Amor limpio sin amor limpio

Martin Veyron ha rizado el rizo: conseguir hacer la segunda parte de Amor limpio sin hacer la segunda parte de Amor limpio y, además, quejarse de lo que le encasilló ese tebeo. Este hombre no ha perdido ni un ápice de su mala leche con el tiempo. De hecho, se le ha agriado todavía más y consigue un tebeo delirante, provocador y divertidísimo. Blessure d’amour propre, se llama el tebeo. Que lo publique alguien, please.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation