La gran masacre

medzNo es un gran tebeo. Ni tiene un gran dibujo ni su narrativa es especialmente brillante. Es más, un análisis pormenorizado sólo daría como resultado un largo catálogo de debilidades y errores en la narrativa. Incluso, si se quiere, hay cierta fácil demagogia en el planteamiento de la obra. Pero, pese a todo, es imposible no conmoverse y sentir empatía hacia la tarea realizada por Paolo Cossi en Medz Yeghern. La gran catástrofe: la denuncia sin paliativos ni consideraciones del genocidio armenio de 1915. Uno de esos episodios atroces de la historia de la humanidad que hacen que uno sienta vergüenza de pertenecer a esta especie supuestamente inteligente. Cossi describe diferentes episodios y perspectivas de la terrible masacre, intentando analizar el hecho histórico desde visiones tan alejadas como la de los propios armenios que sufrieron la exterminación, los políticos extranjeros que prefirieron callar antes de poner en peligro la alianza estratégica con Turquía durante la segunda guerra mundial y, también, aquellos que intentaron denunciar las muertes que se extendían a su alrededor, desde los propios turcos que no concebían que sus propios dirigentes fueran responsables de semejante horror hasta los periodistas que intentaron que se supiese lo que estaba pasando fuera de las fronteras del país. Un mosaico complejo, un rompecabezas gigante donde la posición de las piezas deja de tener importancia ante la contundencia de las cifras: más de 1.500.000 muertos, que sufrieron lo indecible, que murieron por “todas las muertes posibles”.
Hay muchos errores técnicos en la obra de Cossi, cierto, pero son insignificantes ante la necesaria divulgación de uno de los episodios históricos más deplorables de la humanidad. Es verdad que, pese a que se conozcan y saquen a la luz, el ser humano tiene la terrible costumbre de volver a caer en el exterminio de sus semejantes. Son muchos los ejemplos, por desgracia. Pero siempre queda la esperanza de que si todo el mundo supiera el dolor y el horror de esos desastres quizás, sólo quizás, es posible que no se repitieran.

34 Comentarios en “La gran masacre

  1. Hay una película muy recomendable de Elia Kazan, America America, que trata tangencialmente el tema.

  2. 4ojos on 5 mayo 2009 at 3:05 said:

    Ya me extrañaba que no hubiera un tebeo sobre el genocidio armenio…

  3. Me la apunto porque trata sobre un tema que me interesa, una de esas aberraciones históricas de las que somos capaces los humanos y que se solapan porque las víctimas no interesan a nadie.

    Es tremendo como de un genocidio como el del pueblo armenio hay tan poca información y ha dado tan pocas obras.

    Yo sólo conozco dos películas bastante interesantes sobre el tema “Ararat” de Egoyan y “Los hijos de Nunik” que es horrible en su crudeza.

    Impacientes Saludos

  4. Javi on 5 mayo 2009 at 10:31 said:

    ¿Trae bibliografía?

  5. javi3r on 5 mayo 2009 at 10:32 said:

    Turquía sigue sin reconocer el holocausto aremenio… después de casi un siglo.

  6. En la Casa Dorada de Samarcanda varios de los protagonistas están involucrados directamente en el genocidio armenio, de hecho, uno de ellos muere a manos de un batallón armenio del ejército soviético.

  7. Había un peliculón también del egoyan pero no recuerdo el nombre….

    salía un flash back rápido de cuando matan a las mujeres en la cima de la montaña….una de ellas prefería dejarse violar por un soldado turco a cambio de que este no matara a su hija pequeña, durante la violación la niña tenía cogida la mano de su madre y veía todo el suceso sin entender por que la madre lloraba…..

    Los turcos aún no han reconocido lo que hicieron y hasta el día de hoy niegan el holocausto y son apoyados por toda la comunidad Internacional….

  8. adriculocipriculo on 5 mayo 2009 at 13:51 said:

    Otra vez un tebeo, qué curioso, ¿no? Vaya, cuidado no sea que los tebeos nos inoculen a todos el virus de la curiosidad. Dios, pero si los tebeos no servían para nada.

    Ararat, creo que se llamaba la película. Y salen todos. Con la excusa del viaje de un chavalín, ayudante de dirección, de vuelta a Canadá todo se lía mucho, demasiado.

    Per cert, senyor Pons, té vostè una de les pàgines de còmic més interessants d'aquest món. Gràcies.

  9. Daniel Mora on 5 mayo 2009 at 14:25 said:

    Es increíble que algunas páginas de la historia tán próximas aún a nosotros estén cubiertas simplemente por intereses estratégicos y geopolíticos. Nadie le dice nada a Turquía, y las voces que salen de vez en cuando son rápidamente acalladas por la diplomacia. ¡No sea que los turcos se nos enfaden, vaya! Y en la misma Turquía, si planteas este tema, eres un traidor a la patria. Y ser un traidor se paga. Yo me enteré de este espantoso genocidio a través de la cantante griego-estadounidense Diamanda Galás. Una de sus obras está basada en el Genocidio Armenio y de sólo escucharla puedo sentir la furia, el horror, la desesperación de los perseguidos. Pero me pregunto si pese a todos los errores de este cómic que se han detallado aquí ¿logra transmitir su mensaje? ¿logra tocar las conciencias? (Por ejemplo, a mí me parece que un cómic como 36-39 del próximo Premio Príncipe de Asturias sí que logra llegar tanto a la mente como al alma).

  10. Manuel A. on 5 mayo 2009 at 14:52 said:

    ¿Cómo se hace demagogia fácil con un millón y medio de muertos no reconocidos encima de la mesa, Álvaro?

    En realidad, los cadáveres huelen igual de mal hacia el este que hacia el oeste. Pero, claro, todo es tan complicado, y tan simple a la vez…

    • Álvaro Pons on 5 mayo 2009 at 18:03 said:

      Manuel: se puede hacer apelando a los excesos sin juicio previo. Sigue siendo un genocidio, pero las cosas se pueden presentar como dice Daniel de muchas formas. Apelar al sentimentalismo es fácil y, en cierta medida demagógico, pero eso no cuestiona en modo alguno que lo que se está denunciando es terrible, uno de los grandes asesinatos de la humanidad. no es, desde luego, frivolización.

  11. Daniel Mora on 5 mayo 2009 at 15:12 said:

    Manuel, quisiera respetuosamente expresar mi opinión y disentir un pelín de tu comentario. Tienes razón que un millón de muertos (o mucho menos) es una bofetada para cualquiera sin necesidad de demagogia o no. Pero me atrevo a aventurar a que Álvaro hace referencia a la forma de cómo se presentan las cosas, no al fondo (que es el acto -las matanzas- en sí).

    Por ejemplo, una película de nazis en las cuales un niño es separado de sus padres y llora y sufre y los padres lloran y sufren, para mi gusto es un poco demagógica. Acude al sentimiento fácil de ver sufrir a un niño. No es sutil en su planteamiento. Una obra como Maus la encuentro infinitamente mas sutil, y por lo mismo no demagógica. De hecho… creo que soy el único que piensa que Maus NO TRATA del holocausto per se, sino que trata de las profundas relaciones entre un padre y un hijo y cómo esos lazos nos atan y nos condicionan.

  12. ¿No era el Mesías Obama el que apoyaba la entrada de Turquía en la ya de por sí depauperada Unión Europea? Qué cosas que hace el buenismo.

    • Álvaro Pons on 5 mayo 2009 at 18:04 said:

      Pedro: la Turquía del siglo XXI no es la de 1915, Sería tan absurdo como echar a Alemania de la UE por el genocidio nazi.

  13. Manuel A. on 5 mayo 2009 at 15:27 said:

    Es verdad, Daniel. Rectifico.

    En realidad ni siquiera me he leído todavía el álbum, pero me ha hervido un poco la sangre al pensar que se estaba frivolizando.

    Aquí, mis disculpas.

  14. John Space on 5 mayo 2009 at 15:31 said:

    Orhan Pamuk creo que había abordado el tema, para indignación del gobierno turco (que lo quiso enchironar o algo parecido), pero no sé si solamente en sus artículos o si también había escrito algo de ficción sobre ello.

  15. Javi on 5 mayo 2009 at 15:46 said:

    Lo preguntaba por que quien esté interesado en el tema pueda tener donde consultar, y también para la propia credibilidad de la obra. El dibujo, quieras que no, pone en primer plano una subjetividad que, cuando se tratan temas tales, resulta problemática a la hora de resultar convincente -no siendo que quien dibuja este dando testimonio de algo que le han contado o personal, y aun así, conviene 'desprenderse' del estilo, tal que Giménez en los primeros Paracuellos-.

    • Álvaro Pons on 5 mayo 2009 at 18:04 said:

      Javi: el problema, que entiendo como casi insuperable, es que es muy difícil ser objetivo ante un genocidio.

  16. Mt on 5 mayo 2009 at 19:00 said:

    Copipasteo un texto de Javier Marías, que viene muy a cuento:

    "El problema va más allá de la calidad individual de cada obra. El problema es […] una especie de «blindaje temático» ante las críticas. Ya sólo por ser su asunto el que es, y sus intenciones las que son (de «denuncia», de «solidaridad», de «infinita piedad»: en suma, lo que los críticos cursis llaman «un aldabonazo a las conciencias»), la película en cuestión se convierte automáticamente no sólo en «inatacable», sino en «necesaria», «imprescindible», «valiente» y demás zarandajas, porque no hay película ni libro en el mundo que sean ni hayan sido nunca tal cosa como «necesarios». Si un escritor se ocupa de las víctimas republicanas de la Guerra, o del acoso laboral a la mujer, o no digamos del socorrido Holocausto y demás persecuciones totalitarias del siglo xx, entonces tendrá ya garantizados los parabienes y aun la beatería, sólo por tratar de lo que trata.

    Entre esas películas y libros los habrá a buen seguro excelentes, medianos y pésimos, más allá de sus enaltecedores temas. Pero uno no puede por menos de percibir, en esta moda, cierto chantaje apriorístico, y cierto aprovechamiento de mala ley.

    […] Son obras a las que la emotividad les sale gratis, les viene ya dada antes de la primera línea o el primer fotograma. Y recurrir a eso, lo siento, no es nunca artísticamente meritorio, ni tampoco es muy honrado."

    • Álvaro Pons on 5 mayo 2009 at 19:12 said:

      Sí y no Mt. Entiendo el sentido de Javier Marías y, no lo niego, puedo haber caído en esa cursilería ( ups… :-( ), pero creo que se pueden diferenciar intenciones: las que pueden ser honestas pero fallidas y aquellas que quieren hacer uso de la temática como forma de colar una obra. y creo que ahí, en esa diferencia, se pueden hacer matizaciones respecto a lo que dice Marías. Es decir, yo sí que creo que si hay honestidad, ese tipo de denuncia es necesaria y obligada., por una cuetsión utópica si se quiere, pero que tiene que ver con la necesidad de concienciar sobre algo que se repite por mucho aviso que se dé. Eso no significa que se deban confundir términos y alabar la calidad de la obra desde un punto de vista, digamos, técnico, por la temática de la obra. La temática de la obra puede ser interesante e importante en los términos que he comentado, pero eso no signfica que la obra sea "de calidad". Es quizás el caso en el que estamos: no creo que sea un buen tebeo (de hecho, encabezo así la reseña), pero sí que creo que su objetivo es meritorio. No su valor artístico (que, repito, en este caso es muy mejorable) , pero Cossi transmite una honestidad en su labor que que hace que merezca la lectura.
      No es una obra maestra (de hecho, no le he puesto puntuación, para mí dsde el punto de vista de la historieta sería un (1) ), pero creo que es una obra a leer.
      Aunque sea un cursi… :)
      (que no deja de ser verdad, a veces soy de lo más cursi… ay lo que hace la edad!)

  17. Daniel Mora on 5 mayo 2009 at 19:10 said:

    Me disculparéis si me pongo demasiado político. El asunto, en mi opinión, es que Turquía nunca ha reconocido la veracidad de este genocidio, ni menos pedir disculpas ni mostrarse arrepentida por ello, al contrario de lo que pasó con Alemania. Efectivamente, hay intelectuales y gente valiente en la sociedad turca que aspira a mayores espacios de libertad y honestidad, pero otra parte creo que el sector más nacionalista jamás permitirá un reconocimiento cabal de esto, ni a Occidente le conviene forzarlo por motivos estratégicos (es una vergüenza decirlo, pero todos sabemos la que se nos viene si desestabilizamos a Turquía).

    Otra diferencia es que el juicio histórico a Alemania se hizo inmediatamente después de producidos los hechos. ¿Que sucede con el caso de Armenia? Las matanzas ocurrieron a fines de la primera guerra mundial. Por lo tanto, la conexión "emocional" que la gente pueda tener con respecto a esto es casi nula. ¡Suena como a algo acaecido en la prehistoria!

    ¿Qué se puede hacer? En estos casos, creo que es de suma importancia que paulatinamente se de a conocer que esto en realidad sucedió, por lo tanto la literatura, el cine y los COMICS son una pieza clave en este proceso de divulgación, máxime si se trata de hacer con cuidado y con respeto, sin caer en un simple pasquín. Creo que debemos apoyarlos lo mas posible, aunque tengan fallos y creo que el cómic como género también avanza al apropiarse de estos temas y espacios.

    Discrepo con el amigo Mt justamente en este sentido. El tiene razón en el pre-impacto positivo y aleccionador de conciencias que estos temas tienen en la población "de buen corazón". Sin embargo, no podemos presuponer automáticamente una intención poco honrada del artista/escritor/dibujante. Sin ir mas lejos, ¿Art Spiegelman hizo Maus para llenarse los bolsillos de dinero fácil apelando al famoso holocausto, o como una necesidad de catársis personal ineludible con su pasado y su historia? Como dice el dicho "de todo hay en la viña del señor".

  18. EMPi on 5 mayo 2009 at 20:40 said:

    Impresionante la fascinación de Pratt por algunos genocidas como Ungern en "Corto Maltés en Siberia" o Enver Pacha (uno de los autores del genocidio)en "La casa dorada de Samarcanda", obra fascinante de Pratt, quizá de las mejores protagonizada por C. Maltés. Hay una especie de remedo del marino de Malta en la obra de Cossi pero es poco afortunada por lo burda y gratuita que resulta.

    El film de Kazan es imperecedero y largo… en exceso pero su obra e incluso su justificación delatora- "In the waterfront" o "Viva Zapata" sobre la corrupción del poder aunque sea de santones revolucionarios resulta enormemente atractiva.

  19. Alemania se ha arrepentido mil veces de lo que hizo. Y Turquía sigue violando los derechos humanos en su amplio territorio, además de no compartir los valores básicos que conforman Europa. Bastante difícil es ya la construcción europea en tiempos de crisis para que vengan los idealistas sin ideas a decirnos lo que tenemos que hacer. Claro que, para entender esto, hay que apreciar los valores sobre los que se contruyó Europa. No es el caso de todos, desde luego.

    • Álvaro Pons on 5 mayo 2009 at 23:11 said:

      Prefiero idealistas sin ideas a pensar que valores de siglos pasados siguen siendo válidos… Cuestión de gustos.

  20. Soy on 5 mayo 2009 at 23:12 said:

    Turquia no habra reconocido el genocidio armenio, pero en España hay muchisima gente que piensa que un dictador nos salvo de no se que trama, que matando a tanto "rojo" trajo la paz y que el exterminio ideologico era necesario. Vivimos en una democracia asentada en cimientos dictatoriales fascistas, no se ha juzgado a ni un solo responsable y pretendemos ejercer de justicieros mundiales…

  21. Daniel Mora on 6 mayo 2009 at 0:04 said:

    Pedro, no está de mas recordar que la Europa unida, democrática, abierta y tolerante es una realidad bastante reciente en términos históricos.

    Franco, Hitler, Mussolini, Stalin, Ceaucescu (y mi favorito, Pinochet, aunque no era europeo, sí era un gran admirador del Caudillo y ambos nos cuidan a todos desde el Cielo) etc. NO ESTÁN tan lejos como quisiéramos creer. Por lo tanto, creo que es injusto exigir que la sociedad turca cambie automática e inmediatamente a los valores europeos del siglo XXI, cuando éstos valores son escandalosamente recientes y las sociedades sólo pueden cambiar paulatina y consensuadamente.

    Concuerdo en que Turquía tiene mucho camino por recorrer y que allí suceden cosas inaceptables desde nuestro punto de vista (y que indudablemente deben cambiar), pero bueno ¿realmente creéis que sería mejor aislarlos y denostarlos, para que se encierren a sí mismos en ese orgullo nacionalista y patriotero en el cual se cae tan facilmente cuando ciertas clases dirigentes se sienten atacadas?

    • Álvaro Pons on 6 mayo 2009 at 10:14 said:

      Sorry a todos, se han borrado algunos comentarios por un lamentable error por mi parte…. :(

  22. adriculocipriculo (jajajaj me encanta tu nick gamberro) gracias por el título, la vi una noche de rasquis pero aunque sea una peli liada y no lo mejor del egoyan me impactó mucho.

    Lo que me enganchó de la picture fue ese duelo Sheakespiriano (que recuerda tanto a su manera a Rashomon) en la sala entre el plumer y el chaval que trae las latas de cine….pese a que era tardísimo (las 3 o las cuatro de la mañana en el canal 8( vaya horas de mierda para pasar buen cine de verdad,parece que quieran que no pensemos)) yo necesitaba saber si ese chico traía droga de verdad y cristopher plumer tenia razón…o sólo fue engañado y no sabía lo que traía y lo hizo por un acto de fe. Me pareció un mecanismo narrativo genial, no podía dejar la peli hasta saber si ese chaval con el que tanto me identificaba decía la verdad o era un simple mangui………que me llevaran hasta el genocidio al final y hasta la conciencia del actor turco que lo niega ante su superviviente director porque se moriría de pena si fuera verdad (lo quizás eso explica lo que les pasa a los Turcos ….que no lo reconocen porque se les cae la cara de verguenza, no por hijos de….)….necesitaba saber aunque fueran las tantas de la madrugada si ese chico decía la verdad en la aduana o no….lo necesitaba saber pese al sueño….gracias a esa peli descubrí el genicidio y esa escena final de la violación que expresaba el cineasta de las pepitas de granada…..joder me pareció la hostia….no podía dormir del horror y al día siguiente curraba, pero me dio igual….

    Ahora Álvaro nos presenta un cómic como cojonudo pero avisa que no es la polla, sólo que la obra gana por lo que cuenta no como lo cuenta y me parece una bonita forma de decir que es un tebeazo fuera de que a todos nos repugnen aquí los genocidios sean de quien sean….esta creo que es una de esas reseñas de comic en las que se demuestra que Álvaro es bastante correcto también en sus juicios….(y quien dice bastante dice bastante) y en cuanto se pueda es un tebeo que ha de caer……..

    Por otro lado Álvaro, la diferencia en la matización de juicio que propones comparando a la alemania moderna con la Turquía de ahora (en ambos casos es tema doloroso y tabú a la hora de hablar de ello con ellos) es que los alemanes de la alemania secuestrada y dividida post segunda guerra fueron a su manera castigados y destruidos a nivel economico y social ante las diferencias de los dos bandos que trataban de borrar su cultura y la separación durante muchos años de familias que fueron totalmente aisladas y marginadas socialmente a su manera (al menos por uno de los bandos)….

    Alemania fue castigada de forma pasiva y turquia sigue sin reconocer la masacre y ha salido indemne….no es lo mismo no????

    Tienes razón, no vamos a juzgar los dos paises hoy día ….PERO NO ES NI EQUITATIVO NI JUSTO…

  23. Daniel, como dices, Europa no es sólo algo reciente (no su idea), sino frágil además. Como para hacer experimentos estamos. A Turquía se le han de exigir unos mínimos, por ejemplo que respete los derechos humanos, para que forme parte de la Unión.

    Cito textualmente (fuente El Mundo)

    "El Parlamento europeo exige también a las autoridades turcas «el reconocimiento formal de la realidad histórica del genocidio de los armenios en 1915»."

    Obama no dijo nada al respecto, que yo sepa. Ni los que hablan de Alianzas de Civilizaciones, tampoco. Está muy bien mostrar un tebeo sobre el tema, pero la política se asienta en una realidad firme.

  24. Arianne on 8 mayo 2009 at 12:21 said:

    Tuquía cometió uno de los mayores genocidios de la historia. Y lo peor de todo es que es prácicamente desconocido, ya que ni hay películas, ni muchos libros, etc… me alegra que salga un comic sobre este lamentable hecho histórico.

    Turquía en la actualidad, sigue ocupando militarmente el norte de Chipre. Pero parece ser que al resto del mundo poco le importa.

    Y pensar que hay gente que está de acuerdo en que Turquía entre en la UE…

  25. adriculocipriculo on 8 mayo 2009 at 15:43 said:

    Este blog es de còmics pero no lo he podido evitar. The Armenian Question, Mim Kemal Öke (un panfleto editado por los turcos); la Casa de las Alondras (una novela sobre el genocidio armenio y su diáspora), Antonia Arlsan; y la biografía de Ataturk a cargo de Andrew Mango. Lo siento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation