Alix en español

Alix, de Jacques Martin, es uno de los personajes más importantes del cómic galo, pero que ha tenido poca o ninguna repercusión en España (apenas unos cuántos álbumes editados por Oikos-Tau y Norma), pero que tiene fieles seguidores que han conseguido lo imposible: una edición limitada de la serie de Jacques Martin para España. Toda la información y reserva de ejemplares, en la web de Alix.

alix

Clásicos del Humor: final y balance

¡Menuda traca final se reservaba la colección de Clásicos del Humor para sus dos últimos volúmenes! Pese a ser recopilaciones de varios personajes, incluyen maravillas como Doña Tula, de Escobar (a mi entender, su mejor serie), La terrible Fifí, de Nené Estivill, Los casos del Inspector O’Jal, de Manuel Vázquez y, sobre todo Apolino Tarúguez, hombre de negocios, de Conti, posiblemente una de las series más carismáticas e importantes de los años 50. Un empresario dedicado al estraperlo que representa a la perfección la realidad de la sociedad de la posguerra española, tanto la situación socioeconómica como la de los trabajadores. Un humor salvaje y brutal, que posiblemente inspirara a Pablo para su tétrica Oficina Siniestra y que confirma a Conti como uno de los grandes indiscutibles de la historieta española. Sin olvidar la reivindicación de otro de los grandes, Nadal, presente con la excelente comedia costumbrista Casildo Calasparra y Señora (y que gracias a la inclusión de planchas de Maripili y Gustavito, todavía sin pisito -¡qué actual hoy!- es posible comprobar su evolución hacia el “estilo Divito”) .

apolino

Dos tomos que cierran la que es, sin duda, la colección dedicada a la historieta más importante que se ha hecho en España. Pese a la deficiente calidad de reproducción crónica, el balance final no puede ser más positivo: se han recuperado y reivindicado algunos de los autores y series más importantes de la historia del tebeo español, algunos por primera vez en la historia, permitiendo que el lector español descubra el impresionante pasado historietístico de los años 50 y 60.
Y detrás de todo, un nombre propio: Antoni Guiral. Creo que no exagero nada si afirmo que Guiral es, hoy por hoy, el estudioso del tebeo más importante de España pero, sobre todo, silencioso impulsor de los dos proyectos más valiosos y trascendentales que se han hecho en décadas: la enciclopédica Del tebeo al manga y esta Clásicos del Humor. Dos razones que justifican ampliamente mi afirmación y que obligan a un reconocimiento público de una labor que, creo, no está siendo valorada en toda su importancia y significado. Pocos países tienen una colección que recupere lo mejor de las publicaciones infantiles de los años 50, 60 y 70, pero menos una historia del tebeo de la extensión y ambición de la que dirige Guiral, convirtiéndolos en proyectos únicos.

Y, ya finalmente, una consideración puramente personal: pocas veces he sentido mayor felicidad como lector de tebeos que al leer estos volúmenes. Ya fuera por el componente nostálgico, ineludible y demoledor, pero delicioso, o por el de interés como amante de la historieta, cada volumen ha sido una mezcla maravillosa del placer de recordar con el de descubrir. Gracias Toni.

Comienzan las listas

No es que se acabe el año ya, pero como la temporada navideña se adelanta por aquello de la crisis, si El Corte Inglés decide que el año se acaba, es que se acaba y punto. Así que comienza la fiebre de las listas, que dispara Amazon con su Best Books of 2009 Editors’ list. Una lista bastante lógica, aunque con sorpresas (¿Umbrella Academy? Es entretenido pero…¿lo mejor del año?) y una recomendación por la que tengo interés, el Stitches: A Memoir de David Small.
Y ojo que las listas este año serán más voluminosas, porque el final de década (cada cuál que discuta si es final ahora o en el 2010, la cuestión se resolverá con dos listas…) nos traerá la lista de los mejores de la primera década del siglo XXI (todo sea dicho…¿alguien sabe cómo se llama esta década? ¿La de los años 0?). Los primeros en disparar, los de Rockdelux, que hacen varias listas incluyendo la de tebeos. Veinte estrictamente: Catálogo de novedades Acme, de Chris Ware; Epiléptico, de David B.; Fun Home, de Alison Bechdel; El Fotógrafo, de Lefèbre y Guibert; Agujero Negro, de Charles Burns; Dark Knight 2: El señor de la noche, de Frank Miller; George Sprott, de Seth; La educación de Hopey Glass, de Jaime Hernández; Isaac el Pirata, de Chistophe Blain; Louis Riel, de Chester Brown; El gato del rabino, de Sfar; Superputa, de manel Fontdevila; Persépolis, de Marjane Satrapi; Las aventuras del Capitán Torrezno, de Santiago Valenzuela; La sonrisa del vampiro, de Suehiro Maruo; El arte de volar, de Antonio Altarriba y Kim; Dinero, de Miguel Brieva; Pascal Brutal, de Riad Sattouf; Bardín el superrealista, de Max y Metralla, de Rutu Modan.

En todas partes cuecen habas…

La razonable y justa defensa de los derechos de autor tiene a veces episodios estrambóticos derivados de la sorprendente voracidad con la que a veces se desarrolla esta labor. Hasta ahora Moulinsart se llevaba la palma en el recuento de situaciones esperpénticas, pero parece que tendrá un buen y aplicado alumno en Marsu Production, responsable de los derechos de la obra de Franquin, que acaba de obligar a retirar de la venta el álbum Le blog de Franquin, de Turalo y Piak, una divertidísima parodia que cuenta la vida post-mortem de Franquin y que había llegado a las librerías tras el éxito de su versión en blog. ¿La razón? Que “Franquin” es marca registrada…
Digno de la más negra de las Ideas Negras…
(Página en facebook)