Puta guerra

putainLa enfermiza obsesión de Jacques Tardi con la primera guerra mundial tiene un nuevo capítulo: Putain de guerre!, una serie de la que acaba de aparecer el segundo recopilatorio en Francia y que me parece uno de los trabajos más sugerentes del francés. Sabíamos ya que Tardi siempre ha sido un autor de fuerte base fotográfica, plasmada en esos fondos rigurosos y cuidadosamente documentados, sobre el que la acción parecía flotar con una puesta en escena que alejaba del centro de la imagen a la figura humana. Pero lo que era una reconocible característica de su estilo, en Putain de Guerre! se alza como protagonista absoluto. Abandona completamente la necesidad de unión entre el argumento escrito y el gráfico y opta por acompañar el discurso del narrador con un seguido de imágenes a modo de fotos fijas de los horrores de la guerra. No hay intención de secuencialidad dinámica entre las imágenes: el hilo conductor es el discurso narrado, pero las viñetas logran una coherencia propia de una potencia indiscutible. Siguiendo en cierta medida el camino marcado por Emmanuel Guibert en El fotográfo, el dibujo se convierte en testimonio continuo, en una yuxtaposición de imágenes sin sucesión intencionada que, sin embargo, adquieren un sentido lógico. Acompañado del historiador Jean-Pierre Verney, Tardi logra sin duda su denuncia más brutal de la guerra y sus consecuencias, en una originalísima obra sobre la que hay que añadir un debate más: el formato. En estos tiempos de “novela gráfica”, Putain de guerre adopta originalmente el formato de periódico, alternando la historieta con los textos de Verney y dando todavía más lógica a la elección narrativa de Tardi. Un realismo fotográfico que se puede entender como fotoperiodismo de las locuras de la guerra, incluyéndose de forma natural en este formato y adquiriendo todo su sentido. Además, igual que en L’Etrangleur, el formato aporta una experiencia novedosa en un lector que ya no recuerda que en otros tiempos las historietas tenían en las páginas de periódico su medio natural.
Lástima que en nuestro país veamos sólo la edición en álbum. Aún así, atentos a cuando Norma (supongo) lo publique en castellano: una de las mejores obras de Tardi.
Un avance de la obra

Microreseña: El sueño de Meteor Slim

slimEdward Ray Cochran no se encontró al diablo en un cruce de caminos. Ni siquiera tuvo la suerte de ser uno de los primeros rockeros como su famoso homónimo. Fue alguien que quería vivir del blues y lo dejó todo en busca de un sueño. Abandonó a su mujer encinta, su trabajo, su casa y siguió los pasos de Robert Johnson, intentando que su voz y su guitarra fueran las que hablaran del gran “Meteor Slim” y no del pobre y desgraciado Eddie Cochran.
No es la primera vez que el mundo del blues llega a los tebeos. Ni siquiera es la primera vez que Robert Johnson se asoma a las viñetas. Incluso se podría decir que el argumento de El sueño de Meteor Slim no se aleja mucho de otras obras que hablan de la persecución de un ideal. Pero hay una diferencia: Frantz Duchazeau, un dibujante que ya había dado muestras de su sobrada calidad, pero que en este álbum confirma que, efectivamente, él si se encontró con el diablo en un cruce de caminos. El trazo grueso y sucio de Duchazeau transmite la espiritualidad rota del blues, logrando la atmósfera de la América de los años 30, de la gran depresión, el escenario de una historia donde su dibujo será el protagonista, modulando la línea por los caminos del rechazo y la decepción, el fracaso, el odio, la miseria… Manchas de tinta vitales y expresivas que reescriben el ideal de un sueño americano que no está al alcance de todos como rezaba la publicidad.
Aunque es una lástima que se haya optado por una reducción de tamaño en la edición de Ponent Mon, sigue siendo un álbum para leer y mirar muchas veces (3).

Metáforas

Hace poco, Angux hablaba en La Caraviñeta de la metáfora gráfica. Hoy, leyendo el precioso librito En el cielo de Carlos Maiques y Stygrit me encuentro con una sugerente y paradójica metáfora:

silencio

Un ejemplo de cómo el texto se convierte en recurso narrativo, transformando el significado de la palabra en un sugestivo antónimo de su propia presencia en el espacio visual. ¿Qué es el silencio en una narración visual? ¿Un espacio en blanco?¿Puede ser una palabra un silencio?
Precioso.

Presentación de Biblos

El jueves 10 de diciembre, a las 11 h, en el Salón de actos Biblioteca Pública Provincial de Huelva (Avda Martín Alonso Pinzón (Gran Vía) nº 16) se presentará el cómic Biblos, superhéroe de biblioteca. Intervendrán Juan José Oña, Delegado de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía en Huelva, Antonio Agustín Gómez, Director de la Biblioteca Pública Provincial de Huelva, -Gerardo, Marco y Ciro Macías (Hnos Macías), autores del cómic.
Continue Reading →