Novedades de Planeta DeAgostini para diciembre

El PDF de novedades de Planeta para Diciembre presenta poca sorpresas: lo más interesante, sin duda, el Charlie Moon de Trillo y Altuna, un excepcional tebeo que siempre me ha parecido infravalorado, además de las obligatorias entregas de Dr. Slump o Carlitos y Snoopy. De DC, volumen gigante (¡1000 páginas!) con todo la etapa de Geoff Johns en Flash, entretenida y correcta pero inferior a la de Waid; reedición de la obra que abrió a Peter Milligan al mercado USA, la interesante Skreemer y primer Showcase de House of Mistery, una serie tan setentera como nostálgicamente atractiva. Para los que quieran un buen chafón, ¿Qué le sucedió al cruzado enmascarado?, o la tristeza de ver cómo la calidad de Gaiman se esfuma cuando sólo le interesa cobrar (y más, comparándose con Moore) . Y, por último, una Antología de Donald con contribuciones de Al Taliaferro, Carl Barks, Walt Kelly o Don Rosa…y, supongo, los horrorosos colores de siempre.

26 Comentarios en “Novedades de Planeta DeAgostini para diciembre

  1. eSeCeeRre on 9 Noviembre 2009 at 1:25 said:

    Hablando de los colores de Carl Barks, he observado que las historias procedentes de Four Color son las que parecen haber sido recoloreadas con degradados, mientras que las de Walt Disney Comics and Stories conservan colores planos, aunque no sé si son los originales. ¿Tienes información para confirmar algo de esto?

  2. M. Sanz on 9 Noviembre 2009 at 3:38 said:

    Corrección: el Flash con toda la etapa de Geoff Johns no es el Flash con toda la etapa de Geoff Johns, sino que llega solo hasta el número 200 USA (los siguientes números, hasta el 224, me parece) no se incluyen, porque se ve que Planeta ya los publicó en Grapa…

    Penoso, vaya. Te gastas 60 € porque quieres tener la etapa completa de este autor, y en realidad te están engañando.

  3. Alfons Moliné on 9 Noviembre 2009 at 3:58 said:

    El color de los cómics Disney editados por Planeta procede, en su mayoría, de ediciones italianas. Desconozco por qué razón el colorido de las historias cortas de Donald para WDC&S es más plano que el de las largas, que utilizan tonalidades más degradas, dado que para ambos tipos de historia se sirve del mismo colorido empleado para su edición en la revista italiana "Zio Paperone" (nombre italiano del tío Gilito), que ha reeditado toda la obra de Barks.

  4. Arioco on 9 Noviembre 2009 at 11:41 said:

    Y yo que creia que "¿Que le sucedió al cruzado enmascarado?" sería un buen tebeo. ¿No funciona ni en plan nostálgico?

  5. John Space on 9 Noviembre 2009 at 13:20 said:

    Yo también disiento sobre lo que dice Pons sobre ese Gaiman. No está a la la altura de Sandman, etc. pero no deja de ser un hermoso cuento, con un final más hermoso aún.

  6. ¿Tan malo es el de Gaiman? Yo le tenía ganas :-(

  7. eSeCeeRre on 9 Noviembre 2009 at 17:07 said:

    Gracias por la información, Alfons.

  8. Lucia on 9 Noviembre 2009 at 22:01 said:

    Yo no entiendo como la gente critica tanto los colores de la Carl Barks Library (que son feos de narices) pero nadie comenta nada de la horrible reproduccion del dibujo (emborronado, pixelado…) Yo tengo la Carl Barks Library americana y la reproduccion de la linea está a AÑOS LUZ del espanto publicado por planeta. Y lo siento por gente que hay detrás, como Alfons Moliné, que me consta que es un gran enamorado de Barks y que a buen seguro hace lo que puede, pero flaco favor le hacemos al comic en este país si nos callamos cuando algo está mal hecho. Esta reproducción quizás sería aceptable (que para mí tampoco, pero bueno) en tomos baratos tipo Essential que sirviera para engachar a las nuevas generaciones, pero es inaceptable en una coleccion tan cara dirigida a coleccionistas y que nos han vendido como la edición definitiva de la obra de Carl Barks. Para mí, repito, inaceptable, pero cada uno se gasta el dinero en lo que quiere, faltaría más.

  9. Por mi parte, difiero también con el carcelero en su apreaciación del Batman de Gaiman (precioso) y en que la etapa de Geoff Johns es inferior a la de Waid. A mí me gusta mucho pero mucho más. Creo que está bien que se centre en la ciudad, villanos y cómo estos afectan a Flash que en la fuerza de la velocidad (algo que llegó a aburrir). Eso sí, que Planeta recopile solo hasta el 200 me parece un acierto. Así cubren la mejor etapa, la que hizo con Scott Kolins. Lo otro si eso ya lo sacarán en un compendio, del 201 al 225, que sí me parece inferior a lo realizado del 164 al 200. ¡Para gustos…!

    • Álvaro Pons on 11 Noviembre 2009 at 0:57 said:

      Juan: debo reconocer que no he leído la etapa completa de Johns, sólo la mitad. Y me pareció entretenida, como en general todo lo de este autor, pero sin ese punto de enganche que tenía Waid.

  10. Disiento en cuanto al Flash de Johns: me parece una etapa más que "entretenida y correcta"… incluso superior a la de Waid.

    Y con el comentario relativo al Batman de Gaiman no disiento, directamente alucino. Me parece un juicio de valor durísimo e injustificado.

    Allá quien quiera creer que todo lo que ha hecho Gaiman desde que finalizó The Sandman es una basura. Personalmente, no creo que haya vuelto a alcanzar, ni de lejos, ese nivel. Pero Whatever happened…? es (en mi opinión) un tebeo cojonudo. Donde algunos ven un encargo asumido por intereses meramente económicos (imagino que conocerán personalmente a Gaiman, para ser tan rotundos al respecto), yo veo un precioso homenaje al personaje, equiparable a algunas de las mejores obras protagonizadas por Batman. Y aunque el móvil fuera única y exclusivamente económico, no creo que sea una actitud criticable, siempre y cuando se asuma con profesionalidad.

    Pero en fin, dejando a un lado gustos personales, parece que hay quien disfruta poniéndose en una posición de superioridad moral.

    Un saludo.

    • Álvaro Pons on 11 Noviembre 2009 at 0:54 said:

      David: A ver si puntualizamos algunas cosas. Yo no he dicho que Gaiman desde que finalizó Sandman es basura. he dicho "la tristeza de ver cómo la calidad de Gaiman se esfuma cuando sólo le interesa cobrar ". Y me reafirmo en eso. Gaiman es un grandísimo escritor, pero es evidente que desde un tiempo a esta parte, diferencia clarísimamente los "encargos" de lo que le interesa. Hay años luz de distancia entre lo que hace con Bolton, sus novelas (sobre todo la excepcional Coraline) y obras tan anodinas como 1602 o este "What happened…?". Y, desde luego, no te admito lo de "disfrutar poniéndose en una posición de superiodad moral" porque, perdona, te has pasado tres pueblos. Yo he expresado mi opinión, libremente, y aseguro que la calidad de Gaiman se esfuma en estas obras. ¿Es eso ser superior? ¿No puedo decirlo?
      Pero yendo al tebeo: es pobre. Punto. La historia se deshace, previsible y jugando al sentimentalismo más fácil. Dónde está el Gaiman de Sandman? o de Mr. Punch? Esta historia la podría haber escrito cualquier otro guionista. No se hace más que un juego fácil de sentimentalismo con alguna idea interesante apuntada pero que resulta incoherente (la idea de los "malos" como parte de un escenario teatral perpretado por Alfred es brillante, pero se esfuma y se pierde, incluso se contradice; lo que parecía un "entre todos lo mataron y el sólo se murió" se apunta, pero no se atreve a desarrollarlo…). Para colmo, termina con una escena que parece más propia de la pegajosa "Ghost" que de Gaiman. A lo que hay que añadir un Andy Kubert que sigue demostrando día sí y día también que no sabe narrar (por favor, esas últimas páginas!!!!) y que su dibujo es hierático y repetitivo. Si cerramos la ecuación pensando que esto es el equivalente a la prodigiosa hgistoria de Moore para Superman, el ridículo ya es total.
      Es mi opinión, desde luego, que no tienes porqué compartir. Pero desde luego, no es un posición de superioridad. Es mi opinión. Igual que si tú piensas que un tebeo que a mí me parece genial es una mierda, no pienso que tú tengas "una posición de superioridad moral". Es absurdo, por favor.

  11. John Space on 11 Noviembre 2009 at 1:39 said:

    Lo de sus encargos para Marvel, porque Gaiman necesitaba pasta para rescatar a Miracleman de las pezuñas de McFarlane, que si no…

  12. ¿Realmente crees que no implica superioridad moral juzgar a alguien de forma despectiva por aceptar un encargo por motivos económicos? ¿Realmente te parece una motivación criticable?

    Lo que me mosquea es lo taxativo que te muestras en afirmaciones tan duras, sin que haya forma alguna de conocer la verdadera motivación del autor. Sí, es una opinión, pero que pareces elevar a categoría de hecho indiscutido ("Pero yendo al tebeo: es pobre. Punto.").

    Pues tú mismo. Punto. Evidentemente, no soy quien para decirte cómo ni qué escribir: ésta es tu casa, haz en ella lo que te plazca (faltaria más). Tan solo "expreso libremente" mi opinión, que es la de un lector habitual de este blog, muy sorprendido por un comentario que considero muy desafortunado. Por la sencilla razón de que creo firmemente que uno puede comentar sus impresiones acerca de cualquier obra sin necesidad de faltar al respeto a su autor, haciendo las veces de adivino en lo relativo a sus motivaciones reales.

    Un saludo.

    • Álvaro Pons on 11 Noviembre 2009 at 3:16 said:

      No, no implica superioridad moral DAvid. Lo siento. Implica si quieres informalidad, subjetividad y todo lo que quieras, pero no superioridad (incluso, por supuesto, que haya metido la pata y sea desafortunado). Pero yo no juzgo en forma despectiva por un encargo económico. Todas las obras no dejan de ser encargos económicos. Pero se puede hacer desde la profesionalidad y la dignidad o desde la dejadez. Y las coincidencias son muchas, por desgracia. No me puedo poner en la cabeza del autor, pero es sospechoso que todas las obras que son de "encargo", son las de menos calidad en Gaiman. Repito que es un autor del que me gustan muchísimo muchas de sus obras, incluyendo las actuales, pero que tiene dos varas de medir. Desprecia el mainstream resolviendo obras con una falta de ganas que no aparece en otras. Todo el mundo trabaja por dinero, desde Alan Moore al último entintador, ¡cómo se puede decir que eso es malo! Perdona, pero creo que has leído mal mi frase. Y desde luego entiendes mal lo que digo: yo no creo que haya nada indiscutible, por supuesto que todo lo es. Empezando por mis opiniones. Cuando digo que "es pobre. Punto." estoy enfatizando mi opinión, no intentando demostrar que sé más que nadie, joder.

      Evidentemente, yo puedo decir lo que me plazca, y tú también, pero ya puestos, aplica tu ejemplo: si pides respeto al autor porque consideras que me he pasado y le he faltado al respeto , quizás también lo pueda pedir yo…¿no?

      Yo no he faltado al respeto, no le he insultado. Simplemente he expresado que creo que tiene dos formas de medir y que hay una pérdida de calidad de sus obras cuando son encargos económicos.

      Quizás deberías plantear las cosas al revés: ¿qué te parece que un autor considere menos importante un trabajo "mainstream" que otro? ¿No es eso despreciar al lector?

  13. Álvaro, yo lo de "cuando sólo le interesa cobrar" creo que excede de la mera opinión, para entrar directamente en la falta de respeto. Me parece equiparable tildar a alguien de pesetero.

    ¿Es posible que haya leído o interpretado mal tu frase? Sí. Pero, siceramente, creo que no hay demasiado lugar a la interpretación. Pero también es posible que hayas errado en la elección de las palabras para reflejar tu opinión personal, cambiando el rigor habitual, por una temeridad impropia de tí. Pero ojo, es solo mi opinión.

    Disculpa si te he ofendido, o si me he pasado tres pueblos. Pero dejando a un lado que partimos de valoraciones diametralmente opuestas de este tebeo (donde tú ves dejadez, dos varas de medir y falta de respeto al lector, yo veo un precioso homenaje al personaje e intuyo parte de la magia propia de este autor), me ha sorprendido sobremanera el modo tan duro y temerario de reflejar tu opinión.

    Un saludo.

    • Álvaro Pons on 11 Noviembre 2009 at 12:59 said:

      david: " tu opinión personal, cambiando el rigor habitual, por una temeridad impropia de tí. Pero ojo, es solo mi opinión."
      Siempre reflejo mi opinión personal, siempre. Lo puedo hacer con más o menos rigor, pero siempre expreso lo que pienso. Repito lo que dije: te sorprenderá la dureza en que hablo de esta obra, pero es mi opinión. Tú seguramente opinas igual de duro de obras que yo adoro y no pasa nada.

  14. ¡Haya paz, caballeros! El problema de fondo creo que es una cuestión de inferencia. Álvaro considera que el Whatever happened…? es un tebeo pobre y de ahí infiere que como todos los tebeos mainstream de Gaiman son pobres, el inglés acomete todo proyecto mainstream con el automatismo de un funcionario de la pluma que sólo le interesa cobrar a fin de mes. David considera que no, que el Whatever happened…? (opinión que comparto, pero da igual) es un tebeo valioso y por tanto ve injusta la inferencia de Álvaro y el juicio moral que extrae.

    No creo que Álvaro esté en posición de superioridad moral; simplemente es un sacerdote de la subjetividad que por renegar de lo objetivo –algo con lo que nunca estaré de acuerdo– no introduce fórmulas opinativas antes de escribir. Sin embargo sí me parece que enjuicia moralmente a Gaiman y su actitud… y puede que ahí infiera y subjetivice demasiado.

    Y me explico: Gaiman tiene muy pero que muy pocas incursiones en el mainstream. Muy pocas como para sacar inferencias acerca de cómo acomente proyectos mainstream. Y, en especial, muy pocas para dilucidar si su supuesta falta de entusiasmo se debe a que busca el cheque o a que le dejan poca libertad creativa con unos personajes que tampoco le digan mucho (un estilo a Milligan). No es lo mismo 1602 o Eternals que La leyenda de la llama verde (escrita hace mucho tiempo, de acuerdo) o el tebeo que nos ocupa, donde Gaiman juega en su terreno –los relatos cortos–, explora la psicología y las relaciones de los personajes y donde en general tiene más libertad para jugar con la continuidad.

    • Álvaro Pons on 11 Noviembre 2009 at 12:58 said:

      José: ya sabéis que no creo en esa objetividad de las reseñas. Si hay objetivdad, es una nota informativa o divulgativa, pero no una reseña crítica. No se puede hacer crítica objetiva, siempre se hará desde unos criterios subjetivos. La introducción de elementos objetivos descriptivos de forma previa no cambia nada si al final hay un juicio: será subjetivo. Tampoco me creo sacerdote de la subjetividad ni reniego de lo objetivo (por favor, soy físico! :) ), simplemente, acoto el terreno de cada campo. Dentro de la evaluación de una obra artística, hasta muchos de los parámetros que consideramos objetivos… son subjetivos, parten de un lugar común o acuerdo previo, puede ser, pero siempre desde unos criterios subjetivos que se aplican. Yo creo que en este campo lo que hay que reivindicar es coherencia y argumentación. No es necesario ser "objetivo" (que, sinceramente, creo que muchas veces esconde la justificación de un subjetivismo), pero sí argumentar, justificar y ser coherentes en los planteamientos. No vale decir hoy negro y mañana blanco. O sí, pero hay que justificarlo muy bien para que se entienda. Lo que no quita que se entremezcle divulgación con crítica. La divulgación, aportando datos y contextualizando la obra es muy interesante y ayuda a comprender en muchos casos un criterio posterior, pero creo que todas las opciones son válidas: divulgación de forma aislada, sin opinión; opinión pura, sin divulgación previa y divulgación y opinión mezcladas. Eso sí, teniendo en cuenta que esta última es la más compleja: se puede correr el peligro de querer justificar unos argumentos personales desde otros divulgativos, confundiéndolos.
      Es posible que me equivoque en mis deducciones sobre Gaiman. Seguro, pero es una opinión y la defiendo como tal: como opinión particular que no intento elevar a ningún altar de lo objetivo o canónico. No estoy "objetivando", estoy opinando y lo asumo como tal.

      Respecto a las incursiones de Gaiman… depende: Sandman es mainstream, Miracleman es mainstream, Orquidea Negra es mainstream… y tú mismo referencias las posteriores. Mi concepto de mainstream no es únicamente "superhéroes", sino estructuras industriales de producción. Es verdad que en los superhéroes existenc condicionantes de continuidad, pero creo que, como tú mismo reconoces, no es lo mismo lo escrito hace mucho tiempo que lo de los últimos años. Yo no encuentro en 1602, Eternals o este What…? las claves de desarrollo que encontraba en tebeos anteriores. No sé si son las limitaciones del género (no creo, se le da libertad absoluta) o las pecuniarias, pero es evidente que hay dos Gaiman. Y no creo que haya un declive: su reciente obra literaria y en historieta, volcada al público infantil, demuestra que sigue con pulso firme y grandes ideas, sin perder un ápice de esa especial aproximación poética que, por desgracia, no veo en obras que podrían haber sido firmadas por cualquier orto, perdiendo su personalidad.

      Puede ser, desde luego, que no haya entendido este What…?, pero no veo nada de lo que dices José. No veo esa magia por ninguna parte ni creo que sea canónico: veo una propuesta previsible y sentimentaloide a más no poder, sin explotar todas las vías que plantea. hay aportes, como digo, muy interesantes, pero que creo que no desarrolla. Yo sí que creo que es trasnochado y tópico, para "convertirlo en leyenda". No, eso ya lo consiguió Miller en año 1. Ni mezcla a mi entender ambas cosas: creo que se pierde la oportunidad de la reflexión, de ir más allá de unos planteamientos tópicos del concepto de leyenda o de héroe. Ese final me parece impropio de Gaiman, la verdad. ¿Dónde está el autor que exploró ese terreno en Miracleman? Los planteamientos de aquella serie son brillantes, hermosos, inteligentes… Pero ni siquiera la estructura reflexiva es aportada…
      Lo siento, me temo que partimos de opiniones muy diferentes y que difícilmente la cambiaremos. :)

  15. Y hablando de continuidad Álvaro, gran parte de las conclusiones que has sacado a raíz de la lectura son erróneas (a menos que te haya entendido mal): el whatever…? no es incoherente ni mucho menos se basa en la idea de "entre todos lo mataron y él sólo se murió". Es más, toda la idea del escenario teatral perpretado por Alfred es algo irreal.

    Para comprender lo que pasa hay que considerar que el Whatever…? no es un what if? sino que es canónico. Y si consideramos de dónde viene Batman y cómo viene de allí, la historia es preciosa: además de coherente, narra no sólo un velatorio al uso de Batman (eso habría sido lo tópico), sino el velatorio ideal de Batman. De esos que sólo se pueden soñar a las puertes de la Muerte, que contiene no poca magia de la que sólo Gaiman es capaz de dar (si preguntabas por The Sandman, aquí hay claras reminiscencias a El Velatorio), y que demuestra el cariño con el que Gaiman puede tratar al mainstream.

    Aquí el bardo inglés no hace una historia al uso; no hace un funeral al uso, trasnochado y tópico… sencillamente ejecuta la mejor despedida que un superhéroe mainstream puede tener; una que considera tanto al héroe de ficción como a la leyenda real. Gaiman consigue lo imposible: eclipsar la propia muerte del personaje. Y lo hace desde un terreno libre, insospechado y que, asombrosamente, entra en continuidad (incluyendo, por supuesto, ése final lleno de esperanza).

  16. salvador on 11 Noviembre 2009 at 12:57 said:

    esto…que tal el batman RIP? me pareció verlo reseñado pero no lo encuentro.

    gracias

  17. Álvaro, cuando mencionaba lo de "sacerdote de la subjetividad" me refería evidentemente a tu condición de crítico de historietas (las profesiones de cada cual nunca las meto de por medio, no me parece procedente y es terreno privado). Y no iba, créeme, en sentido peyorativo sino todo lo contrario: intentaba explicar que precisamente porque no crees en la crítica objetiva nunca delimitas tus opiniones con un "opino que" o similares y siempre, por más categórico que puedas sonar, estás hablando desde tu opinión sin intentar imponerla como dogma. David creo que ha confundido cierta vehemencia con dogmatismo, algo comprensible pero errado cuando se comprende tu filosofía como crítico.

    Yo sí creo en la crítica con componentes objetivos… creo que en la labor del crítico se incluyen dos vertientes: la analítica/descriptiva (que considero objetiva si se parte desde la formación) y la valorativa (siempre subjetiva, pese a estar argumentada cuando es buena), aunque la proporción de descripción y valoración a veces se desequilibre. Mi opción de todas formas no es ni más válida ni mejor que cualquiera, y hay críticos de tendencia valorativa pura o casi pura (tú, Toni Boix) de quienes disfruto muchísimo aunque a veces no comparta en absoluto vuestro juicio.

    En todo caso… sobre Gaiman y el mainstream. Yo no creo que el mainstream venga dado ni por "superhéroes" ni por estructuras industriales de producción. Para mí mainstream es un tipo de material producido en base a determinadas estructuras industriales de producción (sí) pero que a su vez trata personajes consolidados, con una fuerte continuidad e imagen de marca y con un nicho estable de compradores muy grande. En este sentido ni Black Orchid (en DC no sabían ni quién era el personaje cuando Gaiman propuso la miniserie) ni The Sandman (redefinido por completo) me parecen mainstream en su concepción, aunque conocieran el éxito con el tiempo. Es más, creo que considerarlos mainstream iría en contra de tu teoría, ya que entonces certificaríamos que Gaiman puede tomarse el mainstream totalmente en serio. Y también va en contra de tu teoría considerar Miracleman mainstream por Eclipse no era ni en broma una estructura industrial estable (de hecho quebró).

    En este sentido las obras puramente mainstream de Gaiman son pocas, muy pocas… las que he citado más arriba y pocas más. Y considerando el hecho de que La leyenda de la llama verde es considerado un buen tebeo, que hay división de opiniones respecto a este Whatever…? y que quitando eso sólo nos quedan las dos de Marvel, no creo que haya mucho espacio para inferir que desprecia el mainstream o a sus lectores. Cosa distinta es que acometa ciertos productos de encargo con indudable piloto automático… después de 1602 nadie puede dudarlo mucho. Pero teniendo en cuenta que dedicó los beneficios a luchar por Miracleman, normal que quisiera hacer un cómic lo más todoterreno y palomitero posible… un "hit vocacional" por así decirlo.

    • Álvaro Pons on 11 Noviembre 2009 at 13:47 said:

      "reo que considerarlos mainstream iría en contra de tu teoría, ya que entonces certificaríamos que Gaiman puede tomarse el mainstream totalmente en serio. Y también va en contra de tu teoría considerar Miracleman mainstream por Eclipse no era ni en broma una estructura industrial estable (de hecho quebró)."
      Acepto lo de Miracleman, género de superhéroes, pero de una editorial independiente, pero no creo que lo de Sandman vaya en contra de mi teoría, porque lo que defiendo es que en su día, Gaiman sí se tomó el mainstream en serio y que el problema viene de unos años a esta parte…

  18. Sé que optas por un enfoque muy subjetivo en tus reseñas, y me parece perfecto: una opción tan válida como la que más, convertida en seña de identidad de "La Cárcel…". Simplemente creo que se puede expresar una opinión de muchos modos y en este caso concreto, el comentario apuntado me pareció un poco fuera de lugar. Igual que la coletilla final de mi primer comentario, por la que pido disculpas.

    Respecto a la etapa de Morrison, parece que coincidimos: no en cuanto a que sea más interesante que Whatever…?, sino a valorar el interés de la saga. A mí el mero intento de dar validez a 70 años de historias, conjugando tonos y visiones del personaje tan antitéticos, me parece no solo original, sino también loable. Y creo que Morrison lo hace con gracia y acierto, aunque lastrado por el trabajo de Tony Daniel, y en su edición española, por la alternancia entre episodios de las cabeceras Detective Comics y Batman. Un buen montón de tebeos, de calidad irregular, pero formando un conjunto muy divertido y disfrutable.

  19. En ese caso, Álvaro, y admitiendo The Sandman como mainstream, diría que da una de cal y otra de arena, porque junto a 1602 también llegó Noches Eternas, un delicioso libro de historias cortas de distinto nivel pero con incuestionables aciertos y gran nivel general. Después, otra vez a Marvel y después este Whatever…? que en general está siendo bien recibido.

    Ello me permite suponer que indudablemente tiene productos alimenticios por los que no demuestra mucho interés, aunque en su concepción de productos "para toda clase de paladares" son efectivos (eso no es excusa, desde luego). Pero no tanto como para suponer, al menos en mi caso, que desprecie el mainstream… prácticamente sólo contamos con cuatro obras para analizar: una buena, dos regularcejas tirando a pobres y otra sobre la que no tenemos consenso. No sé, no sé… entramos en un campo incierto. No es como evaluar a Milligan, que a mi gusto sí ha perdido su "toque" y que llegaba a decir que ciertos trabajos suyos le importaban más bien nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation