Stitches

No iba a hablar sobre esta obra, pero son varios los que me han preguntado en los comentarios…
Grandes ilusiones, grandes decepciones. Resumen en cuatro palabras de lo que fue en su día la lectura de Stitches, de David Small.
Finalista del National Book Award, reiteradamente seleccionado en todas las listas de lo mejor del 2009 y con críticas laudatorias de todo tipo, la primera novela gráfica de este reconocido ilustrador de libros infantiles tenía todos los números para ser un libro a leer. Sin embargo, la lectura no pudo ser más decepcionante: la historia de la difícil infancia del autor, marcada por una grave enfermedad y el enfrentamiento con sus padres, no termina de cuajar en ningún momento. Aunque en una obra autobiográfica no es necesaria la existencia de una línea argumental al uso, sí por lo menos se debe ser coherente (y consistente) en la presentación del discurso, un punto donde Small demuestra excesivas carencias. En su deseo de cargar las tintas sobre la “pose dramática” de la historia que cuenta, el autor termina recurriendo a tópicos repetitivos tratados desde una perspectiva plana y sin profundización. Los personajes se presentan ralos, tan sintetizados que apenas parecen humanos, caricaturas sencillas que no aportan nada ni permiten una mínima reflexión al lector sobre los temas que plantea. Dificultades que se agravan con un planteamiento gráfico que tira completamente fuera al lector, con una primera parte de narrativa redundante hasta la exasperación que desaparece sustituida por un intento tímido de uso de recursos gráficos simbólicos, pero tan previsibles y poco afortunados en su resolución que terminan por aburrir. La comparación inevitable con obras que tocan temas similares como Epiléptico y Fun Home no hace más que ahondar en esa sensación de profunda decepción ante una obra que se termina con la sensación de estar ante un intento de exorcismo personal, con seguridad honesto, pero que no tiene sentido más allá del propio autor.

66 Comentarios en “Stitches

  1. Mike on 3 marzo 2010 at 19:42 said:

    ¡Vaya! ¡Y yo ya me lo he comprado! Se me han quitado las ganas de leerlo

  2. Atanvarno on 3 marzo 2010 at 20:11 said:

    ¡Leelo, hombre! Quizás a ti si que te guste. Ya sabes que obras tan personales puede que algunos no les encuentren mucho sentido, pero para otros pueden tenerlo y mucho. Es como el comportamiento de algunas personas… (Más bien, de todas).

  3. Mike on 3 marzo 2010 at 21:03 said:

    Hombre, ya que lo tengo lo leeré. Quién sabe. A lo mejor al ir con una predisposición negativa luego va y no me parece tan mal o incluso me encanta. Ya veremos. En principio el tema me parecía interesante…

    Saludos

  4. Pakito on 3 marzo 2010 at 22:52 said:

    "¡Vaya! ¡Y yo ya me lo he comprado! Se me han quitado las ganas de leerlo"

    Jo, Mike, no seas tan duro contigo mismo. La opinión de Álvaro es eso, una opinión (aunque tenga más fondo recorrido y por ello más referente). Como bien dice Atanvarno igual a ti sí te llega.

    Yo también lo tengo y no me está disgustando lo que llevo leído, por si te sirve una opinión más (aunque yo soy de los que sí les gustaron Predicador, por poner otro punto de referencia en discordia).

    Un saludo a todos.

  5. donniedarko on 3 marzo 2010 at 23:47 said:

    “¡Vaya! ¡Y yo ya me lo he comprado! Se me han quitado las ganas de leerlo”,JODER,tío,que Álvaro no es ningún gurú ni pretende serlo,sólo es un excelente divulgador del tema,de ahí a que siempre se coincida con gustos similares es otra cosa.

    Yo también lo tengo en la pila de pendientes,y para NADA la opinión negativa del medio me va a influenciar en su lectura.

    Una vez leída la obra,pues sabré si me ha gustado o no.

    Un saludo!

    • Álvaro Pons on 4 marzo 2010 at 11:04 said:

      Mi opinión es sólo una más, no intenta ser la "verdad" absoluta… :)
      Léelo tranquilamente y, si te gusta, ¡pues eso que te llevas! :)
      La discrepancia y diversidad de opiniones es riqueza!

  6. Para gustos los colores… a mí me gustó mucho, y los personajes de los padres -intuyo que se refiere a ellos- no me parecieron estereotipados ni nada parecido. Me llegó mucho más que EPILÉPTICO, por decir un caso más laureado.

    Eso sí, como FUN HOME ninguno. :-)

    Léanlo, creo que vale la pena bastante.

    • Álvaro Pons on 4 marzo 2010 at 11:07 said:

      Fran: yo sin embargo creo que está a años luz de David B. El uso simbólico del dibujo no tiene comparación, el retrato de los personajes, a mi entender, tampoco. Aquí, los padres son casi los malos de la película, se dibujan siempre casi malignos… Demasiado maniqueo para mi gusto, la verdad. No hay matices, como por ejemplo en Fun Home, que trata un caso parecido en cierta medida, pero con una difrencia abismal.

  7. luchino on 4 marzo 2010 at 0:28 said:

    Por aportar algo en el tema, tan traído y llevado, de las opiniones, a mí Epiléptico no me pareció gran cosa. Y Fun Home me ha gustado mucho.

    En fin, que aunque Alvaro sepa mucho de comics, es uno mismo el que debe decidir si le gusta o no un tebeo.

    • Álvaro Pons on 4 marzo 2010 at 11:07 said:

      "En fin, que aunque Alvaro sepa mucho de comics, es uno mismo el que debe decidir si le gusta o no un tebeo"
      Ésa es la idea!!! :)

  8. gon on 4 marzo 2010 at 0:52 said:

    Epiléptico es bastante rollo, con todas esas sectas, curanderos, medicuchos, terapeutas…

  9. Skarloc on 4 marzo 2010 at 2:20 said:

    A mí me ha gustado.

    Cierto que por la temática uno acaba comparándolo con FunHome y La Ascensión del Gran Mal pero no creo que sea un mal cómic. La narración fluye francamente bien. No me pareció que careciera de línea argumental. Pienso que todo tiene su lugar y su intención, aunque sólo sea como mcguffin previsible. La historia carece de dobles lecturas, no hay una narración densa, ni reflexiones profundas, hay intencionalidad. Cualquiera sabe, al leer el cómic, lo que quiere transmitir el autor.

    ¿sobreactúa con los recursos (al contrario que David B.)? ¿está todo demasiado desmenuzado (al contrario que en FunHome)? ¿el producto es un melodrama de sobremesa? En mi opinión no a las tres.

    • Álvaro Pons on 4 marzo 2010 at 11:09 said:

      Skarloc: sin embargo, a mí me parece que cae en lo último, que si se mueve en ese terreno fronterizo de lo melodramático y termina como una tv-movie de sábado (esa escena donde el padre se confiesa…. le falta un taaachaaaannnn!!!! Y unos cuernecitos…. :)

  10. El Juan Pérez on 4 marzo 2010 at 2:26 said:

    Más de lo mismo.

    Pobres de aquellos que tengan una infancia feliz. No podrán dedicarse al noble arte de hacer historietas.

  11. Santi on 4 marzo 2010 at 4:58 said:

    ´´Pobres de aquellos que tengan una infancia feliz. No podrán dedicarse al noble arte de hacer historietas´´

    aunque no puedo estar mas de acuerdo contigo y estoy hasta el gorro de esas obras falsamente plañideras…hay algun caso en que no es asi… La ultima de Mizuki…el Nonnonba… Fue una novedad, primero porque para variar es buena y segundo porque todo indica que el autor se lo paso genial cuando era pequeño.

    Asi que todos esos autores sufrientes lo mismo estan equivocando el camino.

    • Álvaro Pons on 4 marzo 2010 at 11:12 said:

      Contar los fantasmas personales es una constante del arte y de la cultura, no entiendo los peros. Hay miles y miles de obras que hablan de eso: de pintura, novela, poesía, teatro… y no pasa nada. De hecho, entra dentro de lo lógico que alguien quiera compartir su dolor o sus miedos. Es una forma de terapia. Otra cosa es que el resultado sea bueno o no, pero los hay suficientemente buenos como para que, a priori, no sea un problema.
      Lo único es que aquellos que hayan tenido una infancia feliz… pues no habalrán de ese tema, lógicamente. Pero tienen otro muchos. Incluso aunque no se tenga, es algo que puede guardarse hasta cierto momento: Small se ha apsado la vida haciendo cuentos para niños y no parece que su infancia le haya afectado mucho. Sólo ya muy de adulto, con 65 años a las espaldas, decide contar su historia.

      • Álvaro Pons on 4 marzo 2010 at 11:16 said:

        Algo parecido pasa con la poco comentada, pero espléndida, "El año del elefante". Un autor que, en un momento dado, decide usar lo que sabe hacer para contar una historia personal. No creo que estemos ante imposturas, sino ante autores con una trayectoria, que tienen uan historia personal y que, en un determinado momento deciden contarla de la única forma que saben, con imágenes.

  12. Miguel on 4 marzo 2010 at 12:06 said:

    Es inevitable que las opiniones te condicionen mas o menos una lectura o una película.Tengo que reconocer que la opinion de Pepo Perez que la pone a parir me ha condicionado la lectura, pero y a pesar de esto, coincido con Álvaro y Pepo. Me resultó floja, estira las escenas como chicles sin necesidad alguna, y el dibujo abocetado tampoco me llama la atención. Me quedo con epileptico, Persepolis, en otro plan menos dramático son divertidos KAbul disco o pyongpyang, fun home tampoco me atrapó.

  13. Skarloc on 4 marzo 2010 at 12:13 said:

    Álvaro:

    “(esa escena donde el padre se confiesa…. le falta un taaachaaaannnn!!!! Y unos cuernecitos…. ”

    :) has ido directo. La escena parece que chirría, como lo hace, por ejemplo la del “flashback-ahora lo entiendo todo-al leer la carta de la madre”, por un exceso de evidencia. Pero por otro lado, el tono de cuento infantil hace que, para mí, no desentone, ni la exageración en la caracterización de los personajes, ni su obviedad a la hora de actuar.

    El relato infantil, del que parece provenir el autor, debe tener intencionalidad, “el malo debe parecer malo”, porque lo importante es hacer llegar el mensaje (como en el caso de la fábula en forma de moraleja), y no debe haber ambigüedad en los recursos. Y no creo que la ausencia de reto intelectual por parte del lector para acceder a la obra sea malo en este caso. El autor nos cuenta su caída al silencio y la soledad y su posterior alzamiento, mientras que son los de su entorno los que caen definitivamente. La condescendencia del padre, los traumas de la madre… todo está más que claro, porque se quiere contar simplemente eso.

    • Álvaro Pons on 4 marzo 2010 at 16:16 said:

      Skarloc:
      Sí, pero creo que no estamos ni ante un cuento infantil ni ante un cuento narrado por un niño de forma infantil. Posiblemente el problema esté ahí, en la dificultad de jugar a dos bandas…

  14. Rafa on 4 marzo 2010 at 14:44 said:

    "Pobres de aquellos que tengan una infancia feliz. No podrán dedicarse al noble arte de hacer historietas"

    Jajaja, muy acertada observación.

    Pero siempre se pueden inventar cosas y ponerlas como reales, que nadie se va a enterar..

  15. No me ha quedado claro, ¿entonces te ha gustado o no?

    • Álvaro Pons on 4 marzo 2010 at 16:17 said:

      "No me ha quedado claro, ¿entonces te ha gustado o no?"
      Pues…no, no me ha entusiasmado. Un tebeo muy flojo.

  16. Mike on 4 marzo 2010 at 16:20 said:

    ¡Bueno, bueno! ¡Tranquilos, que me lo leeré! Pero creo que es inevitable que los comentarios de la gente te influyan. En algo hay que basarse para decidir si te interesa una obra a priori y en parte es por eso por lo que vamos de blog en blog buscando información. Y en ese sentido incluso son los mismos prejuicios y expectativas por obras anteriores del mismo autor las que te definen o te dan sorpresas (a mí me pasó con Las calles de arena, que me pareció infinitamente mejor que Arrugas, en la que me pareció que había un cierto romanticismo en el tratamiento de las demencias seniles que yo hubiera evitado). Vista la división de opiniones estoy por adelantarlo en el montón de "pendientes" para poder opinar. Probablemente, a la vista de los comentarios y al haber bajado mis expectativas de "posible obra maestra" a "bueno, no está mal" u "olvidable", es probable que lo disfrute más que si hubiera entrado a su lectura sin referencias.

    Por otra parte, no exageremos: no todas las obras autobiográficas tengan que mostrar sucesos infelices. Muchas se basan en otros rasgos (nostalgia, humor…) que también pueden hacer la historia interesante (me estoy acordando de la magnífica historia de "mistetas" de Manel Fontdevila o "Miedo" de Javier Rodríguez).

  17. Mike on 4 marzo 2010 at 16:20 said:

    O en literatura, "el mundo", de Millás

  18. Skarloc on 4 marzo 2010 at 16:59 said:

    Álvaro:

    “Sí, pero creo que no estamos ni ante un cuento infantil ni ante un cuento narrado por un niño de forma infantil. Posiblemente el problema esté ahí, en la dificultad de jugar a dos bandas…”

    Ahí te doy la razón Álvaro. Puede que haber enfatizado una forma de cuento infantil, aunque tratara temas que no lo son, o haberlo compaginado, intercalando una visión desde el autor adulto y el niño que fue, le habría hecho ganar enteros.

  19. JesusC on 4 marzo 2010 at 17:24 said:

    >>Pero siempre se pueden inventar cosas y ponerlas como reales, que nadie se va a enterar..

    Pues ahi esta la gracia…. que los autores de hoy dia son incapaces de inventar un argumento fuera de su "oh!! tengo un ombligo… voy a contarlo"

    • Álvaro Pons on 4 marzo 2010 at 17:32 said:

      "que los autores de hoy dia son incapaces de inventar un argumento fuera de su “oh!! tengo un ombligo… voy a contarlo”
      No generalicemos…. ¿Incluyes en autores de "hoy en día" a Sfar Valenzuela, Durán, Trondheim, Blain…., por ejemplo?

      • Álvaro Pons on 4 marzo 2010 at 18:04 said:

        Pues jesús, entonces no son "los autores de hoy en día". Son algunos autores, pero no todos. :)
        Y no, no sé a los que te referías. Porque se habla de autobiografía ombliguera pero no sé de qué autores se habla entonces: de este David Small, un señor ya con décadas de trabajo a sus espaldas? de Willy Linthout, oro veterano? de Dash Shaw, que no ahce autobiografía? De Speigelman, otro veterano?
        Porque de los autores actuales, los más novedosos, no encontramos entonces tanta autobiografía…

  20. JesusC on 4 marzo 2010 at 17:57 said:

    Creo que todos sabemos a los que me referia, y no son precisamente esos…

  21. JesusC on 4 marzo 2010 at 18:04 said:

    Y por cierto, donde se ve la calidad de un autor es cuando cuenta una experiencia personal y la convierte en una obra maestra: "Tres sombras", añadiendole a las experiencias personales (vividas, o como es el caso, experiencias cercanas) los elementos de una buena narración aplicada a: creacion de personajes,situaciones, ambientacion, estructuras narrativas, guion, dibujo…

    vamos, lo que yo llamo "saber un oficio" y no sacarse las pelusillas del ombligo para luego encima, contarlo.

    • Álvaro Pons on 4 marzo 2010 at 18:09 said:

      jesús: pero no es necesario llegar a eso. Giménez cuenta historias personales e íntimas sin necesidad de añadir elementos extraordinarios y consigue una obra maestra. Es decir, que se pueden contar pelusas del ombligo con buenas estructuras narrativas, con personajes sólidos, sin salir de la experiencia personal. Tres sombras es un excelente tebeo, pero esa línea de ficcionalización no tiene porqué ser la obligada. Creo.

  22. otro que ha picado on 4 marzo 2010 at 18:16 said:

    Yo también estoy cansado de traumas infantiles aireados a los cuatro vientos. Pero entiendo que la gente traumatizada se sienta identificada con los persoanjes de estas historias y les reconforte su lectura exorcizante…y no lo digo por todos los que les gustan estas obras.
    Siempre lo digo: para gustos hay colores.
    Yo como soy una persona feliz, prefiero deleitarme con otro tipo de historias que no se regoden en las desgracias personales reales.
    Me parece una actitud muy morbosa y masoquista en cierto punto disfrutar de estas historias. Pero esto es una opinión muy personal por supuesto…así que allá cada uno con lo quiere leer.
    Si tuviera que elegir salvar de un incendio, como Fray Guillermo de Baskerville en “El Nombre de la Rosa”, entre “Epiléptico” y “Dr.Slump”, por poner un ejemplo, no dudaría un instante que hacer.
    ¡Arale por supuesto!

  23. JesusC on 4 marzo 2010 at 18:18 said:

    No digo que lo sea. El objetivo es crear una historia original lo suficientemente atractiva y bien construida, aun sin usar elementos de ficcion, que te cuente ALGO.

  24. Y yo que FUN HOME la encontré aburridísima y mala, mala con avaricia…

    Claro que a mi este género "he tenido una infancia difícil y quiero que todo el mundo lo sepa" no me termina de atrapar. Para gustos, colores.

  25. Iván on 4 marzo 2010 at 18:39 said:

    “En fin, que aunque Alvaro sepa mucho de comics, es uno mismo el que debe decidir si le gusta o no un tebeo”
    Ésa es la idea!!!

    Pues por algunos comentarios parece que la idea no se entiende.

  26. Beatriz on 4 marzo 2010 at 23:51 said:

    me estoy empezando a aficionar a esto y he encontrado a este artista que creo que le da un toke al cómic! espero que os guste!

    http://www.qualid.es/?id_pre=37

  27. Mike on 5 marzo 2010 at 2:13 said:

    Beatriz, el dibujante me gusta pero desde mi punto de vista no es un cómic. Son dibujos animados.

  28. Mike on 5 marzo 2010 at 11:59 said:

    Tras leerlo, creo que no es para tanto en ninguno de los dos sentidos.

    El argumento me parece interesante y gráficamente está bien resuelto, con algunos aciertos gráficos, como cuando los dibujos cobran vida o las muy cinematográficas viñetas en las lo único que pasa es que llueve.

    En el lado negativo, comparado con otras obras autobiográficas, los personajes carecen de dimensiones. Puedo entender que Small viviera así esos momentos de su vida e incluso que nos los quiera mostrar tal y como los vivió y refleje cómo veía a sus padres (aunque es poco creible que recuerde a sus padres eternamente cabreados) pero se echa de menos una redención, o una más profunda, que les pueda aportar humanidad. Quizás la narración hubiera ganado si el autor hubiera intentado profundizar en ello (algo similar a lo que hace Jung en "piel color miel"). Otro de los fallos es que se ve a la legua por dónde va el problema con el padre. En ese sentido una narración no cronológica pudiera haber sido más beneficiosa.

    Es una pena que con el material del que disponía Small no haya sido capaz de armar una historia más redonda y se haya quedado en el exorcismo particular pero tampoco me ha parecido tan mal como a Álvaro.

  29. JesusC on 5 marzo 2010 at 12:23 said:

    >> (algo similar a lo que hace Jung en “piel color miel”)

    O sea, que este comic es aun mas plano que "Piel color miel"?

    vamos apañados

  30. es una pena, pero sí, flojo tebeo. con todo, sintomático de los tiempos que corren: la legitimaci´`o popular de la novela gráfica hace que hoy una historieta de temática adulta, confesional y dramática sea un pretendiente a éxito de ventas (stitches viene con su cartela laudatoria, con sus reseñas en prensa "seria"…

    Hace quince años sería inimaginable que en España la sociedad pudiese recibir un tebeo como algo que no fuese superhéroes o cosas de niños o guarreridas

    pero claro, si el tebeo no es bueno… gran decepción, ¿no?

  31. JesusC on 6 marzo 2010 at 22:39 said:

    Este comentario del señor Punch es bastante acertado y es sintomatico de lo que esta pasando con la buena prensa de todo lo que huele a novela grafica de contenido adulto. Todo es bueno. Y esto esta provocando que gente ajena al mundo del comic se acerque, lea estas obras y descubra lo que realmente son: vendehumos.

    Ahora hay una sobresaturacion de ciertos argumentos tipo "Mi infancia fue una mierda y sufri mucho"; "mi infancia en X" (siendo X= Corea, Iran, Afganistan, Irak, Albacete…). Es lo que yo llamo el sindrome de vender mierda con flecos. A la primera te engaña, a la segunda vuelves a picar…. a la tercera, ya no te pillan.

    Nadie se da cuenta de que es justo lo que paso a finales de los 80?

    • Álvaro Pons on 6 marzo 2010 at 23:43 said:

      JesusC: Pero eso pasa en toda la cultura, hombre. Cuando apareció El Código DaVinci… 10.000 clones. Con las películas, igual, con la tele, con todo… El tebeo no podía ser menos!!! Yo lo llamé en su día "el efecto Persépolis", con un montón de obras de ese estilo, aunque la mayoría inferiores, por ejemplo.

  32. JesusC, con todo, no me interpretes en plan guadaña segadora global ;)

    Quiero decir que en todo hay cosas buenas y malas, incluso en "Mi nfancia en X" habrá buenos y malos cómics.

    Lo bueno es que ahora la industria percibe que con temas "comunes" (no endogamias de pijamas y mutaciones genéticas adolescentes, supregrupos licrados, o cifi hard nipona, por poner ejemplos), con cosas con las que cualquiera se puede identificar (la maternidad, la enfermedad, la realidad social de Corea…) se puede llegar a un sector de lectores que hace unos años simplemente era inalcanzable (porque ese sector tenía un fortísimo prejuicio contra el medio.

    Es más, si este mediocre Stitches llegase a ser superventas, creo que eso sería bueno, pues provoca el descubrimiento del medio a novatos que, sin duda, terminarán llegando a cómics (NG) de mayor calidad. Un lector de Stitches bien aconsejado puede descubrir un Píldoras Azules, un Fun Home, o Kafka… tebeos que hablan del mundo, de la vida. ¿Que estos tres te parecen malos? Pon tus títulos, me da igual.

    Y para bien y para mal, y más allá de estos ejemplos (no se trata de decir ahora "pos a mí Fun Home me horroriza", intento ser general aunque pongo ejemplos, los míos), hay que entender que eso es lo que mucha gente quiere leer, no All Star Superman, por mucho que sea un tebeazo. No sé si me explico.

    • Álvaro Pons on 7 marzo 2010 at 13:22 said:

      Octavio: Exacto. HAy que diferenciar la función industrial de la calidad, que no tienen porqué ir unidos. Es evidente que hay tebeos de un nivel de calidad olvidable pero que tienen una respuesta comercial brutal. No debemos desdeñar su papel como generadores de lectores, alguien decía que critiquemos todo lo que queramos a El Código DaVinci, pero que ha generado más lectores que toda la literatura "de calidad" del último cuarto del siglo XX. Y que haya lectores siempre es bueno, aunque sea de lo que sea. Leer implica aprender y es un escalón por encima de rechazar completamente la cultura.
      El problema es que esa función industrial es tremendamente conservadora y corta de ideas y, cuando algo tiene éxito, su única obsesión es "más de lo mismo". Y ahí se cuela cualquier cosa, da igual que seas bueno o malo si es igual a lo que tuvo éxito. Pasa absolutamente en todos los géneros y formas culturales y es, realmente, lo que favorece la discusión que teníamos unas entrads antes sobre que se "favorece a autores de baja calidad". No, se favorece al que clona un éxito, por absurdo que sea, es la política de las editoriales (y empresas de ocio y cultura en general).

  33. bartleby on 7 marzo 2010 at 13:14 said:

    “leer implica aprender”

    pues depende de lo que leas.
    Hay gente que se incha a leer tratados de ufología […..]

    Yo no creo que la gran masa de consumidores de best sellers se acaben refinando empezando por lo peor y acabando en lo selecto.
    Lo que pasa es que la gran mayoría de la gente lee(consume) mierdas comerciales sin enjundia , por que están totalmente dirigidos por el mercado.
    Es un fenómeno sociológico , tristemente.

    • Álvaro Pons on 7 marzo 2010 at 15:48 said:

      bartleby:
      "Yo no creo que la gran masa de consumidores de best sellers se acaben refinando empezando por lo peor y acabando en lo selecto."
      No he dicho eso. Es más, no lo creo. Pero prefiero una masa consumidora de best-sellers a una masa que sólo consuma pan y circo. Llámalo utópico, pero la lectura siempre es una puerta abierta a la reflexión. Me da igual que se aprenda ufología o mecánica cuántica, historia real o falsa. Por lo menos implica que se piensa. Y ese poquito de funcionamiento neuronal es infinitamente mejor que la nada absoluta. De todas formas, lo de dirgido por el mercado… En el caso de El código Da Vinci o Harry Potter, por poner un par de ejemplos, la industria no apostó por ellos, fueron éxitos contra la industria en cierta manera, demostrando que "el mercado" o "la industria" no tienen ni puta idea de lo que quiere el público.
      Me reafirmo en cualquier caso: prefiero mil veces a quien lee un best-seller al año que al que se regodea en que no lee nada.

  34. claro, es un tema que va más allá del cómic. Toca a toda la cultura del entretenimiento. En cine, en literatura, en pop, ¿qué mueve económicamente a la industria? Seamos pragmáticos: la mayor parte de las veces son obras facilonas. Como en la tele nacional, las series buscaban eso que se llama "target universal" Pero gustar a todos es peligroso, porque al final suele tirarse por la vía fácil y se sirve un rancho del montón… y tibio (que nadie se queme al probarlo, y que a nadie le duelan las encías porque esté demasiado frío).

    En USA la tele por cable (o las discográficas independientes) operan en otro rango. Como decía el responsable de The Wire, "que se joda el público". Modo chuleta de decir que The Wire no es para todos, su público tiene que buscarlo, y no al revés.

    En cómic, idem, pero lo que pasa es que si en cine o música o tele YA HAY un potente target específico sobre una base universal (The Wire pudo completar, con éxito, sus cinco temporadas, Sonic Youth, grupo de ruido rock, llevan treinta años en la brecha, Lynch sigue haciendo majaradas en pantalla grande y le va muy bien), ello es porque hay una fuerte industria sustentada en un respeto generalizado por el medio (sea rock, literatura o cine).

    Dicho de otro modo, esos autores "para-NO-todos-los-públicos" se sustentan en un reconocimiento global (aunque de criterio blando) de su medio creativo. Eso falta en los cómics. Y eso lo va a lograr cosas fofas como Stitches, seamos pragmáticos again, pues el cómic aún está en pañales.

    Primero tiene que vencer guetos y prejuicios. Tiene que UNIVERSALIZARSE, y creo que es ahora, en estos años, cuando, poco a poco, lo está logrando.

    Y cuando todo el mundo (es un decir, es un hablar) sepa que el cómic es un medio que puede gustar a todo dios, entonces (con obras vendedoras y bombazos como Persépolis o a otro nivel los tebeos de Juanjo Sáez), y solo entonces, los autores que se permiten un target "especializado" podrán vender lo que merecen (que será menos, generalmente, que otro tipo de tebeo para las masas… no confundir con friky). De hecho si creo que las cosas van por buen camino, es porque además, mira los ejemplos puestos… Satrapi y Sáez, podrían ser autores "de los raros", y la sensibilidad general los está admitiendo como un posible baremo de la calidad del medio. Es decir, lo que terminará "llegando" parece que van a ser los autores que el mundofrikicómic se ve como lo rarito. Es un espejo invertido, el fandom acepta como lo universal Neo Génesis Evangelion o los Green Lantern Corps. Y el "mundo real", aprecia Persépolis o Maus.

    mmmmm, bondad graciosa, que diría Buentórax el británicus.

  35. John Space on 7 marzo 2010 at 15:20 said:

    "Yo no creo que la gran masa de consumidores de best sellers se acaben refinando empezando por lo peor y acabando en lo selecto."

    Habrá excepciones, pero seguramente pocas, muy pocas.

  36. bartleby on 7 marzo 2010 at 15:28 said:

    se me ha deslizado el dedo con el hincha.

    malditos hinchas……

  37. "Hay gente que se incha a leer tratados de ufología"

    ay, qué bueno… ¡bienvenidos a la nave del Misterio!

  38. John Space on 7 marzo 2010 at 16:06 said:

    Álvaro, los bestsellers también forman parte del pan y el circo. Autores de Planeta, biografías de famosos, libros de historia para peperos…

  39. bartleby on 7 marzo 2010 at 16:13 said:

    Entiendo tu postura, Álvaro. Lo que pasa es que yo no creo que la lectura "per se" sea como dices una puerta abierta a la reflexión. Estoy seguro de que hay gente en el metro que lleva encuadernado con papel de periódico las instrucciones de la lavadora sólo para que los demas la vean leer .

    Yo prefiero el pensamiento crítico, venga de leer , no leer , o mirar una pecera.

    Octavio B ,¿ has visto el tratamiento que tiene friker jiménez en periódicos de prestigio como EL PAIS? cuidadín , cuidadín.

  40. bartleby on 7 marzo 2010 at 16:14 said:

    "Álvaro, los bestsellers también forman parte del pan y el circo. Autores de Planeta, biografías de famosos, libros de historia para peperos…"

    exacto

  41. bartleby, claro, El País es Prisa, como cuatro/ser… todo en casa.

  42. bartleby on 7 marzo 2010 at 17:06 said:

    ya, hombre, todo en casa . Lo que pasa que sorprende que un periódico de la talla de EL PAIS le dedique tanta atención a un magufo .

    Ese es el verdadero interés de que la gente lea , aunque sea pseudociencia, hacer cash en la tienda virtual/real del periódico de turno.

    Habría que decirle al señor Cebrián si no quiere parecerse al de los tirantes, que su periódico cumpla realmente con su papel de "gatekeeper" y no propague la ignorancia con contenidos de pseudociencia.

    Claro que lo mismo se le puede objetar a la televisión/radio pública.

    • Álvaro Pons on 7 marzo 2010 at 18:00 said:

      La atención de los periódicos "serios" a las pseudociencias es vergonzosa. Pero yo diferenciaría el que se acerca a un libro de esos, que en principio no tiene por qué tener formación ni saber que le están vendiendo un pufo y la de los periodistas que, sabiendo que es un pufo, lo publicitan. O peor, la de periodistas que demuestran que no tienen ninguna formación creyendo en esas tonterías. La labor del periodista debería ser buscar la verdad. Pero, repito, son cosas distintas.
      Es cierto que los best sellers forman parte del circo, no lo dudo, pero son armas de doble filo. Lo de "cuando oigo la palabra cultura saco la pistola" tiene todo el sentido del mundo. Y, para que haya pensamiento crítico, primero hay que formarlo. Y se forma leyendo y conociendo otras opiniones e ideas. Aunque ese pensamiento crítico no coincida con el nuestro. Eso es lo de menos.

  43. F. on 7 marzo 2010 at 21:13 said:

    >La atención de los periódicos “serios” a las pseudociencias es vergonzosa.

    Sin ir más lejos, lo de esta semana sobre la homeopatía en El País ha sido de vergüenza ajena. Pensaba escribir a la defensora del lector, pero ya estoy tan quemado de estas cosas que prefiero dejarlo estar. Además, el problema es que dan lo que los lectores quieren entender, porque uno se lee luego los comentarios de la gente y son descorazonadores. Ojalá fuera como dices, pero no hay tanta diferencia entre el periodista y el lector; es más, normalmente el público general que cree en estas cosas utilizan argumentos pseudocientíficos que muestran que algo han leído sobre el tema y no carecen de cierta formación. El problema es que leen las cosas equivocadas, y no son capaces de razonar por sí mismos.

    Tú que eres óptico, intenta explicar si no a los de la conspiración lunar (que cada vez hay más) por qué las fotos del Apolo presentan lo que parecen anomalías que para ellos justifican el disparate, y ya verás. Yo alguna vez lo he intentado, pero no escuchan. Prefieren lo que diga Iker Jiménez a lo que digan los físicos, es así. Pero no es porque no se documenten, es que se documentan mal y con una predisposición inicial para aceptar sólo lo que les convenga.

    Esta semana la homeopatía, llegará el día (a ver qué pasa cuando jubilen a Malen Ruiz de Elvira) en que también EL País pondrá en duda la llegada a la Luna y muchas otras cosas, lo estoy temiendo…

  44. Álvaro Xixón on 8 marzo 2010 at 19:27 said:

    F., el artículo de el País sobre la homeopatía es impagable. Me quedo con Lo semejante, con lo semejante se cura, siempre, porque lo digo yo y sin necesidad de demostrarlo, eso es para las nenazas de farmacología; y, por supuesto, con la explicación esa de que las moléculas de agua hacen un “molde” alrededor del principio activo y cuando sólo queda el hueco interaccionan igual con las dianas farmacológicas que tocan. ¡Ole tus cojones la comprensión de lo que es una reacción química!

    Como decía un amigo mío en referencia al cambio climático, lo malo no es que den el punto de vista de defensores y críticos. Lo malo es que den la idea de que ambas posturas son defendidas con igual fuerza y consenso y con argumentos de igual fuerza en la comunidad científica. Eso es engañar.

    • Álvaro Pons on 8 marzo 2010 at 21:38 said:

      A mí lo que me encanta es lo del argumento de autoridad que tanto gusta a los periodistas: un nobel de Medicina, hablando de conceptos físicos y demostrando un conocimiento nulo. Pero eso sí, es un nobel y lo que diga va a misa… País…. (EL)

  45. Skarloc on 9 marzo 2010 at 18:26 said:

    “Tú que eres óptico, intenta explicar si no a los de la conspiración lunar (que cada vez hay más) por qué las fotos del Apolo presentan lo que parecen anomalías que para ellos justifican el disparate, y ya verás. “

    Pues no os podéis ni imaginar las auténticas barbaridades que tiene que escuchar un Político (el licenciado en política) o un Economista (idem en economía) todos (todos) los días. Si bien la gente suele ser un poco más cauta a la hora de opinar cuando se refiere a una de las ciencias “naturales”, cualquiera tiene una opinión en ciencias “sociales”. Y en fútbol también. :)

  46. F. on 11 marzo 2010 at 0:37 said:

    >Pero eso sí, es un nobel y lo que diga va a misa…

    Depende: que le pregunten a James D. Watson, si no. :D Vamos, por si alguien duda de que un nobel pueda decir tonterías…

    Lo del cambio climático es efectivamente otro punto donde los periodistas informan mal. Hoy precisamente viene un artículo al respecto que no ayuda mucho a la cuestión. Y claro, enseguida salta la gente con lo de que hace mucho frío este invierno. Cualquier día saca El País un artículo sobre HAARP, me lo estoy temiendo.

  47. Jesús Cuadrad on 16 marzo 2010 at 16:34 said:

    Es que un nobel, a menudo, sólo es un premiado "planetal".

    Es decir: con un regalo amistoso.

  48. jen on 19 marzo 2010 at 0:05 said:

    antavarno, ¿dices que habiéndolo comprado no piensas leerlo después de haber leído esta crítica? no entiendo nada…ya que lo has comprado, léelo, siempre hay una mínima posibilidad de que te guste. coño, que ya lo has comprado

    tan sólo he leído unas pocas páginas pero a mí sí me está gustando, y teniendo en cuenta que en esta página se ha encumbrado a mediocridades como La Educación de Hopey Glass por ser de quien es, pues…lo dicho, que no puedes fiarte, y que los gustos son muy personales.

    • Álvaro Pons on 19 marzo 2010 at 8:59 said:

      Jen: partiendo de la base de que, por supuesto, hay q leerlo para opinar, lo que me sorprende es el ataque a la obra de Jaime Hernandez. A mi me encanto, con el mismo derecho que a ti Stitches, pero no por ser de quien es, sino por lo que es…

  49. jen on 19 marzo 2010 at 0:09 said:

    por cierto, Epiléptico es una jodida maravilla, y Fun Home también. no sé, es que hay tanto engaño en estos de los cómics, me he comprado tantos que lejos de gustarme o no me han parecido tomaduras de pelo que de repente te encuentras con algo así y sólo puedes dar las gracias. Epiléptico no se merece ni una sóla crítica mala. y Persépolis le debe mucho…mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation