Breakdowns

No se puede poner en duda que Maus es una de las obras más influyentes de la historia del tebeo. Independientemente de los gustos personales, la realidad marca que la obra de Art Spiegelman ha contribuido de forma fundamental al cambio de consideración de la historieta, convirtiéndose en argumento reiterado y, ya hasta cierto punto fácil, para demostrar y ejemplificar la madurez del medio. El Pulitzer a Maus supuso para la historieta el espaldarazo final a su consideración adulta popular y mediática, consiguiendo lo que nunca antes se había logrado, pese a los muchos merecimientos. Cualquier buen aficionado al tebeo sabe que esta afirmación no implica, en modo alguno, que Maus sea la cúspide absoluta del noveno arte –siendo como es, una obra maestra-, pero es obvio que Spiegelman aunó en su obra méritos y características que le concedieron ese ansiado beneplácito común de público, crítica, medios y cultura oficialista al que nunca se había llegado.
Sin embargo, si dejamos ya de lado los anteriores méritos y afirmaciones y nos centramos en la figura del autor, resulta cuanto menos paradójico que sea realmente complejo enumerar más títulos de su obra. No es raro encontrar autores que basan toda su fama en una única obra (incluso, por desgracia, autores a los que la fama de una obra les ha sepultado creativamente), pero siempre se puede estudiar su trayectoria artística previa. Un intento que, en el caso de Spigelman era casi imposible. Incluso la todopoderosa y omnisciente wikipedia apenas arroja más información sobre el autor que su trabajo de ilustrador y, por supuesto, Maus. Y aunque se pueda aceptar, con ciertas dificultades, que existen casos de genialidad artística innata… ¿Se puede creer que Maus es una especie de afortunada generación espontánea de la nada? Una respuesta que, evidentemente, sólo puede tener la negación como respuesta. Maus es un ejercicio narrativo de alta complejidad en la que se detectan multitud de influencias y detalles que denotan un inmenso trabajo de preparación, que sólo se puede entender a partir de una experiencia anterior de investigación constante en el lenguaje de la historieta. breakdownsUn ejercicio previo que es posible conocer gracias a Breakdowns (Random House Mondadori), que reedita la primera recopilación de trabajos de Art Spiegelman publicada en 1978 y que permite comprobar la evolución artística y personal de este autor. A través de las historias cortas reunidas en este volumen, originalmente dispersas por diferentes publicaciones alternativas de la década de los 70, vamos a encontrar a un autor profundamente comprometido con la investigación y la búsqueda de nuevos límites y recursos del lenguaje de la historieta. Spiegelman parte de las formas de la ilustración, pintura y narrativa clásicas (incluyendo, obviamente, las de la historieta), para experimentar y descubrir nuevos recursos. Juega con la misma facilidad con las Biblias de Tijuana que con el cubismo, con los préstamos entre medios desde la televisión y cine o con la experiencia metalingüística e incluso con recursos propios de las primeras experiencias secuenciales de Lynn Ward. Es fácil reconocer la influencia de Justin Green (los dedos falo en la experiencia autobiográfica), pero también a Crumb. Deconstruye la página y la vuelve a reconstruir, rompe la dinámica lectora para luego restaurarla. Nada es ajeno: el collage de Ersnt es vehículo de una corrosiva reinvención de la tira diaria de los años 50 mientras que Picasso convive en igualdad con Mr. Potato. Sólo hay una máxima común a todas las historias: la transgresión formal, la ruptura continuada.
Recuperar las historias que se reúnen en Breakdowns es un verdadero placer para el aficionado, que puede asistir en primera fila no sólo al proceso formativo de un genio de la historieta, sino también a uno de las etapas más apasionantes de reinvención del lenguaje de la historieta. Sin embargo, Spiegelman nos guardará para esta obra un regalo todavía mayor si cabe, creando una introducción de 20 páginas en las que comprimirá su evolución personal dentro de la historieta. En un ejercicio de declaración apasionada de amor por la historieta, el autor irá descubriendo cómo los tebeos han formado su personalidad, cómo han estado en momentos claves de su vida pero, también, cómo se ha ido relacionando la compleja relación entre autoría y vida. Influencias cruzadas que van desde su descubrimiento del arte a los diferentes trabajos que desempeña, asimilando todo para volcarlo en sus propias creaciones. Una síntesis brutal en la que Spiegelman vuelve a fascinar con sus propuestas formales, en las que es casi imposible hacer una enumeración de los pequeños detalles que salpican cada página. Desde las composiciones aparentemente sencillas en las que el autor estructura una complejo juego de niveles hasta la evolución estilística en función de la época de su vida que está narrando, en la que juega con el estilo que más le impresionaba y el que él utilizaba, pudiéndose rastrear casi toda la historia de la tira diaria americana en esas escuetas veinte páginas. Pero además, Spiegelman engloba todo ese despliegue de recursos en un discurso corrosivo y profundamente autocrítico, en el que el autor pone en duda todos sus planteamientos y relativiza con inteligencia todos sus planteamientos anteriores, que finalizará con una atrevida reivindicación de la libertad en el arte que el mismo autor se permite ironizar en dos viñetas finales simplemente geniales. Un juego lúdico en el que deja al lector la última palabra sobre la definición de su arte y de lo que verá en las páginas de Breakdowns.
Un libro de obligada lectura que RandomHouse publica con exquisitez. (4)

34 Comentarios en “Breakdowns

  1. La flauta sonó una vez… y basta!

  2. Pingback: Wikipedia » Breakdowns

  3. Hola,

    sólo unas líneas para recomendaros la lectura de estos cómics
    http://www.tucamon.es/grupo/creacomic

    Son obras de los particiantes del II Concurso CAM de Creadores de Comic. Tienen un nivel impresionante

    Un saludo!!
    http://www.tucamon.es/blog

  4. Jordi on 23 Febrero 2009 at 17:07 said:

    No sería ni el primer ni el último de esos "autóres ágrafos" como decía Enrique Vila-Matas en su espléndido "Bartleby y compañía": Rulfo, Salinger, Rimbaud…

  5. Spiegelman es de facto un gran Autor.

    Su último libro, "Jack and the Box", es muy bueno! Y, además, es el desenrollar de una idea de "Breakdowns": en la historieta "Craking Jokes" vemos uno "Jack IN the Box"…

    (És difícil escribir en español. Abraço português).

  6. Hay algo que no acabo de entender. Entonces, ¿la importancia de MAUS no está en el comic mismo sino en el hecho de que le dieran un Pulitzer? No es que la gente lo imite o haya creado formas de expresión a partir suyo… sino que es el comic que se compraban los que no leían comics, y el único que encargaban las bibliotecas de los institutos. ¿No? Pues vaya.

    • Álvaro Pons on 23 Febrero 2009 at 19:55 said:

      Mt: pues es evidente que no me he explicado bien… Maus es una obra maestra. Pero su importancia es mucho mayor al ser ese tebeo que marca un antes y un después mucho más allá del propio tebeo (hay tebeos superiores a Maus, a mi entender, sin que eso quite que sea una obra maestra, uno de los 10 grandes).

  7. el Pulitzer le dio una importancvia sociológica. La obra tiene otra importancia artística.

    En la línea de El Juan Pérez pero sin pontificar, siempre me ha dado miedo acercarme a otras obras de Sipiegelman, la verdad, ni anteriores ni posteriores. ¿Puede igualarse algo a Maus? temo que no; a lo sumo, completará el puzzle de sus demás obras.

    Es una sensación, más que nada. Y completar a Spiegemanl puede ser interesante para conocer más ángulos del autor, pero en fin, lo de Maus tiene un algo de trampa: es tan definitivo que puede emperezar a la hora de sumergirse en el restante "opus" de Spiegel.

  8. muy bueno el post!

    teniendo en cuenta que el tipo se pasó veinte años con las manos en la masa para maus se comprende la entidad de la obra en todo su esplendor: ¡no le ha dado tiempo a apenas nada más!

    En cualquier caso, la proliferación está muy sobrevalorada en el campo de las artes. Para todo nos quieren meter prisa ya.

  9. John Space on 24 Febrero 2009 at 3:42 said:

    Con tu permiso, Álvaro, un OT, por si no sabías de esto:

    http://finalcrisisannotations.blogspot.com/

  10. Pero bueno, ¿qué está pasando aquí?¿Nueve comentarios y nadie dice que Spiegleman no sabe dibujar? Estamos oxidados… ;)

    (sin embargo, y ya en serio, ya sólo ojeando Breakdowns cero que se evidencia que sí, uue bajo su estilo subyace el dibujo clásico… auque como digo, sólo lo he ojeado, así que igual no, igual es la prueba definitiva de su carencia de base para lo plástico… vosotros diréis)

  11. Art sí que sabe dibujar, Octavio B., a veces se llega a un estilo simple que parece que es que no sabe hacerlo mejor, cuando en realidad es fruto de la evolución.

    A ver si encuentro éste tomo y me lo compro.

    :))

  12. David on 24 Febrero 2009 at 15:53 said:

    Tras leer el artículo, y sobretodo al leer que Spieguelman demuestra preparación y un gran conocimiento del medio en Maus, me pregunto, ¿es frecuente que los grandes autores cuenten sus secretos? ¿Su teoría? ¿Su forma de prodecer? Conozco dos obras teóricas de Will Eisner, pero ¿qué más autores considerados dioses del tebeo han explicado sus métodos narrativos? Gibbons y Moore ¿tienen algún tipo de libro o tebeo donde expliquen su método, en Watchmen por ejemplo?

  13. David on 24 Febrero 2009 at 16:58 said:

    Es uno de los nuevos que va a editar norma, ¿verdad? ¿El tomo es integramente arte conceptual sobre Watchmen? ¿O incluye además la historia?

  14. David on 24 Febrero 2009 at 17:09 said:

    Ya me he enterado bien, es el tomo WATCHING THE WATCHMEN de Norma, es el proceso creativo de Watchmen, la historia es aparte.

  15. Robur the conqueror on 24 Febrero 2009 at 18:08 said:

    Creo que hay que tener muy encuenta el papel importante de editor de muchas revistas underground y de tebeos de Spiegelman, sobre todo en Raw que creo que era su revista. Si alguien las cuenta yo creo que es el autor que sale en mas historietas autobiograficas de otros autores. Ademas en los ultimos tiempos hizo mucho curro de ilustrador y bocetista para la prensa en Nueva York.

  16. El Tonto on 24 Febrero 2009 at 21:28 said:

    Je, je…. sí, estuvo haciendo Maus durante una porrada de años, pero en el medio de eso, además de estos tebeos, también estuvo trabajando para Topps haciendo cosas como los cromos de "garbage Pal Kids" o "La Pandilla Basura" se llamó aquí…. Que oye, también gustó lo suyo!

  17. David on 24 Febrero 2009 at 21:31 said:

    ¿Los cromos de la pandilla basura eran de Spiegelman? Joder, nunca me lo hubiera imaginado.

  18. Pues sí, lo de la Pandilla Basurilla era Spiegleman entre ( muchos ) otros. También andaba metido Paul Karasik en la broma.

    Aquí la lista de gentes:

    http://www.wgpkr.com/GPK/FAQ/#Question6

    Si fuera suyo exclusivamente, para mí rivalizaría con MAUS.

  19. LOreA ZahaRRa on 25 Febrero 2009 at 14:57 said:

    ES VERDAD que a veces le damos demasiada importancia a que el comic sea reconocido por la literatura o el arte, somos un tanto jovenes comparandonos con los otros medios, así como tambien es verdad que mayormente el comic ha trabajado mas guiones de aventuras o de simple entretenimiento, por eso la primera vez que llego Maus a mis manos fue como un comecome sabía que estaba ante algo grande la de risas que tube que soportar por parte de los compradores de superheroes , hoy el ver que todo el mundo la considera una joya pues me llena de gozo, por muchas cosas, pero sobre todo porque el dibujo narrativo ha tomado su lugar y esto hara que se sigan haciendo cosas como Maus haber para cuando hacen alguna de lo que estan pasando en este momento los palestinos.

  20. Jaume on 25 Febrero 2009 at 21:55 said:

    Después del chasco de Sin la sombra de las torres, título que el Carcelero hábilmente omite ;) temía tocar algo de Spiegleman que no fuera Maus.

    Pero las 20 primeras páginas del Breakdowns que tu exaltas me dieron ánimos, hasta que el interés paulatinamente fue decreciendo con el material antiguo hasta degenerar en el aburrimiento y el hastio. Lo siento, pero no puedo aguantar la experimentación de este estilo.

    • Álvaro Pons on 25 Febrero 2009 at 22:00 said:

      Ojo, que a mí Sin la sombra de las torres me parece una interesantísima propuesta. Otra cosa es que la edición es absolutamente exagerada…

      Lo de los experimentos… cuetsión de gustos. A mí me interesa muchísimo… :)

  21. Jaume on 25 Febrero 2009 at 22:15 said:

    Lo decía más que nada, porque al extrañarte la poca obra de Spiegelman, no la mencionaras, más aún creyendo recordar que la habías reseñado, y positivamente, cuando apareció, si no voy equivocado.

    Y en cuestión de experimentos… pues sí, los que a mí me mola ver en los tebeos no son los de Spiegelman, qué se le va a hacer.

    Aunque, eso sí, no se me puede negar que lo intento siempre ;)

    Y que reitero que la parte reciente del Breakdows sí me ha dejado buen sabor de boca como cómic autobiográfico.

  22. Pues yo le echado un vistazo y en efecto me ha dado la impresión de que la parte del principio puede ser interesante y la del experimento pues…puede que también lo sean un poco, pero parece que en un libro de no demasiadas páginas hay bastante que parecen más pruebas de diseño que historietas en sí mismas.

    De todos modos es posible que lo compre.

    Oh, y Maus está muy bien pero yo tengo a mucha honra lo de que en el cómic haya prevalecido la aventura o el simple entretenimiento, porque cuando esas cosas están bien hechas para mi pueden generar obras maestras de igual valía que otra cosa con más ambiciones.

    • Álvaro Pons on 26 Febrero 2009 at 10:19 said:

      "Oh, y Maus está muy bien pero yo tengo a mucha honra lo de que en el cómic haya prevalecido la aventura o el simple entretenimiento, porque cuando esas cosas están bien hechas para mi pueden generar obras maestras de igual valía que otra cosa con más ambiciones."
      nadie ha dicho lo contrario. Pero que no se entienda "simple entretenimiento" como pensar que los lectores son idiotas a los que hay que darles raciones de soma… Se pude hacer entretenimiento pensando que el espectador/lector es inteligente. Que se lo digan a Caniff, Foster, Hawks, Ford…

  23. Jaume on 26 Febrero 2009 at 11:06 said:

    En realidad, lo de las pruebas de diseño son unas pocas páginas. El resto son historietas: las autobiográficas del principio, que conforman los condicionantes vitales que darían lugar a los posicionamientos artísticos de Spiegleman; y el resto, que son historias unidas por su tono experimental (en general), pero que también acogen otras de narrativa más tradicional.

  24. bajadlascabezas on 26 Febrero 2009 at 15:28 said:

    "¿Nueve comentarios y nadie dice que Spiegleman no sabe dibujar?"

    Bueno…ejem…eso ya lo sostiene el futuro galardonado con el premio Príncipe de Asturias: Carlos Giménez, no hace falta que nadie añada mucho más…su opinión sobre Maus se comprende a la perfección: "una buena historia con una pésima puesta en escena".

    "La flauta sonó una vez… y basta!"

    Totalmente de acuerdo Juan Pérez.

    • Álvaro Pons on 26 Febrero 2009 at 15:38 said:

      “una buena historia con una pésima puesta en escena”.
      Pues a mi me parece magistral. Cuestión de ideas, supongo.

      "“La flauta sonó una vez… y basta!” Totalmente de acuerdo Juan Pérez."
      Yo creo que precisamente este Breakdowns demuestra que no es eso…

  25. bajadlascabezas on 26 Febrero 2009 at 15:31 said:

    "Lo de los experimentos… cuetsión de gustos. A mí me interesa muchísimo… "

    Sí, totalmente de acuerdo; podría asociarse con Ferran Adriá y juntos hacer experimentaciones cocina & cómic…qué interesante sería.

  26. bajadlascabezas on 26 Febrero 2009 at 16:04 said:

    Álvaro:

    Breakdowns no me interesa mucho…prefiero que se elabore una historia coherente no un compendio de experimentos.

    Que quiere experimentar? perfecto, que elabore una historia y en ella introduzca sus innovaciones…pero el tema cajón de sastre no me mola mucho.

    Ya que le adjudicas un 4 al autor de Maus podrías tener una mención para Pere Joan, que con "Azul y ceniza", hizo una obra similar pero, a mi entender, mucho más interesante…aunque claro, este autor no lleva consigo la "mochila ostentosa" de Maus.

    • Álvaro Pons on 26 Febrero 2009 at 16:11 said:

      la experimentación se puede afrontar desde muchas perspectivas, desde historias unitarias a historias largas. No le pongamos límites…

      Azul y ceniza es una obra exquisita y maravillosa (que también merece un (4) en mi puntuación particular), pero que tiene ya unos años encima, y que puedes encontrar una reseña navegando por los archivos:

      "Encantado me he quedado con Azul y Ceniza, la esperadísima (por lo menos por mí) nueva obra de Pere Joan. Un viaje tras la inspiración y la génesis de la creatividad que es usado como excusa para hablar de los sacrificios inútiles, de la extraña motivación que siguen aquellos que dejan su vida por una idea, por un sentimiento o un concepto. Pere Joan sabe como pocos sugerir con sus dibujos, contar historias de forma puramente visual, pero en este álbum se somete a la reflexión, a las ideas expresadas con la palabra, sin perder en ningún momento el equilibrio entre palabra e imagen. Un álbum precioso que sólo tiene una pega: sus 42 centímetros rompeestanterías. Es verdad que algunas de sus planchas sólo se pueden disfrutar a este tamaño, y que para la composición es primordial (increíbles los juegos de tonalidades en algunas páginas)…pero no deja de ser un rompeestanterías. Como me comentó Pere Joan en el saló: "no sé si os gustará, pero seguro que os acordaréis de mí". Y razón tenía, proclamo." 19/07/2004

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation