Uno más uno no es igual a dos

La historieta es un arte complejo, malentendido siempre como la suma de dibujo y letras pero que, en realidad, va mucho más allá de una simple adición. Es la evolución máxima de la narración gráfica, un arte complejo donde el protagonismo de la narración visual es completo, muy por encima de la calidad individual de sus partes.
Como demostración de lo anterior sirva la adaptación a la historieta del cuento Coraline, de Neil Gaiman. A priori, los referentes no pueden ser mejores: el cuento del creador de Sandman es un maravilloso relato infantil, que parte de la obra de Lewis Carroll para desarrollar un cuento moderno, en el que el niño (niña en este caso) deja de ser un sujeto pasivo que sufre la acción para ser un protagonista activo y proactivo, siempre jugando con referentes de todo tipo y con una ambientación más oscura de la habitualmente encontrada en el mundo infantil, construyendo un maravilloso libro para niños. Y el dibujante elegido se cuenta como uno de esos genios del lápiz: P. Craig Russell. Un artista de estilo elegante, de trazo recargado pero limpio, que destila clase en cada una de sus viñetas y que ha sido de trasladar al papel la épica sobresaturada de las operas wagnerianas y que en Sandman firmo una bella incursión del señor de los sueños en el mundo de las mil y una noches.
Dos extraordinarios autores, que ya habían trabajado previamente con grandes resultados, una obra de calidad… parece una quiniela ganadora, ¿no?
Pues no.
Es evidente que Craig Russell hace un gran esfuerzo para adaptar el cuento de Gaiman, pero cuando terminamos de leer, hay una sensación agridulce, extraña: lo que hemos leído no es Coraline. El cuidado trabajo del dibujante no llega a transmitir ese mundo de ambigüedades, la terrible sensación de normalidad anómala que destila “la otra madre”, la opresión del mundo tras la puerta escondida. Es verdad que Russell tiene que lidiar con el omnipresente referente de las extraordinarias ilustraciones de Dave McKean, pero lo que debería ser un problema menor para un dibujante de su talla, se convierte en una losa imposible de retirar. A la adaptación de Coraline le falta esa atmósfera única que da McKean a los cuentos de Gaiman, le falta alma, encerrada en esa prisión gélida de la perfección de dibujo de Craig Russell.
Quizás, si no se ha leído el libro original, Coraline pueda pasar como una obra interesante, menor dentro de los tebeos del inglés. Pero si se ha caído antes en su magia, esta adaptación queda como una triste oportunidad perdida.
Una lástima (1).

18 Comentarios en “Uno más uno no es igual a dos

  1. Increíble…. pero a pesar de la calidad de Russel si dices que nones me lo creo…..

  2. Naturalmente es una opinión. Tendenciosa. Ya sabemos todos del pie que cojea Álvaro.

  3. A mí la idea de Coraline me encantó. y siempre pensé que si en vez de pura narración textual, Gaiman hubiera hecho algo parecido a los lobos de la pared con Mckean, la obra hubiera sido magnífica. Me gusta cuando trabajan juntos. Cuando se relevan e cuento, es una delicia.

  4. Buenas, trabajo para qualid.es, es una pagina donde se promueven

    una serie de contenidos artisticos variados, desde pintura, poesia,

    dibujo de comic, graffitis, moda…

    os dejo la direccion de uno de los contenidos, se trata de uno de los ganadores de cyber comic, es muy interesante de ver

    El borrador de Laberinto Esférico fue destacado por su calidad por el jurado y el resultado final demuestra que no se

    euquivocaban. El lector/espectador participa de la historia haciéndola avanzar

    a golpes de ratón, interviniendo en la historia y modficándola. Es posible que no encuentres la salida al laberinto

    la primera vez, no desesperes, hay múltiples itinerarios y posibilidades que covierten la lectura/juego/visionado en una aventura.

    http://www.qualid.es/?id_pre=37

  5. álvaro on 29 julio 2008 at 11:02 said:

    Juan Pérez: pues claro que es una opinión. Tan tendenciosa como la tuya, claro, como todas las opiniones.

    Y yo no cojeo de ningún pie, tengo gustos, igual que tú. Que ni son mejores ni peores que los tuyos. Aunque por lo menos yo tengo gustos más variados, porque parece que en tu caso sólo es un tipo muy determinado de tebeo el que te gusta y cuando se habla de cualquier otro es una mierda.

    A ver si nos dejamos de tanta pose absurda…

  6. Nunca he calificado de mierda a un comic, salvo en la cara de su autor o editor y siempre en broma que es cuando mejor se dicen las cosas.

    ¿Cuál es ese tipo determinado de tebeo que me gusta?

    ¡Qué sabe nadie!

    Si tiene viñetas lo leo.

    Y cambia de pose que cabreado te pintas feo.

  7. álvaro on 29 julio 2008 at 12:20 said:

    "¿Cuál es ese tipo determinado de tebeo que me gusta?"

    Pues por tus comentarios, ninguno.

    "Y cambia de pose que cabreado te pintas feo."

    Cambia tú la tuya.

  8. Mecter on 29 julio 2008 at 13:15 said:

    Juan Perez, parece que si no decimos algo no nos quedamos tranquilos. Si no te gusta la opinión de Álvaro pues te callas, sólo por opinar distinto no se consigue nada, habría que dar razones, no sólo decir que "ya sabemos de que pie cojea". Deberías ir al medico porque parece que el que cojea eres tu, pero de los pies, aunque al ser de los dos no se note al andar.

  9. Xelo on 29 julio 2008 at 13:43 said:

    Algunos quieren un poco de "marcha", Álvaro. No caigas en esas pequeñas trampas. Dan risa.

  10. Pikodoro on 29 julio 2008 at 14:04 said:

    Y a mí que coraline me pareció un refrito de Roal Dahl. LO compré para ver si lo ponía como lectura en clase, y al final dije "para esto, seguimos con Dahl".

  11. álvaro on 29 julio 2008 at 14:20 said:

    Hombre, no comparemos al maestro con el discípulo. Aventajado, pero discípulo… :)

  12. Joooder, cómo está el patio esta mañana.

    Si ya mismo no te voy a molestar hasta septiembre. Después, ¿quién sabe?

  13. a mi me gustó coraline tal y cómo salió hace años, y puesto a hacer otra versión, me hubiese gustado que hubiese sido de nuevo con mckean, y al estilo de los lobos o papá y los peces

    otra vez será!

  14. 2mq on 29 julio 2008 at 16:30 said:

    "Esa prisión gélida de la perfección de dibujo de Craig Russell". Pero qué buena definición,… Nunca me ha entusiasmado este dibujante, demasiado académico, demasiado tieso todo, demasiado lamido. Esto es lo que pasa muchas veces con un "buen dibujante" desde el punto de vista clásico o académico,… Y este libro, sin haberlo leido, me parece una mezcla rara, rara, rara,…

  15. César on 29 julio 2008 at 17:30 said:

    "Nunca me ha entusiasmado este dibujante, demasiado académico, demasiado tieso todo, demasiado lamido."

    A mi me recuerda demasiado a Jacques Louis David, el neoclasicismo llevado al comic. Aun recuerdo esa escena de Los Nibelungos con la gota de agua cayendo en toda la pagina y la comparativa con las notas musicales del pasaje de la opera…. perfecto y brillante, pero demasiado… demasiado.

  16. javier Cuevas on 4 agosto 2008 at 17:31 said:

    Me compré el cuento por Gaiman, pensando que posiblemente les gustaría también a mis sobrinos. No me gustó, y lo peor es que imaginaba al pequeño de los dos con pesadillas imaginando el libro en sueños. Me decepcionó y no se lo pasé a ellos, claro.

  17. Max on 5 marzo 2009 at 19:08 said:

    La historia de Gaiman parece haber dado una fiesta a la que los dibujos de Russell no fueron invitados. Creo que el problema es ese. Pero, por académico y realista que sea, su trazo me parece magnífico, aunque le reste tiniebras a la narración. Un poco más de distorsión, de pesadilla en el propio dibujo, hubiera sido mucho mejor.

    Felicidad para todo el mundo

  18. Umm, estaba apunto de pedirlo en circulo pero visto lo visto creo que no lo voy a hacer. La historia me resultaba interesante pero bueno, compraré alguna otra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation