Breakdown

Me perdonarán ustedes el que haya estado unos días en modo automático, pero es que servidor estaba disfrutando de nuevo juguete… :)
Pero una vez estrenado, vayamos por orden que hay trabajo, y mucho, de reseñas.
Primera, por aquello de que la antigüedad es un rango, Breakdown, de Takao Saito. Por desgracia, no resulta sorprendente decir que el señor Saito, clásico entre los clásicos, apenas es conocido en España. En la memoria está la golosa selección de aventuras de Golgo 13 que editó hace casi un par de años Glénat, pero apenas representa una ínfima fracción de la superlativa producción de este autor. Lo curioso es que después de años de ignorancia supina sobre este autor, en el mismo mes se comiencen a publicar dos de sus obras más importantes por dos editoriales distintas. Curiosa coincidencia y malévolo destino, porque este tipo de azares suele desembocar en la elección del lector por una de las dos obras, terminando en disminución de ventas de ambas. Esperemos que sea tan sólo temporal y el resultado sea el contrario: que los lectores de una se vean impelidos a comprar la otra.
Al asunto: Breakdown se engloba plenamente en el género post-apocalíptico, narrando las penurias de la supervivencia de la raza humana tras el impacto de un cometa en la Tierra a través de las experiencias de Otomo, un periodista amante de la naturaleza. Con un consumado dominio de la narración, Saito intenta que la premisa argumental sea la excusa para introducir al lector en la compleja trama de situaciones derivada de la catástrofe y, de ahí, en la reflexión sobre las reacciones del ser humano en una situación límite. Un objetivo loable, pero que creo queda lastrado por el exceso de didactismo y el tratamiento exageradamente estereotipado de los personajes y situaciones. En momentos de máxima tensión dramática, el autor aprovecha para explicar cómo orientarse sin brújula o cómo se debe usar la cuerda en montañismo. Rupturas de ritmo que son heredadas de una forma determinada de entender la narrativa pero que cuestan de asimilar para el lector occidental. Un problema que se ve amplificado por el diseño extremado de los personajes: si Otomo es la personificación de la bondad absoluta, en connivencia perfecta con la naturaleza, su jefe, el señor Utsumi, es una representación de todos los males de la ambición personal desmedida. Blanco y negro sin matices que llega a deshumanizar a los protagonistas convirtiéndolos en representaciones simbólicas, que contrastan con fuerza con los intentos de retratar este apocalipsis final desde una perspectiva vital realista. Las situaciones son predecibles en demasía, la reflexión se transforma en previsión y pronto se comienza a echar de menos el complejo desarrollo de los personajes de autores contemporáneos de Saito como Tezuka o Tatsumi. Una comparación cruel, desde luego, pero que deja claro que mientras que la obra de éstos está claramente enfocada a un lector adulto, la de Saito sólo funciona enfocada a un lector más adolescente, al que puede impactar la dureza de las situaciones y su presentación casi didáctica, motivando quizás ideas y pensamientos que el adolescente nunca antes ha tenido sobre la naturaleza humana.
Queda, eso sí, el impresionante dominio de la composición, la puesta en escena y el ritmo, con momentos de una fuerza y dramatismo espectaculares, como las sobrecogedoras imágenes tras el impacto del metereorito. A destacar la excelente edición de Dolmen, muy cuidada y de gran calidad de reproducción (1).

7 Comentarios en “Breakdown

  1. Pues mira que pensaba pillármelo (y eso que el manga en general no es santo de mi devoción), pero si tan poco te ha merecido la pena…..como que paso, que la crisis está haciendo mella en mi economía y no están las cosas para equivocarse con las compras.

    Gracias por el "aviso"

    Saludetes

    Sergio

    Visita
    http://lecturasrecomicdadas.blogspot.com
    El blog especializado en crítica de cómics

  2. MarvinMarciano on 9 septiembre 2008 at 1:33 said:

    A ver si Glénat se pone las pilas y publica ya Kimba el león blanco.

    Sergio (sebelo2), te sigo la pista.

  3. álvaro on 9 septiembre 2008 at 9:34 said:

    Sebelo2: es un tebeo correcto (un (1) es un aprobado) pero creo que está más enfocado a un lector más joven que adulto.

  4. Pues entonce lo veo ventajoso… así los chavales se dejan un poco de Bleaches y Narutos y se van acercando a obras más maduras…

  5. ¿Pero un lector más joven se va a gastar los doce euros que cuesta en un título desconocido? ojalá que fuera así, pero tengo mis dudas…

  6. Vicente Garcí on 9 septiembre 2008 at 14:23 said:

    Gracias por acojonarme

    El editor

  7. Vicente Garcí on 9 septiembre 2008 at 17:39 said:

    (Faltaba añadir un símbolo de risas al final, por cierto) :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation