Microrreseña: Incógnito

incognitoEs verdad: Ed Brubaker se repite como el papel pintado. Incógnito redunda en esquemas y conceptos de Sleeper, mezclados hábilmente con las técnicas narrativas que ejercitó en Criminal. Relato negro combinado con superhéroes, personaje que cambia de bando, ambigüedades, traiciones… y una idea de partida, eso sí, tremendamente original: un servicio de protección de testigos para supervillanos. Pero el equipo funciona bien engrasado y el resultado es género entendido con micrométrica perfección, que entretiene y engancha desde la primera página. No es nada nuevo, cierto, pero tras la pérdida de fuelle de series como Daredevil o Capitán América, donde es evidente que Brubaker ya está en piloto automático, Incógnito es una recomendabilísima lectura, con una sólida historia que respeta al lector. Y eso, hoy, desde una industria que considera a los lectores como meros descerebrados a la espera de su ración de soma, se agradece mucho y demuestra que se puede hacer mainstream de calidad. (2+)

Solo cinco

Los cinco finalistas del Premio de la Crítica en Francia:
Dieu en personne, de Marc-Antoine Mathieu (Delcourt)
Droit du sol, de Charles Masson (Casterman)
Il était une fois en France T.3 : Honneur et police, de Sylvain Vallée y Fabien Nury (Glénat)
Notre mère la guerre T.1 : Première complainte, de Maël y Kris (Futuropolis)
Rébétiko : la mauvaise herbe, de David Prudhomme (Futuropolis)
El ganador, el 3 de diciembre.
(¡Y qué ganas de leer lo último de Mathieu -una lástima que este autor siga ignorado en España- y de Prudhomme!)