Los inventos del TBO

tboViena Edicions publica Els últims invents de Ramón Sabatés, un libro de los periodistas Sergi Freixas y Jordi Garriga que recoge en sus 176 páginas las últimas tiras inéditas dibujadas por Sabatés. Un libro que, por desgracia, llega tarde para un autor que vivió los últimos años de su vida olvidado por completo, en una situación penosa. Pero aunque sea tarde, es de absoluta justicia hacerle un merecido homenaje. Quizás, no sé, no sería mala idea que los beneficios del libro fuesen a parar a su mujer Enriqueta, que sigue viviendo en el Asilo de las Hermanitas de los ancianos Desamparados.

Patrocinado

Como podéis ver en la parte superior derecha de la página, La Cárcel de Papel está patrocinada a partir de ahora por la iniciativa Promsite de CDMON. Sabéis que siempre me he negado a poner publicidad en la página. Pese a que agradezco todas las ofertas que se me han hecho, que me consta han sido siempre desde el interés por ayudarme, nunca las he aceptado porque siempre he pensado que la presencia de publicidad en este blog desvirtuaría en cierta medida el sentido de blog personal que desde el principio ha tenido. Sin embargo, una cosa son los deseos y otra las realidades. El aumento continuado de visitas que está teniendo la página estaba generando problemas de tráfico de nuevo y el plan de alojamiento contratado se quedaba corto. Pero por desgracia, pasar a un plan superior suponía ya un desembolso muy importante que ya no podía asumir. Siempre he pagado de buena gana los gastos derivados de esta página, pero ya no podía asumir el salto siguiente.
Una situación delicada: no podía pagar la subida del alojamiento pero no quería poner publicidad. Cuadratura del círculo que se ha resuelto gracias a la iniciativa Promsite de CDMON, la empresa donde tengo contratado el hosting. Promsite es un programa de patrocinio de páginas web dedicadas al diseño y a la ilustración, que tiene como objetivo potenciar la creatividad en Internet y que cuenta ya con más de 250 patrocinios (animo a los ilustradores a conocer el programa, sumamente interesante y transparente).
Promsite ha considerado que La Cárcel entraba plenamente dentro de sus objetivos y me proporciona alojamiento y servicio técnico a cambio de colocar su logo. Un patrocinio que no depende del mundo del tebeo, nada intrusivo, y que, creo, permite mantener los objetivos que tenía esta página sin desvirtuarlos.
Desde aquí mi agradecimiento a Promsite y CDMON.
Espero que lo comprendáis.

Fomento del tebeo

“[…]por lo que se refiere al tebeo, pienso que habría que realizar una política de fomento que corresponda a la situación paradójica caracterizada por un mercado en crisis y una producción de alta calidad. Estudiaremos, también, la creación de un Centro de Documentación para la conservación de nuestro patrimonio en este campo”

Javier Solana, Ministro de Cultura (1985)

Lo cuelga Jesús Cuadrado en los comentarios y me parece una cita perfecta para los momentos en los que estamos, y muy significativa de lo que le ha importado el tebeo al Ministerio de Cultura en los últimos años. Y lo peor, es que no creo que cambie nada en el futuro…

1984

198414Ups, perdonen ustedes, que guardo los kleenex y despejo un poco el moquerio lloroso que he montado tras ver esta entrada de The Bronze Age of Blogs dedicada a la revista 1984/1994 de Warren. Porque ha sido ver esa portada y recordar ipso-facto que ya hace 30 añitos que salió su versión hispana, 1984 revista llamada a revolucionar por completo nuestra percepción de la historieta. Servidor, que en esa época era un preadolescente, recuerda perfectamente que el primer número que compró motu proprio era el número 14, con esa fantástica e impactante portada de Richard Corben que daba paso a una historieta suya que puedo describir todavía viñeta por viñeta, “Cuidado con el mundo real, Howie”. El impacto fue brutal y ese día decidí que dejaba atrás la infancia y abrazaba la madurez. Que los tebeos de Vértice eran ya el pasado y que el futuro me aguardaba en 1984, Creepy, TOTEM, Bumerang, Blue Jeans…
Descubrí a Richard Corben, por supuesto, pero también a Fernando Fernández (ah! que número el 22, con el inicio de Den y Zora), a Toppi, Josep Mª Beà, Bonvi, Font, Maroto… Pronto conseguí todos los números que me faltaban (¡benditas librerías de viejo!) y el 84 pasó a ser la estrella (única por aquella época) de mi colección.
Hoy, quizás, valore mucho más revistas como Comix Internacional, TOTEM Calibre 38 o TOTEM, pero ninguna puede igualar el cariño que siento por esa vieja colección de 1984, con las portadas ya destrozadas por centenares de lecturas, casi al punto de la desintegración, pero que recuerdo perfectamente, viñeta por viñeta, portada por portada.
Snif. Halaaaaa más mocos….