Tebeos en Revista de Occidente

Creía que tardaríamos todavía en ver esto, pero el número de septiembre de Revista de Occidente incluye un artículo de Marcello Serra sobre tebeos. ¿El tema? Frank Miller, of course: “Los hijos del Caballero Oscuro. Mutaciones sensoriales en el Batman de Frank Miller“.

Voy a pellizcarme un rato, que todavía no me lo creo…¡el tebeo en la élite cultural!

(¡gracias Álex!)

23 Comentarios en “Tebeos en Revista de Occidente

  1. bill finger on 22 septiembre 2008 at 20:30 said:

    Pero… ¡cómo se atreven!

    ¿A quién le interesa leer otro artículo sobre esa vieja gloria fascista y trasnochada que hace una década que no realiza un tebeo digno?

    Ahora en serio… da gusto ver que sigue siendo una referencia, pese a quién pese.

    El mundo, a veces, funciona.

  2. J Calduch on 22 septiembre 2008 at 22:44 said:

    Ejque lo de las "mutaciones sensoriales" viene por lo del Batman de ahora :D

  3. ¿Y ese problema psicológico de querer convertir en serio un texto a través de ponerle un título largo y bobo? ¡Qué obsesión!

  4. John Space on 22 septiembre 2008 at 23:59 said:

    Estoy con Juan. Los aficionados al cómic sólo pueden leer palabras bisílabas como mucho, y a la segunda línea ya se atascan. Pero estos señores, que leen esas cosas llamadas "libros" (quién los necesita, teniendo cómics) no se enteran.

  5. Disparo equivocado.

    Esos títulos son igual de extensos y bobos se hable de lo que se hable (soy lector de tebeos, lo que supongo que insinuas que he querido decir sería faltarme al respeto a mi mismo).

    Este fin de semana Quim Monzó nos dejó una buena colección de libros tontos y de títulos tremendos:

    – El libro de la mermelada de cítricos: sus antecedentes, su historia y su papel en el mundo actual.

    – Cómo cagar en el bosque: un enfoque medioambiental a un arte perdido

    En fin, no creo que sea la única persona del mundo que encuentra que en las tésis y demás existe un cierto estilo, una tendencia, un pelín ridícula, al exceso en los títulos, que por cierto, ni siquiera son eso, sino construcciones de títular y texto/s de apoyo (o subtítulo/s). De ahí los excesos.

  6. Es que eso de 'mutaciones sensoriales' suena a alumno de quinto de carrera pretendiendo impresionar al profesor…

    Por lo demás, que me alegro que se hable de ese Batman de Miller en cualquier foro. Creo que la obra se sostiene para ello. Aunque quizá sobre lo que versa, tuviese más de dónde sacar en el DK2…

    Un saludo.

  7. (Sobre lo que versa… el artículo, quiero decir)

  8. John Space on 23 septiembre 2008 at 13:44 said:

    Más palabras trisílabas y polisílabas: complejo, inferioridad, inseguridad, inmadurez, infantilismo, fracaso, sistema, educación.

  9. Oiga, por si se tratase de algo personal, y como no tengo ningún interés en llevarme mal con usted ni con nadie: por mi parte me disculpo por la desenfada forma, pero en cuanto al fondo me remito a la broma de Sokal. Nada más.

    Un saludo.

  10. John Space on 23 septiembre 2008 at 16:07 said:

    En fin. Españoles…

  11. No sé, la postura de asignarse a uno mismo el escalón superior y despreciar sin dar un solo argumento quizás tenga que ver con alguna de esas palabras polisílabas.

    La educación sirve, entre otras cosas, para eso, para cuestionar y, sin entrar en los contenidos de los textos, no me parece ninguna idea absurda cuestionar el estilo ni la validez de esos rimbombantes títulos que muchas tesis y estudios utilizan.

    Ahora puedes demostrarnos esos conocimientos superiores que tu mismo te adjudicas y aportarnos algo a los incultos o seguir con la pose.

  12. John Space on 23 septiembre 2008 at 16:34 said:

    "¿Y ese problema psicológico de querer convertir en serio un texto a través de ponerle un título largo y bobo? "

    No sé, la postura de asignarse a uno mismo el escalón superior y despreciar sin dar un solo argumento quizás tenga que ver con alguna de esas palabras polisílabas: inmadurez, complejo de inferioridad…

  13. Miguel on 23 septiembre 2008 at 17:52 said:

    Juan Espacio, quizás te expreses mejor en ingles porque ni te pillo la gracia, ni tienes argumentos.

  14. César on 23 septiembre 2008 at 18:04 said:

    "¿Y ese problema psicológico de querer convertir en serio un texto a través de ponerle un título largo y bobo? ¡Qué obsesión!"

    "En fin, no creo que sea la única persona del mundo que encuentra que en las tésis y demás existe un cierto estilo, una tendencia, un pelín ridícula, al exceso en los títulos, que por cierto, ni siquiera son eso, sino construcciones de títular y texto/s de apoyo (o subtítulo/s). De ahí los excesos."

    La Revista de Occidente es un tipo de revista academica en la que todo aquel que publica un articulo lo pone en su curriculum ya que son puntos en muchos puestos de trabajo centrados en la investigacion o docencia universitaria. Por eso lo escriben como si fuese una tesina, con titulo y subtitulo, por que si no, en muchos caso, el editor se lo rechazaria.

    Ya veis, no es ni pose cultureta, ni complejo ni moda… es un modo habitual de redaccion de una revista que no va dirigida al gran publico (un subtitulo asi en Fotogramas, Dolmen o, incluso Carthiers du Cinema si resultaria engolado).

  15. Pues eso, César, puesto que se trata de textos, vamos a decir no dirigida al gran público, sino a intelectuales, a los que se le supone una seriedad en el tratamiento de sus temas, en saber ver las cosas importantes, no deja de llamar aún más la atención ese querer revestir de trascendencia el trabajo a través del título. A veces tendrá muchísimo sentido un título largo, pero otras veces da la sensación de un exceso no justificado.

    De todas formas, el comentario tampoco quería ir más allá, sólo apuntar el detalle.

    Miguel, ya sabes lo que decía, creo que era Groucho, sobre el silencio y la inteligencia.

  16. Habrá que pillar la revista y leer el artículo y juzgar a partir de ahí. Yo también pienso que es un detalle que se nos ha inflado un poco por inercias propias del comentar en los blogs, pero que no debería pasar a más.

    Un saludo.

  17. César on 23 septiembre 2008 at 20:26 said:

    "puesto que se trata de textos, vamos a decir no dirigida al gran público, sino a intelectuales, a los que se le supone una seriedad en el tratamiento de sus temas"

    Que no Juan, en serio, que no es una revista dirigida a "intelectuales" (asi, con cierto tono peyorativo aunque se que no era tu intencion) si no a academicos. Estos articulos son mas cercanos a una tesina doctoral que al tipico articulo que lees en cualquier revista especializada y la gente los escribe y presenta con las mismas caracteristicas que los universitarios presentan los suyos, siguiendo unas normas y parametros preestablecidos. Solo eso. A la gran mayoria de nosotros, seamos universitarios o no, nos pareceria este articulo o cualquiera de ellos un autentico peñazo de redaccion y tematica, ya que estan dirigidos a un publico muy concreto en un ambito muy concreto.

  18. Breixo on 25 septiembre 2008 at 0:31 said:

    Estoy totalmente de acuerdo en la crítica a la pedantería rayando la cursilada de la retórica academicista. No obstante, sería tan estúpido obnubilarse por la pirotecnia léxica como refutar por ese mismo motivo la validez de un texto. El mejor ejercicio es leerlo y a eso me acabo de aplicar. No es un mal texto aunque tampoco aporta ninguna dimensión trasgresora al análisis de DKR. Ya sabéis: la televisión, la ciudad, el cripto-fascismo de Miller… Se inclina en su mayor parte por el comentario social y psicológico a partir de George Simmel y otros, y, de esta manera, el título del artículo se fundamenta y cobra sentido. Personalmente echo en falta referencias a la abundante bibliografía especializada sobre DKR, un defecto habitual en la aproximación académica al cómic: actúa casi siempre como si en su análisis descubriera una tierra baldía de teoría y aparato crítico (defecto parejo al también perjudicial anti-intelectualismo entre los comiqueros que tanto a dado que hablar en La cárcel). En breve, sólo cabe saludar que una revista de probada solvencia intelectual (que se vende en los quioscos) abra sus puertas a la crítica de Historieta en España aún años después de la emergencia mundial de los “estudios culturales”: una prueba de que “el mal” avanza, amigos.

  19. César, que si no he entrado, además de la falta de tiempo, es porque estoy de acuerdo con los tres comentarios posteriores a mi última intervención. Como bien dices, no era mi intención usar el término intelectual de modo negativo, intentaba distinguir, malamente :-(

    Ha sido un placer.

  20. Me sorprende lo caldeado de esta sección de comentarios.

    Creo que pecamos de muchas cosas. Por un lado, no debiéramos sorprendernos de ver a los cómics en revistas que no están especializadas en el medio.

    Por otro, no entiendo por qué nos sorpendemos de ver al cómic en publicaciones que consideramos tan especiales. No es necesario pellizcarse. Todo lo contrario.

    Cuando estudiaba filosofía, la Revista de Occidente era una lectura habitual entre los alumnos de carrera. Ni más ni menos. Y es una publicación muy orientada al mundo académico, de ahí los títulos largos y sesudos. No es culpa de la revista ni de nadie. Es la imposición de la hermeneútica, su vicio por citar hasta la última referencia que pueda dar razón a un texto y la necesidad de dejar claro aquello que sed quiera decir de forma definitiva (y llamativa).

    Que se analize un cómic de hace más de veinte años como novedad para el mes de septiembre de 2008 es posiblemente el punto débil de este artículo, pero más vale tarde que nunca.

    Una cosa, me resulta curioso y hasta cierto punto alarmante, que le demos tanta vuelta a que el cómic aparezca en una publicación supuestamente "de mayores". Creo que tenemos un complejo de inferioridad que no comparto. Escribí en los cursos de doctorado sobre cómic y no me vieron como a un bicho raro. Era algo que hasta el catedrático de más rancio abolengo conocía y que incluso leía. Alguna vez he compartido cola para pagar en Elektra con José Luis Sampedro y tan natural la cosa.

  21. Soy amigo de Marcello Serra. Conozco casi toda su obra. He leído sus trabajos académicos (algunos incluso corregidos con tesón) y he de afirmar con total convicción que es un verdadero pedorro…

    Un saludo a los comentaristas de este blog, y mis felicitaciones por las estupendas críticas aquí vertidas.

  22. Este último comentarista huele a trol, :)

    Léanse el artículo, oxtia, que no solo es accesible, sino que hasta les puede dar ideas frescas para futuras degustaciones de superheroes…

  23. marcello on 30 septiembre 2008 at 17:26 said:

    Hola a todos,

    aunque al principio no quisiera, todos los amigos consideran que, en cuanto autor del artículo, debería escribir unas lineas de respuesta a los comentarios. bueno, los escucho y aquí estoy: listo para vuestras fauces :)

    Por primera cosa, creo que cuando se escribe un texto, de cualquier tipo esto sea, hay que estar preparado a todo tipo de crítica. Un autor está en deuda con todos los que han invertido su tiempo en leerlo, y, si el lector considera que ese tiempo lo ha perdido, tiene todo derecho a desahogar su rabia :)

    Por lo que tiene que ver con los comentarios de los que no han leído mi artículo: bueno, es parte del juego, que acepto así cómo es, pero los autores no pretendan que se les tome en serio…

    Al ser yo italiano (sardo, en realidad, pero no es este el lugar para revindicaciones étnico-culturales) me ha un poco sorprendido el estupor frente al hecho de que un artículo sobre cómics fuera publicado en una revista académica de prestigio. Me parece correcta la posición de Valentín: para mí también se trata algo normal, y no sólo porque considero el cómic un medio de expresión como los demás (bueno, sí, también es mi favorito…), sino porque creo que se puedan hacer consideraciones interesantes (no digo que las mías lo sean, eh…) sobre cualquier objeto cultural.

    De todas maneras, al darme cuenta de que escribir sobre Batman en la Revista de Occidente es considerado algo raro por parte de muchos españoles, he entendido también el por qué de algunas reacciones. Me parece que se trata de un mecanismo del tipo: puesto que los intelectuales de la cultura alta (que no existe o, mejor dicho, es sólo un campo de fuerza retórico y agonizante) nos tratan cómo bárbaros incultos, entonces los ignorantes son ellos y lo que pueden decir sobre cómics son chorradas.

    El resultado de esta actitud es, creo, que se pueda leer actualizando prejuicios. Los comentarios sobre el título son paradigmático, pero la actitud me parece generalizada. Por ejemplo, si Breixo (gracias por haberme leído) considera que mi lectura de Batman no le aporta nada nuevo hace bien a decirlo (y gracias por comentar, de veras), pero en el momento en el que escribe que uno de los elementos en los que se basa mi artículo es el cripto-fascismo de Miller no puedo no sospechar una lectura tendenciosa. De hecho, se trata de un elemento absolutamente irrelevante, que aparece en una nota y que, en mi lectura, no he considerado en absoluto. Perdona si soy directo contigo: ¿no es que has ido en búsqueda de lo que te esperabas, sólo para poder afirmar que escribo banalidades?

    Por lo que tiene que ver con la falta de referencias a la crítica especializada, me parece que se cae en la misma dicotomía frikis/intelectuales atontados; personalmente, me da igual donde uno publique y el estilo que utilice: si me explica algo de manera interesante es bienvenido. A parte esto, otro punto es que en mi análisis no quería en absoluto explicar el DK, sino

    1. describir unos procesos comunicativos y sociológicos (mejor dicho, mediológicos) a partir de esta obra

    2. relacionar estos procesos con algunos cambios a nivel de forma narrativa en el cómic

    En otras palabras, el DK es en buena parte una herramienta, un territorio que me ha servido para razonar sobre otras cosas. Es por esta razón que no voy citando a todos los que han escrito sobre esta obra durante los años; sin embargo, si alguien ya hizo algo parecido a lo mío (perspectiva, finalidad, enfoque teórico) utilizando el mismo DK, entonces soy culpable de no haberlo leído y agradecería mucho a quién me signalara estos textos.

    Con esto creo que he respondido también al problema de la finta novedad del DK. Lo he elegido en cuanto testigo y protagonista de un (para mí) importante nodo evolutivo en el ámbito del cómic y del sistema de los medios en general. Además, lo escribí hace tiempo y el hecho de que salga cuando en los cines se estrena otro DK es sólo una casualidad.

    En fin, gracias a los que han intervenido en mi defensa, pero los amigos no valen, sobre todo los que se descojonan en pensarme cómo un académico con barba y pelo blanco :)

    Hasta luego y buenas lecturas a todos!

    ah, este blog es buenísimo, volveré por aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation