Las calles de arena

calles-de-arenaLas calles de arena, el último álbum de Paco Roca tiene un grave problema que se puede resumir con una sola palabra: Arrugas. Tras el éxito incontestable de este álbum, merecidísimo, esta nueva obra debe pasar un examen injusto, que valorará y reclamará valores que estaban en aquella y que no tienen por qué aparecer de nuevo. El público que no conoce la obra de Paco podría esperar una especie de Arrugas 2 y puede rechazar una obra que rompe, aparentemente de forma radical, el discurso de su multipremiada antecesora. Sin embargo, para los que hemos asistido a la evolución de Roca como autor desde aquellas primeras historias cortas en Kiss Comix, Las calles de arena es un libro que confirma la imparable progresión de este autor. Una obra que se puede alinear perfectamente con El juego lúgubre o El faro, volviendo a un universo personal en el que lo onírico toma forma real y los simbolismos son el lenguaje fundamental, herramientas con las que el autor plasma sus miedos y temores desde una lúcida reflexión compartida. Si atendemos a esta definición básica de su obra, es fácil comprender que esa apariencia de ruptura que supone Arrugas dentro de la obra de Roca es falsa: es de nuevo una obra sobre miedos, sobre el temor a envejecer y a la pérdida de la identidad. Es cierto que se desprende de su herramienta más habitual, el recurso simbólico, pero su discurso no ha variado un ápice, ahondando en esa reflexión pausada que ya iniciara con obras anteriores.
Las calles de arena seguiría esta exploración a modo de exorcismo íntimo de los miedos del autor, con una propuesta que bebe abierta y transparentemente del realismo mágico, del surrealismo y del teatro del absurdo. Borges, Cortázar, Kafka, Carroll, Ionesco o Beckett pasean con tranquilidad por estas calles laberínticas donde un personaje sin nombre se extraviará para adentrarse en un mundo imprevisible. El hotel infinito de David Hilbert toma forma física al girar una de las esquinas de uno de esos intrincados barrios antiguos de origen árabe, reconvertido en extraña traducción hostelera de la Biblioteca de Babel de Borges, donde cada habitación esconderá una historia imposible. Un lugar perfecto para que el autor enfrente a su anónimo protagonista a cada uno de sus miedos, como si cada puerta fuera una nueva prueba de Hércules. El miedo a perderse, a la muerte, a las relaciones, a la pérdida de la identidad, a la propia imagen… son diferentes caras del miedo a la realidad que habita cada una de estas calles de arena.

persoanjescalles

Y desde esa premisa, el juego propuesto por Roca es apasionante, un descubrimiento de claves continuado, una especie de rompecabezas gigante donde cada pieza está oculta por una adivinanza, un jeroglífico simbólico que el lector debe identificar desde las primeras páginas, desde ese protagonista anónimo que prefiere refugiarse en su mundo de ficciones (en este caso, en una cruel metabroma por parte de Roca, en los tebeos) para alejarse de sus compromisos reales. Enfrentamiento entre realidad y mundo imaginario que tendrá su batalla final en este barrio de arena donde el joven protagonista entra con la carga de una figura gigante de Corto Maltés, un fardo pesado y absurdo del que no quiere desprenderse pero que le evita moverse por el mundo real y, quizás, es el que le lleva a entrar en este agujero de conejo blanco urbano. Un mundo de reglas extrañas donde un pérfido Doppleganger le robará su identidad, obligándole a buscar una salida de ese mundo antes de que el villano tome su puesto en el mundo real. Onirismo, imaginación y surrealismo comienzan entonces una comedia coral donde cada personaje representará una faceta diferente de ese miedo a enfrentarse a la vida diaria, en una paradójica obra teatral donde Roca se mueve con facilidad pasmosa e indudable solidez. Sus personajes cobran vida y tienen virtud de que la sorpresa deje paso a la asunción de normalidad de lo extraordinario, en una voltereta que sólo está reservada a los grandes autores, a aquellos que son capaces de entrar en los dominios de la imaginación y el sueño como un jardinero experto que dará formas imposibles.
Una propuesta muy seductora que, además, tendrá un final tan sorprendente como paradójicamente coherente con la lógica de este mundo arenoso.
Roca ha conseguido ese pequeño aporte de solidez argumental que todavía le faltaba, ese que hacía que El faro no fuera todavía una obra redonda, pero que ahora catapulta la experiencia de lectura de Las Calles de Arena, ayudado por la progresión imparable que protagoniza su narrativa. No es Roca autor de florituras compositivas, pero poco importa ante la coherencia, robustez y originalidad de su planteamiento narrativo. Usa una plantilla de página sencilla (derivada de la clásica de nueve viñetas), para volcarse en una puesta en escena realista que le permita que el lector se centre en su juego simbólico, en sus propuestas y diálogos. Roca necesita que el lector ponga todos los sentidos en la lectura y cuida su narrativa para que sea fluida y diáfana, hasta el punto que una parte importante del libro transcurre sin diálogos, en un tête à tête entre autor y lector donde el primero vencerá gracias a un arma oculta que el desprevenido contendiente suele minusvalorar: el color. En una arriesgada apuesta por parte de Roca, el vehículo de la narración de Las calles de arena será la paleta cromática, un color que se alzará como protagonista absoluto de sensaciones.calles2 Cada personaje, cada escenario, tendrá un tratamiento cromático individualizado que, obligatoriamente, transmite al lector sensaciones y emociones, una especie de recurso subliminal el que verdes, amarillos, rojos, ocres, magentas y violetas son parte de la narración, hasta llegar a ese azul liberador final, que enlazará engañosamente con el inicial cerrando el círculo infinito del arco iris. Un atrevimiento que resulta en un éxito total y que consigue que la lectura de la obra sea diferente y personalísima, más allá de las reflexiones personales que se puedan derivar de la traslación a la esfera íntima del lector, aportando una componente sensorial y emotiva inconsciente intransferible. Por desgracia, la reproducción no hace justicia a la excelente labor de Roca: una inadecuada elección de papel y una labor de imprenta poco correcta hace que el color esté apagado e incluso en algunos momentos, haga difícil la lectura (las páginas en violeta se comen la línea, demostrando lo que bien saben los expertos en el tema: que la reproducción del violeta y negro son la prueba de fuego de una imprenta). Una lástima, porque la lectura de la obra puede perder muchos enteros al no poder disfrutar de la cuidada y compleja labor de Roca en el color. Esperemos que futuras reediciones (en el momento de escribir esta reseña ya se ha agotado la primera edición, en apenas una semana) cambien el tipo de papel, para conseguir que esta excelente obra de Paco Roca se pueda disfrutar en toda su extensión. (3+)

ENLACES:
Algunas páginas de la obra en la web de Paco Roca.

43 Comentarios en “Las calles de arena

  1. Alberto on 1 Mayo 2009 at 16:25 said:

    Totalmente de acuerdo, lo peor de todo es la sensación que iba teniendo cada vez que pasaba una hoja. Era una sensación de oportunidad perdida. Una gran obra de un autor de verdad en esto del comic con una edición tan chapucera, la verdad, era algo que no me podía creer. La edición de arrugas era superior, y también de Astiberri.¿Han querido ahorrar a sabiendas de que se iba a vender igual por el éxito de arrugas?

    Sólo hay que mirar páginas como la 56 – 57 dónde la calidad de impresión es pésima, parece una fotocopia mal hecha.

    La verdad es que después de esto espero que a Paco Roca le empiecen a publicar en otro editorial, ya que Astiberri ha demostrado no estar a la altura.

    ¿Y el comic qué tal? De sobresaliente. Y no puedo decir nada más.

    • Álvaro Pons on 1 Mayo 2009 at 16:37 said:

      Alberto: no creo que sea un problema de ahorro, es de imprenta. El papel es de calidad, la encuadernación también, etc, pero al imprimir, la imprenta no ha tenido en cuenta las características de este papel. Con un papel como el de Arrugas -un satinado mate- quedaría de fábula. Pero, evidentemente, la editorial no debería haber admitido este trabajo de imprenta.

  2. "Roca ha conseguido ese pequeño aporte de solidez argumental que todavía le faltaba"

    Es lo que echo de menos en Arrugas (única obra de Roca que conozco, mea culpa), y que me ha parecido muy sobrevalorada, algo habitual en ciertas obras que tratan temas "relevantes".

    Echando un vistazo fugaz a estas Calles de Arena, lo primero que me ha llamado la atención ha sido el uso del color, y veo que no era una impresión mía.

    Un saludo…

  3. Astiberri no gracias on 1 Mayo 2009 at 16:39 said:

    Hicieron lo mismo con el de Jali. Ya lo comentó Alvaro.

  4. Montty on 1 Mayo 2009 at 17:50 said:

    La impresión es pésima. El ejemplar que compré en la fnac el día del libro, presenta manchas blancas en las páginas 61, 69, 76, 85, 88, estoy planteándome cambiarlo por otro ejemplar.

  5. Dani on 1 Mayo 2009 at 18:05 said:

    Alvaro totalmente de acuerdo contigo que bien lo he pasado casi mejor que con arrugas lo de Astiberri una verguenza que bien que para pagar 15 €,ya estamos los lectores pf cuiden la calidad.

  6. Torri on 1 Mayo 2009 at 18:17 said:

    Estoy de acuerdo con todos los comentarios. Paco Roca es de leer y releer y esta obra es una pequeña joya (como las anteriores obras para mi gusto) y la imprenta imperdonable. Eso que lo leí sin ser crítico con estos temas disfrutando de la historia pero ahora al revisarlo estoy de acuerdo con vosotros. Tirón de orejas para la editorial.

  7. César on 1 Mayo 2009 at 18:20 said:

    "La verdad es que después de esto espero que a Paco Roca le empiecen a publicar en otro editorial, ya que Astiberri ha demostrado no estar a la altura."

    Una mala edicion (o dos, teniendo en cuenta el de Jali) de ¿cuantas? ¿cuantos años publicando?

    Me parece bien que si una editorial hace una mala edicion, se diga, se critique y se hable de ello. Es mas: se debe hablar de ello. Pero vamos, con la hoja de servicios que lleva Astiberri, decir que no esta a la altura de un autor es una exageracion y un volver al antiguo "A la hoguera!!"

  8. Enrique on 1 Mayo 2009 at 19:14 said:

    Dos de las novedades más jugosas de Astiberri para este año, eran la de Roca y la de Jali, y las dos por desgracia han quedado muy mal impresas. No es algo habitual en esta editorial, pero es verdad que es raro que con el trabajo de dos de los autores más destacados del cómic español haya pasado esto.

    Y comparto lo que dice Álvaro en esta reseña y en la de Jali, es imposible apreciar en su justa medida estas obras cuando los colores o los negros nos chirrían cada vez que pasamos la página.

    • Álvaro Pons on 1 Mayo 2009 at 20:04 said:

      Yo creo, como Enrique, que son excepciones dentro de la línea de AStiberri, que ha demostrado una calidad intachable en los últimos años. No creo que haya que crucificar a la editorial por dos errores. Se dice, se apunta y estoy convencido de que cuidarán que no vuelva a ocurrir.

  9. Alberto on 1 Mayo 2009 at 20:01 said:

    publicar esa edición y la decisión de la editorial de publicar algo que no cumple unos mínimos de calidad para el precio que van a cobrar.

    Que no estamos hablando de un comic de hace décadas que se hayan visto obligados a escanear. Es una novedad con calidad de mala fotocopia a color.

    Yo a Paco Roca le conocí con El Juego Lugubre cuando la Cupula lo publicó en blanco y negro. Y desde entonces sigo su obra. De ahí que esperase con tantas ganas este comic y estuviese dispuesto a pagar lo que costase.

    El comic, como obra, es barato para costar 15 euros, pero la edición defectuosa es cara para lo que cuesta.

    Saludos.

  10. E. on 1 Mayo 2009 at 20:05 said:

    Excelente reseña, Álvaro.

    Y muy de acuerdo con tus apreciaciones sobre la edición.

  11. Alberto on 1 Mayo 2009 at 20:17 said:

    No sé por que mi mensaje anterior sólo ha aparecido por la mitad, pero venía a decir lo siguiente:

    – Como Astiberri lleva mucho tiempo publicando no puede caer en el error de publicar algo defectuoso. Tienen experiencia y su prestigio está en ello.

    – En el mismo papel empleado con una buena impresión no habría pasado nada. No es sólo la elección del papel. Cuando comencé a leer el comic y me percaté del cambio en el tipo de papel no me importó. Mi cabreo comenzó cuando en las primeras páginas oscuras el dibujo perdía mucha calidad y en las viñetas aparecían pequeñas manchas blancas. Parecían fotocopias mal realizadas. Luego la mala impresión continuó en las páginas con más luz.

    – Una mala edición puede ser algo publicado de una forma que no desearíamos: un tipo de papel, un tamaño determinado, la inclusión de extras, tapa dura o tapa blanda, …

    – Esto, por tanto, no es una mala edición. Es una edición defectuosa que no cumple unos mínimos de calidad.

    – Puedo aceptar erratas como las que aparecían en los primeros comics de Bonelli publicados por Aleta. Puedo aceptar, y a veces incluso agradezco por el precio, la reducción de tamaño en los integrales BD de planeta y Glenat. Y he pagado gustoso la traducción de los pasajeros del viento ya que de no ser por este blog nunca me habría percatado de ello. Una cosa son decisiones a la hora de sacar una edición y otra fallos a la hora de realizar la edición.

    – En este caso estamos hablando de una edición con una impresión nefasta y la decisión por parte de la editorial de publicar esa edición que no cumple unos mínimos de calidad para el precio que van a cobrar.

    – ¿Deberían haber tirado esta primera edición a la basura? Sí, y deberían haber exigido a la imprenta que repitiese el trabajo en condiciones. Están imprimiendo un comic, no haciendo fotocopias con poca cobertura.

    Esto es más o menos a decir la primera parte del mensaje. Mi comentario anterior era el final del post.

    Un saludo.

  12. Angel on 1 Mayo 2009 at 20:26 said:

    Álvaro, por curiosidad que piensas de Hijos de la Alhambra´´.

    ¿Que nota le darías? si puede saberse.

    Si la memoria no me falla, (ni el buscador del blog), creo que no lo has reseñado.

    • Álvaro Pons on 1 Mayo 2009 at 20:31 said:

      Ángel: me parece un tebeo correcto, pero sin emocionarme. Le daría un aprobado alto, un (1+). (Un 6.5/10)

  13. Alberto on 1 Mayo 2009 at 20:27 said:

    Alvaro, no es que haya que crucificar a la editorial, pero es que la edición es pésima, y se ha publicado así a sabiendas. ¿Es algo puntual? Sí, pero si aceptamos que es algo puntual pues nada, la próxima vez harán lo mismo y como seguirá siendo puntual no pasará nada. NO es que una o dos páginas tengan menos calidad, es todo el comic.

    No me gusta meterme con las editoriales, fallos pueden cometer todas, incluso yo los cometo en mi trabajo. Pero esto no es un fallo.

    La verdad es que me gustaría que, como ya se ha hecho otras veces (no sé si Astiberri lo ha hecho), se aceptase el cambio de esta edición por otra edición con buena impresión. Y que no sólo lo arreglasen en futuras ediciones dejándonos a los que ya lo hemos comprado con la edición defectuosa.

  14. Angel on 1 Mayo 2009 at 21:09 said:

    Gracias Álvaro, siguiendo con mi curiosidad y perdona si te molesto o si te hago alargarte sobre algo de lo que no te apetece hablar.

    ¿A Qué tebeos de aventuras de los publicados en los últimos años en España y Francia? (y no me valen reediciones de clásicos, me refiero sobre todo a tebeos producidos en ese tiempo)

    ¿Les darías la nota más alta?

    • Álvaro Pons on 1 Mayo 2009 at 21:22 said:

      Ángel: Uf, difícil pregunta. Del francés seguramente a Isaac el Pirata, de Blain. Pero han existido obras muy interesantes como La Mazmorra, parte de El marqués de Anaón, el buscador de tesoros, La cofradía del mar…

  15. WWfan! on 1 Mayo 2009 at 22:12 said:

    El tebeo es bueno, pero ha tenido la desgracia de ser primero la obra posterior a esa obra maestra llamada Arrugas y segundo, haber sido leído el mismo día que el cuarto de 36-39 y por eso pierde en las comparativas… XD

  16. Juan Pedrero on 1 Mayo 2009 at 22:35 said:

    Yo estaba deseoso de comprarlo. Pero cuando lo abrí en la tienda y vi aquello, me quedé estupefacto. No entiendo como gente que se dedica a hacer eso todos los dias es capaz de cagarla de esa manera. Por supuesto no lo compré. A parte del papel y la impresión, no creeis que los dibujos de Roca se merecen una tamaño tipo abum europeo?

  17. 4ojos on 1 Mayo 2009 at 23:18 said:

    coincido con Juan Pedrero: lo ojeé y decidí no comprarlo a pesar del la innegable calidad del trabajo. Hay dibujos que necesitan más papel y una impresión digna para poder ser apreciados.

  18. inicus on 2 Mayo 2009 at 0:00 said:

    Leyendo vuestros comentarios da la impresión de que la impresión es tan pésima que no se puede ni leer. Pero tampoco hay que exagerar. Yo lo leí tan tranquilo, sin darme cuenta de que la impresión era tan mala.

  19. Nacho on 2 Mayo 2009 at 1:19 said:

    Coincido en las críticas a la impresión; de hecho, veo las páginas en la web de Paco, y aunque están reducidas, la diferencia clama al cielo…

    Esta tarde paco estaba firmando en la Feria del Libro de Valencia (yo ya fui el lunes a FNAC) y me dicen que la gente comentaba lo mismo. ¡Una lástima!, pues no hace justicia a una magnífica historia, y un magnífico dibujo.

  20. El Kiosquero on 2 Mayo 2009 at 10:23 said:

    No creo que Arrugas deba constituir un problema para el último trabajo de Paco Roca. Todo dependerá de si nos pasamos la vida comparando ambos trabajos que, en el fondo no son tan diferentes, ya que Arrugas sigue tratando de lo mismo de siempre: el miedo a la soledad y a la muerte de su autor, del miedo concreto a una forma de morir ni más ni menos, terrible, por cierto: el Alzheimer. El problema es que, ante el éxito alcanzado, Arrugas parece que se levanta en medio de su obra, como un peñón. Sin embargo, es un escalón más. Un escalón sin el cual Las calles de arena no existiría. Y coincido con la mala calidad de la impresión. ¡Qué lástima!

    • Álvaro Pons on 2 Mayo 2009 at 10:29 said:

      Kiosquero: pero es que, por desgracia, el gran público puede hacer esa comparación buscando un Arrugas 2…

  21. Saurón on 2 Mayo 2009 at 12:54 said:

    Yo estoy de acuerdo con todo eso también, se me puso tan mal cuerpo al ver lo horrible de la edición que di fuego a la tienda, maté al vendedor y tiré su coche por un acantilado. Y espera que vaya a Bilbado, que se van a enterar esos de Astiberri, hijos de puta, está tan mal que todavía no sé si esta historia va de vaqueros o de romanos ¡si no se ve nada!

    no habéis exagerado nada, no, no, hay cosas que pasan de castaño a oscuro, hombre, no se puede permitir, uno quiere ser tolerante pero hay ciertos límites. ¡BIBA ONDURAS!

  22. alfred holanda on 2 Mayo 2009 at 16:00 said:

    "Las calles de arena, el último álbum de Paco Roca tiene un grave problema que se puede resumir con una sola palabra: Arrugas"

    ¿Vuestro ejemplar también tiene arrugas? Pero ¿esto qué es?

  23. Pakito on 2 Mayo 2009 at 16:50 said:

    Se ha hecho esperar la reseña pero a merecido la pena, gracias señor Pons por la disección.Yo creo que llegaría al 4 si no fuera por la impresión.

    La cuál a sido un crimen con testigos oculares por doquier, todos de acuerdo. Me parecía verme a mi mismo entrecerrando los ojos para apreciar todos los detalles.

    Ah, y me dejó un regusto parecido al Koma de Peeters.

    Un saludo.

  24. Pakito on 2 Mayo 2009 at 17:03 said:

    ¡¡¡Qué grande el Peeters!!! ¡Qué narices!jeje…Pastillas, Lupus, RG, KOMA. Un grande.

  25. Yo me lo he pillado y eso que aún no he leído Arrugas. El tebeo me ha encantado y la reproducción no me ha parecido TAN mala, aunque estoy de acuerdo en que mejoraría en otro tipo de papel, más parecido al de Arrugas. Prefiero el olor de este papel aunque es verdad que a veces hay que fijarse demasiado. De todos modos mucho más graves me parecieron, por ejemplo, las páginas pixeladas del Bizarro Cómics.

  26. John Space on 4 Mayo 2009 at 1:06 said:

    Ni puñetero caso al Juan Pérez, Álvaro. Es un enfermo.

  27. El Juan Pérez on 4 Mayo 2009 at 1:19 said:

    Bueno, para hacer Arrugas contó con la ayuda de Paco Roca. Ahora parece que ha necesitado a Borges, Cortázar, Kafka, Carroll, Ionesco, Beckett, Corto Maltés…

    Lo dudo.

    Y si es así, lo lamento.

    • Álvaro Pons on 4 Mayo 2009 at 0:07 said:

      Y qué tiene de malo? es malo leer a Cortazar, Borges, Ionesco o Beckett?
      No lo entiendo.

  28. Montty on 4 Mayo 2009 at 11:28 said:

    Van a cambiar el tipo de papel en la segunda edición, la cual estará disponible para el salón.

  29. juan pedrero on 4 Mayo 2009 at 13:57 said:

    Eso es. Me lo ha confirmado directamente el propio Paco Roca, via email.

  30. Alberto on 4 Mayo 2009 at 14:42 said:

    Una pregunta importante, ¿Van a permitir que los que hemos comprado la primera edición la cambiemos por la segunda?

    Creo que sería lo justo en este caso.

  31. Coincidimos plenamente en la apreciación de la nueva obra de Paco Roca.

    Aparte de la obra de Jali que se menciona y que desconozco, yo también noté esas deficiencias en los ejemplares de “RG” de Astiberri, aunque no afectaban tanto a la obra como en este caso.

    Impacientes Saludos.

  32. luchino on 5 Mayo 2009 at 10:49 said:

    ¿ Cuando estará disponible la segunda edición ?

    Lo siento, no sé cuando es el Salón.

  33. Alberto, comment 37, suelta una pregunta que merecerá respuesta de la editorial.

    Ciertamente, un gran tebeo que pierde en la edición.

  34. JuanMi on 3 Septiembre 2009 at 21:30 said:

    hola a todos… a mi me recordo largamente EL PROLONGADO SUEÑO DEL SEÑOR T creo que de MAX. sin embargo, he de coincidir con la critica en que esta es una obra maestra, tan a la altura de la anterior como seguramente de la próxima.

    paco roca está llamado a ser un grande (si no lo es ya) del comic nacional.

    para terminar, de la edición: coincido con lo dicho (mala impresión astiberri suspenso) y añado… es IM-PER-DO-NA-BLE que un comic como este, con ese tamaño de viñetas y ese nivel de detalle se publique en un tamaño tan pequeño y estupido. se merecía un tamaño "europeo" a la altura de lo que hace ROSSELL con Ytaqh o comolechessediga.

    en fin, ESPABILA ASTIBERRI, que tienes buenos autores y hay que mimarlos!

  35. Pingback: Las calles de arena, de Paco Roca | El blog de Metropolis Libros

  36. Pingback: manuel.cillero.es | Koomic, Paco Roca y el amigo invisible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation