Novela gráfica

Aunque no esté de acuerdo con algunas de sus conclusiones y planteamientos, La novela gráfica, el libro de Santiago García me está resultando una lectura apasionante (y complicada, no crean, que eso de leer el libro y aguantar el biberón es una pirueta técnica de nota…)

La historieta es algo más

El tebeo es entretenimiento. No es mi opinión, pero seguro que es una frase compartida por mucha gente, que incluso llega a considerar que la expresión verbal correcta sería “debe ser”, en una interpretación completamente excluyente. Son opiniones heredadas de una consideración de la historieta como parte ineludible de la industria del entretenimiento, pero que obvian la realidad de la historieta como un ente mucho más importante: es un lenguaje, un medio de expresión, que en su uso puede ser, por supuesto, un entretenimiento, pero también cualquier otra forma que se deduzca de sus posibilidades: de arte a simple catálogo explicativo del Ikea. Cualquier funcionalidad de la historieta, como lenguaje, es potencialmente viable. Y precisamente estos días han llegado a las librerías dos ejemplos claros de esa ruptura de los límites tradicionales que se adjudicaban a la historieta.
Santiago García se refiere con acierto a Kafka, de Robert Crumb y David Zane Mairowitz (Editorial la Cúpula), como un Kafka para principiantes. Una perfecta definición para un libro cuyo objetivo es, precisamente, divulgar y dar a conocer las claves del escritor de La metamorfosis desde un planteamiento didáctico. No hay, es obvio, una intención por parte de Mairowitz de profundización ni de desarrollar un análisis complejo de la obra de Kafka, sino de establecer a través de la biografía y de características de sus obras una serie de pistas que permitan el acercamiento al autor para un lector común. La diferencia, como bien apunta el propio García, es la labor de Crumb, que de nuevo demuestra su versatilidad acoplándose como un guante a las necesidades del texto y exprimiendo aquellos recursos de la historieta que permiten la plasmación de las explicaciones del guionista de forma gráfica. Sería, en un símil sencillo, como si Mairowitz hubiera realizado el guión de una clase y Crumb impartiese una lección magistral (en su doble acepción) sobre Kafka. Acentúa a través del grafismo la transmisión de las ideas más importantes, subraya, explica y amplía ideas, ejemplifica a la par que establece un discurso riguroso… las bases de la labor de un buen docente que Crumb desarrolla con exquisita perfección. Muchos serán los que quizás quieran ver en esta obra un libro ilustrado o que no es estrictamente una historieta, pero la realidad es que es precisamente eso: una historieta donde todos los recursos son utilizados con inteligencia para una función divulgativa. Es verdad que se puede argumentar que la sencillez de la propuesta de Mairowitz contrasta con la compleja y estupenda labor de Crumb, que se puede decir que es matar moscas a cañonazos, pero es indudable que la labor de Crumb potencia exponencialmente el resultado de lo que sería el texto aislado, definiendo la increíble potencialidad didáctica de la historieta.
Por su parte, Joe Sacco vuelve a desarrollar en Notas al pie de Gaza (Random House Mondadori) su particular reescritura del género periodístico en términos de historieta. Sacco plantea el reportaje periodístico en términos estrictos, en la línea de las enseñanzas de Kapuściński, pero aprovechando y estrujando las posibilidades que le oferta el lenguaje de la historieta. No hay diferencias entre la tarea que desarrolla Sacco y la de sus compañeros de prensa escrita en cuanto a la rigurosidad del planteamiento periodístico (incluyendo, por supuesto, las posibles interpretaciones personales y la expresión de la opinión propia, de la que el periodista no se esconde – “ No soy objetivo, pero sí trato de ser honesto” ha dicho en una entrevista-, mostrándola abiertamente en un ejercicio de transparencia autocrítica), pero sí en los resultados. No estamos ante un simple reportaje ilustrado fotográficamente, sino ante una historia narrada gráficamente aprovechando unos recursos que le permiten presentar su investigación y trabajo desde una perspectiva mucho más rica y efectiva. Los recursos gráficos de Sacco – cada vez más brillantes, todo sea dicho- aportan matices diferenciados que dan al lector una información que nunca aparecería en un reportaje fotográfico. La historieta permite establecer unos ritmos en la dosificación de la información, unas cadencias, que permiten que la comunicación entre periodista y lector adquiera una dimensión novedosa, en diferentes niveles simultáneos. Así, este nuevo acercamiento al conflicto árabe-israelí, veinte años después de Palestina, actúa tanto como ensayo periodístico como incitador a la reflexión sobre un cruento enfrentamiento interminable.
Dos ejemplos claros de que la historieta es algo más que entretenimiento. Por fortuna.

Cerebus

Ponent Mon publica este mes por fin Alta Sociedad, con la que comienza la publicación de Cerebus la extraordinaria a la par que controvertida serie de Dave Sim. Afortunadamente, se comienza por este segundo volumen recopilatorio (en el primero Sim todavía estaba definiendo qué quería que fuera la serie y se quedaba en apenas una floja parodia de Conan), espléndido, donde la serie dio un salto espectacular en calidad. Una obra de gran calidad de la que se puede leer las 112 primeras páginas por cortesía de la editorial

Hiperrealismo

A diferencia del fotorrealismo, el hiperrealismo busca que la representación escrupulosamente fidedigna de la realidad aporte un matiz narrativo más allá de la pura descriptiva de aquél. El creador, más que un fotográfo de la realidad, se transforma en un demiurgo que la transforma hasta proyectarla en una dimensión propia, de lectura ajena a esa realidad de la que parten. Cuando vemos las obras de Eduardo Naranjo, Ron Mueck, César Galicia, Malcom Morley o Chuck Close, el prodigio de la técnica deja paso a una reflexión paradójica, que añade una interpretación narrativa a lo aparentemente estático. Realidad mostrada que insinúa otra oculta a los ojos del espectador, que buscará en el exacerbado detallismo las claves de esa nueva lectura.
Pensando en historieta, se podría concluir con excesiva facilidad que la traslación de ese hiperrealismo es el trabajo de autores como Luis García en Nova-2, una obra donde la influencia de Chuck Close es omnipresente y que traslada la elaborada técnica del pintor a recurso gráfico propio del lenguaje de la viñeta. Sin embargo, y por paradójico que parezca, creo que el hiperrealismo en la historieta está más representado por obras como Viaje, de Yuichi Yokoyama. Aunque su estilo gráfico esté en las antípodas del fotorrealismo practicado por estos autores, la intención del dibujante es precisamente la representación fidedigna de la dinámica de un momento real, de una situación vivida. Al igual que en las experiencias de New Engineering, se aparta de la necesidad de una estructura narrativa, supuestamente inherente a la historieta, para afrontar una obra puramente descriptiva, que aprovecha la falsa temporalidad de la secuencia para transformar la representación estática del dibujo en una corriente fluida de acciones. No hay necesidad de establecer un argumento o discurso que articule la historia: la historia nace a partir precisamente de esa descripción minuciosa del movimiento continuo. Al igual que en el hiperrealismo, funcionan dos niveles de lectura paralelos que atrapan al lector/espectador en una reflexión intensa. Cuando vemos un retrato de Chuck Close, automáticamente entramos en la historia que esconden sus facciones, su expresión. Cuando leemos Viaje, vamos más allá de la simple dramatización gráfica de la velocidad y del movimiento en la vida diaria para comprender que no es más que un simulacro de la realidad, un simbolismo acertado de esa aceleración ilógica que nos arrastra de un lado a otro. El minucioso montaje, más que analítico puramente eisensteniano, transforma estas imágenes concatenadas de seres humanos transportados en una realidad formalmente correcta en su temporización, pero que aparece como un relato triste de un norte perdido. Se podría decir que la propuesta de Yokoyama es absurdamente sencilla. Un error tan garrafal como el pensar que un cuadro de Eduardo Naranjo es una simple fotografía. Es realidad desgarrada de su contexto que revela su endeblez y miseria con una fuerza aplastante.
Un trabajo muy interesante, quizás menor en su potencia que New Engineering – posiblemente porque la mayor extensión de la propuesta de Viaje lleva a una redundancia que resta contundencia a la fuerza de las historias cortas de aquel trabajo- que entronca directamente con las propuestas de Micharmut. A mi entender, Yokoyama recupera y reitera en parte los descubrimientos y experiencias que el valenciano lleva investigando desde hace tres décadas. El uso del montaje análitico en su vertiente más dialéctica, la descriptiva construida sobre la dinámica de los pequeños elementos de la situación, ese gusto por el foco en lo minimalista… todo se puede encontrar en la obra previa de Micharmut, desde las fundacionales Dogón o Raya a la radicalmente novedosa 24 horas, donde encontraremos una conexión directa con este Viaje.
Sin desmerecer ni un ápice el trabajo experimental de Yokoyama, no estaría de más aprovechar la suerte de ver publicadas en castellano estas obras para reivindicar los trabajos de Micharmut , uno de los revulsivos más importantes que ha tenido el noveno arte e investigador incansable a la búsqueda de nuevos límites.

10 años de Muchocomi

El miércoles, 14 de abril de 2010 a las 20:00 se inaugura en el IAJ de Huelva(C/ Rico nº 26) la exposición colectiva 10 años de muCHOCOmi, fanzine de cómics editado por la Asociación Cultural Seis Viñetas de Huelva. La revista muCHOCOmi resultó premiada en el VII Salón Internacional del Tebeo de Madrid, quedando además finalista en la sexta edición de dicho evento.

Novedades de Astiberri de abril

(**)- ¿Quién ama a las fresas?, de Clara-Tanit Arqué. Bitono. Cartoné. 144 páginas. Tamaño 17 x 24 cms. 15 euros
(**)- Hicksville, de Dylan Horrocks. Blanco y negro. Cartoné. 272 páginas. Tamaño 163 x 245 mm. PVP: 22 euros
(*)- Día de mercado, de James Sturm. Color. Cartoné. 96 páginas. Tamaño 17 x 24 cm. PVP: 16 euros
Lejos de Boneville, de Jeff Smith. Color. Rústica. 144 páginas. 13 x 18 cm. Edición de bolsillo. PVP: 9 euros
Monkton el loco, de Wilkie Collins. Ilustraciones: Fidel Martínez. Traducción: Óscar Palmer. Novela. Blanco y negro. Cartoné 288 páginas. Tamaño 17 x 24 mm. PVP: 20 euros
El mundo perdido, de Arthur Conan Doyle. Ilustraciones: Sagar Forniés. Traducción: Amando Lázaro Ros. Blanco y negro. Cartoné 280 páginas. Tamaño 17 x 24 mm. 20 euros

Continue Reading →

Vuelve Federico del Barrio

Mucho tiempo llevábamos sin Federico del Barrio. O sin Silvestre, su alter ego de radical espíritu. Afortunadamente, en el salón se publicará su nueva obra: El hombre de arena, tercer número de la colección El cuarto oscuro de Edicions de Ponent que, os puedo asegurar es un deleite para los sentidos. Del Barrio ilustra con su conocida maestría un cuento de E.T.A. Hoffman adaptado por Mai Prol. Os dejo algunas páginas:

Toda ilustración es una infantilización

” Es difícil juzgar el valor y la necesidad de contar la vida de Kafka con ilustraciones añadidas sobre su obra, pero es mucho más fácil hacerlo con el Génesis, texto cuyas imágenes proceden de la interiorización de su lectura o de las asociaciones que lleva a cabo la mente literaria (me temo que pasa lo mismo en cualquier texto). Aquí, en el Génesis, toda ilustración es una infantilización. ¿Vamos hacia una infantilización de lo sagrado o hacia una sacralización de la infantilidad?”

La negrita no la pongo yo, la pone el Sr. Alejandro Gándara en su reseña sobre Kafka.
Snif.

El yo, el ego y el superego

No me suele gustar hacer reseñas de obras de humor. Más allá del gag universal, admitido casi como algo biológico, el humor es un género complicado: precisa de un compromiso oculto entre autor y lector para definir unas claves que, mutuamente asumidas, permiten el juego de referencias que desencadena ese intrincado mecanismo que es la risa. Ya sea un chiste escatológico y zafio o una refinada ironía, lector y autor parten de un acuerdo, del reconocimiento de lugares comunes que permiten generar la esperada conclusión de la sonrisa. Muchas veces el humor no funciona porque la obra sea mala, sino simplemente porque las cláusulas de ese contrato no se cumplen: pasa por ejemplo cuando vemos un chiste de incisivo editorialismo político americano que nos deja indiferentes ante el desconocimiento de los entresijos políticos de ese país o ante un autor cuyos recursos o referentes son ajenos a los propios. A mí, personalmente, me ha pasado siempre con Juanjo Sáez. Pese a que muchos conocidos me lo recomendaban e incluso han intentado hacerme ver la eficacia e inteligencia de su humor, debo reconocer que me era imposible conectar con sus obras. No niego la inteligencia de su discurso y el atrevimiento con que abordaba muchas ideas, pero los resultados nunca han conseguido que pasara la frontera entre la indiferencia y el interés.
Hasta ahora, claro. Porque la sorpresa ha saltado con Yo, otro libro egocéntrico de Juanjo Sáez (Random House Mondadori), un libro que a priori hubiera dejado pasar al ser un recopilatorio de sus trabajos en prensa y diferentes publicaciones donde el autor ha colaborado. Con la anterior introducción, era más que evidente que una recopilación de obra previa no haría más que abundar en el distanciamiento comentado pero, afortunadamente para mí, Sáez ha optado por ir mucho más allá de la fácil recolección antológica habitual en estos casos y ha aprovechado para hacer una profunda reflexión sobre su trabajo y carrera, obteniendo una extraña mezcla de entre obra vieja y obra nueva de la que extrae un atractivo resultado. Sáez presenta sus anteriores colaboraciones en prensa o revistas como Rockdelux como un diálogo entre él mismo y su ego, en una opción que no parece especialmente original, pero que lo será en el tono empleado: una autocrítica que me atrevo a calificar de feroz y cruel, en la que repasa su carrera, su evolución artística y personal e incluso sus ideas desde una posición inclemente y que no deja resquicio a la autocomplacencia. Lo hace, además, desde una postura de honestidad no impostada que el lector agradece todavía más, dotando al conjunto de una frescura inusual y de un interés especial. Sáez recorre su carrera y habla sin tapujos del mundo editorial, dejando al descubierto sus miserias a la par que reconoce abiertamente errores y aciertos de su trabajo. No es habitual encontrar en la historieta este nivel de reflexión sobre la propia obra, sobre todo desde un ejercicio metalingüístico tan completo, mucho más allá de la anécdota puntual que si puede ser más común de ver. Explicando cada una de sus tiras, el autor consigue entablar un diálogo entre lector, autor y su “alter ego” especialmente fructífero, que permite analizar tanto desde las cuestiones creativas y puramente autorales hasta las imposiciones editoriales y cómo la coyuntura influye y afecta a la creatividad.
Es posible que las obras de Sáez sigan sin gustarme en un futuro, pero es difícil no conectar con la originalidad, honestidad y lucidez de Yo, otro libro egocéntrico de Juanjo Sáez.

Concurso Komik Online de La Alhóndiga

El concurso K.O. (Komik Online) de AlhóndigaKomik tiene como objetivo promover la creación y autoedición digital de cómics. A tal efecto, convoca un concurso para premiar el valor artístico de una pieza, y exhibir el trabajo de autores/as que utilizan el soporte digital como forma de autoedición. El plazo de presentación de propuestas es hasta el 16 de abril.
Más información en la web www.alhondigabilbao.com

Novedades de Sins Entido de abril

Muy, muy atentos a Rebétiko, uno de los mejores álbumes de la selección de Angouleme de este año.
(**)- REBÉTIKO (La mala hierba), de David Prudhomme. 104 págs. Color. 23 x 29 cm. Cartoné. PVP: 19 €
Premio “Una mirada al mundo” Angoulême 2010
LA CAJA DE LOS TESOROS, de Antonio Ventura y Juan Vidaurre. 44 págs. Color. Cartoné. 20 x 20 cm. PVP: 13 €
(**)- GEMMA BOVERY, de Posy Simmonds. 112 págs. B/N. Cartoné. 16,5 x 28,5 cm. PVP:18 €

Continue Reading →

Exposición de Juanjo Guarnido en Granada

El Jueves 25 de marzo, a las 20:00 h, se inaugura en el el Crucero Bajo del Hospital Real la exposición “Juanjo Guarnido. Trayectoria de un dibujante” . En la exposición podrán contemplarse, además de sus trabajos de animación para Disney Studios, unos 150 originales dibujados por el creador granadino, 45 de ellos pertenecientes a los tres primeros álbumes de su reconocida serie Blacksad y, como primicia, la presentación de 15 páginas de su próximo álbum, Blacksad 4: L’enfer, le silence, que será editado en los próximos meses por la editorial francesa Dargaud. La exposición se completa con numerosas ilustraciones, portadas, bocetos, pruebas de color y merchandising.
Continue Reading →

Presentación de Rupay

El martes 23 de marzo, a las 13:00, se presentará en el Salón de Grados de la Facultad de CC. Políticas de la Universidad Complutense Complutense (Somosaguas) el cómic Rupay. La presentación correrá a cargo del profesor Pablo Iglesias e intervendrán Jesús Espasandín, Omar de León, Alfonso Serrano, Víctor Peralta y los autores por videoconferencia.

Presentación de Lolita Butterfly

El próximo miércoles 24 de marzo, a las 19,30h, se presentará el libro de tiras cómicas Lolita Butterfly en el Espacio Cultural Àgora (Centre Cívic Sant Oleguer. Sol i Padrís, 93. Sabadell). Su autora, Idoia Iribertegui, estará acompañada por la periodista y escritoria Anna Cabeza, y por Rosa Martí de Ediciones Glénat.

Nominados a los Premios del Salón

Los premios del 28 Salón Internacional del Cómic de Barcelona ya tienen sus nominados. Los profesionales del sector de la historieta han ido emitiendo sus votos hasta el pasado 1 de marzo. En la segunda fase de las votaciones, que se inicia el 15 de marzo y finaliza el 19 de abril próximo, los profesionales deberán elegir a un solo candidato de los cinco nominados por categoría. Los ganadores de los premios se darán a conocer la noche del viernes 7 de mayo en el acto de entrega de premios del certamen.

Los premios al autor revelación español, mejor obra de autor español, mejor guión de autor español y mejor dibujo de autor español tienen una dotación de 3.000 euros cada uno. Los premios a la mejor revista y mejor fanzine recibirán respectivamente 1.200 euros. El Premio a la Librería Especializada en Cómic consistirá en un stand de 12 m2 gratis para el 29 Salón del Cómic de Barcelona que se celebrará en el 2011. Carecen de dotación económica los premios a la divulgación de la historieta y a la mejor obra extranjera publicada en España. Por otra parte, el Comité Ejecutivo de FICOMIC, entidad organizadora del Salón, elegirá directamente el Gran Premio del Salón en reconocimiento a la trayectoria profesional de un autor español, que tiene una dotación de 6.000 euros.

Los nominados en la presente edición son los siguientes:

Mejor obra extranjera publicada en España en el 2009
All Star: Superman de Grant Morrison y Frank Quitely (Planeta DeAgostini)
El gusto del cloro de Bastien Vivès (Diábolo Ediciones)
Génesis de Robert Crumb (Ediciones La Cúpula)
Pinocchio de Winshluss (Ediciones La Cúpula)
The Acme Novelty Library de Chris Ware (Reservoir Books)

• Premio Josep Toutain al autor revelación del 2009
Íñigo Aguirre
Álvaro Ortiz
Tomeu Pinya
Max Vento
Alfonso Zapico

• Mejor obra del 2009
El arte de volar de Antonio Altarriba y Kim (Edicions de Ponent)
El vecino 3 de Santiago García y Pepo Pérez (Astiberri Ediciones)
Endurance de Luis Bustos (Planeta DeAgostini)
Ken Games 1: Pierre de José Manuel Robledo y Marcial Toledano (Diábolo Ediciones)
Las calles de arena de Paco Roca (Astiberri Ediciones)

• Mejor guión del 2009
El arte de volar de Antonio Altarriba (Edicions de Ponent)
El vecino 3 de Santiago García (Astiberri Ediciones)
Ken Games 1: Pierre de José Manuel Robledo (Diábolo Ediciones)
Las calles de arena de Paco Roca (Astiberri Ediciones)
Silvio José, emperador de Paco Alcázar (Ediciones El Jueves)

• Mejor dibujo del 2009
El arte de volar de Kim (Edicions de Ponent)
El juego de la luna de José Luis Munuera (Astiberri Ediciones)
Ken Games 1: Pierre de Marcial Toledano (Diábolo Ediciones)
La isla sin sonrisa de Enrique Fernández (Ediciones Glénat)
Las calles de arena de Paco Roca (Astiberri Ediciones)

• Mejor revista del 2009
Cthulhu
¡Dibus!
Dolmen
Dos Veces Breve
Le Potage

• Mejor fanzine del 2009
Adobo
Andergraün
Carne líquida
El Dios Mofeta
Gato Negro

• Premio a la divulgación de la historieta 2009
Manuel Barrero
Borja Crespo
Pepo Pérez
www.entrecomics.com
Yexus

• Premio a la librería especializada 2009
Espacio Sins Entido
Joker
Madrid Comics
Norma Comics Lleida
Universal

Carlos Pacheco, I Premio Andalucía de Cómic

Reunido en la ciudad de Granada y en el marco del primer Encuentro Profesional del Cómic, en el día de hoy, el Jurado del I Premio Andalucía de Cómic, convocado por la asociación cultural E-Veleta y patrocinado por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, premio dotado con la cantidad de 3.000 (tres mil) euros y un trofeo, el Jurado, tras la consiguiente deliberación, ha acordado conceder este I Premio Andalucía de Cómic al dibujante CARLOS PACHECO, nacido en San Roque.
Continue Reading →

Novedades de marzo de Astiberri

(**)- La novela gráfica, de Santiago García. Ilustraciones: de sus respectivos autores. Color. Cartoné. 304 páginas. Tamaño 17 x 24 cm. PVP: 25 euros. PDF informativo
Colección Astiberri Ensayo
(**)- En carne viva, de Rubén Pellejero, Frank Giroud y Florent Germaine. Color. Cartoné. 144 páginas. Tamaño 17 x 24 mm. PVP: 19 euros. PDF informativo
Colección Sillón Orejero
Cerdos egoístas, de Andy Riley. Blanco y negro. Cartoné. 96 páginas. Tamaño 18 x 14 cms. 10 euros. PDF informativo
Colección Kili kili
(*)- Tú me has matado, de David Sánchez. Color. Cartoné. 80 páginas. Tamaño 17 x 24 cm. PVP: 15 euros. PDF informativo
Colección Sillón orejero