Superespía

Recupero la reseña de Super Spy que hice hace un año, aprovechando que Norma lo publica en España:

superspy.jpgResultaba sorprendente que un autor tan interesante como Matt Kindt siguiera inédito en castellano. Afortunadamente, Norma publica por fin Super Spy, un sugerente título en el que el autor de Pistolwhip se introduce -esta vez en solitario- de nuevo en el mundo de los espías, tras la excelente 2 sisters. Pero al igual que en aquélla, escoge una perspectiva completamente original, dejando de lado el glamour que suele acompañar a las películas de Hollywood de este género para adentrarse en una especie de slice of life de espías. Kindt no relata complejas y emocionantes tramas como hace Brubaker, por ejemplo, sino que se centra en la parte humana del espía. Sujetos que no son superhombres entrenados hasta la extenuación, sino personas que han llegado a ese trabajo de forma casi casual, como un trabajo más cuando no hay otra opción. No son mecánicos Bournes que miden milimétricamente sus movimientos, ni James Bonds que cambian cada noche de hermosa mujer. Son gente que no recuerda los códigos, que les cuesta seguir la rutina del espía y que se enamoran, sufren y viven como cualquier otro.
Pero son espías, y eso les obliga a pasar por exigencias que quizás nunca quisieron pasar. Como la de esa pobre mujer que se ve obligada a convivir día a día con un militar, fingiendo ser su feliz esposa para poder sonsacarle secretos de estado, pero viviendo un infierno sin salida posible. La mentira se convierte en la prisión más terrible, de la que es imposible escapar por mucho que se intente. Grandes secretos de estado que serán fundamentados en pequeñas mentiras cotidianas, en un absurdo contrasentido donde el ser humano siempre pierde. El heroísmo legendario de estos personajes se nos presenta de otra manera completamente distinta, mucho más lejos del patriótico sentimiento y más cercano a la simple supervivencia en un mundo de eufemismos y máscaras donde la vida individual deja de tener sentido.
Y Kindt, habilidoso como pocos, va construyendo su compleja historia como un rompecabezas intrincado, en el que pequeños retazos van y vienen, componiendo relatos que a modo de gigantescas matrioskas se van conteniendo uno en otro. Un guiño maquiavélico en el que Kindt, cual espía, crea una especie de mensaje cifrado que, a medida que vamos leyendo, van descodificándose, como inmerso en una enigmática maquinaria. Los personajes antes aislados van revelándose como actores de una comedia coral inacabable, deambulando en un inmenso escenario donde toda pista será vital para el futuro. Las mentiras que conforman la vida del espía se convierten en protagonistas de la propia historia, llegando a contaminar al propio libro. En un cuidado diseño –marca de la casa del autor-, Kindt logra la pirueta definitiva, consiguiendo que aquello que estemos leyendo sea una mentira en sí mismo, un remedo falsificado de libro antiguo que esconde a su vez ficciones y quimeras fingidas que, paradójicamente, darán como resultado una verdad: la de la naturaleza íntima del ser humano.
Norma edita con primor (y no era fácil, que el libro es de complejo diseño). Esperemos que sea además el adelanto de la recuperación de otras obras del mismo autor, tan interesantes como Pistolwhip o 2 sisters.
No os lo perdáis. (4)

Enlaces:
Supersecret Spy
El blog de Matt Kindt
Un avance de la obra (en inglés)
Reseña en Little Nemo’s Kat

17 Comentarios en “Superespía

  1. Pues siguiendo con el comentario del post anterior, te quería preguntar si sabes si existe algún tipo de rcopilación o algo parecido de Rent-a-ghost ltd en el Reino Unido; ras echarle un vistazo a Lambiek aun se ha reavivado más mis ganas de conseguir algo de esta gran serie de humor.

  2. Ya he picado…

  3. Tebeazo. Muy, muy bueno. Una sorpresa muy agradable!

    Un saludo,

  4. Me gustaría salirme del tema de este post para comentar algo sobre el último Monsieur Jean, que acaba de llegar a mis ávidas manos. Puesto que no sé si tienes pensado hacer un artículo en el futuro, me gustaría decir que difiero ampliamente de tu opinión de que la serie está pasando por horas bajas. El anterior volumen (Hora de hacer balance) sí que fue un jarro de agua fría para mi por su mediocridad y demasiado absurdo argumento. Pero en el número 7 (Un poco de equilibrio) y siempre según mi opinión, se recueran los años de gloria de la serie. El formato de historias de una sola página me parece una elección muy acertada para mostrar simples pincelazos de la vida de los personajes; la ausencia del (excesivo) surrealismo de anteriores entregas es una mejora sustancial; el progreso de algunos personajes, sobretodo Eugéne, los convierte en seres vivos capaces de cambiar y evolucionar; Jean es cada vez más maduro y al mismo tiempo es el mismo de siempre, y lo mismo puede decirse de Félix. Por último, la inclusión de la chica pelirroja como personaje fijo me ha entusiasmado, y sólo lamento que no tenga nombre propio (a lo mejor se me ha pasado por alto).

    En resumen, y me disculpo ya por la longitud de mi digresión, este Monsieur Jean me ha encantado, me ha devuelto a los mejores momentos de la serie y sobretodo me ha quitado de encima los miedos que había cogido con la anterior entrega, los miedos a que una de mis series favoritas estuviera cayendo en picado en el pozo de la mediocridad.

    Gracias por leer hasta aquí.

  5. David. on 25 Enero 2009 at 0:41 said:

    Pues veo que empiezas el año con fuerza, Álvaro. Un cuatro, puntuación que lo haría digno de estar en una futura lista de lo mejor del 2009, ¿no?

    Yo lo he tenido en mis manos esta tarde, pero no me he decidido al final a comprarlo…

  6. WWfan! on 25 Enero 2009 at 17:02 said:

    Super Spy.

    Eso debería haber contratado la Espe para que no la pillaran.

  7. tirando del off topic, estoy con Bayarri, el último Jean me ha gustado más que el previo. No más que el cuarto tomo, por ejemplo (que es de lo mejor que se puede leer uno, así en general), pero creo que efectivamente merece la pena.

    Y por cierto, creía que Super Spy era para febrero… pues yo hasta Febrero ya no compro novedades (la cuesta de enero, ya se sabe), pero va a ser esta, sin duda.

  8. Fran Sáez on 26 Enero 2009 at 10:51 said:

    Pues aunque tampoco venga a cuento (este es el topic de los off-topics!) me apunto a lo de Rent-a-ghost, se agradece cualquier información…

    Señor Punch, no me cambie de nombre q me gustaba mucho!

  9. Ya decía yo que me sonaba Matt Kindt de algo… Dibujó uno de los mejores episodios de El Escapista. Me lo apunto en la lista de la compra ;-)

  10. fran, la verdad es que por cariñín, de momento queda entre paréntesis. Pero I yam what I yam, compadre ;)

  11. alfred holanda on 27 Enero 2009 at 0:06 said:

    Super Spy es uno de esos tebeos que me hace mantener la esperanza en que el medio se está desarrollando de una manera que va más allá de ventas, formalismos y modas…

    Todo lo contrario que Mr. Jean… Las peripecias de los burguesitos parisinos me aburren sobremanera, por muy maduros que se hayan vuelto.

  12. nacho on 28 Enero 2009 at 0:29 said:

    Álvaro, ¿cómo es posible que la edición de Norma tenga más páginas que la americana (336 vs 304)?

    Han introducido algún capítulo más? ¿Se han equivocado al numerarlas?

    Muchas gracias

    • Álvaro Pons on 28 Enero 2009 at 0:37 said:

      nacho: yo tengo la edición americana y acabo de comprobar que tiene 336 págs, igual que la de Norma. Debe ser un error del dato que has mirado…

  13. nacho on 28 Enero 2009 at 1:26 said:

    Bueno, miré en dos tiendas (Amazon y Play), y en las dos venía 304 páginas.

    En cualquier caso, muchas gracias por la (pronta) respuesta.

  14. alfred holanda, si lo de jean es más simple, uno (yo) me río y mucho con esa pobre chica (spoiler, quizá) que suelta burradas por su boca de modo involuntario cuando está nerviosa. Es cercano, me lo creo. Y me hace reír, y B&P consiguen que piense todo el libro que los desencontrados deberían encontrarse, Uno al otro o con terceros, y que el desamor es cosa mala, y cuando veo las fantasías-de-padrazo de Jean sé que algo así lo pensamos todos cuando llevamos al hijo al parque o al hiper (bueno, Jean está tonto, siempre lo estuvo, nadie lleva a sus límites las ensoñaciones).

    Simplemente sigue siendo cercano, al menos cuando, en fin, reconoces ser burgues(ito) y urbano, treintaytantos, enamorado o no, padre reciente o no… cercano, nada más.

  15. (y Super Spy sigue apeteciendo más y más…tengo que pillarlo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation