¡Destruid a Frank Miller!

El bueno de Miller no para de montarla. Si ayer nos dejaba sorprendidos (a unos más que a otros) por su propuesta de que Stallone fuera el Batman envejecido de The Dark Knight Returns, hoy nos enteramos que DC ha ordenado la destrucción de todas las copias del número 10 de All Star Batman & Robin, aparecido esta semana. La razón estriba en que debido al “lenguaje malsonante” que usa Miller en el tebeo, la editorial ha optado por tapar las obscenidades con preciosos y decorativos rectángulos negros pero, desgracias de la imprenta, parece ser que la tinta de estos recatados rectángulos no era lo suficientemente oscura y se podían leer las procacidades que ocultaban.
Ante el peligro manifiesto de daños irreparables en las delicadas psiques de los lectores, la editorial ha decidido sacrificar sus ingresos y destruir la tirada.
Todo un ejemplo de preocupación por la salud mental de los lectores.
O de gilipollez.

Agujero Negro

Ya os habréis enterado: hoy se pone en funcionamiento el LHC, uno de los proyectos más importantes de la historia de la Física, que puede revolucionar el conocimiento que tenemos de la estructura de la materia. Aunque los físicos estaremos más pendientes de la aparición de trazas de la existencia del esquivo bosón de Higgs, hay muchos que estarán más pendientes (o interesados) de la aparición de un tremebundo agujero negro que se trague el planeta. Por desgracia, la física sigue teniendo un déficit importante de capacidad divulgativa y es más fácil explicar las pseudociencias que la realidad, por lo que con total seguridad, durante los próximos meses veremos una avalancha de titulares apocalípticos y tan sólo alguna reseña minúscula sobre los verdaderos avances que esté logrando el LHC.
De momento, para los que quieran saber de verdad de que va el LHC, siempre se puede pasar por la excelente web divulgativa El Tamiz y su excelente serie sobre Esas maravillosas partículas o seguir la serie que acaba de comenzar PHD sobre el CERN: Visiting CERN

Y si queréis agujeros negros, pues siempre podéis acudir al que más miedo me da