Sombras de realidad y ficción

Existe cierta tendencia a clasificar a los dibujantes como autores completos o como ilustradores de la obra de un guionista. Compartimentos herméticos, casi estancos, de los que parece sea imposible salir y cuya transgresión merece el prejuicio de ser una herejía de tal calibre que sólo el fracaso puede esperar al osado. Costumbre ésta derivada de la maniática obsesión que obliga a etiquetar todas y cada una las cosas que vivimos, pero que en la cultura se manifiesta de forma ostentosa, con verdaderos especialistas en este arte del rotulado, capaces de crear retorcidos tejuelos de letras doradas e imperecederas.
Divagación un poco traída al pelo, pero que me parece aplicable al caso de Cyril Pedrosa, dibujante de clase que había demostrado su calidad en series como Ring Circus o Shaolin Moussaka, ambas con guión de David Chauvel. Pedrosa plasmaba en las series su impresionante dominio del movimiento, herencia común de aquellos que han trabajado para la animación y que el francés sabía llevar un paso más allá, combinándolo con una adecuada puesta en escena y una sólida narrativa. Un dibujante de oficio, se podría decir, que tuvo el atrevimiento de dar el salto a la autoría total con Les Coeurs Solitaires primero y, después, con Tres sombras, que ahora edita en castellano Norma. La primera pasó -injustamente- un poco desapercibida, pero la segunda es una de esas pruebas que destrozan y entierran cualquier teoría y prejuicio previo, porque las 268 páginas de este libro son la constatación y demostración de cómo se cuenta una bellísima historia. Una especie de cuento moral que recorre la génesis de la aventura en su concepción, desde la fábula y la leyenda hasta la literatura de género, llegando al simbolismo y el expresionismo en una transición sorprendentemente natural, que es la base de la narración de un mensaje simple y directo: el amor de un padre hacia su hijo. Un amor fuera de límites que llevará a todos los sacrificios, a enfrentarse a todos los peligros y a entregar su propia existencia, en una metáfora llena de poder y fuerza gracias a la exquisita labor de Pedrosa. Su trazo evoluciona y se hace más tosco, manteniendo su consistente dominio de la cinemática y dinámica de la escena para ampliarlo a toda la composición de página, que adquiere un ritmo visual vigoroso, casi agresivo. A medida que va avanzando en esa transición por formas literarias, su dibujo va adquiriendo pequeños matices de definición, apenas esbozos ligeramente marcados, pero suficientes para definir cada zona de la narración y darle personalidad definida. Y todo, absolutamente todo, supeditado a la eficacia de la transmisión de un mensaje universal, pero que Pedrosa sabe llevar hacia un planteamiento adulto y reflexivo. No hay final feliz de cuento, sino reflexión madurada y pensada hacia la realidad de una vida que sobrepasa ampliamente los límites de la ficción. Esa evolución de la forma narrativa literaria que marca el tempo de Tres sombras no deja de ser una exposición de la maduración de la misma forma de entender la literatura y, a su vez, de la del propio ser humano. Una hermosa metáfora que se ve recompensada con un trabajado final que no deja, a su vez, de expresar las muchas diferencias y concomitancias entre realidad y ficción, pero sin renunciar a ninguna de ellas. La dureza de la vida real es expresada en términos de ficción, en una simbiosis perfecta que demuestra que ambas expresiones se nutren una de otra, en una relación tan especial como a veces imposible, pero siempre fructífera si su objetivo es el crecimiento personal.
Una obra extraordinaria. (4)

20 Comentarios en “Sombras de realidad y ficción

  1. Odio haber leído esto.

    Vivir a una hora en tren de Barcelona (aka de una tienda de cómics) no mola…

    Pedrosa es un auténtico genio. Lástima que pasara desapercibido el coeurs solitaires y que en España no se acabara de publicar Shaolin Mousakka, un cómic buralmente delirante.

    También horroroso lo que hizo norma con Ring Circus al hacernos esperar tanto entre número y número (cuando en Francia ya hacía años que estaba acabada). Mis uñas no daban para más!

    Y ahora, hasta mi siguiente excursión a Barna, mis uñas volverán a sufrir.

  2. varias veces estuve tentado de hacerme con él en francés, pero me esperé y por fin lo he leído este fin de semana, efectivamente es un cómic enorme, que me quita el mal sabor de boca que me dejó el para mi flojísimo final de ring circus ( serie que en su comienzo me encantó ), y que demuestra que pedrosa además de un monstruo dibujando es un muy buen autor completo

    ya podían animarse a publicar Les Coeurs Solitaires, que fijo que también merece la pena

  3. PapáCairo on 24 Noviembre 2008 at 14:10 said:

    Lo que más me ha gustado ha sido el grafismo (pese al abuso de planos a ras de suelo) y el tono, sobre todo al principio. Después creo que se pierde en el desarrollo y no remata bien: no entiendo el protagonismo final de un personaje, que aunque como contrapunto pueda funcionar, no tiene mucho que ver con el como se han llevado las cosas hasta ese momento.

  4. Álvaro Pons on 24 Noviembre 2008 at 15:08 said:

    papacairo: imagino a qué te refieres. Sácalo de la ficción y verás como sí tiene sentido… :)

  5. Nada Álvaro sobre gustos…

    Yo me lo compre en Francés y se lo acabe regalando a un amigo,

    El dibujo esta muy bien pero solo eso.

    Miedo me da tu crítica cuando saque mi comic… (Aquí me gustaría poner un emoticon acojonado pero todavía no he descubierto como se hace en el blog)

  6. PapáCairo on 24 Noviembre 2008 at 15:56 said:

    En ese plano que media entre la ficción y la realidad puede funcionar, por eso digo que entiendo el contrapunto, otra cosa es que la propia lógica interna del relato, tal como está planteada, lo admita. Y yo creo que ese interludio final con un protagonista de última hora no casa con todo lo anterior (y que por otra parte ya estaba explicado con el papel de la bruja vieja).

  7. Es un cómic que me muero por leer… pero el precio me parece altísimo. Casi que mejor pillarse una edición en inglés o francés, solo por el precio.

  8. La edición en inglés es mucho más pequeñita que la española.

    Por cierto, a mí no me gustó mucho. Estéticamente es muy chulo, pero narrativamente es bastante limitado. Además, creo que Pedrosa se pierde por el camino, que toda la travesía en barco sobra, que el final, con ese personaje que menciona PapáCairo empeora el conjunto… A mí me aburrió y no consiguió emocionarme en ningún momento. Es decir, que conmigo falló en sus dos objetivos principales.

  9. Álvaro Pons on 24 Noviembre 2008 at 20:07 said:

    Yo narrativamente no lo veo nada limitado. Que utilice una composición y formas clásicas no implica que sea limitada… De hecho, su narración me parece muy interesante en tanto que controla el tiempo y ritmos con muchísimo acierto.

    la travesía en barco me parece fundamental en su doble vertiente de transición literaria (de la aventura salgariana a un entorno casi dykensiano) y de muestra de la protección del hijo ante una situación que se le va escapando de las manos al padre (la pérdida de la felicidad y de la estampa bucólica de la familia). Y el personaje, creo, es una forma metafórica de la enfermedad que es necesario.

    A mí, desde luego, no me aburrió…

    De todas formas, al final es cuestión de que el mensaje llegue y, muchas veces, no sólo depende de la obra, sino de la relación entre obra y lector. Y no siempre funciona.

    En mi caso sí, desde luego… :)

    Por cierto, la española es idéntica a la francesa, que es la que yo tengo…

  10. Cuando digo lo de "narrativamente limitado" no me refiero a que tenga que hacer fuegos artificiales a lo Andreas, lo digo muy conscientemente de que estamos hablando de narrativa clásica, invisible. Para mi gusto no ha sabido cortar en muchas escenas, tal vez por el placer de dibujar, que, eso sí, lo hace muy bien.

    La travesía del barco está estirada innecesariamente, muchos de los elementos para dar un aire de cuento clásico son innecesarios, y al final creo tras tanta vuelta y revuelta, el final (el último tercio o cuarto de libro) es un poco decepcionante.

    Es cierto que la dinámica lector-obra es muy importante, y a lo mejor parte de la culpa de que no me haya gustado es mía, sólo trato de racionalizar cuáles son los puntos que hacen que conmigo no haya funcionado…

  11. Álvaro Pons on 24 Noviembre 2008 at 23:04 said:

    vale, te había entendido mal. En principio, puedo aceptar que existe una "decompresión" en ciertas escenas por su mayor desarrollo narrativo gráfico, pero yo en este caso no hablaría de limitaciones narrativas, si acaso de excesos… :)

    Sin embargo, aquí sí que posiblemente es una cuestión más aprticular, ya que si bien me encanta la síntesis narrativa, reconozco que me gustan esas dilataciones. vamos que soy fan de Angelopoulos! :)

    La escena del barco yo tanto como estirada creo que el problema estriba en que debería haber sido más compartimentada. Si te fijas, existe uan clara concreción entre estilos y escenas que en la del barco, a mi entender, se podría haber dividido en dos de forma más evidente.

    Y, respecto al final, a mí no me ha decepcionado en tanto me parece que es el adecuado para la historia. Un final triste y duro tratado desde una perspectiva moral, como en los cuentos.

    No sé, entiendo que es una historia que tenía elementos para gustarme especialmente, precisamente por ese análisis de las formas literarias y de la estructura del cuento como forma de transmisión de mensajes morales. un tema que me apasiona y que, posiblemente, haya favorecido que me haya llegado más la historia… :)

  12. ¡Santo cielo! Para qué os leo? Si estoy empezando a leer el tebeo y ya me lo estáis contando todo…argh!

  13. Estoy de acuerdo, contais demasiado.

  14. Álvaro Pons on 25 Noviembre 2008 at 1:02 said:

    Pues mira que hemos ido todos con cuidado de no contar lo que pasa en el tebeo… :)

    Sorry!

  15. Vale, el sábado me lo trae un amigo. Ya comentaré qué tal… tengo curiosidad por el final este que comentáis.

  16. cricomic on 27 Noviembre 2008 at 1:08 said:

    Es curioso. Existen obras ,creo, mucho más redondas que, sin embargo, no generan ni de lejos tantos comentarios.

    Sin embargo un libro interesante pero ,según mi opinión, menor consigue que un monton de personas le hinque el diente.

    Voy a meter baza sobre todo porque suelo coincidir a menudo con Alvaro. Y en esta ocasión no es así.

    Creo que tienen razón los que apuntan que el autor empieza a perder el norte sobre la mitad de la obra (a partir del viaje en barco) y los episodios, amen de innecesarios , se eternizan (en un alarde de vacuidad estética ), rematándolo además con un epílogo que para mí desmiente todo el desarrollo del libro.

    Disney es un buen punto de partida si se busca desmentirlo, y un mal compañero de viaje cuando su espíritu llega a poseerte.

    De todos modos, es una obra interesante y valiosa en cuanto genera intercambio de opiniones.

  17. OJO!! ESTE COMENTARIO CONTIENE SPOILER; NO LEER SI NO SE HA LEÏDO EL COMIC

    Pues una vez leído, a mi me ha gustado bastante.

    Coincido con muchos de los comentarios en lo de que la parte del barco está quizás un tanto alargada innecesariamente y en que el personaje del final del libro está metido un poco con calzador, pero es cierto, como comenta Álvaro, que si sacamos parte de este de la ficción y lo convertimos en una persona que da esperanzas a un padre que se agarra a un clavo ardiendo, puede resultar un personaje real y por lo tanto creíble. EL final del libro a mi al menos me ha resultado coherente y por lo tanto bien acabado.

    El comic, y a pesar de los fallos que comentamos, me ha parecido una estupenda obra y más a medida que se empatice con la idea de lo duro que debe ser la pérdida de un hijo y resignarse poco a poco a esta pérdida a medida que avanza su enfermedad.

    Un saludo.

  18. Pues ya está en mis manos y leído :)

    Qué decir, me ha encantado. La parte final me ha descolocado un poco, pero una vez asimilado creo que no habría final mejor.

    Una triste historia, y más sabiendo que está basada en una experiencia personal.

    A mí me ha llegado :(

  19. Miguel on 9 Diciembre 2008 at 11:01 said:

    Para mi, uno de los comics del año sin duda; los constantes cambios en el dibujo consiguen atraparte en todo momento y dar énfasis en los momentos críticos. Las escenas largas con viñetas casi repetidas recalcan una situación muy difícil donde el padre se hunde cada vez mas para finalmente renacer. Eso si, caro de narices. Gran reseña Alvaro.

  20. gallas on 11 Marzo 2009 at 14:30 said:

    Yo lo acabo de leer. Me ha encantado!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation