Cuidadín con los comentarios

Una bloguera catalana, condenada por comentarios anónimos injuriosos en su blog. Cierto es que la situación es muy particular (la bloguera en cuestión es militante de CiU y los insultos iban dirigidos a una concejala del PP, pero dejan a las claras la legislación al respecto: el responsable de un blog es reconocido como “editor” del mismo y, por lo tanto, responsable de esos insultos. Para que luego vengan los tradicionales estúpidos que, armados del coraje que da el anonimato, se atrevan a llamar “censores” a los que borramos comentarios injuriosos anónimos.
¿Tan difícil es responsabilizarse de las opiniones propias?