Tebeos para niños

La incesante defensa que el mundo de la historieta ha hecho de su dignidad como forma cultural, mediática y artística ha sido fundamental para que su presencia en los medios se haya normalizado de un tiempo a esta parte. Un empeño que no es sólo hispano, sino que forma parte de una reivindicación casi tan antigua como el noveno arte. Sin embargo, es curioso como hay un argumento repetitivo y constante en todos los discursos que defienden al tebeo: su consideración como medio adulto. La premisa parece razonable: la historieta, tal y como la conocemos hoy, nace en la prensa americana de finales del S. XIX como una sección de carácter popular que pronto toma una marcada tendencia infantil. Si es difícil caracterizar como infantil una tira como Hogan’s Alley en sus inicios, es evidente que la avalancha de series que vendrían después tendrían una fuerte ligazón con la lectura del niño. Una relación que sería mantenida y amplificada en las décadas siguientes. Es verdad que en los EE.UU. encontraremos historietas para todos los públicos, con una fuerte vocación adulta, pero en países como España, la historieta del inicio del siglo XX es identificada casi unívocamente como un medio infantil. En los años 40 y 50, el éxito de series como Terry y los piratas, originalmente juvenil pero derivada hacia un público adulto, o de series como Li’l Abner o Rip Kirby consiguen una curiosa dicotomía: la tira de prensa se consideraba un medio adulto, con autores a los que se propuso incluso para el premio Nobel, mientras que el comic-book quedaba relegado al tebeo infantil y juvenil, de peor calidad y escasa trascendencia. Sin embargo, el auge de los comic-books a principios de los 60, combinada con la decadencia de la tira diaria, certificó de forma concluyente para muchos que el tebeo era un medio infantil y juvenil.
A finales de los 60, los movimientos contraculturales nacidos en Europa vieron en el tebeo una forma de cultura nueva que entroncaba perfectamente con una ideología que se estaba moviendo en Francia e Italia. Son los tiempos del Salón de Bordighera, la primera gran reunión teórica sobre la historieta en la que estudiosos como Luis Gasca, Alain Resnais, Umberto Eco o Romano Calisi, entre otros, dan carta de madurez a la historieta y la reivindican como medio adulto. Aunque tímidamente, el cómic para adultos aparece como una especie de contestación a la cultura oficial: Barbarella, Jodelle, Pravda, Epoxy, Valentina o Saga de Xam son bofetadas a la sociedad tradicional que veía en el tebeo un objeto infantil sin valor. Aunque hoy su erotismo y politización puedan parecer ingenuas, en su momento son la clave, junto a las revista Linus en Italia, para la renovación formal de la historieta que se da a finales de los años 60 y que tendría como mayor exponente el movimiento Humanoide.
Un camino complicado que tuvo una víctima: el tebeo infantil. La constante exigencia de la madurez de la historieta, terminó curiosamente con una negación y rechazo de su vertiente infantil. Hacer tebeos para niños se veía como un retroceso en el camino y como una excusa para los que quisieran atacar al noveno arte. Una actitud que coincidió en el tiempo con el ascenso de otras formas de ocio infantil; un aumento de la oferta que provocó una lenta caída de las ventas de tebeos. Sin renovación de nuevos lectores, los tebeos se enrocaron en un lector que iba creciendo, obligando a unos contenidos cada vez más adultos. Géneros que nacieron dedicados a un lector juvenil renunciaban a sus orígenes con historias que impedían el acceso de lectores más jóvenes, en una espiral sin fin.
El resultado, paradójicamente, es que, pese a que el tebeo sigue teniendo una consideración social de objeto infantil, es difícil encontrar tebeos para niños. No sólo eso, sino que el aficionado sigue viendo como peyorativo el adjetivo infantil al aplicarse a un tebeo. Incluso se puede llegar a oir que “los tebeos ya no interesan a los niños”.

Pero la realidad es que el mundo del tebeo ha despreciado a los niños, que es muy diferente. En una actitud suicida, olvida que es necesario apostar por el lector joven si realmente quiere que exista un futuro lector. Lo lógico, que sería una gradación de oferta para diferentes edades, es hoy casi una excepción. Y no es porque los niños no quieran leer tebeos: el éxito del manga (“los niños no quieren leer tebeos en blanco y negro”, me dijo una vez un editor) y de revistas como Witch (“las niñas nunca leerán tebeos”, me dijo otro) demuestran que el problema no es de falta de interés de la infancia, sino de inexistencia de una oferta adecuada para esos lectores. El género de superhéroes ha olvidado que nació como tebeo de consumo juvenil e infantil; el tebeo europeo parece no recordar que sus fetiches Spirou, Tintin o Los Pitufos son tebeos para niños… No es cuestión de hacer tebeos sólo para niños, sino establecer una oferta continuada que crezca con el lector, que exista un tebeo adecuado para cada edad. Siempre pondré como ejemplo la suerte que tuvo mi generación: lectora de Bruguera de niños, de Vértice y Toutain de jovencitos y ya de mayores accediendo a una amplia oferta de tebeo ara adultos. Tuvimos una oferta adecuada para cada edad que nos permitió madurar sin dejar de leer tebeos.
Pero lo peor es que parece que la industria ha decidido olvidarse de los niños de forma definitiva. La sensación predominante es que la omnipresencia del manga lleva a dar la batalla por perdida de antemano, sin que exista posibilidad alguna. El fracaso de interesantísimas propuestas como Mister K parece que así lo certifica, pero no es cierto: Norma lleva ya años demostrando que Dibus tiene un hueco en el mercado y hay pequeñas editoriales que están apostando por el tebeo infantil de calidad. La gallega Faktoria K, por ejemplo, ha publicado recopilatorios de series publicadas en Golfiño, una de las mejores publicaciones infantiles que han existido jamás y Bang Ediciones se acaba de lanzar al ruedo con una sugerente iniciativa: la colección Mamut, dirigida por Ed y Max Luchini.

Los dos primeros álbumes editados son excelentes ejemplos de tebeo infantil: Astro-ratón y bombillita, de Fermín Solís es un tebeo fresco, divertido, que trata la ciencia-ficción en términos infantiles, jugando con referentes clásicos pero dándoles un punto desenfadado y de sanísima desvergüenza. Sabe jugar con las situaciones que un niño que apenas ha aprendido a leer puede reconocer como divertidas y contagiosas, desde el gag más clásico a esos algo escatológicos que suelen divertir más a los niños. Por su parte, Puck, de Dani Cruz y Stygirt, es un tebeo de aventuras más clásico quizás, pero bien diseñado para el lector infantil, que permite su identificación con el diminuto aventurero y con su amiga. De lectura ágil, Puck es uno de esos tebeos que cualquier niño de 6 o 7 años leerá con deleite y que, seguramente, motivará que se ponga dibujar pequeños Pucks por todas partes.
Dos tebeos, además, de diseño impecable, atractivo, que pueden competir perfectamente con la miríada de libros infantiles que hay en las librerías.
Y, ya puestos a hablar de tebeos infantiles, es de justicia hablar de la iniciativa argentina Aventuras Dibujadas, dirigida por César Da Col y editada por Domus editora, que se adhiere fielmente al manifiesto a favor del tebeo infantil de Banda Dibujada y que acaba de arrancar con cinco sugerentes propuestas, de la que me gustaría destacar el estupendo Bosquenegro de Fernando Calvi. Una historia de brujas que cuentan cuentos en un bosque perdido que bebe de las estructuras creadas por Ende para lanzar mil cuentos inacabados, obligando al niño a ejercitar su imaginación para dar final y sentido a cada una de las historias. Un álbum lleno de ingenuidad y ternura, pero con un punto mágico que encantará a los niños y que transforma a los adultos en infantes durante un maravilloso momento.

Enlaces:
Blog de Mamut
Aventuras dibujadas
Banda dibujada

43 Comentarios en “Tebeos para niños

  1. Muy buena entrada, Álvaro.

  2. Anna Txe on 19 Junio 2008 at 15:27 said:

    Verdad verdulera ! Es estúpido ponerle puertas a un campo donde caben todos los públicos y todos los géneros, inventados y por inventar … pocos formatos dan para tanto ni para tantos ! hay tanto por explorar y por contar …

  3. sin ánimo de hacerme publi, y como me olvidé en su día de predicarlo, supongo quedó inadvertida en la infinita red de redes: en la web de la tienda Mazinger colgué una brevísima entrevista a Ed, de Mamut, donde dice cosas (interesantes, se entiende :P)

    es aquí:
    http://www.mazingervigo.net/ver_articulo.php?art=

  4. LOREZAHARRA on 19 Junio 2008 at 16:15 said:

    es verdad que los niños no se acercan al tebeo ni a los libros tienen demasiadas cosas como para valorar la lectura, pero las vaciones de verano siempre tienen ese hueco para la lectura, que mejor que un libro o un comic para llevar a la playa, al campo o a la piscina, puede ser un buen momento para recuperar a los pequeños lectores, es una pena que no se hagan programas de televisión para informar a los mas chicos de las novedades con concursos ect. pero mas extraño es aún que los editores no se hayan unido para hacer publicidad en este sentido , podian ser pequeñas cuñas para atraer a los txikis aprovechando el verano. bueno es una idea, a lo mdejor hasta es una tonta idea, si no lo han hecho ya supongo que algun motivo habra.

  5. Anna Txe on 19 Junio 2008 at 16:29 said:

    Bueno, hay que ponerselos a tiro, mi hijo no suelta los comics ni pa comer… pero es que tiene una habitación llena hasta el techo, y la mitad son para su edad !!! si se los tengo que esconder para que estudie.. (aunque los considero parte de su educación, tambien hay que aprender cuatro cosillas con números) y tambien para que salga por ahí (eso tambien me pasa mí)

    Los humanoides somos muy exagerados

  6. david plana on 19 Junio 2008 at 16:38 said:

    Estos tebeillos de Domus, ¿Se pueden encontrar en librerías españolas? ¿O hay que pedirlos por Internet?. Tienen una pinta estupenda…

  7. Pues sí, Dibus! lleva ya unos años. El mes que viene cumple 100 numeros. . Y aunque no sea una revista estrictamente de cómic, las historietas son una parte importante de su contenido.

  8. David on 19 Junio 2008 at 19:40 said:

    Buena reflexión, hablamos mucho de la dignidad del tebeo como arte adulto, y no nos damos cuenta que es tan adulto que casi no se cuenta con los pequeños.

    La verdad es que no me había parado a reflexionar sobre la importancia de hacer buenos tebeos para niños, y tiene mucha, muchísima. Si un niño no lee tebeos de chico, de grande los despreciará por muy adulto y "magno" que sea el cómic.

    Con los buenos ratos que me daba la revista "Mortadelo" y ya lo estaba eliminando de mi memoria, ¡que desagradecido!

    Lorezaharra, tú regalale un buen tebeo a un niño y verás como se lo lee. Ahora he recordado la ilusión que me hacía de pequeño que me regalaran un "mortadelo", o aquellos tochos de "Galerias del humor".

    PD: Álvaro, menuda vista de lince tenían los editores esos, XDDDD

  9. Ivan on 19 Junio 2008 at 20:15 said:

    Muy buen artículo. Una pregunta: ¿Quiénes son esos autores de tiras de prensa nominados al Nóbel que comentas?

  10. John Steinbeck propuso a Al Capp, el autor de Li’l Abner, para el Nobel. No recuerdo otros.

  11. olalla on 19 Junio 2008 at 22:52 said:

    Hay algo nuevo. No sé si sólo para chicos pero me llegó currando en la feria del libro. Se llama Flotante y es de Océano Ambar Travesía. Me encantó.

  12. El problema reside en que el comic a dado la espalda a ese público. Y las iniciativas de comics caros de tapa dura no cuajan entre los peques. La solución anda, y no es mía, en las revistas para niños, que no hay, baratas y de gran tirada. Cuando yo era niño, encontrabas un tebeo en cualquier parte, debajo de un sofá, sobre la mesa de un bar, en la cartera, en casa de tus tios, incluso volando por el campo. Estaban al alcance de cualquiera. Tal vez el coleccionismo y el complejo de comic para adultos haya acabado con esa sana costumbre del pasa ratos, barata y variada. Y también la temática…¿ de verdad hay alguien que se crea que los libros de cuentos para niños gustan realmente a estos? yo creo que más a los padres. Las historietas de otras generaciones eran más transgresoras, como sucedía también con los dibujos del conejo de la suerte y los Picapiedras, y no hemos salido tan malos.

  13. álvaro on 20 Junio 2008 at 0:58 said:

    JuanPérez:

    No lo tengo tan claro. El razonamiento es perfecto, pero creo que parte de un hecho equivocado: trasladar lo que nos ocurrió a nosotros a la actualidad. Los niños de hoy son muy diferentes y no creo que lo que con nostros funcionaba ahora lo haga. El caso más claro lo tienes en el manga, cuyo éxito es indudable. Y es un tebeo que oscila entre los 8 y 10€, un precio muy alto.

    Respecto a las temáticas… dependerá de las edades, desde luego. Yo te puedo decir que, en mi experiencia educativa y habla´ndolo con profesores, se detecta una extraña dicotomía: los niños y jóvenes son muchísimo más despiertos en algunos aspectos (sexuales fundamentalmente), pero existe una sorprendente infantilización de los comportamientos.

    Quizás es que les ha faltado ver más dibujos animados de Chuck Jones y Tex Avery… :)

  14. David on 20 Junio 2008 at 0:22 said:

    Pero el manga triunfa más entre los adolescentes, que no es lo mismo que los niños. Yo cuando era un niño era adicto a los “mortadelos” que como dice Juan Pérez eran revistas abundantes y baratos, salía una cada semana a un buen precio.

    Siendo adolescente me pasé al manga, que era algo más caro, pero tenía más nivel adquisitivo y los argumentos me iban más. A mi “yo” niño le hubiera gustado tanto el manga como a mi “yo” adolescente

    Creo que ese gusto de mi generación podría funcionar también con los niños de ahora. En realidad las diferencias entre generaciones parecen abismales, pero siempre ha sido así, siempre hemos sido iguales. Recuerdo unas frases escritas por no se quién sobre las quejas de Sócrates hacia los locos e irresponsables jóvenes de su tiempo. Ni más ni menos que lo que dicen los viejos de los chavales de hoy.
    Aunque yo también aprecio eso de que ahora son muy espabilados para unas cosas y para otras son excesivamente infantiles. De hecho, creo que la sociedad entera se ha vuelto mucho más infantil que cuando mis padres eran jovenes. O tal vez me estoy haciendo viejo y empiezo a ver los defectos de las nuevas generaciones. Ya me veo de tour por las obras de mi pueblo.

  15. David on 20 Junio 2008 at 0:23 said:

    “A mi “yo” niño le hubiera gustado tanto el manga como a mi “yo” adolescente”

    Quería decir que NO le hubiera gustado tanto

  16. Para mí, el éxito del manga no deja de ser un misterio. El público occidental es dado a las novedades a los cambios, por eso me sorprende bastante que el manga tenga hoy tal legión de seguidores después de más de una década en los quioscos. Cuando en los 90 inició su andadura el manga en España yo era de los que compraban desde La Estrella del Puño de Norte hasta Alita, Grey y por supuesto Dragón Ball y Akira. La primera conferencia que se dió sobre el manga en Córdoba a principios de los 90 la hice yo , Akira y el comic Japonés, (y otras con títulos tan sugerentes como El mensaje Escatológico en Dragón Ball).
    Pero con los años me he ido cansando de su repetitvo estilo, y no me refiero sólo al gráfico, que es lo más evidente, sino al modo de contar y a las historias que se cuentan.
    Durante casi dos siglos el arte occidental se ha caracterizado por la innovación, la hegemonía de los ismos, este conservadurismo e uniformidad manga que se impone me desconcierta. Los jóvenes dibujantes abruman por su énfasis en clonar ese estilo. Quizás por esa razón, pese a las críticas, concedo cierto valor a la línea blanda, comic europeo, de culto o como queramos llamarlo. Es al menos más creativo más occidental. Creo que es interesante aprovechar lo bueno que en el manga se pueda encontrar para occidentalizarlo pero absurdo imitarlo hasta la irracionalidad.

  17. Miguel on 20 Junio 2008 at 9:24 said:

    Yo fui un devorador de chistes de bruguera ( así se llamaban en mi casa). Una gran entrada Alvaro, espero saber conculcar en mis hijos la grandeza del tebeo.

  18. mil gracias por el apoyo, álvaro.
    realmente es un trabajo duro intentar hacer cómics en españa (especialmente duro hacerlo para niños), así como abrirnos paso con propuestas de este tipo en las góndolas… y en los hogares.
    un debate en torno a este tema es fundamental para que la cosa prospere y se agrande.

  19. cada uno aporta en este debate un punto de vista nada despreciable y sin dudas hay mil cosas por mejorar (cómics baratos a montones, por ejemplo) pero es válido también destacar que resulta más difícil que editar, llegar. La distribución es fundamental en este proceso y ese es un punto un tanto… “amargo”, porque es limitado.
    hay muchas reglas para distribuir en el país, unas reglas que van en “layers”, capa a capa y no deben mezclarse (unirse) y ahí ya tenemos un problema.
    me refiero a un “problema” hablando sólo de la distribución de los cómics infantiles, sencillamente porque aún no hay un espacio verdaderamente creado en este apartado, como sí lo hay en el de los libros infantiles.
    los cómics no llegan donde tienen que llegar de la manera que tienen que llegar y eso hace que se los desplace a lugares poco (o nada) destacados, dependiendo siempre del (gusto?) dueño o dependiente de la tienda.
    es decir, queda en manos de ellos destacar o no, este tipo de proyectos que recién empiezan a gestarse, que además se trata de un producto nacional hecho por una editorial pequeña e independiente.
    está claro que las tiendas buscan promover y vender aquello que se “vende solo”.
    la apuesta -y sólo me refiero a los cómics infantiles, aunque se puede extender a le generalidad del cómic nacional- la apuesta de parte de las tiendas termina siendo pobre o nula.

    sería genial (¿obvio?) que desde las tiendas nacionales se apoyen emprendimientos… nacionales (¿o no?) lo demás -todo lo demás- se vende de todas formas (porque ya hay una industria y un largo camino recorrido, y ya está instalado en la gente el “gusto” por los superhéroes y el manga, no creo que haga falta seguir quitándole apoyo a lo nacional -pequeño o grande- para otorgárselo a lo ya establecido, que además vende y funciona.

    si desde las tiendas se da apoyo y cobertura a los “productos del país”, seguramente esta tendencia se revertiría y la suerte del cómic español sería otra.
    incluyo en esto a los cómics para niños (que ya de por sí es una “marcianada” -lo digo con conocimiento- para la mayoría de dependientes y distribuidores) pero también incluyo a editoriales gallegas, vascas, andaluzas, madrileñas, etc, etc, etc.

    si conseguimos que el apoyo de distribuidores sea proporcional al de las tiendas (y viceversa) seguramente en poco tiempo podamos hacer cómics mucho más baratos y a montones, para niños y también para grandes.
    en fin, tendríamos industria.

  20. loreazaharra on 20 Junio 2008 at 10:50 said:

    creó que es un problema de librerias y kioskos porque hay muchos tebeos para niños aunque igual hay pocos tebeos que les emocionen, tambien es una pequeña inversion para los libreros que tienen que esperar a que de sus frutos, pero con un pequeño espacio se va consiguiendo mucho porque los chicos llegan a las tiendas acompañados de sus padres, los cuales siempre se empeñan en comprarles lo que ellos leian de niños , pero siempre mejoran las ventas de las librerias aunque esto hay que esperar a que cuaje, y claro esta nunca deja el mismo beneficio que la venta de la novedad, pero hay que hacerlo porque todo lo demas es pan para hoy y hambre para mañana.

  21. David on 20 Junio 2008 at 12:33 said:

    Yo me planteo una pregunta, ¿Por qué hace cosa de 10, 15 años sí era posible que hubiera revistas de bruguera, que salían cada semana y se vendían bien?

  22. quién las editaba?

    una editorial pequeña e independiente? no

    bruguera fue un monstruo editorial casi desde su creación, hoy es "ediciones B" si no me equivoco.

    si tienes una editorial de semejante envergadura, es posible que edites los cómics que quieras y les bajes el precio lo más posible.

    ojalá lo hagan, ayudarían a abrir (e instalar) un espacio que intentamos abrir nosotros desde mamut

  23. exacto javi, pero ahí están los “layers”, las “capas” que hay que pasar que son las “leyes” de las distribuidoras: “si te distribuimos nosotros, no puede distribuirte otro y nosotros llegamos hasta aquí, más allá no”.
    quiero decir, que hay un “conflicto” en este apartado que no permite “ampliar” la distribución de manera más… correcta, ecuánime, potencialmente favorable…

    -es para niños? entonces son libros para niños?
    -no, no, son cómics, tebeos para niños
    -entonces son cómics, bien, nosotros distribuimos cómics en las tiendas
    -pero… nosotros queremos ampliar la distribución, que llegue a otros lados…
    -(silencio)

  24. Javi on 20 Junio 2008 at 13:51 said:

    A lo mejor, se me ocurre, se podía tantear la posibilidad de buscarse un hueco en las cadenas de juguetes y complementos para los niños, que es un lugar en el que probablemente pasen más tiempo, padres e hijos, que en las librerías. Imaginarium vende unos libros, con su sello propio -aunque creo recordar que por medio de una editorial de las consolidadas de ese mercado-, en los que han trabajado ilustradores conocidos. Es un producto cuidado y que entra bien por los ojos, no es explotación chunga. No sé si se ha tanteado ya esta posibilidad, pero tal como se me ocurre ahí lo dejo, por si le encontrais alguna viabilidad.

    Un saludo.

  25. acertadísimo esto que dices loreazaharra.

    puntualmente eso de "los chicos llegan a las tiendas acompañados de sus padres, los cuales siempre se empeñan en comprarles lo que ellos leian de niños".

    por eso queremos poner el empeño en hacer historias cercanas al público infantil de HOY, contadas para niños de hoy.

    me encanta y formo parte de mostrarle a mi hijo los cómics que me gustaban a mí de niño, pero como lo que son, tomando distancia y luego, cuando quiero mostrarle cómics para su edad… tengo que recurrir… a los franceses.

    todo bien, pero claro, y ¿qué hay de los nuestros? no hay una colección de cómics para niños (editados en españa), sí se pueden encontrar algunas cosas sueltas pero no encarada como una colección (y si la hay, la desconozco y si la desconozco es porque… no llegan? porque no se exponen correctamente? porque las tiran en lugares inóspitos? puede)

  26. lo de imaginarium, es como dices: productos cuidados hechos por ellos (una cadena de largo alcance en ascenso) y dibujados por grandes ilustradores locales.

    pero hablamos de libros ilustrados, no cómics.

    el campo del libro ilustrado en españa es grande y está consolidado, se hicieron su hueco con los años.

    hubo apuesta de diferentes sectores y se consolidó como producto/industria.

    al cómic infantil le queda un laaaaargo recorrido y unos larguíiiisimos debates, pero confío (confiamos) en que podrá resolverse.

  27. Javi on 20 Junio 2008 at 14:39 said:

    No, sí ya… pero… si me ponen, lado a lado, un libro ilustrado y un álbum de historietas, yo tengo claro que, si es chulo, lo que me pillo es el tebeo. Lo que vende al libro ilustrado son los dibujos, y más dibujos que en un tebeo…

    Lo que me extraña es por qué las editoriales de literatura infantil y juvenil no producen también tebeos, o se asocian con una editorial del sector -creo que algo de esto hubo con los Vampiros de Sfar-, precisamente aprovechando esa posición ganada -porque líneas con personaje fijo, identificable, a la manera de un personaje de historieta sí que sacan-.

    Vamos, que yo también pienso que hay un potencial ahí que se está desaprovechando.

  28. no tengo una respuesta a eso… supongo nada más.

    y supongo que en parte será porque aún no vieron que puede ser posible apostar por algo así.

    pero ya vendrá, eso no lo dudo.

  29. Querido Alvaro, muchas gracias por tu comentario, ya se lo envié a Calvi que seguramente estará saltando en una pata!! Cabe señalar que Ed Carosia y Maxi Luchini no solo están haciendo un trabajo estupendo, sino que además también son argentinos, lo que significa un doble esfuerzo y una doble felicitación y admiración de quienes estamos del otro lado del abismo océanico.

    Por otro lado, quiero destacar que los españoles tuvieron la mejor revista de historietas para niños que ví en mucho tiempo: MISTER K. Cuando me dijeron la tirada con la que habían cerrado la revista, no lo podía creer… creo que eran 13.000 ejemplares o algo así…¡¡Esa tirada sería un best seller en Argentina!!!

    Yo creo que MISTER K y DIBUS están dejando y dejaron huella en el mundo de la historieta para chicos actual, y son ejemplos a seguir en toda Latinoamérica (de la misma manera que Rico Tipo de Divito influyó a Bruguera en algunas de sus publicaciones).

    Un abrazo Alvaro!!!

    Cesar.-

  30. Con respecto a eso de por qué las editoriales de literatura infantil y juvenil no hacen libros de historieta para chicos, (un problema que se presenta en toda Latinoamerica), creo que el motivo principal es porque sus directivos no están bien informados en el tema. Pero de a poco, se están dando cuenta que hay un mercado gigantesco, una mina de oro entre los niños. Ya Scholastic (con Bone) y Random House de USA (con Fligtht Explorer) se están despertando, y Editorial Sudamericana de Argentina este año comenzará a editar unas historietas para chicos (un libro de historieta de Isol y otro de Chanti).

    Hay que insistir con el "tebeo" en las escuelas primarias, en los EGB. La literatura infantil tiene un mercado enorme en las escuelas, allí tiene que ganar su porción la historieta infantil.

    De a poco, esta problemática que expusimos en el Manifiesto de Banda Dibujada será revertida, estoy seguro, todo es cuestión de tiempo, porque es un hecho irrefutable que a los niños les fascinan los comics.

    Abrazo!

    Cesar.-

  31. LoReaZahARra on 21 Junio 2008 at 14:19 said:

    la verdad es que pienso que el lugar para vender cuentos ,comic y libros son las librerias y kioskos por muchas razones una de entre ellas es porque si los libros y comic se venden como un producto mas que puede entrar a formar parte de cualquier articulo de regalo se pierde el roze cultural con los otros no hay traasmisión cultural en una gran superficie es practicamente imposible encontrar a otro con el que poder hablar de lo que te gusta y una razon de peso es porque si los libros y los comic los vende cualquiera pues los libreros tendriamos que cerrar , ya que desde utilizar el comic y el libro exclusivamente como reclamo hasta el no mojarse por libros o comic que pueda ser conflictivo para el ventas de turno sería lo habitual, es la pequeña diferencia que hay de vender un comic en un sitio o en otro, con respecto a lo de imaginarium no puedo opinar porque no conozco el tema, pero el hecho de que continuamente se nos haga creer que el lugar del tebeo es una tienda de juguetes con juegos como las norma me resulta un poco molesto, entiendo este tipò de tiendas como una tienda de comic moderna pues que da mas beneficios economicos y que a menudo pasan olimpicamente del tebeo como una forma revolucionaria de la cultura y se que dan con todo lo q

  32. LoReaZahARra on 21 Junio 2008 at 14:22 said:

    que es el tebeo comercial alienado y que hace el caldo grueso a politicos, politiquillos y politicastros, como los supermanes, spidermanes y capitanes america por poner un estupido ejemplo.

  33. Javi on 21 Junio 2008 at 20:25 said:

    Ayer estuve echando un ojo en una librería, y rectifico en parte: al menos del personaje Capitan Garrapata, protagonista de varias novelas para niños, se han hecho dos álbumes. Los dibuja el mismo ilustrador que en los libros, lo que da en una coherencia estética muy razonable. A ver si va funcionando y se animan con más.

  34. Roberto on 22 Junio 2008 at 15:23 said:

    Siempre que sale este tema me pregunto si Mortadelo y Filemón, Los pitufos o los cómics de Disney son cómic infantil o más bien para todos los públicos…A mi los primeros me parece que han perdido calidad, si siguieran siendo tan buenos como en su mejor época es posible que los siguiera comprando, los segundos me siguen pareciendo excelentes y los últimos, según cuales, también.

    ¿Es necesario que haya cómics orientados especialmente a los lectores infantiles o basta con que sean tolerados?

    Supongo que este es otro debate y no tengo ni idea cómo funcionan los gustos de los niños de hoy en día. Pero yo en parte también hecho de menos el cómic "para todos los públicos" ahora que soy adulto. O mejor dicho, que aparezcan más cosas nuevas que se puedan enmarcar ahí, ya que ahora mismo se están publicando los Don Mikis y algunas otras cosas clásicas. Parece que para hacer algo adulto tiene que ser serio, no humorístico, o si es humorístico no puede ser de humor blanco. Creo que se pueden hacer cosas que atraigan a los adultos con un humor blanco (Bone y Calvin y Hobbes serían dos grandes ejemplos).

    Supongo que me salgo un poco del tema de la entrada, aunque al mismo tiempo estoy de acuerdo. Se llame como se llame se necesitan más cómics de este tipo.

    Por otro lado la teoría que tenía alguna gente en mi casa sobre Míster K. era que los chavales más pequeños no compraban tebeos y que los que eran un poco más mayores antes leerían El Jueves que el Míster K. No se si es una teoría acertada, pero ahí la dejo caer…

    Es un tema complicado…sobre lo del precio también tengo mis dudas pero también pienso que si se espera que los niños o sus padres compren unos determinados tebeos quizá deberían ser bastante económicos. He oído a muchos padres negarse a comprar libros de cómics por su precio.

  35. LoReaZahARra on 23 Junio 2008 at 0:45 said:

    el bone de dude en blanco y negro y en grapa era una buena oferta para niños por la calidad y por el precio, creó que en su día les fallo la promoción, una pena porque ese tebeo podia haber revolucionado el tebeoinfantil.

  36. ¿Cuándo juega un niño al ajedrez? cuando lo mama en casa, cuando su papá o su mamá le enseña y juega con él/ella. Los niños (hasta la pre adolescencia al menos) suelen tener al padre/madre como principal referente. Lo mismo para los tebeos, o para la ci fi, el futbol o para lo que sea. Entonces chocamos con un problema más global: no hay, aún, demasiados lectores de cómics en España (si comparamos con consumidores de dvd, lectores de libros…). Por tanto la edición de tebeos tiene algo de osado (más que la de los cromos de la liga de fútbol, para entendernos), y editar algo tan específico y "novedoso" como tebeos para niños de 3 a 12 años, es algo muy valiente. Por tanto la clave está en hacer como lectores lo que podemos, o sea, comprarlos, pedirlos en toda librería, regalarlos a nuestros colegas (yo tengo tres, cuatro amigos padres, que ya saben por mí del Mamut).

    El boca a boca.

    Es la perspectiva, creo, que faltaba por analizar en estos comments (que nuevamente han sido una gozada, apunto): más allá de las editoriales, el lector de a pie, ¿puede ayudar? ¿Y cómo?

  37. olalla on 25 Junio 2008 at 0:01 said:

    Igual pensáis que estoy chiflada pero yo creo que en España no hay muchos lectores de cómics. Los hay de tebeos, ya sabéis. Los chicos leen tebeos. He trabajado muchos años en un centro de literatura infantil y juvenil y, hasta los doce años, lo que más leen son Los Mortadelos. Le apetece ese humor pero ni siquiera les gustan las tiras cómicas. No las americanas, ni las europeas. Les gusta el rollo Bruguera. También leen manga pero es normal, su referente más próximo es el anime. Lo ven en la tele como nosotros veíamos las series checas. La clave del éxito del maga es, en mi opinión, que no se trata en absoluto de una cultra tan ajena como parece. Está muy cerca de su realidad porque la ven en la tele desde muy pequeños y a todas horas. Además, la especialización temática de estas series hace que encuentren en la historieta japonesa lecturas a la carta.

    La familia influye, estoy de acuerdo, por eso digo que hay pocos lectores de cómics en España. Y , la verdad, he tenido que escuchar muchas burradas por parte de los padres sobre el medio, delante de una pared llenita de cómics de todo tipo y condición.

  38. álvaro on 25 Junio 2008 at 9:32 said:

    ¿Qué diferencia hay entre tebeos y cómics?

  39. Javi on 25 Junio 2008 at 9:53 said:

    En mi casa no había ningún tipo de libro, bueno, salvo una cosa llamada "Piense y hágase rico", de Napoleon Hill (nunca olvidaré ese nombre). La afición a los tebeos me llegó de chiripa, por un librito de La pequeña Lulú pillado en un estanco en el montón de las revistas de crucigramas y ganchillo, y, muy importante, porque durante una temporada la revista Lecturas, que compraba una tía mía cuando venía a España insertaba un ejemplar del TBO, ignoro si era una reproducción facsimil, o qué. Tal vez don Jesús Cuadrado tenga constancia de eso, cuánto duró y las fechas -debía ser el año 81 o 82, pero no lo sé seguro-. Yo no entendía nada, por supuesto, y hasta me parecía demasiado barroco todo, pero las líneas de Benejam y de Coll, si recuerdo el gusto que me daba mirarlas. Luego ya vinieron los Mortadelos, etc… A lo que voy: esos tebeos me llegaron por canales no habituales, sin voluntad a priori por así decirlo 'desde arriba', de los adultos. Y eso es lo que yo creo hay que buscar, acercar los tebeos por canales alternativos y que no dependa casi de una intencionalidad por parte de los padres. Que se los topen.

    Aparte de esto, también estoy de acuerdo con Punch en, efectivamente, regalar tebeos y libros ilustrados con toda la intención, para ir metiendo el gusanillo. :)

    Hay que pensar que los kioskos no tienen la relevancia que tenían antes en formar aficiones, porque la cantidad de tebeos en relación al total de publicaciones periódicas ha disminuído y porque hay barrios enteros (de adosados, mayormente) en los que no hay ya un puñetero kiosko salvo el del centro comercial. Pero las bibliotecas públicas han aumentado muchísimo su importancia y se está haciendo muy bien en lograr presencia en tales espacios.

    Un saludo.

  40. olalla on 25 Junio 2008 at 13:34 said:

    Quería decir que hasta hace poco la mayoría de las historietas españolas leídas y publicadas eran básicamente cómicas. No pasa nada pero a veces es difícil que se interesen por otras cosas.

    Lo del tebeo es una tontería pero hacía la distinción porque creo que a parte de estos cómics de super humor, no se lee mucho más, – no como pasa con la literatura infantil y juvenil- y pienso que se debe a la escasa tradición comística (si esto existe) en nuestro país.

    Pero, claro, recomendarlos y regalarlos es fundamental.

  41. Anna Txe on 25 Junio 2008 at 15:51 said:

    Tengo constatadas ambas cosas: hay pocos lectores adultos y la afición se transmite de padres a hijos (o ahijados)

    No me habia dado cuenta de que los comics que he pasado a mi hijo (de momento) son mayoritariamente de mi época y que no hay mucho de actual: Tintin, Asterix, Barrufets (Pitufos), Yakari, Franka, Spirou, el Pequeño Spirou, Gil Pupil.la, Lucky Luck, Yoko Tsuno, Eric Castel, Dumbos, Mafaldas, Super López, Super Humor, Valerian, muchos tomos rescatados de rastrillos, que ya no venden en ninguna parte.. de modernos le gustó El viento entre los sauces, y colecciona Keroros y Yotsubas y Petit Vampir.

    Y afortunadamente Cavall Fort sigue llegando a casa..

  42. LoReaZahARra on 26 Junio 2008 at 2:49 said:

    no conocía esta revista de cavall fort pero la he localizado por internet y tiene muy buena pinta me recuerda al ipurbeltz que tenemos en euskera esta bien pero pienso que debiamos pensar en algo mejor, no se algo que uniese pasado y futuro alfo así como unir a indiano jones con las guerras de las galaxias y todo refrescado con humor, relatos cortos, cuentos chistes concursos y pasatiempos, como los viejos almanaques de chicos pero actuales.

  43. Melanie on 12 Agosto 2009 at 18:24 said:

    Me salvaron de mi tareaa con las imagenes la de el mounstruo buenisiima!!!!!!!!

    Les agradesco gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation