Tormentoso Rubín

Dante necesitó de la ayuda de Virgilio para bajar a los infiernos. Un báculo de razón para no caer en las garras de la locura absoluta, ante la maldad y el dolor, sólo la demencia aparece como refugio posible y el poeta tendía la mano al escritor como una cadena que le mantenía atado a la realidad.
David Rubín ha sido más valiente, o más inconsciente, según opiniones, lanzándose a un infierno personal sin ayuda ni guía, explorando Ciudad Espanto, un lugar que parece sacado de una pesadilla interminable de Borges o de Monterroso, en el que cada esquina esconde un pequeño cuento de crueldad y miserias, de horror y miedos. Rubín crea una métrica propia para componer un poema maldito, cuyos versos son líneas, palabras y dibujos, esbozados con su fuerza habitual, ahora matizada quizás por un color que toma el protagonismo del visceralidad con esos rojos agresivos que inundan las páginas. El Bécquer de las leyendas se encuentra al Espronceda más pasional en este tebeo donde la viñeta desaparece, donde la ilustración a doble página se alza como la forma de ir enlazando las ideas dispersas que componen las barriadas de esta ciudad Espanto. Relato ilustrado que, sin solución de continuidad, encuentra secuencia de forma natural en transiciones sobre un único escenario, en una teatralidad manifiesta en la que Rubín recupera la viñeta como marco referencial para luego pasar página y volver a refugiarse en la historieta de composición atrevida y sorprendente.
Es posible, como dice Max en el prólogo, que el mayor miedo de un autor sea no saber qué contar. Pero en Cuaderno de tormentas encontraremos un pavor todavía superior: el del autor que se siente sobrepasado y dominado por sus historias. Una presión terrible que ahoga hasta la sofocación, en una avalancha en la que una imaginación desquiciada no para de lanzar ideas a borbotones. Ficción desmedida que atenta al autor hasta sobrepasarlo y sustituirlo, inundado de un mundo en el que la realidad ha dejado de ser y ya no existe más que el lugar imaginado y, al final, la locura, el único abrigo que permite poder vivir en un mundo mutable en perpetua ebullición.
Quizás su mayor problema sea un exceso de ambición literaria, que se compensa con esa poesía visual que deja un poso de bellísimo terror. (2+).

18 Comentarios en “Tormentoso Rubín

  1. Excelente, sí señor. Poco más se puede decir. Rubín sería sorpresa si lo hiciera mal, porque la verdad es que a ratíficado ser todo un contador de historias

  2. Creo que Rubín es un talento que dará muchas alegrías al medio comiquero español. Una mirada propia, muy característica y del que tiene que estar al caer su gran obra maestra. Tiempo al tiempo.

  3. Miguel on 2 diciembre 2008 at 10:22 said:

    Coincido plenamente, una gran reseña acerca de un gran comic, o de un gran cuento ilustrado, o las dos cosas. Basta de clasificaciones, un gran libro. Es cierto lo que comentas, esa sensación de que el autor esta siendo dominado por sus propias ideas, que surgen a borbotones, es simplemente genial.

  4. Juanan on 2 diciembre 2008 at 13:57 said:

    Curioso que no aparezca el logo de PlanetaDeAgostini en la cubierta…

  5. PapáCairo on 2 diciembre 2008 at 19:35 said:

    El Cuaderno de Tormentas me ha provocado una desazón que tiene más que ver con mi experiencia como lector que con la obra en si. Me gusta mucho el Rubín ilustrador, su grafismo, la paleta de colores, la manera de dar las tintas, etc, pero no conecto al nivel que propone en esta (y otras) obras. Es un problema de sensibilidad, y probablemente sea un problema mío, pero del choque entre lo que me gusta y lo que no me gusta del autor gallego surgen algunas preguntas que me rondan estos días por la cabeza y que no acaban por encontrar una respuesta satisfactoria.

    Veo en Rubín un ansia por evolucionar, por evitar el anquilosamiento de lo acomodaticio y buscar nuevas fórmulas, y sin embargo puedo atisbar las costuras de la obra y los trucos de los que se sirve para que el mecanismo funcione. Las páginas que colgaste de Romeo y Julieta no aguantaban junto a la Odisea de Jorge González, y no por el nivel gráfico, que me parece excelente en los dos casos, sino por composición, por planos, por profundidad de campo. Ahí pensé que el trabajo que le hubiera supuesto a Rubín currárselo más no le compensaba desde el punto de vista económico, pero ahora, ante el Cuaderno de Tormentas y con el recuerdo de las historias mitológicas del HUMO, empiezo a verlo más limitado como narrador “estándar”, si se puede usar ese término en una disciplina artística, pero listo y vivo en cubrir sus vergüenzas de una manera brillante, y así lo demuestra en el Cuaderno, libro fronterizo donde se mueve como pez en el agua haciendo lo que mejor sabe hacer.

  6. Antón on 2 diciembre 2008 at 23:41 said:

    Estoy de acuerdo. No es oro todo lo que reluce, y aunque no se le puede negar su calidad, tampoco hay que caer en el error de la sobreestimación. Está bien. Sí. Pero no hay que pasarse. Las ilustraciones están muy bien, y el color en ocasiones se agradece, pero es el texto, las historias, lo que cojean en el arte de Rubín. Les faltan un punto de grandeza que consigan cerrar un buen album. Lo mismo me ocurre con 'Arrugas'…

  7. Álvaro Pons on 3 diciembre 2008 at 0:44 said:

    Pues a mí precisamente el texto me ha parecido muy bueno (quizás en exceso literario, pero imaginativo e interesante)

  8. Miguel on 3 diciembre 2008 at 10:30 said:

    No entiendo Alvaro como puede ser en exceso literario ( quizás quieres decir que en algún momento peca de retórico). Coincido contigo totalmente en los adjetivos imaginativo e interesante. EL problema sería a partir de aqui la repetición del mismo esquema, esa desazón amarga que lo inunda todo. Se trate de un cuento ilustrado, o a ratos, de un comic; lo cierto es que rompe con las clasificaciones, se arriesga y llega a buen puerto; eso si, el contrahomenaje a tintin, para mi gusto sobra. Por otra parte, ole por planeta por haber apostado por obras como esta de autores españoles, un 10 en todos los aspectos incluido el precio.

  9. Álvaro Pons on 3 diciembre 2008 at 10:34 said:

    Miguel: quizás no he escogido bien la frase. Me refería a que en muchos momentos la parte literaria se sobrepone a la dibujada. Lo que no es, en modo alguno, problema para gozar del tebeo.

  10. Comentario on 3 diciembre 2008 at 18:37 said:

    Flaco favor hacemos al cómic español si casi equiparamos a Rubín con Durán, tal y como hacen en otros medios que casi equiparan a Villalongo con Erice.

  11. El Juan Pérez on 3 diciembre 2008 at 21:45 said:

    Lo bueno que tiene Rubín es ese magnetismo de su estilo, tan personal y grandioso a ratos. Bien es cierto que es un artista muy joven y probablemente no haya dado más que un avance de lo que será su obra futura. Tal vez lo han situado algunos críticos demasiado arriba y de ahí nace cierta incomprensión de lo que hasta ahora ha hecho y lo que gran parte de los lectores esperan de él. Puede parecer una tontería pero en ocasiones las medallas pesan demasiado. Yo también pienso que en guiones flojea un poco, pero no es el único al que le pasa. De todas formas lo que más me gusta de él son sus puestas en escena, sus muñecos de ojos grandes y el colorido que gasta. Y con eso va sobrado.

    ¿Vale?

  12. Víctor on 3 diciembre 2008 at 22:52 said:

    ¿Quién es Villalongo?

  13. Miguel on 4 diciembre 2008 at 10:26 said:

    A muchos les gustaría tener la imaginación para fabular tristezas de Rubín, pero es mucho más fácil criticar. Que resulta pretencioso a ratos ( puede), que los guiones tal y cual ( no me lo parece). Lo cierto es que con todo es de lo mejorcito del año. Miguel

  14. César on 4 diciembre 2008 at 12:34 said:

    "A muchos les gustaría tener la imaginación para fabular tristezas de Rubín, pero es mucho más fácil criticar. Que resulta pretencioso a ratos ( puede), que los guiones tal y cual ( no me lo parece). Lo cierto es que con todo es de lo mejorcito del año. "

    Es curioso….en el mismo dia dos comentarios distintos infravaloran a Rubin… nunca antes se habia dicho nada de él malo ni desmerecedor…. pero en el mismo dia 2 personas (¿distintas?) dicen algo negativo de él…. Me da que el señor Rubin se ha bebido el licor cafe de alguien y se esta vengando :D

    Y Rubin pulira aristas poco a poco, pero alguien que dice frases sobre el amor como las que dice él se merece que le costeemos de por vida todo el licor que pueda beber… Y a Duran tambien, aunque nunca se podran comparar ambos autores, son estilos de contar historias muy diferentes…

  15. juan pedrero on 4 diciembre 2008 at 13:25 said:

    Será Vigalondo…

  16. PapáCairo on 4 diciembre 2008 at 14:14 said:

    No se si lo dices por mi, vaya, pero no creo que haya sido especialmente crítico a la hora de valorar a Rubín. Compro y leo todo lo que saca, y eso no lo hago con cualquiera (debo de ser uno de los que le paga el licor de café :-) ) Y me gusta, pero quizás no comparto el entusiasmo generalizado sobre su obra, al menos no todavía. Rubín está despegando, por mucho que ya lleve un montón de años currando en esto de los tebeos, y con el talento que atesora y con sus ganas por contar cosas seguramente llegue muy lejos, lo que no quita que ahora mismo ya sea un autor muy interesante, pero aún le queda mucho, algo que es lógico y si me apuras, hasta positivo. Lo que decía en otro post venía a cuento del proceso creador, que cada vez me interesa más, y que siguiendo a Rubín voy viendo luces y sombras, y como de manera inteligente el autor gallego se centra en las luces.

    En la parte escrita o conceptual no entro, ya lo dije, no conecto, pero ese es un problema mío.

  17. César on 4 diciembre 2008 at 18:31 said:

    "No se si lo dices por mi, vaya, pero no creo que haya sido especialmente crítico a la hora de valorar a Rubín. "

    No, no iba por usted… simplemente me choco dos post diferentes que se limitaban a catalogar la obra de Rubin de pretenciosa…. un argumento, por mucho que no este de acuerdo con el o discrepe, siempre es bien recibido.

    Y si, Duran tiene mas mili que Rubin, pero aun asi creo que yo nunca los usaria comparativamente…

  18. Álvaro, "Retoricista" o "engolado" no son sinónimos de "literario" (bueno, siempre que no lo comparemos con las introducciones de Hernando al serial de Batman). Lo cierto es que el texto peca de amateurismo. Parece escrito por un bachiller con ínfulas, tanto en la elaboración de la frase como en la de la trama.

    A ver si se une a un buen guionista, pues sin duda es uno de los más prometedores dibujantes del medio en nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation