Fueron los tebeos

No voy a enumerar las anomalías que por imperativo histórico sufrió el aprendiz de escritor. Y la más determinante no fue aquella escuela inoperante y beatorra de la dictadura, la del lema Por el imperio hacia Dios, escuela donde ciertamente se prohibió leer y escribir catalán, y hasta hablarlo en horas de clase. No, no fue sólo por eso que un buen día me encontré manejando una lengua, y no la otra; fueron los tebeos y los cuentos que leíamos, las aventis que nos contábamos y las películas, las de amor y las de risa, y todo aquello que iba conformando nuestra educación sentimental, las poesías y el teatro de aficionados, las canciones de amor y las primeras novelas, ya no solo las de aventuras, de Julio Verne o Emilio Salgari, sino las de Baroja, Dickens, Balzac, o los cuentos de Maupassant y de Hemingway, o los versos de Gustavo Adolfo Bécquer y de Rubén Dario.

Juan Marsé, en el discurso de recepción del Premio Cervantes.
[Gracias Jesús!]

22 Comentarios en “Fueron los tebeos

  1. Alberto Rey on 23 Abril 2009 at 15:42 said:

    Grande Marsé!

  2. Gaeta on 23 Abril 2009 at 15:42 said:

    Una curiosidad… En Tarda, sessió continua de Jaume Fuster, en El día que murió Marilyn de Terenci Moix y en este texto de Juan Marsé se habla de los "aventis", pero nunca he sabido qué eran. ¿Alguien tiene alguna idea? (Parece un diminutivo de "aventuras", pero no creo que lo sea…)

    Gracias!

    (Genial el texto, claro!)

  3. luchino on 23 Abril 2009 at 15:49 said:

    Un premio muy merecido, para mí Marsé es, junto con Luis Landero, el mejor novelista español vivo.

  4. John Space on 23 Abril 2009 at 17:41 said:

    A mí me parece que este señor está bastante sobrevalorado (como tantos de la editorial Planeta), pero es bueno saber que está de parte de los tebeos.

  5. David on 23 Abril 2009 at 18:55 said:

    Está de parte de los tebeos y del sentido común. Tuvo los santos cojones de decir lo que todo el mundo piensa en todos los morros de la nueva ministra de cultura (la anti-adsl), y a ella no le quedó otra que tragar.

  6. otro premio a Marsé, por mojarse!

  7. El tema de las "aventis" proviene de un libro de Marsé: "Si te dicen que caí". En ella, los niños de la posguerra trasciende la miseria en la que viven creando fábulas sobre distintos personajes de su realidad, unificando suposiciones, chismorreos y fantasias. A esas historias, que recrean en sus juegos y con las que conviven diariamente (y que determinan la propia estructura de la novela, en la que nunca se está seguro de hasta que punto lo que se narra es real o inventado) es lo que los niños llaman "aventis".

    Esta novela, y "Ultimas tardes con Teresa" justifican el premio con creces. De sobrevalorado nada. Eso sí, nadie purede ser brillante eternamente. A fin de cuentas, Cela cimenta trambién su prestigio en dos de sus primeras novelas.

    • Álvaro Pons on 23 Abril 2009 at 21:09 said:

      Cela , pese al desbarre de sus dos últimas novelas y a que era un tipo bastante inaguantable, tiene novelas prodigiosas, no sólo las dos primeras…

  8. John Space on 23 Abril 2009 at 20:48 said:

    "A fin de cuentas, Cela cimenta trambién su prestigio en dos de sus primeras novelas."

    Ése tampoco era para tanto. Por cierto, han reabierto el caso del plagio de La cruz de San Andrés.

  9. David on 23 Abril 2009 at 21:50 said:

    Y era capaz de absorver dos litros de agua por vía anal.

  10. Habilidad en absoluto despreciable, por cierto.

  11. Hala, aquí hablando de comic y literatura y aprovecháis la primer para hablar de culos. Os merecéis el cine patrio, que diría Aranda.

  12. Tezuka on 23 Abril 2009 at 23:09 said:

    "Os merecéis el cine patrio, que diría Aranda."

    Por cierto, Marsé puso hace dos días al cine español en su sitio.

  13. Gaeta on 23 Abril 2009 at 23:14 said:

    Gracias, MT.

    Intentaré pillarme la novela de Marsé (de título impresionante, claro), para leerlo de primera mano.

  14. Alan Moore on 24 Abril 2009 at 0:08 said:

    Undécimo mandamiento: al pati parlem en català

  15. El Kiosquero on 24 Abril 2009 at 0:22 said:

    Lo siento no puedo con Marsé. No puedo con su cara de eterno amargado (probablemente pasó hambre y carencias en la posguerra, pero luego no le ha ido tan mal); no puedo con su posesión absoluta de la verdad; no puedo con el numerito que montó el día del Planeta (probablemente tenía toda la razón sobre la calidad de las novelas premiadas, pero no era aquél el momento ni el modo ni el lugar adecuado para "poner a caldo" a los colegas. Menos mal que fue honrado y luego dimitió como jurado). ¿Qué ocurre? ¿Que sólo cuando él ganó el Planeta entonces era un premio prestigioso? Lo ganó él por méritos propios, ¿no?, no se lo ofrecieron. ¡Qué casualidad! He leído dos novelas suyas: Rabos de lagartija – insufrible – y el Embrujo de Sanghai, espléndida (probablemente Ruiz Zafón bebió mucho de este libro para escribir su Sombra del viento), por lo que como escritor tengo pareceres encontrados hacia él. Tendré que leer alguna novela suya más para decantar la balanza hacia algún lado. La verdad es que casi siento que haya leído tebeos de joven. Después de muchos años de anhelarlo le han concedido el Cervantes. A ver si así se le cambia el rictus y sonríe alguna vez.

  16. David on 24 Abril 2009 at 2:16 said:

    ¿Qué tienen de malo los amargados con rictus? ¿Tiene la gente la obligación de parecer feliz siempre? ¿Y si no puede por algún motivo desconocido?

    Kioskero, sé feliz tú por todos aquellos que no pueden.

  17. luchino on 24 Abril 2009 at 10:28 said:

    Kioskero, pues si quieres poder con Marsé la solución es muy sencilla, léete alguna de sus novelas. Sugerencias: La oscura historia de la prima Montse; Rabos de lagartija; Si te dicen que caí; Canciones de amor… todas ellas magníficas.

  18. luchino on 24 Abril 2009 at 10:30 said:

    Pido disculpas, no me había dado cuenta de que kioskero sí habia leido algun titulo de Marsé. Esto de leer deprisa…

  19. El Kiosquero on 25 Abril 2009 at 3:10 said:

    Para David: nadie tiene obligación de parecer siempre feliz ni mucho menos. Pero ¿la tiene de estar siempre amargado o de parecerlo? ¿De verdad, de verdad, Marsé tiene tantos motivos para adoptar esa pose? ¿Tan mal le ha ido en el mundo literario y en el personal?¿O es que así vende más porque juega a ser la voz displicente? No comentaré nada más sobre Marsé. Para gustos, los colores. Respetables todos: los gustos y los colores.

  20. David on 25 Abril 2009 at 15:52 said:

    Hombre, no se Kioskero. Yo creo que lo que se debería valorar es su forma de escribir, si es bueno o malo, no como sea personalmente. Yo desde mi punto de vista he defendido el derecho a ser infeliz porque por experiencia personal se que muchas veces es algo irremediable. ;)

  21. Jesús Cuadrad on 25 Abril 2009 at 16:02 said:

    >>>No comentaré nada más sobre Marsé>>>

    Más le vale.

    Mejor nos ira; a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation