La antiprotohistorieta

ernstLeo (mejor, paladeo) la reciente (y exquisita) edición de Tres novelas en imágenes, de Max Ernst. Una obra realizada para la fascinación de los sentidos, con una potente carga simbólica en cada collage, pero que se realza y refuerza con una estructura narrativa que bebe, evidentemente, de las fuentes de la historieta. Si bien el componente surrealista/dadaísta de estas propuestas puede y debe rechazar cualquier organización argumental compatible con una lógica sencilla, las composiciones de Ernst logran una corrosiva visión de la sociedad y tradición burguesa precisamente a través de collages realizados partiendo de ilustraciones de folletines y obras didácticas. El impacto visual de cada una de las imágenes busca evitar la respuesta ortodoxa, para entrar precisamente en una provocación de mecanismos inconscientes de respuesta, en continua yuxtaposición de contrarios e imposibles. Una obra de infinitas lecturas y sugerencias, que permite entrar directamente en el debate de qué es la historieta. Un debate seguramente estéril, porque si bien existe la tentación de calificar esta narración gráfica como una protohistorieta, basta escarbar un poco en su génesis para comprobar que la tentación de etiquetar esta obra como antecedente de la historieta más que errónea, es una típica conclusión del sentimiento de inferioridad del noveno arte, porque lo que ocurre, como bien indica Juan Antonio Ramírez en el excelente epílogo, es una influencia contraria, desde la historieta hacia el arte gráfico. La obra de Ernst entronca con facilidad con experiencias previas como las de los grabados de Frans Masereel a principios de la década de los 20 (Pasionate Journey en 1919, The Sun en 1920 o The Idea en 1920 – esta última con edición en castellano-) o con los antecedentes directos, casi coetáneo, de Lynn Ward en God’s Man (1929).

ernst2

El exacerbado surrealismo de las imágenes compuestas de Ernst deriva con fluidez del expresionismo violento de Masereel y muchas de sus propuestas ideológicas se pueden encontrar en los grabados en secuencia gráfica del belga, que con seguridad conocería. Incluso obras incluidas en este recopilatorio, como La mujer 100 cabezas tienen una curiosa correlación conceptual y cronológica con la posterior Destin, de Otto Nuckel (también editada en España por IMHO), que parece reinterpretar las propuestas de Ernst desde una perspectiva de mayor ortodoxia lógica. Obras que han sido consideradas explícitamente como antecedentes de la novela gráfica (como hace David A. Beronä en Wordless Bookd) en un claro intento de establecer vínculos entre la historieta y un arte “superior” pictórico. Intentos claramente erróneos a poco que se haga una mínima correlación cronológica: entre 1929 y 1930, años de aparición de la obra de Ernst y de Ward y Nuckel, con varias obras de Masereel ya publicadas previamente, el lenguaje de la historieta ha alcanzado ya una sofisticación indudable. A finales de la década de los 20, autores como Winsor McCay, George Herriman, Frank King, Geo McManus, Billy DeBeck o Cliff Sterret han desarrollado ya la parte más importante de su producción, que coincide con el asentamiento de las bases del lenguaje historietístico en una complejidad muy alejada de las propuestas pictóricas de Masereel, Ernst o Ward, que se encuentran más cercanas, en ese sentido, con la narración gráfica de la protohistorieta real de Hogarth, Töpffer o Busch.
masereelEs posible que la identificación de “antecedentes” de la historieta pudiera tener una justificación en tanto en cuanto los recursos narrativos son coincidentes con los de los pioneros de la historieta en Europa, pero es evidente que la dirección de la influencia tiene un sentido claro: son las historietas (ya sea las protohistorietas de los antes citados o las ya reales publicadas en la prensa americana y que se publicaban con cierta celeridad en Europa) las que realmente definen una influencia sobre las propuestas pictóricas, permitiendo a los pintores/ilustradores trabajar en una zona limítrofe de la ilustración tradicional, ampliando el juego narrativo monodimensional de la imagen única a una propuesta secuencial de mayor posibilidad formal y conceptual. A partir de aquí, la brillantez de las propuestas de Ernst, Masereel o Ward cran una clara retroalimentación sobre la historieta, que se nutrirá del estilo gráfico y narrativo en el futuro, tanto de los trazos expresionistas como del complejo simbolismo icónico. No es difícil rastrear estas influencias incluso en la actualidad, desde casos evidentes como los de Thomas Ott o Peter Kupper a otros quizás más sutiles, como Charles Burns, que juega con la fuerza del claroscuro, del contraste negro y blanco, con ciertas similitudes a lo que se puede encontrar en la obra de Ward. Y no sólo ahí, sino indirectamente a través de la influencia que ha tenido en otros movimientos pictóricos, como la figuración narrativa, que a su vez han tomado préstamos de la historieta y han dejado impronta en ella.
La historieta influye y es influida en un constante toma y daca entre el noveno arte y el resto de formas artísticas. Muchas veces, nos centramos en análisis de influencias derivados únicamente de la historieta, pero basta un rápido repaso a la historia del arte para encontrar en estilos de dibujante de tebeos que calificamos de “modernos” o “rompedores” estilos gráficos o pictóricos que tienen ya décadas sobre sus espaldas, reproduciendo en la historieta debates ya ampliamente superados.
En cualquier caso, sea cual sea la influencia, no os perdáis esa joya que es Tres novelas en imágenes, con edición cuidada de Atalanta.

Novedades de La Cúpula para enero

La Cúpula sigue dando buenas noticias en sus novedades. En enero, mucha atención a El borrón, de Tom Neely, una obra sorprendente, surrealista y delirante, de la que podéis ver unas páginas aquí.. Y ojo también a La vida secreta de los jóvenes, con un Riad Satouff bien distinto del de la sobrevalorada Pascal Brutale, una obra muy estimada por la crítica francesa pero que personalmente me parece bastante flojita. No así este corrosivo catálogo de costumbres amorosas.
(**)- El Borrón, de Tom Neely. 192 págs BN. 17 x 24 Cartoné. P.V.P.: 15,00 €
(*)- Amnesia, de Kati Rickenbach. 82 págs. BN. 17 x 24 Rústica. P.V.P.: 12,00 €
(*)- La vida secreta de los jóvenes, de Riad Sattouf. 160 páginas BN. 17 x 24 Cartoné. P.V.P.: 15,00 €
Kiss comix 208, de Varios autores. 68 páginas. 20 x 26,5 grapado P.V.P.: 4,20 €
(**)- Palomar 1, de Beto Hernandez. 2ª edición
260 páginas BN. 17 x 24 Rústica. P.V.P.: 18,00 €
(*)- Yago, de Ralf König. 4ª edición 212 págs. BN. 17 x 24 Rústica. P.V.P.: 15,00 €
Continue Reading →

Las historietas de La Turia

Una de las tradiciones de la Cartelera Turia de Valencia ha sido felicitar las navidades con una historieta, uan costumbre por la que han pasado autores como Miguel Calatayud, Juan Puchades o Manel Gimeno. Para los que no son de la capital valenciana, ahora la publicación recopila una parte de todas las historietas en una única página, donde se pueden leer estas particulares felicitaciones navideñas desde 1989. Atentos, porque algunas de las páginas de Calatayud son verdaderas joyas casi desconocidas…

calata1