Corsarios y Truenos

Acostumbrado a los desmanes de la edición de clásicos de Bruguera, ediciones conmemorativas incluidas, es todo un placer ver la edición que acaba de aparecer de El corsario de hierro. Un volumen de tamaño gigante, con planchas cuidadosamente restauradas, espléndido blanco y negro, tipografía bien elegida… Las condiciones perfectas para disfrutar de la inmensa clase de Ambrós como dibujante ilustrando las historias de Víctor Mora. Un 10 para la editorial, que además dejaba muy buenas vibraciones para la anunciada nueva edición de Capitán Trueno Color.
ruenocolorcSin embargo, con el tomo en la mano… A ver, partimos del hecho que una reedición de Trueno Color puede resultar absurda pero tiene sentido. Me explico: cuando se han hecho ediciones y reediciones de la serie de Mora y Ambros en todos los formatos posibles y, entre los muchos a elegir, siempre es posible optar por el facsímil del original, cualquier otra experimento es bienvenido. Cierto es que Trueno Color es un producto dirigido claramente a dar en la diana de la nostalgia de la generación de cuarentones-cincuentones españolitos, exprimiendo al máximo el sentimiento de juventud perdida… pero es lícito. La economía es la economía señores (y no señoras en este caso, que ya tienen su Esther). Pero no lo es menos que Trueno Color era uno de los exponentes de las tropelías que la editorial realizaba en su época: remontado sin escrúpulos (alterando tamaños, incluyendo redibujados, etc), coloreado, tipografía destroza ortografías y, para colmo, intervención de una censura absurda decidida a velar por la salud mental de los jóvenes haciendo desaparecer todo elemento que indujera a la violencia, expresiones malsonantes incluidas.
Afortunadamente, San Toni Guiral (porque sí, porque este hombre ya se merece la beatificación y santificación comiquera en proceso único) estaba metido de por medio y puso cordura en el asunto: recuperemos Trueno Color, sí, pero seamos sensatos y recuperemos el espíritu de la serie (página vertical en color) pero sin caer en el destrozo sistemático que en su día se hizo. Y casi, casi, casi la jugada es perfecta: reproducción inmejorable, montando en cada página vertical dos planchas originales apaisadas respetando escrupulosamente los originales, rotulación manual como en la edición apaisada, inclusión de artículos sobre la edición y de todas las portadas de la edición original y de Trueno Color y coloreado…¿con degradaditos de Photoshop? Que me perdonen los defensores de la tecnología, pero servidor es de los que empiezan a pensar que el Photoshop es un invento maligno de alguna turba demoníaca. Puedo entender que se le quiera dar volúmenes con el coloreado. Vale, se puede aceptar aunque me parece una aberración, pero es que lo que encontramos aquí parece más una distribución aleatoria de efectos de degradado sin ton ni son, acompañada de una elección de paleta que hace las delicias de un daltónico. Para colmo, sin uniformidad: en una página nos podemos encontrar efectitos de “nubes”, brillos y demás en la mayoría de los colores pero, mágicamente, los amarillos son planos. Y fosforitos, con lo que los pelos de Sigrid, Crispín y el escudo en pecho de Trueno aparecen como anuncios luminosos en medio de un mágico mundo de colores hipersaturados pero “ablandados” con degradados. El resultado es, a mi entender catastrófico. Y lo peor es que hay viñetas donde no hay efectos, donde el color es plano….¡y quedan de maravilla! Si se quería recuperar el Trueno Color original… ¿por qué no se han tomado colores planos? Con eso y una elección de paleta mínimamente armoniosa estaríamos ante una edición excelente y muy recomendable.
Lo malo es que los lectores nostálgicos de Bruguera somos masoquistas. Y lo saben.

Presentación de Fills del 80

El martes 26 de mayo, a las 19.00 h. en la 2ª planta de FNAC el Triangle (Plaza Cataluña, 4), se presentará Fills dels 80. La Generació Bombolla, de Aleix Saló, ganador de la tercera edición del premio Tira Còmica del Carnet Jove. El secretario de juventud del Departament d’Acció Social i Ciutadania de la Generalitat de Catalunya, Eugeni Villalbí, el dibujante Horacio Altuna y Joan Navarro y Félix Sabaté, de Ediciones Glénat, presentarán el cómic