Peplum

Blutch es un autor de excesos viscerales, que pese a no ser un autor prolífico está siempre en renovación constante de su propio estilo. En España apenas hemos podido leer tres de sus obras, pero los que hayan seguido su obra desde la edición de Mitchum han podido encontrar un investigador incansable del lenguaje gráfico desde una perspectiva aparentemente tradicional, con influencias evidentes de autores como Forest o Goossens, pero sin miedo a entrar en otros estilos radicalmente distintos como el de Sempé. Sus cambios han sido radicales, convirtiéndose en una perfecta conexión entre Baudoin y la generación de L’Atelier Nawak y demostrando ser una fundamental ascendencia en autores como Peeters.
Afortunadamente, su obra se va recuperando en España y Ponent Mon acaba de publicar una de sus obras iniciales, Peplum, prepublicada parcialmente en A Suivre en 1996 y, a mi entender, una de sus obras más interesantes.
Concebido como una especie de adaptación libre del Satiricón de Petronio, las primeras páginas ya nos indican que Blutch se va a alejar claramente de la traslación del clásico de la literatura satírica, optando por un objetivo mucho más ambicioso, una reescritura de episodios que parecen querer completar los fragmentos perdidos de esta obra. Recupera la figura de Gitón, pero centrará su discurso en una historia de amor imposible, el del romano Publio Cimber hacia una mujer enterrada en un bloque de hielo. Una representación perfecta de la belleza a la que el tiempo no puede afectar, tan inalcanzable como dolorosamente presente, en una constante contradicción que llevará a Publio a la locura total. Una crónica del descenso a la demencia que es narrado como un largo viaje, en cierta medida paralelo al de Ulises, como una odisea interminable donde la épica del héroe es sustituida por una figura peripatética, donde el sublime amor a Penélope que comandaba aquélla aventura primordial, es relevado por una mujer muerta, anónima, enterrada en un bloque de hielo que la hace inaccesible. El amor llegará a Publio en todas sus formas, desde la del efebo Gitón que inspirase a Encolpio a todo tipo de mujeres: bellas, viejas, jóvenes, mutiladas… Al igual que Gitón era pretendido por todos, Publio lo será por todas…

Una historia compleja que Blutch narra de forma visceral, con una composición de página sencilla, donde el trazo nervioso del autor se acompaña de claroscuros radicales y extremos para articular una puesta en escena de complejo equilibrio estético, que dota a la historia de un ritmo interno más próximo a la poesía que a la narrativa en prosa. Una difícil armonía que permite a Blutch acercarse todavía más al estilo formal de la obra de Petronio, pero que se distancia claramente de su vertiente picaresca o de la más histriónica de Fellini para plantear al lector un debate de ideas sobre los absurdos del amor, sobre lo ininteligible que resultam sis mecanismos.
Una obra excepcionalmente brillante, al que sólo se le puede poner la pega que para su edición en España se ha optado por un tamaño muy inferior al de su edición en Francia (inferior a A Suivre y muy inferior a la edición de Cornelius), que no permite disfrutar al máximo de la gran tarea gráfica de Blutch. En cualquier caso, una obra de obligada lectura. (4)

14 Comentarios en “Peplum

  1. Aún tengo que ver la edición española, pero así como hay autores en los que la reducción del formato no les afecta (ej: los 2 últimos números de VOLUNTEER en la edición integral de Planeta) me aventuro a creer que este tebeo en concreto puede salir claramente perjudicado. Aquí hay un trabajo exquisito de línia y mancha de pincel seco que crea un rico trabajo de matices y texturas que pueden deslucir a un tamaño inferior.

    Pero como casi siempre, hablo por hablar y aún tengo que ver la edición de Ponent Mon.

    Ojalá guste y anime a los editores a publicar el resto de trabajos de Blutch, que hay auténticas maravillas como el Waldo´s Bar, Rancho Bravo, Vitesse Moderne o Mademoiselle Sunnymoon.

  2. Álvaro Pons on 24 octubre 2008 at 11:41 said:

    efectivamente Roger, ese trabajo de pincel seco y mancha se ve, a mi entender, perjudicado, aunque laa calidad de reproducción es muy buena. Evidentemente, entre que no se publique y que se publique reducido… pues que se publique. Pero no estaría de más que si la obra funcionase, en un futuro se editase una versión de lujo para sibaritas del dibujo y del trazo de Blutch. Claro que esto es absoluta y totalmente utópico, a duras penas conseguirá Ponent Mon recuperar inversión con esta obra, me temo…

    Y respecto al resto de obras, me consta el interés de esta editorial, a vers i hay suerte. Todas son muy interesantes aunque yo debo reconocer cierta decepción con Vitesse Moderne, que me parece su obra más flojita.

  3. hablando de cosas que llegan tarde (la mirada puesta en martí)… aplaudo la salida de peplum y espero -con ganas- al pettit christian (norma? ponent?)

  4. Álvaro Pons on 24 octubre 2008 at 12:28 said:

    Petit Christian es magistral. A ver si se aprovecha que acaba de aparecer el segundo volumen en Francia para publicarla entera aquí…

  5. La verdad es que con Blotch, esas historias cortas sobre un dibujante humorístico escaso de talento pero sobrado de malos sentimientos, me ganó completamente.

  6. El Juan Pérez on 24 octubre 2008 at 23:59 said:

    Pensaba comprámelo pero después de lo que acabo de leer como que se me ha cortado el rollo. Algunos se ponen a volar muy alto como Ícaro y terminan estrellados. Respetar a los clásicos debería ser norma. Para ideas sublimes y versátiles mitos, ya están ellos. Para cagarla, cualquiera.

  7. Me dice hoy mi novia: "ha venido al instituto un señor que sabia mucho de comics, te hubiera gustado oirle… tenia un blog… La carcel de papel o algo así"

    Jajaja, le digo "maxo, si me leo el blog tos los dias!" Y mira por donde. Por cierto, muy buena la exposición segun comentarios de los asistentes.

    Saludos

  8. Álvaro Pons on 25 octubre 2008 at 9:35 said:

    Juan: no entiendo que de lo que he escrito puedas derivar esa conclusión, pero allá tú. Aunque conociendo tu postura, si hubiese dicho que es una traslación directa del clásico, tú hubieras argumentado que no te lo copmrabas porque los clásicos ya huelen y no hay imaginación para hacer cosas nuevas. La cuestión es la pose de ir a la contra….

    [Oth]: pues me alegro de que les gustase… ;)

  9. rodrigo on 25 octubre 2008 at 15:41 said:

    Para editarlo mal mejor no editarlo.. Yo tb lo esperaba con muchas ganas y me lo estoy pensando..

  10. alfred holanda on 25 octubre 2008 at 17:40 said:

    Blutch es un maestro. Siempre me ha extrañado que -a nivel comercial- esté por debajo de Sfar o Blain (aquí, al menos). Espero que no ocurra lo pronosticado por Alvaro y les vaya lo suficientemente bien a los de Ponent Mon como para seguir con sus obras. En especial, espero con ansia Mitchum.

  11. El Juan Pérez on 26 octubre 2008 at 1:22 said:

    Pues me lo voy a comprar. Por chinchar.

  12. David. on 26 octubre 2008 at 19:23 said:

    De todas formas, el libro aún no ha llegado a las librerías, ¿no? Porque he estado mirando en varias webs y aún no lo tienen. En teoría es novedad de octubre, pero a este mes le queda un suspiro, quizá lo editen hacia el final. ¿Sabéis algo vosotros?

    Saludos y gracias.

  13. Bueno, pues siempre nos quedará la edición digital para compensar lo del tamaño. Gratis y en francés, ¿qué más se puede pedir?

    Un saludote.

  14. Ricardo on 18 agosto 2009 at 17:10 said:

    Otro cómic al que el formato le afecta es "La Ascensión del Gran Mal" de David B. Era mejor en formato álbum, el formato libro le concede un punto de horror vacui agobiante. Habrá que leer este, porque La Voluptuosidad y Blotch me encantaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation