Batman: trastorno de estrés postraumático no resuelto

Seamos claros: si llevamos a un superhéroe a la realidad, lo primero que hay que hacer es cuestionar su estado mental. Algo que ha hecho el psiquiatra Jesús Ramos con Batman en el libro Batman visto por un psiquiatra, que se puede descargar en PDF desde aquí.
Según cuenta en esta entrevista, Batman es un héroe extremadamente atractivo para cualquier psiquiatra, al que se le podía diagnosticar un trastorno de estrés postraumático no resuelto.
Algunos extractos de la entrevista.
El personaje se encuentra en un círculo psicológico viciado con una personalidad obsesiva que le hace engancharse a una lucha que no tiene fin: busca el fin del mal en Gotham, algo que es imposible.”

La venganza por la muerte de sus padres, en vez de llevarla a cabo haciéndose policía o fiscal, lo hace disfrazándose de murciélago, lo que pone de manifiesto la presencia de elementos psicológicos no sanos.

No redondea ninguno de los planes que se plantea. Sería el macho alfa de la manada, pero no cuaja; no encarcela definitivamente a ninguno de los malhechores a los que persigue, no se zafa de la promesa de venganza que hizo a sus padres, no consigue una relación de pareja medianamente estable y las relaciones que logra fraguar son con delincuentes trastornadas que acaban abandonándole.”

Después de una historia clínica completa, habría que convencerle de que lo mejor para su salud mental es el abordaje de sus episodios depresivos; además, necesitaría un tratamiento con antidepresivos. La terapia se completaría con sesiones de psicoterapia que le servirían para elaborar el conflicto que le supone la muerte de sus padres que le pesa como una losa. Es una pena que los guionistas no le den opción a ir al psiquiatra, porque es lo único que le podría salvar.”

Lo que me recuerda la genial historia de Bizarro Cómics en la que Batman va al psiquiatra y se cura de su complejo… ;)