Arlerí

Una mujer desnuda y en lo oscuro

tiene una claridad que nos alumbra

de modo que si ocurre un desconsuelo

un apagón o una noche sin luna

es conveniente y hasta imprescindible

tener a mano una mujer desnuda.

arleriNo sé si estas palabras de Mario Benedetti estaban en la mente de Edmon Baudoin cuando se planteó hacer Arlerí, pero cada uno de esos versos tiene mucho que ver con esta apasionada declaración de amor a las mujeres que firma el dibujante. Su elegante trazo funciona como el verso de un poema, arrastrando sugerencias y evocando sensaciones. Se dibuja a sí mismo anciano, para hablar de sus amores ya olvidadas las pasiones, entablando diálogo con su último enamoramiento, una joven desnuda que alumbra su largo monólogo y actúa de contrapunto para que el autor se conteste e indague en sí mismo. Diálogos que nacen de una aparente espontaneidad que pronto se perderá, rompiendo la línea que une la ficción para entrar directamente en el discurso del autor, que a su vez romperá los límites de la historieta y de la página para invitar al lector a que entre en esta confesión sobre los propios amores.
Ideas sobre el amor, el sexo y la pasión, sobre la mujer y el hombre en un relato donde esa particular forma de entender la poesía visual va evolucionando a medida que los límites entre la ficción y la realidad se diluyen. Las estrofas finales de este largo poema visual, muestran esa bella metáfora de los personajes dibujándose a sí mismos, quizás dotándose de una vida que el autor les niega.
Baudoin es un poeta visual, quizás afectado de excesos de autocontemplación, no lo niego, pero… ¿acaso no lo es la poesía? Lo importante en Baudoin es, como cuando leemos un poema, dejarnos llevar por el ritmo, por la entonación de las palabras y por la música de los versos. Es abrirse sin miedo ni prejuicios para sentir libremente, dejando que la sensibilidad nos invada sin pasar por las limitaciones de la razón. Él lo consigue con esas cuidadas alegorías y figuras, con esos trazos y acuarelas de violentos estallidos de color. Quizás no tiene la fluidez narrativa de otros autores, pero pocas veces encontraremos tanta carga emocional en un dibujo como en Baudoin. Suficiente como para empujarnos a sus reflexiones y dejarnos atrapar en este maelstrom de sensaciones. Arlerí es la historia de unos amores, pasionales y humanos, pero también es una invitación a reflexionar sobre lo que sentimos al ver una mujer. Cualquiera, nuestra novia, amante, la que deseamos o la que odiamos. (3)

3 Comentarios en “Arlerí

  1. En mi opinión esta obra de Baudoin queda lejos de Piero o El viaje, pero no por ello me parece una obra menor.

    La obra va ganando enteros a medida que avanza y deja de lado el dicurso de partida, para mi gusto demasiado teórico/freudiano/psicoterapeútico, y pasa a introducirse en una dimensión más emocional-vivencial y en la que creo que se mueve mucho mejor y con la que transmite mucho más.

    Con todo, muy recomendable, como todo lo que hace Baudoin…

  2. A mí me ha gustado mucho. Y no creo que le falte ninguna fluidez narrativa. Para mí, "fluye" muy bien. Y tal vez El viaje o Piero me gustaron más (no creo que Arlerí quede tan lejos)… pero eso es como si me pregunta qué me parece El circo de Chaplin comparándola con Luces de la ciudad, Tiempos Modernos o El chico. Sí. No es tan maravillosa como ésas, ¿no? Pero es Chaplin al 100%, ¿no? Pues esto es lo mismo.

  3. Tan hermosa la reseña como la propia obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation