Todavía hay tiempo…

Muchas han sido las buenas experiencias de este salón, comenzando por el haber saludado a muchos amigos, siguiendo las buenas y largas charlas y terminando con el premio. Pero todas, absolutamente todas, son superadas por el placer incomensurable de ver la maravillosa colección de originales de Alex Raymond. La fotografía del móvil es una puñetera basura, pero aún así se puede ver la genialidad del creador de Flash Gordon.

flash

Solo por ver este original ya vale la pena acercarse al Salón. Si sois de Barcelona, no encuentro mejor manera de pasar el lunes festivo que venerando estas piezas de arte. Son poquitas…¡pero increíbles!.
Eso sí, recomiendo ir con babero. La salivación y la cara de atontado es inevitable…

ACTUALIZACIÓN: en La canción de Tristan podéis encontrar mucho mejores fotos de la muestra