con la que he topado. Resulta un reto atractivo, aunque como crítica todos los personajes se parecen extraordinariamente, lo que no facilita en ocasiones la compresión.

  5. juan pedrero on 17 junio 2008 at 9:08 said:

    Eso de que los personajes sean dificiles de diferenciar pasa también en la serie LA COSA NOSTRA. No va a ser porque no saben dibujar bien?

  6. tezuka on 17 junio 2008 at 10:02 said:

    Ups, disculpa Alvaro. Eres un vendido de astiberri y todo eso…

  7. David on 17 junio 2008 at 10:29 said:

    ¿Pero donde radica la posible dificultad en entender a los personajes? ¿en el argumento o en el dibujo?

    ¿Cómo es el formato, precio, etc?

  8. ni el cómic necesita asideros culturetas, ni tampoco resulta sano escapar de comparaciones externas. El Juan Pérez

    puede tener razón en el sentido de que hubo un tiempo en que para "elevar" los cómics se tiraba de referentes de fuera casi sin sentido (¿recordáis todo un capítulo de la historia de los cómics de El País titulado "Con Resnais la reivindicación", o así?) Pero si Kratchor tiene algo de Borges, es una pista, y no debe darnos miedo usarla (lo contrario es tan acomplejado como lo anterior). Miguelanxo Prado, no terceros, sino el propio Prado, asumía paralelismos y deudas de Trazo de Tiza con Casares o Borges.¿Algún problema?

    El punto medio, es lo que importa en todo ésto :)

    De todos modos, al hilo pregunto: ¿puede un tebeo ser "tan bueno" como un relato de Borges, por ejemplo? A veces da la sensación de que NO, JAMÁS, SACRILEGIO… cuando yo pienso que sí, en terminos absolutos, aunque prefiero no entrar en esos berenjenales, porque es comparar dos cosas muy diferentes. (¿"quién es más fuerte", Kafka o Kubrik, una puesta de sol o chuletillas de cordero?)

  9. 2mq on 17 junio 2008 at 10:57 said:

    hombre! las chuletillas de cordero de largo, eso de las puestas de sol es cosa de gafapastas pajilleros ;-P

  10. "Algo debe pasar… el post lleva colgado más de diez segundos y no ha entrado nadie a decir que estoy vendido a Astiberri…."

    Osea que es de Plastiberri, en eso no me había fijado. De todas formas te voy a dar un voto de confianza. Parece un obra interesante, especialmente por el dibujo, (lo primero que se aprecia), raro.

    Y sí, reitero mi opinión que percibo compartida, el comic no necesita referencias, literarias o artísticas, para probar su valía aunque estas puedan ayudar a su comprensión en un contexto cultural común.

  11. "Si hay alguien lamentable entonces soy yo".

    Tú vales mucho, hombre!

  12. Rafa on 17 junio 2008 at 10:31 said:

    Me da mucha rabia que porque Álvaro relacione un comic con Beckett o con Borges alguien pudiera hablar de “asideros culturetas”. Me parecería despreciar, por ignorancia, por miedo, por lo que sea, a las personas que leemos a Borges, que leemos a Beckett y que leemos tebeos. Ya está bien de estos ataques furibundos hacia los que intentamos aprender día a día sin complejos y sin imponernos ataduras. No sé, señor Punch, si esta es un aobra mejor o peor que los relatos de Borges. A Borges le he leido mucho y aún no me he puesto con este tebeo. Pero, ¿por qué no? Dejemos atrás los dogmatismos.
    Aclaro que este post no es un ataque, coincido con usted en sus opiniones, simplemente quería expresar mi cansancio por esta sensación de que Álvaro parece que debe ir con un cuidado excesivo en sus comentarios -Álvaro y todos- cuando hace referencias que algunos consideran culturetas. Mejor nos iría si todos fuéramos más culturetas. Así no sería tan zafio este país y a lo mejor Astiberri vendía como el Pronto.
    Y qué vivan las chuletillas de cordero. :)

  13. David on 17 junio 2008 at 10:35 said:

    Rafa, eso es que no conoces a Juanperez, es un tío bastante cultureta. Yo creo que si son buenas ciertas referencias, para guiar al potencial comprador del cómic en primer lugar, y para tentar al lector de borgues a comprar el tebeo en segundo lugar.

  14. señor punch on 17 junio 2008 at 11:35 said:

    Rafa, parece que no me explico bien. Vale, lo de “asidero cultureta” queda un poco agresivo, pero insisto. La validez de Kratchor es propia, no por comparación. Igual que la validez de Breccia no debería sustentarse, como suele hacerse, en las cualidades pictóricas de su paleta en relación al expresionismo o al fauvismo. ¿Quiere ello decir que no proceda comparar? No, porque Breccia fue claramente deudor de esa pintura del siglo pasado. Pero no será bueno por comparación con esa pintura, como Kratchor no vale en tanto que remita, si eso es así, a Borges.
    ¿Por ello hay que callar si nos recuerda a Borges o a Calvino? no. No digo eso. Digo que su calidad, la de Kratchor, no debe justificarse o apoyarse en Borges como si la cultura externa al cómic fuera el asidero salvador (Beto Hernandez es buenísimo porque es el García Márqez de los cómics :P ), aunque esas semejanzas pueden ser un añadido más, enriquecedor y por tanto loable (como Márquez, Beto alumbra un sólido universo coral y realista-mágico). No es lo mismo, ¿verdad?

  15. señor punch on 17 junio 2008 at 11:41 said:

    …en ese sentido, por cierto, no diría que Álvaro haya caído en la trampa, pues simplemente recomienda universos literarios afines al de Kratchor como buena antesala

    por cieto, el libro está en la mesita de prontas lecturas :)

  16. “Igual que la validez de Breccia no debería sustentarse, como suele hacerse, en las cualidades pictóricas de su paleta en relación al expresionismo o al fauvismo”.

    Aunque es frecuente escuchar esa aseveración u otras semejantes lo cierto es que Breccia no tiene ni de uno ni de otro. Pasa que ante un estilo tan original como el del maestro se ha recurrido para explicarlo a engarzarlo con algunos movimientos artísticos del siglo pasado como los citados.
    De entrada hay que decir que Breccia era un clásico, un clasico en la base y el cimiento que operaba sobre ambos con una resolución gráfica novedosa en su plasmación final. En realidad amparándose y aprovechandose de los resultados pictóricos que las mismas imprentas de antaño producían de forma casual. Es decir, en el caso de Breccia, no era el pincel, ni el rotulador, ni el lapiz, ni el óleo ni el collage,… no, su verdadera herramienta de trabajo era la máqina. Breccia trabajaba en consonacia con el resultado final, acentuaba ese resultado con su estilo consciente de los efectos frios producidos por las técnicas de reproducción. Es absurdo por tanto enmarcar un “original” de Breccia, eso no era más que un boceto, el original es la obra impresa.

    Por otra parte, no existe ni un solo pintor o grabador expresionista, impresionista o fauvista que guarde semejanza alguna en el estilo con Breccia. Y sin embargo sí muchos dibujanes de comic. Los únicos artistas plásticos, no comiqueros, que poseen alguna obra en consonancia con la del uruguayo son los herederos del Pop Art.

  17. álvaro on 17 junio 2008 at 15:21 said:

    ¡Estoy de acuerdo con el último post de El Juan Pérez!… Me lo tengo que haver mirar. Es preocupante, últimamente he estado de cauerdo con Javier Trujillo y con El Juan Pérez… :)

    – Respecto a lo que comenta Miguel: sí, coincido también que el punto débil de la obra es que los personajes son muy parecidos entre sí. El dibujo de Katchor es atractivo, tiene un punto de tosquedad y primitivismo que contrasta muy bien con su textos, muy literarios, pero cuando tiene que manejar muchos eprsonajes, como en esta obra, las caras inducen a confusión en algunos momentos. Aunque es una confusión menor, en tanto el texto siempre lo deja claro…

    – Lo de asidero cultural: a ver, yo creo que hay que diferenciar. una cosa es la contextualización de la obra, la inclusión de pistas reconocibles de cara al futuro lector y otra el intentar justificar la calidad de una obra a través de otros autores. Lo primero no es que me parezca malo, es que me parece necesario: la relación horizontal entre medios me parece que es una riqueza de la cultura, se nutren entre ellos, se retroalimentan. E investigar esas referencias, esos enlaces entre medios, me parece necesario para poner en contexto una obra. Esto no es un asidero cultural o una comparación, es a mi entender una práctica que se debe hacer en pintura, literatura, cine, etc…

    Otra cosa es la tradición que tiene el tebeo de equipararlo a la literatura, pintura o cine para indicar su calidad. Es diferente. No es lo mismo decir que "tiene influencias de Borges" a decir "es como una novela de Borges". lo primero entra dentro de lo que yo decía antes, lo segundo, es una manera de decir "no es un tebeo, es una novela".

  18. buen comment, el Juan Pérez. de todas formas usé como rápido ejemplo a A Breccia por socorrido, sin pretender ahondar en su figura (en la que yo sí veo expresionismo, no calco explícito pero sí doctrina expresionista, sobre todo en obras como su Lope de Aguirre… igualmente hay señales que pueden recordar al arte muralista iberoamericano, y muchas cosas más. Breccia es una de mis debilidades :)

  19. Esto vuelve a tener pinta de ciento y pico de comentarios… Me está dando ya un poco de pena Álvaro. Cada frase, giro, palabra, incluso, ¡¡FONEMA!!, se le mide sin conmiseración. No hay derecho, la verdad, que se lleguen a los absurdos que desde hace un tiempo se está viendo en este blog con su dueño. Antes no me aburría leyendo comentarios. Ya sí. Me abuuuuuurro muchísimo. Suele haber guerra de trincheras a tutiplén que llegan al absurdo.

    Bueno, que creo que Álvaro debería cerrar los comentarios durante algún tiempo y se vería una cárcel más objetivo y más sana… o mejor, que los comentarios se mandasen por SMS por el móvil a un número establecido por Álvaro para que ganase, además de disgustos y berrinches, un poco de dinerillo :)

    Un saludo.

  20. Yorkshire, hombre, son 20 comments, y todos bastante de acuerdo… no creo que crezca más, no al menos conlo que hay (qye es bienhumorado, sensato, interesante)
    Yo desde luego entiendo los blogs como las bateas gallegas: su superficie es preciosa… pero el mejillón está al fondo :P

  21. Eso, eso, si se mandasen a 0,15 céntimos por SMS, más de uno se pensaría de poner un post :D

  22. Un coñazo, lo lei hace unas semanas y ni hable de el en el blog…

  23. tezuka on 17 junio 2008 at 19:22 said:

    Alvaro que presión debes de aguantar a la hora de hacer este blog. Cualquier comentario que hagas es juzgado, analizado, malentedido y genera corrientes de opinion contrarias, afines, etc, etc… Tengo una pregunta para ti, ¿cómo te sientes a la hora de escribir un post nuevo cuando sabes que digas lo digas va ser mirado con lupa, cuestionado y va a generar dinámicas tan extreñas?

  24. tezuka on 17 junio 2008 at 19:23 said:

    ¿O es que te va la marcha?

  25. álvaro on 17 junio 2008 at 20:52 said:

    "o mejor, que los comentarios se mandasen por SMS por el móvil a un número establecido por Álvaro para que ganase, además de disgustos y berrinches, un poco de dinerillo"

    Mmmmmmmmmmmm…. 120×0,15, 400×0,15……

    Y si además le ponemos la posiblidad de bajarse politonos???

    :)

  26. álvaro on 17 junio 2008 at 21:00 said:

    Tezuka: me debe ir la marcha, porque después ya de ¿20 años? navegando por BBS, fidonets, news, gopher, webs, foros y blogs, sigo entrando a trapo… :)

    En cualquier caso, cuando escribo no pienso en lo que se va a generar. Y cuando lo pienso, resulta que hay 0 comentarios. La experiencia me dice que la chispa salta en los posts más inesperados, hay un cierto comportamiento impredecible y caótico.

    La verdad es que últimamente parece como si hubiese más ganas de darme estopa, pero supongo que forma parte del juego de la blogosfera. Que a veces se me trata como gurú supremo y otras como el asesino del tebeo en España… :)

    Hombre, hay veces que jode y otras que da igual, depende un poco del día.

    Yorkshire: lo de quitar los comentarios no me lo he planteado nunca porque se me critique. tengo un foro público, personal, y expreso ideas personales. Si dejo que haya comentarios, lo lógico es que se comente lo que digo tanto para bien como para mal. Sólo me lo he planteado cuando algunos a los que me abstengo de calificar confunden libertad de expresión con venir a esta página, usar un alias y dedicarse a insultar a terceros. Entonces sí que me he planteado cerrar los comentarios.

  27. David on 17 junio 2008 at 22:42 said:

    "creo que Álvaro debería cerrar los comentarios durante algún tiempo y se vería una cárcel más objetivo y más sana"

    Si se cerraran los comentarios la Cárcel no sería más objetiva, sería más subjetiva.

    De momento está resultando una conversación bastante instructiva, sois unos máquinas del tebeo.

  28. álvaro on 17 junio 2008 at 22:48 said:

    La Cárcel no es objetiva, ni quiere serlo. La Cárcel de Papel es un página profundamente subjetiva. De hecho, es la visión de una sola persona: servidor de ustedes. ¿Hay algo más subjetivo? :)

  29. Vamos a seguir atizando… la hoguera: "Quizás Un judío de Nueva York no sea la mejor manera de entrar en el universo de Katchor". Bueno, no sé si hay alguna obra adecuada para entrar en Katchor. En eso, estoy con Miguel, ahí arriba, las de Katchor son una de las lecturas "de comic más extraña y difícil" con las que uno puede toparse. Buena prueba de toque para aventureros y experimentadores.

    Yo hice la incursión con su "Julius Knipl, Real Estate Photographer" y, buff, no gané para toallitas refrescantes. Densito, densito y, sí, interesante.

  30. David on 17 junio 2008 at 22:57 said:

    "La Cárcel no es objetiva, ni quiere serlo" No lo niego, solo digo que sin comentarios sería más subjetiva, nunca objetiva.

    Álvaro,¿Has visto las nuevas imagenes de la peli de Spirit?

    http://www.latinoreview.com/filmpreview.php?id=89

    Sacado de cineactual

  31. Panda de caricatureeeeeeeros :)

    El mayor problema es que, si uno mantiene una postura u opinión durante tres o cuatro post, nuestro ego, orgullo o cabezonería NO va a ser convencida por 20 post más. Más de cuatro, es diálogo de cotorras.

    Y digo "cotorras", como el símil más benévolo que se me ocurre. Porque a todo el mundo nos gusta opinar por opinar, ser el mejor narrador o mejor guionista de turno. Nos pasa a todos, que somos más papistas que el Papa.

    El 95 % de las veces se discute para que uno se deje oír "per se". Nunca oímos, y quien diga lo contrario, miente como un bellaco. En este mundo de tebeos en los blogs, de lo que se trata, sinceramente, de hacerse oír a base de gritos. Pero, ¿oír?… ¿Qué es eso? :D

  32. Pues a mí lo que me gusta de la cárcel es precisamente la vidilla que tiene con tanta polémica. Creo que su éxito reside precisamente en eso.

    Además, tanta opinión encontrada te obliga a reconsiderar constantemente tus planteamientos y te permite enrriquecerte como lector.

    Que siga así.

  33. David on 17 junio 2008 at 23:49 said:

    Yorkshire muchas veces hay quién opina con la mera intención de hacer observaciones positivas. Si un comentario es amable, o no contradice a alguien, no es insultante, o se limita a pedir información, dicho comentario no obtiene respuesta, pasa desapercibido. Pero si de un comentario, aún siendo bienintencionado, se pueden sacar con sacacorchos segundas intenciones, contradiciones, confrontaciones, u ofensas a terceros, entonces te responde mucha gente, para tirarse a tu cuello.

  34. álvaro on 18 junio 2008 at 0:54 said:

    "Nos pasa a todos, que somos más papistas que el Papa."

    ¡No, el Papa otra vez nooooo! :)

  35. “El 95 % de las veces se discute para que uno se deje oír “per se”. Nunca oímos, y quien diga lo contrario, miente como un bellaco. En este mundo de tebeos en los blogs, de lo que se trata, sinceramente, de hacerse oír a base de gritos. Pero, ¿oír?… ¿Qué es eso?”

    Yorkshire, no te negaré la mayor como generalidad, pero sí como sujeto singular. Personalmente yo sí he cambiado de parecer tras una discusión fructífera, o al menos me he replanteado ciertos axiomas. Hombre, no muchas veces, porque suelo ir bien armado a las batallas, jeje…
    En serio, lo mejor de conversar no es tener la razón, sino exponer tu punto de vista para contrastarlo con un tercero. Yo es lo que hago (otra cosa es que en una charla me suelten algo inexacto, como decir que X tebeo es novela gráfica cuando en origen fuese un cómic serial en el Raw… ahí sí, me topo casi siempre enfrente a quien no rectifica ni a palos, qué deshonor, no, no, jamás… y entonces o bien lo dejas estar, o te calientas y tiras del hilo, y siempre se agota. pero es así, tenemos sangre en las venas.

  36. PapáCairo on 18 junio 2008 at 7:52 said:

    Las discusiones río animan el cotarro aunque últimamente parece que estamos ante una suerte de Guadiana que aparece aquí o allá en el momeno más inesperado pero siempre con toda su carga atómica de gafapastas y conspiradores. Que siempre se aprende algo y tal pero a veces cansa y se echa de menos más rollo brecciano aún cuando sea frente al espejo de Borges o de la madre que lo parió :-)

  37. Pues eso, que sí, que a mí también me gusta hablar y discutir, pero algunos es que nos ponemos espesitos, espesitos, y ya es algo cansino. Pero bueno, don Álvaro, “a la brecha, a la brecha”, que eres un vendío de Astiberri, La Cúpula, Glénat, etc. :D

    Y además, ATEOOOOOOOOOOO!!!

    Tío, estás perdío, pero perdío.

  38. tezuka on 18 junio 2008 at 12:05 said:

    Pues claro que si, Alvaro!!!

    El Blog es magnifico, sigue así muchos años!!!

  39. Caracrater on 18 junio 2008 at 17:17 said:

    yo, que me encanta la peor banda del mundo y soy lector de Borges, miro este comic que comentais con curiosidad pero es que tengo muy reciente la lectura de un llamado Percy Gloom que me dejo un poco noqueado de lo raro que es aunque algo le vi, pero si me dicen que me gaste 20 euros, ni de cachondeo lo habría hecho.

  40. A mí LOCAS me parece mejor que PALOMAR precisamente porque no necesita (ni está supeditado a) la asociación con Garcia Márquez. Palomar es un tebeo "a lo García Marquez. LOCAs es un tebeo a lo Jaime Hernández y punto.

  41. Ernest Riera on 19 junio 2008 at 9:15 said:

    Pues yo no veo a García Márquez por ningún lado, en Palomar. Como mucho, fue una referencia primeriza de la crítica, para intentar dar un asidero a los lectores potenciales sobre lo que iban a encontrarse. Pero Palomar es una obra "a lo Beto Hernández" desde la primera página. Y Beto habrá leído a García Márquez, pero lo que cuenta en Palomar es cosecha propia en todos los aspectos.

  42. beñat on 3 julio 2008 at 14:27 said:

    Me lo leí la semana pasada. Una autentica maravilla. Una historia Pynchoniana… (Dicho esto sin animo de alentar polémicas por la comparación). Solo escribo este comentario para pedir -a quien proceda- la edición de más comics de Katchor, que si no me equivoco es la primera vez que se edita en el Estado, ¿No es así?comics de Katchor, que si no me equivoco es la primera vez que se edita en el Estado, ¿No es así?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation