Naranjas veniales

Juguemos a las analogías gastronómicas. Seguro que más de uno ha pasado por la experiencia de unos días de yantar de calidad, de esos que dejan el espíritu ensimismado y el estómago a punto de claudicar pero satisfecho. Que cada cuál elija el significado de calidad, que puede ir desde la zampada pantagruélica a la exquisitez sofisticada, depende de gustos u oportunidades. Pero seguro que, independientemente de la opción, en todos los casos después del hartazgo, hay veces que lo que a uno le apatece de verdad, por encima de todas las recetas de alta cocina o nutritivas pitanzas regionales, es una simple, refrescante, ácida y sencilla naranja. Algo natural y sencillito, que desempalaga y permite recuperar fuerzas para los siguientes envites.
pvenialesPues bien, la mejor definición que se me ocurre de Pecados Veniales de Arthur de Pins es que es al tebeo como esa naranja a la gastronomía. Tras varios días de lecturas de repaso de clásicos, algunas obras sesudas y otras magistrales, las picantes historietas de este álbum son una lectura refrescante y divertida. No hay muchos secretos: ilustrador dotado, de estilo atractivo y con un punto encantador, composición sencilla, guiones picantones de erotismo chispeante y un sólido dominio del gag. Mecanismo del botijo en forma de viñetas, que sigue la tradición francobelga de historieta erótica – con Dany y sus Blanques Coquines a la cabeza- y que indudablemente funciona: uno sabe que está leyendo los tópicos de siempre de la relación hombre-mujer, pero es imposible no sonreír ante las historietas de De Pins y pasar un rato excelente con su lectura. O simplemente gozando de la estupenda labor del dibujante: no hay manera de no rendirse ante los cabezones personajes y sus rechonchas pin-ups, tan tiernas y adorables como voluptuosamente carnales.
Un tebeo ideal para esta época de canícula veraniega. O para desconectar del mundo durante un ratito y divertirse. (2)
PD: por si tienen ustedes alguna duda, pásense por este avance (en francés) o por la página de Arthur de Pins un ratito. Auguro que en menos de diez minutos han decidido comprarse Pecados veniales.

5 Comentarios en “Naranjas veniales

  1. Pacorro on 27 Agosto 2009 at 16:18 said:

    que cosa más ñoña… Está enfocado a lectoras?

  2. jaal9000 on 27 Agosto 2009 at 22:51 said:

    Coincido con Álvaro. Pueden ser los tópicos de siempre de guerra de sexos … pero te lo pasas muy bien leyéndolo.

    Me gusta mucho el tipo de dibujo de De Pins.

  3. El Juan Pérez on 28 Agosto 2009 at 1:30 said:

    La portada no tiene precio.

  4. Yo ya estoy intentando conseguir el 3 (protagonista la ex novia del personaje de Arthur, por ahora me conzuelo con capitulos que pillo en Fluide Glamour (lo unico que me gusta de esa revista…)

  5. Alberto on 30 Agosto 2009 at 22:35 said:

    Acabo de leeros y me parece de lo mejorcito. Me he pegado una panzada a reir tremenda. A mi novia le ha encantado también, ¡glups!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation