¿Quién fue Al Levin?

Una curiosa anécdota del mundo del tebeo y de la investigación en historieta que me recuerda esta noticia sobre Bonvi

Primero: busquen por internet (es decir, en Google), “Al Levin” Disney. Encontrarán decenas de referencias a este dibujante, considerado uno de los más importantes y brillantes que tuvo Disney junto a Gottfredson y Barks.

barksSegundo: lean esta entrevista al gran estudioso y guionista Alfredo Castelli. Traduzco un párrafo en particular…
BSJ: Hablando de las influencias de Disney. Mis fuentes me dicen que usted es un ávido fan de Disney, tanto que una vez consiguió enloquecer a los aficionados y críticos italianos, incluso al editor de Disney, haciéndoles creer que existió un dibujante de Mickey Mouse llamado Al Levin que, realmente, nunca existió. Hablénos un poco sobre ese asunto.

AC: Mmm… No es algo de lo que estar orgulloso… En 1965, fui el confundador del primer fanzine sobre cómics en Italia, “Comic Club 104”. Uno de los números estaba dedicado a los personajes Disney y sus autores. En ese momento, nadie tenía ni la menor idea de quiénes eran los artistas americanos que había dibujado a los personajes Disney! Yo identifiqué correctamente a Carl Barks (triste anécdota: Barks fue tan amable que me envió una autocaricatura firmada, la famosa en la que él aparece con la cabeza de Tío Gilito y Tío Gilito con su cabeza… Se perdió en alguna imprenta algunos años después!), Paul Murry, Tony Strobl y otros muchos. Pero fui incapaz de identificar a Floyd Gottfredson, por lo que – ¡Dios me perdone! – inventé un nombre, Al Levin, y le atribuí las historias de Gottfredson. Estaba en contacto con muchos fanzines americanos de la época (escribí un extenso artñiculo sobre ellos en “Linus”): “Alter Ego” “Rocketblast Comicollector”, “Vanguard”, “Capa Alpha”, la posterior línea de reediciones de Edwin April, etc., por lo que envié una copia del número dedicado a Disney Issue a Mike Barrier y Malcolm Willits, de “Funnyworld”. Ellos corrigieron mis errores y me dieron los datos exactos, y yo corregí mi información lo más pronto que pude. Pero el asunto “Al Levin” se había extendido y en muchas enciclopedias sobre cómic (e incluso algunas publicaciones Disney) todavía se puede encontrar el nombre de este artista “fantasma”, en el sentido más literal de la palabra.

Tercero: Vuelvan a la búsqueda en Google anterior y comprueben cómo, más de cuarenta años después, Al Levin sigue vivo….

Ablandando corazones

¿No habrá ningún editor en España que al ver la estupendísima edición integral de Gil Jourdan que acaba de aparecer en Francia, se le ablande el corazón y decida publicarlo por estos lares olvidados de dioses…?
Señoras y señores, que es una de las obras maestras del tebeo europeo, un clásico del detectivesco, con un Tilleux simplemente magistral.
Vamos, pienso, barrunto yo…
CORRECCIÓN: Lo publicará Planeta DeAgostini, siguiendo además la edición de Dupuis. El verano es mortal para las neuronas… Que también se ablandan, oigan.