Vampiros mafiosos

La idea de partida de Bite Club es tan simple como atractiva: reescribir una historia de mafiosos desde la perspectiva del género de vampiros. No es la primera vez que la literatura plantea argumentos de vampiros integrados en la sociedad de una u otra forma (desde Marc Behm a Claraine Harris, tan de moda ahora gracias a True Blood), pero hay que reconocerle a Tischam y Chaykin el indudable acierto de enmarcar su historia en una trama más propia de Los Soprano, contando los vericuetos de la familia Del Toro, una clan vampírico que domina una Miami donde los enfrentamientos étnicos incluyen ahora a los chupasangres como una minoría más. Un acierto que se prolonga por el buen ritmo que los guionistas le imprimen a la obra y, sobre todo, por la imaginativa descriptiva de la realidad socio-cultural alrededor de este mundo de vampiros integrados en la sociedad. A medida que avanza la trama, Chaykin y Tischam dejan caer pistas e ideas sobre las peculiares características del proceso de integración en la población de una minoría que, por naturaleza, sería depredador natural de los mismos que los acogen. La cadena alimenticia como cuestión puramente biológica se transforma en adecuada metáfora en una especie de cadena económica, donde los depredadores naturales son sustituidos por los depredadores económicos. No deja de ser una reflexión secundaria, pero que se añade a la lista de afortunadas ideas que esconde Bite Club. Un tebeo que ganaría muchos enteros si contase en su labor gráfica con un dibujante más dotado que David Hahn, que sin duda pone empeño en su labor, pero con un resultado que no pasa de labor de esforzado oficiante. La simpleza de su puesta en escena y composición se traduce en una narrativa monótona, que apaga la tensión de la acción e incluso de las muchas escenas sexuales, supuestamente tórridas. Una lástima, porque con los buenos mimbres que Tischam y Chaykin ponen a disposición de Hahn se podría haber tejido un excelente tebeo que queda, simplemente en un tebeo entretenido y correcto.
Eso sí, todo lo anteriormente dicho se circunscribe a Bite Club, la primera de las dos miniseries que hicieron los autores y que Planeta recopila en un único volumen. La segunda, Bite Club: UDV, es la típica (y ya tópica) demostración que confirma, pese a lo que crean los ejecutivos editoriales, que las ideas no son chicles a estirar sin límite y que la desidia de unos autores sin más interés que el económico suele traducirse en un producto tan anodino como olvidable. En resumen: un (2-) para Bite Club y un (0) para Bite Club: UDV.

14 Comentarios en “Vampiros mafiosos

  1. ¿Es posible que en la cubierta (del maestro Quitely) esté mal escrito Chaykin?

    Slurps!

  2. En lo que respecta al guión, estoy bastante de acuerdo con Alvaro, yo con lo que no puedo es con esa costumbre editorial del comic mainstream americano, de poner al mejor dibujante posible a hacer las portadas y lo de adentro se lo dejan al primero que tienen a mano (no me hubiera molestado que los dibujos fueran de Chaykin por ejemplo)

    Y sí, la edición española tiene una vergonzosa errata nada menos que en la portada…

  3. Ni me había pasado por la cabeza comprarlo porque en crisis hay que comprar lo estrictamente "Muy Bueno".

  4. pues ojeando google, lo visrto del dibujo no parece un escándalo de malo. Funcional, limpio, poca cosa pero tampoco me parece molesto (repito, por lo poco encontrado en google). Posiblemente lo que decepcione es tener a Quitely en la portada y a Chaykin (perdón, Chakin) en los guiones… dos gigantes del dibujo y la narración. ¿Cómo era lo de poner la miel en los labios?

  5. Álvaro Pons on 31 Octubre 2008 at 9:59 said:

    punch:

    No, no se puede decir que sea malo. Simplemente es que su labor es tan esquemática y monótona que te deja decepcionado. La historia podría dar mucho de sí con un buen dibujante, no pido un Quitely, pero sabiendo que Chaykin, uno de los grandes de la narrativa está ahí, ver una labor que se ciñe exclusivamente a los mínimos, fastidia. Es como si una poesía de Espronceda fuera leída con la entonación monocorde de un presentador de informativos…

  6. Álvaro Pons on 31 Octubre 2008 at 10:01 said:

    Por cierto: en la edición que yo tengo no hay ninguna errata en la portada, parece solo una errata en la imagen de internet.

  7. Te doy la razón, Álvaro. Una historia interesante que por culpa del dibujo se vuelve completamente olvidable. Ah, y la segunda miniserie la verdad es que ni terminé de leerla.

    De todas maneras, tampoco es que me guste mucho la tendencia actual de hacer un "vampiro moderno" e integrarlo tanto en la sociedad. Yo prefiero al vampiro más clásico, representado como una figura oscura y poderosa dentro de una historia de terror

  8. ¿Un cómic olvidable? Pues lo olvidamos y ya está que hay muchos buenos en los que gastarse los dineros.

    Impacientes Saludos.

  9. Para leer algo de Chaykin con vampiros y mafiosos y cosa guarrilla me releo el Balck Kiss y me sale gratis!

  10. frog2000 on 31 Octubre 2008 at 13:58 said:

    Pues no estoy muy de acuerdo con la puntuación de la segunda miniserie, me parece una continuación digna (¿por qué otros derroteros habrían podido tirar los guionistas, vista la sangría de la primera parte?). Los personajes nuevos son interesantes y el único pero que se puede poner, es que parece que la serie iba a tener más continuaciones que no fueron posibles.

  11. frog2000 on 31 Octubre 2008 at 13:59 said:

    "es que parece que la serie iba a tener más continuaciones que no fueron posibles"

    y queda todo un poco "al aire".

  12. Buff, pues era una de mis compras casi seguras ante tanta caida de novedad, y ahora la verdad es que creo que pasaré de momento, que no es precisamente barato y si la mitad delcomic no merece la pena entonces no hay mucho que pensar.

  13. J Calduch on 31 Octubre 2008 at 14:22 said:

    100% de acuerdo en las puntuaciones, el interés se mantiene, como mucho, hasta el penúltimo episodio o antes de la primera mini. La siguiente es completamente prescindible.

    Lo de la errata en la portada que circula por la red, es curioso, el otro día noté que algo parecido pasa en el segundo tomo de Criminal, que en mi ejemplar se titula Lawless pero por Internet circula escrito como "Sin Ley"

  14. Está muy bien. Una historia de la mafia mezclada con las implicaciones socio-culturales que supondría la existencia de vampiros en el mundo real. Es justo lo que pensé cuando vi a la tía esa bebiendo de un brik sujetándose las tetas por si se le caen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation