Sabores, olores y amores

Aprovecho la edición en castellano de El gusto del cloro (Diábolo) para recuperar y ampliar la reseña que hice sobre la edición francesa:
Hay tebeos que logran trascender el papel para que el goce visual se transforme por arte de sinestesia en una experiencia sensitiva. Se podría pensar que semejante hazaña sólo está al alcance de tebeos de rotundidad hiperbólica, de obras maestras que rebosan los límites de la hoja de papel y que cloropresentan páginas de complejo grafismo y arriesgada composición. Pero Bastien Vivès demuestra que este curioso efecto sensorial está sólo al alcance de determinadas sensibilidades. El gusto del cloro es un álbum intimista y sencillo, que cuenta la historia de un joven que debe ir a la piscina como tratamiento de un problema de espalda. Una tranche de vie simple y sencilla que Vives irá transformado con exquisito tacto en la historia de un enamoramiento. Muchos dirán que la anécdota es anodina e intrascendente. Es cierto, es uno de esos álbumes en los que no pasa absolutamente nada, donde aparentemente la idea inicial se alarga sin más. O no, porque a fin de cuentas, eso llamado amor rige nuestras vidas y Vivès lo único que hace es recordarnos la facilidad con la que caemos en él cómo nos obsesiona. Fijándose en los pequeños detalles, en esos signos indefinibles que nos atrapan de la otra persona, en la ilusión de su consecución, en el dolor de su imposibilidad.
Por eso el autor construye el álbum sobre elipsis y silencios, con esas tranquilas y largas miradas que van pasando de la curiosidad a la emoción contenida, de la alegría ilusoria a la realista tristeza. Las citas de la piscina se irán convirtiendo para el joven protagonista en una necesidad, en una ansiosa búsqueda del objeto del deseo y, así, aquella mirada perdida de las primeras veces se irá tornando en un descubrimiento de sensualidad y deseo, siempre contenido por el pudor. Sorprende cómo Vivès relata esas sensaciones y sentimientos a través de esos mínimos gestos y expresiones, narrados con elegancia y delicadeza, con ese grafismo de trazo fino que en práctica ausencia de fondos convierte a la figura humana en protagonista absoluto, omnipresente, acentuada por una composición sencilla, vehículo perfecto para esos momentos donde el protagonista se sumerge en el agua y, con él, escuchamos ese extraño universo sonoro subacuático. El azul verdoso del agua de piscina lo envuelve todo, transmitiendo ese característico fulgor casi mágico, que nos provoca casi instantáneamente la familiar sensación olfativa del cloro. Un entorno de sensaciones que van mucho más allá de lo visual y que Vives consigue hacer llegar al lector hasta conseguir que la lectura de este álbum sea una experiencia de inusual atractivo. Háganse el favor de regalárselo y regalarse con él(3-).

Avance de la obra en la web de la editorial

19 Comentarios en “Sabores, olores y amores

  1. Me permito dejar el link a mi blog donde reseño la obra. Si bien no es contradictorio, sí me gustaría considerarlo complementario. Con tu permiso:

    http://littleslumberland.blogspot.com

  2. donniedarko on 6 septiembre 2009 at 1:57 said:

    Lo tengo en la pila de pendientes.

    Creo que el atractivo olor a cloro me está llamando ahora mismo y está inundando mis sentidos para chapotear en él……

    Ejemplo perfecto de lo que hay que pagar por una perfecta edición,sin haber visto antes la original.

    Saludos.

  3. Una preciosidad de álbum.

    No sé si a ti, Álvaro, te habrá ocurrido, pero yo, me he terminado enamorando de la nadadora :)

    Lo dicho, una deliciosa lectura.

    Un saludo

  4. David. on 6 septiembre 2009 at 2:29 said:

    Caerá este mes, ¡qué ganas tengo de leerlo!

    Saludos.

  5. Totalmente de acuerdo.

    Perfecto ejemplo de como con unos elementos muy básicos se consigue un resultado muy bueno.

    El desarrollo del primer amor en un marco espacio-temporal y de gama de colores limitado a su mínima expresión.

    Aderezado esto con unos elementos dramáticos muy escasos :

    El amigo que en su primera visita a la piscina ya se relaciona con ella ante el asombro del protagonista, el chico que la acompaña un dia y cuya relación es ambigua y puede interpretarse de muchos modos, la pregunta clave que le hace él en unmomento detreminado y que cobra significado al final (aunque éste también sea ambiguo), el deletreo que efectúa ella bajo el agua .Un más que posible "te amo", etc son algunas de las claves de una historia que nunca te revela nada claro por medio de diálogos ó de situaciones dibujadas.

    Una interesante curiosidad entre el marasmo de superhéroes salvadores del mundo en cada arco argumental ó que cambian el status de su particular universo un mes sí y otro tambien.

    Ó de los cultivadores del "slice of life" independiente ,cada día más abundante y lleno de historias y autores prescindibles.

    Habría ,creo, que hablar más de historias modestas, simples e interesantes que pasan desapercibidas y procuran lecturas muy agradables.

    Cosas de DIB-BUKS (Dentro de la secta,Biotopo,Cumpleaños turbulento)

    ó de GLENAT (Elk´s Run, Living in infamy,algunos one-shot guinizados por Warren Ellis ó Garth Ennis )

    ó tambien NORMA (algunas historias de un solo volumen de la seri Noir, ó Made in Hell)

    Bueno, no dejan de ser una reivindicación (incluido el título comentado al principio) de las obras aparentemente modestas y de autores no muy conocidos ,ó tambien, obras menores de autores mayores.

    Y a iremos hablando de estos casos en sucesivas ocasiones.

    • Álvaro Pons on 6 septiembre 2009 at 12:14 said:

      cricomic: la reivindicación va por gustos, me temo, porque por ejemplo los últimos one-shots de Ellis o Ennis en Glénat me parecieron olvidables… :)
      Sí que coincido sin embargo en la reivindicación de Brüno. Biotopo, Nemo… Obras muy interesantes y con una perspectiva novedosa. Menos me gustó Dentro de la secta, que si bien tenía características interesantes como reportaje, caía en demasía -a mi entender- en momentos excesivamente forzados.
      De todas formas, hay muchos títulos que pasan desapercibidos muchas veces, como el Pobre Marinero de Sammy Harkham.

  6. Estoy de acuerdo. No deja de ser cuestion de gustos.

    Cuando hablo de esos autores concretos quiero decir que se citan determinadas obras, tenidas por "grandes" a veces más porque son de editoriales grandes ó de personajes "importantes".

    No defiendo todo lo que hacen a este nivel.Hay ejemplos tanto de bueno como de prescindible en los autores que nombras.

    Más bien quiero decir que hay obras de las que practicamente no se habla por la aparente modestia de sus contenidos y, sin embargo, son interesantes y gignas de ser discutidas.

    No todas,por supuesto, la mayoría como en cualquier otro segmente del mercado de la historieta , son simplemente legibles ó directamente infumables.

  7. enrique on 6 septiembre 2009 at 15:50 said:

    Absolutamente de acuerdo yo también. Lo compré y devoré ayer y aún me queda el gusto a cloro

  8. Es una auténtica gozada.

  9. Cricomic:

    No creo que el personaje de la chica deletree "te amo" debajo del agua. Creo que no dice nada. O que lo dice todo. Dice cualquier cosa y esa es una de las claves de este comic. El autor pone al lector en todo momento en la posición del personaje del chico. Cada uno vemos en esas palabras bajo el agua lo que queremos ver. Lo que estamos deseando ver, en realidad. Esto es, un final feliz. Y por eso al final nos quedamos como el protagonista: desconcertados, sin comprender nada, con una sensación de vacío en el pecho y frío en el estómago. Y por eso también, tras la página de agradecimientos vuelve a aparecer la chica deletreando de nuevo. Porque nosotros, como el personaje, volvemos a pensar en ella, volvemos a intentar comprender qué ha pasado, porqué no ha funcionado la relación. E intentamos de nuevo descifrar, esta vez con una sombra de duda, qué dice ella ahí.

  10. qué preciosa reseña.

    La portada ya habla por si sola!!

    Será mi próxima compra!!!!!!!!!^^

  11. carlos maiques on 8 septiembre 2009 at 14:47 said:

    Lo compré ayer, y me ha encantado. Ahora, a esperar el siguiente…(suspiro con gorro de baño)

  12. Ricardo on 9 septiembre 2009 at 23:41 said:

    El tebeo me encantó. El final, sin embargo, me dejo un mal regusto porque me da la sensación que no lo entiendo. Pero el dibujo es precioso. ¿Cuánto rato habrá estado dibujando nadadores en la piscina?

  13. Precioso tebeo.

    Muy inbteresante lo que dices, Nemo Nadir, encaja con lo que yo había entendido. Mi problema es que no hablo ni papa de francés, y tenía miedo de estar perdiéndome algo.

    Una gozada…

  14. con "Mi pequeño", la sorpresa de la añada.

    Tebeazo, que además es puro narrar en imágenes dibujadas: esto no tiene equivalencias en otros medios, pues El Gusto del cloro se crea como un compás, una harmonía y un mapa de signos en diálogo y constante imbricación

    Y después de la parrafada, me explico: lo que cuenta lo cuenta con diversos elementos; líneas, color, "silencio", "movimientos", composiciones de página harmónicas de líneas y vectores que forman un todo… es más que su lectura lineal, es su contemplación global la que nos da esa sensación entre lo olfativo y lo táctil, lo sonoro, el tempo…´

    Que me gustó, vamos, y que nadie se engañe: se lee en un plis, pero obliga a la relectura para "leer" todo lo que implica su "arquitectura", verdadero lenguale (no verbal pero muy sensorial) de este tebeo.

  15. Carlos on 15 octubre 2009 at 0:32 said:

    Puro Eric Rohmer

  16. Pingback: El gusto del cloro « Café con libros

  17. Pingback: "El gusto del cloro" de Bastien Vivés | enredando+korapilatzen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation