Be a nose

Leer el sketchbook de un dibujante… ¿es un ejercicio de cotillero simple y puro o una expresión de voyeurismo contenido?
La pregunta viene al caso porque estoy embarcado (y maravillado) en la tarea de leer/disfrutar/contemplar Be a nose, los sketchbooks de Art Spigelman que acaba de editar McSweeney’s con lujo asiático (para que se hagan una idea: tres volúmenes facsímiles, editados con cuidado fetichista e incluyendo una goma para cogerlos…).
El “trailer” del libro:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation