Hiperrealismo

A diferencia del fotorrealismo, el hiperrealismo busca que la representación escrupulosamente fidedigna de la realidad aporte un matiz narrativo más allá de la pura descriptiva de aquél. El creador, más que un fotográfo de la realidad, se transforma en un demiurgo que la transforma hasta proyectarla en una dimensión propia, de lectura ajena a esa realidad de la que parten. Cuando vemos las obras de Eduardo Naranjo, Ron Mueck, César Galicia, Malcom Morley o Chuck Close, el prodigio de la técnica deja paso a una reflexión paradójica, que añade una interpretación narrativa a lo aparentemente estático. Realidad mostrada que insinúa otra oculta a los ojos del espectador, que buscará en el exacerbado detallismo las claves de esa nueva lectura.
Pensando en historieta, se podría concluir con excesiva facilidad que la traslación de ese hiperrealismo es el trabajo de autores como Luis García en Nova-2, una obra donde la influencia de Chuck Close es omnipresente y que traslada la elaborada técnica del pintor a recurso gráfico propio del lenguaje de la viñeta. Sin embargo, y por paradójico que parezca, creo que el hiperrealismo en la historieta está más representado por obras como Viaje, de Yuichi Yokoyama. Aunque su estilo gráfico esté en las antípodas del fotorrealismo practicado por estos autores, la intención del dibujante es precisamente la representación fidedigna de la dinámica de un momento real, de una situación vivida. Al igual que en las experiencias de New Engineering, se aparta de la necesidad de una estructura narrativa, supuestamente inherente a la historieta, para afrontar una obra puramente descriptiva, que aprovecha la falsa temporalidad de la secuencia para transformar la representación estática del dibujo en una corriente fluida de acciones. No hay necesidad de establecer un argumento o discurso que articule la historia: la historia nace a partir precisamente de esa descripción minuciosa del movimiento continuo. Al igual que en el hiperrealismo, funcionan dos niveles de lectura paralelos que atrapan al lector/espectador en una reflexión intensa. Cuando vemos un retrato de Chuck Close, automáticamente entramos en la historia que esconden sus facciones, su expresión. Cuando leemos Viaje, vamos más allá de la simple dramatización gráfica de la velocidad y del movimiento en la vida diaria para comprender que no es más que un simulacro de la realidad, un simbolismo acertado de esa aceleración ilógica que nos arrastra de un lado a otro. El minucioso montaje, más que analítico puramente eisensteniano, transforma estas imágenes concatenadas de seres humanos transportados en una realidad formalmente correcta en su temporización, pero que aparece como un relato triste de un norte perdido. Se podría decir que la propuesta de Yokoyama es absurdamente sencilla. Un error tan garrafal como el pensar que un cuadro de Eduardo Naranjo es una simple fotografía. Es realidad desgarrada de su contexto que revela su endeblez y miseria con una fuerza aplastante.
Un trabajo muy interesante, quizás menor en su potencia que New Engineering – posiblemente porque la mayor extensión de la propuesta de Viaje lleva a una redundancia que resta contundencia a la fuerza de las historias cortas de aquel trabajo- que entronca directamente con las propuestas de Micharmut. A mi entender, Yokoyama recupera y reitera en parte los descubrimientos y experiencias que el valenciano lleva investigando desde hace tres décadas. El uso del montaje análitico en su vertiente más dialéctica, la descriptiva construida sobre la dinámica de los pequeños elementos de la situación, ese gusto por el foco en lo minimalista… todo se puede encontrar en la obra previa de Micharmut, desde las fundacionales Dogón o Raya a la radicalmente novedosa 24 horas, donde encontraremos una conexión directa con este Viaje.
Sin desmerecer ni un ápice el trabajo experimental de Yokoyama, no estaría de más aprovechar la suerte de ver publicadas en castellano estas obras para reivindicar los trabajos de Micharmut , uno de los revulsivos más importantes que ha tenido el noveno arte e investigador incansable a la búsqueda de nuevos límites.

63 Comentarios en “Hiperrealismo

  1. Álvaro, no entiendo la relación entre el hiperrealismo y Yokoyama (o Micharmut). ¿En qué la ves tú?

    Sobre el parentesco de lo que hace Yokoyama con Micharmut, Javi lo explicaba muy bien aquí, recomiendo leerle.

    • Álvaro Pons on 30 marzo 2010 at 16:55 said:

      El hiperrealismo pictórico o escultórico tiene una componente narrativa que se deriva, en su sugerencia, precisamente de una descriptiva minuciosa de la realidad. Yokoyama hace estrictamente eso: una descripción exhaustiva de la realidad, del movimiento, de la velocidad. No es, evidentemente, una cuestión´gráfica, sino precisamente basada en ese concepto elusivo de la narración gráfica, trasladando la secuencia, el dinamismo, la cinética de la realidad con escrupuloso realismo, pero provocando un profundo impacto reflexivo en el lector. Ahí veo la relación: entre un hiperrealismo pictórico que muestra la apariencia de realidad con calidad fotográfica y un trabajo de hiostorieta que muestra la temporalidad de la realidad con una exactitud métrica, pero buscando precisamente promover una respuesta más reflexiva que emotiva, consiguiendo una intención narrativa en segundo plano que va más allá de la pura intención descriptiva.

  2. De Yokoyama se puede, por cierto, leer esto en línea:

    http://moura.jp/ecologue/ecomic/index.html

    Aunque está en japonés, sólo hay onomatopeyas, no tiene diálogos, así que se sigue perfectamente.

  3. J.A.L. on 30 marzo 2010 at 18:33 said:

    Un razonamiento atrevido, ¡Vive Dios! Pero que tiene algo de lógica y coherencia. Cuando he comenzado a leerlo pensaba que con la falta de sueño te derrapaban las neuronas pero después lo he visto más y más lógico.

    Tranquilo que se entiende, pero reconoce que buscas provocar. :-)

  4. Pero es que VIAJE, precisamente, te muestra las cosas desde una perspectiva o punto de vista que nada tiene de humano, y por tanto, nada tiene que ver con nuestra realidad, con nuestra percepción de las cosas, que es lo que entendemos por realidad. En ocasiones parece que lo que vemos en el cómic de Yokoyama sea el viaje en tren de un mundo fantástico, o más bien, quizás, el viaje en un tren humano PERO visto desde el punto de vista de un insecto, o de un extraterreste o ser de otra dimensión; en definitiva, un ser no humano.

    En otras palabras, creo que VIAJE hace lo contrario que algunos de los artistas que citas. La verdad es que jamás se me ocurriría pensar en Micharmut (o Yokoyama) como en un historietista hiperrealista.

    (Gracias por la explicación extra, Álvaro).

  5. El "hiperrealismo de su mundo", muy interesante traspolación para describir este trabajo que viene haciendo incansablemente Yokoyama.

  6. Álvaro Pons on 30 marzo 2010 at 19:53 said:

    Precisamente creo que esa visión antinatural, como de extraterrestre, nace a partir de la representación hiperrealista de ese movimiento perpetuo, completamente deshumanizado cuando lo ves desde fuera. Esa opción descriptiva es la que a mí me parece absolutamente hiperrealista.

  7. Álvaro Pons on 30 marzo 2010 at 19:54 said:

    evidentemente, no hablo de lo gráfico, intentaba reflexionar sobre qué significa ser hiperrealista en historieta asumiendo que el estilo gráfico no es la esencia de la historieta, sino la narrativa.

  8. Sí, te había entendido, aunque la narración es un todo… que abarca también el estilo gráfico con el que se representa las cosas. El dibujo, de hecho, es lo que termina de dar el tono final a cualquier historieta. Por eso te decía que Yokoyama es para mí cualquier cosa menos hiperrealista. Entre el estilo de dibujo y esa extraña épica inhumana con la que narra…

  9. Podemos decirlo de otro modo, acudiendo a la comparación que hace el tio berni en su reseña en Entrecomics entre Yokoyama y Kirby:

    http://www.entrecomics.com/?p=43495

    No creo que esto sea muy hiperrealista:

    http://www.tomhart.net/teaching/ComicArt/kirby/st

    • Álvaro Pons on 31 marzo 2010 at 0:36 said:

      Sinceramente, no veo la conexión con Kirby más allá del uso de recursos gráficos dinámicos. Lo veo más entroncado con la propia tradición del manga de expresión cinética.
      respecto a la relación con el hiperrealismo, si bien es cierto que la narración es un todo que abarca el estilo gráfico, intentaba hacer un análisis centrado en los mecanismos básicos de la historieta. La pregunta es …¿que sería una historieta hiperrealista? ¿Simplemente una historia con una representación gráfica fotorrealista? Dado que existe una narrativa gráfica, ¿no podemos entender también como hiperrealismo la representación exacta de una dinámica secuencial, como el "perpetuum mobile" en este caso? Esa inhumanización que comentas existe también por ejemplo en la obra de Ron Mueck, por ejemplo. Una representación hiperrealista de la figura humana que, con variaciones de tamaño y perspectiva resulta en inhumana, extraña, propone al observador una posición de insecto en muchos casos, precisamente (de hecho, en cuanto has comentado lo del insecto he pensado en la sensación que produce el bebé gigante de Mueck). No creo que tengamos que definir el hiperrealismo sólo por el fotorrealismo en la historieta, sino por lo que cuenta y cómo lo cuenta. Y, en este caso, asumiendo una síntesis completa del mensaje, en esa minuciosidad de la representación de los hechos, mecánica, fotográfica en la secuencia que se produce, creo que hay muchos puntos de conexión…
      Aunque asumo, J.A.L., que hay un punto de provocación… :) (JAL….J.A.L.C???? me equivoco?)

  10. Es que a lo mejor no se lo puede comparar con la pintura, sino con la animación, como el "Pas de deux" de Norman McLaren o el "Jumping" de Osamu Tezuka…

  11. juan ra on 30 marzo 2010 at 21:47 said:

    ¡¡UPS!! es el tema del momento en todo los blogs, por favor si alguien me puede regalar esta joyita, siii!!!!

  12. Algunas páginas de VIAJE:aquí

    y

    aquí

  13. joel on 30 marzo 2010 at 22:24 said:

    Hay que verlo, juan ra, no cabe duda. Pero tampoco pienses "que algo tiene el agua cuando la bendicen". La mayoría de los refranes populares son una falacia y este no es una excepción. Aunque considero que es un tebeo que hay que leer (¡) y que a mí me decepcionó bastante.

    Pepo dice algo interesante: la visión extraterrestre o de insecto. Por eso mismo me parece una impostura el tebeo, pues su creador es UNA PERSONA. La concatenación fría de viñetas, casi de máquina, y la supuesta novedad de su discurso (¡) no me parecen valores suficientes.

  14. Javier Millán on 30 marzo 2010 at 22:55 said:

    Todo esto es muy bonito, pero la verdad es que su precio tira muy, pero que muy para atrás, teniendo en cuenta que es en blanco y negro y no ha precisado traducción (es mudo) y está en el formato normal de tomo japonés de 210 págs. Desde luego, es muy arriesgado soltar 19 euracos por una obra como esta…

  15. Caminante on 31 marzo 2010 at 0:13 said:

    El movimiento repetitivo elevado a estética ya fue usado por Marinetti y los Futuristas relacionado, cómo no, con el auge de la técnica. En muchos de los primeros cortos documentales experimentales de la historia del cine puede verse esta obsesión por el movimiento repetitivo. 100 años ha tardado el cómic en darse cuenta. A buenas horas.

    • Álvaro Pons on 31 marzo 2010 at 0:27 said:

      Caminante: la obra de Yokoyama no se basa en la repetición de patrones, muy al contrario. Se basa en la descripción de escenas a partir de la fragmentación que es muy diferente. No voy a decir que sea un concepto original (de hecho, bebe directamente de fuentes cinematográficas tan antiguas como el cine soviético), pero su utilización en historieta es muy interesante. teniendo en cuenta que ya lo hizo Micharmut, por supuesto. ;)

  16. "¿no podemos entender también como hiperrealismo la representación exacta de una dinámica secuencial, como el “perpetuum mobile” en este caso?"

    Pues depende de cómo la representes, por supuesto. Si lo haces como Yokoyama, o como Micharmut, yo creo que en absoluto.

    La conexión con Kirby también la ve Paul Karasik, lo escribe en el prólogo de VIAJE.

    Fíjate que he enlazado antes una página del STREET CODE de Kirby, que no es de superhéroes sino de sus recuerdos de infancia… y sin embargo su manera de representar esos recuerdos es, bueno, kirbyana, es decir, extraña mítica, épica, expresionista… lo contrario de lo que supone el hiperrealismo.

    Que el bebé gigante de Ron Mueck produzca extrañeza es normal, es un bebé de seis metros de ancho. A mí la sensación que me produce no tiene nada que ver con los tebeos de Yokoyama.

    El artista que le mola a Yokoyama es Sol LeWitt, por cierto:

    http://pepoperez.blogspot.com/2010/03/no-hay-hist

    Imágenes y civilizaciones no humanas:

    "Mis civilizaciones alienígenas ya no son algo sistemático. Las uso únicamente por motivos argumentales. Sin embargo, cuando haga más cómics quizás todos ellos serán como historias relacionadas con el mismo mundo. O así lo espero. Le doy mucha importancia a la moda y la arquitectura cuando dibujo, y siempre intento que sean reconocibles como algo sin un origen oriental u occidental. Quiero que parezcan de otra cultura. Mi intención es crear imágenes que no estén limitadas en términos de paisaje, clima, nacionalidad, periodo histórico o estacional".

    –Yuichi Yokoyama

    • Álvaro Pons on 31 marzo 2010 at 1:14 said:

      Pues sigo sin ver la conexión sorry, aunque la vea Karasik…
      Respecto a las arquitecturas, creo que eso funciona mucho mejor en New Engineering… En Travel hay, pese a todo, una línea reconocible en los movimientos, en los trasnportes.
      Y sobre que el hiperrealismo no es expresionista… no lo veo así, al contrario. Hay un expresionismo emotivo, contenido, que no tiene nada que ver con el fotorrealismo. Lo que no veo para nada es precisamente esa épica, que no creo que exista en la visión de Yokoyama, no la veo como épica o mítica, al contrario, yo la entiendo como centrada en los detalles minúsculos, en aquello en lo que habitualmente no se fija el ojo humano…
      En cualquier caso, sólo los grandes autores son capaces de generar lecturas tan complementarias, tan ricas… :)

  17. Te olvidaste a Antonio Lopez.Hay una pelicula-documental de Victor Erice que es memorable,EL SOL DEL MEMBRILLO.

    Un abrazo wapo.

    :))))))))))))))))))))))

  18. J.A.L on 31 marzo 2010 at 1:15 said:

    "J.A.L.C???"

    ¡Pillado!

  19. carlos maiques on 31 marzo 2010 at 1:56 said:

    Hola. Llego un poco tarde a este festín de hiperrealismo, pero podemos añadir pimienta hablando del surrealismo como superrealismo o un "más allá" que nos habla desde un lugar desconocido, extraño, "infamiliar", que no busca el gesto expresionista, desgarrado, sino la repetición, el ritmo, una textura, si se quiere, maquinal, pero que realizada por una persona que persigue eliminar, borrar su huella, no deja de resultar una tarea difícil, imposible. Incluso, si lo consiguiera, qué lectores, si no van a ser humanos, los que perciban ese despojamiento.

    Aunque hubiera preferido New Engineering, imagino que Viaje habrá parecido más viable. La tirada es mínima, con todo, pero espero que tenga la mejor de las suertes, de momento, ya tengo el mío en casa.

    La conexión con Micharmut para mí no es tan atrevida, como tampoco lo sería un estudio del autor valenciano con Ware o Kirby, y no es una broma. En muchas ocasiones acabo pensando que algunos estilos ocultan parcialmente algunos logros estéticos. En el mainstream norteamericano/británico, autores como Paul Grist, de tener un estilo menos caricaturesco quizás habrían sido más reconocidos, casi seguro. En Europa Andreas sería otro ejemplo de ello.

    Pero no sé si se va a seguir hablando de esto, así que lo dejo por ahora. Un saludo y hasta otra

  20. hola qué hay.

    a ver, varias cosas:

    1. el hiperrealismo no es narrativo. en última instansia busca la extrañeza a partir de la re-interpretación (pintura) de la re-interpretación (fotografía) de lo real (una picha o una esquina de brooklyn, lo mimmo me da). el hiperrealismo está serca de la 'imagen fática' de virilio, la imagen que no puedes evitar mirar. 'imégenes medusinas', dise barbara stafford, que sabe una mihita de esto (enlase, http://barbaramariastafford.com/)
    2. este rollo fático consigue que la imagen hiperreal se te clave en el selebro y no puedas ir más allá. vamos, que no ves la deriva narrativa (y ahí se desvía del fotorrealismo). vuelvo a stafford, que dise que el hiperrealismo entronca con el romanticismo, porque quiere 'trascender' aunque sea de manera andergraun.

    3. esto es, que el hiperrealismo se rosa con el surrealismo, por lo del simulacro y tal. rasón, baudrillard.

    4. a lo que voy: el tebeo este tiene de hiperrealista lo que yo de madridista.o sea, un mojón.

    5. el hiperrealismo es lo que es. no es representar el tiempo de guais. cosa que por otra parte no veo en 'viaje' ni de coña, porque dises que es una 'representación exacta de una dinámica secuencial' y es un tebeo que cambia constantemente de marcha casi página a página.

    5. porque de hecho, lo que si hay es arquitectura, es diseño, es dibujo.

    6. o sea, que no, que no es hiperreal, si te quieres montar una nueva definisión, allá tú.

    7. hala.

  21. una cosa más: en última instancia, tarkovski, si lo quieres ver por ahí, por lo del tiempo. pero eso tampoco es hiperrealismo. no me sorprendería que el yokoyama este sea fan.

  22. carlos maiques on 31 marzo 2010 at 2:27 said:

    Tarkovski también, porqué no…Fuera de los objetos o imágenes de arte contemporáneo "habituales", el medio audiovisual incluye uno muy desorientador, que es el tiempo. Antes de una imagen existe otra, y otra después de la primera.

    Lo que es interesante es estar hablando de ejemplos cinematográficos, por no encontrar con facilidad equivalencias comiqueras. En Viaje,sí que veo representación -sin historia, como desea su autor- del tiempo, en los cambios de planos, en sus repeticiones. No veo tan claro que sea de guais o no, pero leer un cómic es una experiencia temporal, y algunos nos recuerdan eso con más fuerza que otros, caso de Ware, Yokoyama o Chaykin.

    Álvaro ya ha dicho que era un poco lanzado lo de hiperrealismo y Micharmut en los comentarios, si no me equivoco. La sensación hiperreal a la que se refiere (no es extraño que una web antigua dedicada a BUrrouhghs se llamara así) entronca con algunos escritos de Robbe-Grillet o Perec, y diría que operan con una información más o menos compartida (la apariencia de lo real) que es explorada, aquí, con viñetas.

    Viaje, o El gusto del cloro, o tantos ejemplos a elegir, por suerte, son, en cualquier caso, trabajos que dicen muchísimo de las posibilidades del cómic.

  23. Conexiones posibles:

    Yokoyama-Micharmut-Kirby: sí.

    Yokoyama-Sol LeWitt: sí, desde luego. Lo dice Yokoyama, pero es que además es muy evidente.

    Yokoyama-Chuck Close-Eduardo Naranjo-Ron Mueck, etc.: NO, sin duda.

    "Pues sigo sin ver la conexión sorry, aunque la vea Karasik…"

    En palabras de Karasik, que lo va a explicar mucho mejor que yo, del prólogo de VIAJE:

    "Hasta cierto punto, el trabajo de Yokoyama recuerda al de Jack Kirby […]. Kirby creó espacios profundos y enormes vistas en las que figuras escorzadas grotescamente sobresalían de la página o caían en picado hacia el profundo abismo. En un escenario típico de Kirby ningún movimiento es lento, ninguna acción es sub-reacción. En "reposo", todos los músculos de una figura de Kirby están expuestos, incluso aquellos que no existen en la figura humana.

    Como en la acción de cualquier personaje de Yokoyama, a menudo las figuras de Kirby se mueven con una urgencia mucho mayor de la que cabe esperar en ese momento. Y, como Kirby, las máquinas, los vehículos y el entorno en general forman una cascada con esa misma urgencia. El arte del dibujo de ambos revela un simple amor por dibujar todas las cosas y todas las criaturas de forma grandilocuente y extraña".

    "Y sobre que el hiperrealismo no es expresionista… no lo veo así, al contrario. Hay un expresionismo emotivo, contenido".

    Álvaro, a ver, que ya el debate se tergiversa. Lo que dicho antes, o he querido decir, es que Kirby tiene ramalazos expresionistas, y me refería sobre todo a su trazo, eso me ha parecido siempre, porque asocio su dibujo con ciertos pintores expresionistas. Cuando dije eso no hablaba de Yokoyama, que en el trazo no coincide con Kirby porque el japonés busca eliminar la huella humana de su trazo, dibuja con líneas rectas y plantillas de curvas. Por supuesto, Kirby me parece muy alejado de todo lo que significa el hiperrealismo, pero en cambio sí me parece cercano a Yokoyama. Da igual que Yokoyama conozca o no a Kirby, le haya influido o no (juraría que no). Son asociaciones, igual que las que Javi estableció el otro día entre Yokoyama y Micharmut.

    • Álvaro Pons on 31 marzo 2010 at 10:01 said:

      No seré yo tan tajante a la hora de establecer la presencia o no de asociaciones y conexiones (si quieres, no la busques en Close, búscala en Estes o Sheeler). En estas cosas, la interpretación es tan sutil que no creo que se pueda ser taxativo. La conexión en este caso entre Kirby y Yokoyama, por ejemplo, me parece forzada en el planteamiento de Karasik, que evidentemente tira par casa. Es cierto que hay una gran importancia en la representación de lo arquitectónico y de los objetos, pero la funcionalidad es muy diferente en el planteamiento del japonés al del americano. Mientras que para Kirby es un entorno de fuerza épica, para el japonés es una estructura de gélida inhumanidad, un contraste completo que no veo comparable. Por otra parte, la funcionalidad de la expresividad humana de Kirby se relaciona con el impacto dramático, mientras que Yokoyama elude completamente el dramatismo para entrar en un campo emotivamente mucho más plano. Es cierto que hay una coincidencia en la forma de dibujar las figuras y formas extrañas, pero creo que es puramente coyuntural, que se da bajo objetivos profundamente diferentes, por lo que es una relación que no va más allá de lo especulativo.
      Respecto al movimiento… barro yo para casa. Es curioso, pero el trabajo de Yokoyama, el uso de las líneas y formas como elementos cinéticos recuerda muchísimo al flujo óptico. En los modelos que usamos para explicar la visión de movimientos, se usa como parámetro de análisis el flujo óptico, una especie de síntesis elemental de los movimientos que se dan entre dos "fotogramas" visuales. Esas dinámicas de flujo son extraordinariamente parecidas a las que plantea el japonés. No sé si es puramente casual o buscado, pero en cualquier caso es evidente que esa sensación de movimiento que consigue es casi fisiológica!

      • Álvaro Pons on 31 marzo 2010 at 10:41 said:

        el pablo: no me invento nada ni tengo tal intención. Pero esa componente narrativa nace desde el momento en que el hiperrealismo se diferencia de la fotografía en una interpretación propia y diferente. Es cuando se arrebata el principio de representación a la pintura para ir más allá (creo que la cita es de Braudillard).

  24. No veo relación posible con el hiperrealismo porque el hiperrealismo funciona en un plano completamente distinto, y el extrañamiento que puede producir en el espectador viene por otras vías muy diferentes.

    En Yokoyama el ojo (la mente) tiene que esforzarse por DECODIFICAR, tiene que INTERPRETAR intensamente, porque su estilo de representación te lo exige. A menudo hay que detenerse en la página para descifrar qué está dibujando Yokoyama, hay que LEER, descifrar,y ahí es donde Yokoyama más coincide con Micharmut), y es en ese proceso de lectura y decodificación donde se producen los logros de Yokoyama.

    Siempre podemos establecer las relaciones que queramos, pero algunas son más descabelladas que otras. Tú no ves la relación entre Yokoyama y Kirby, ambos historietistas por cierto, pero sí estás convencido de la relación entre las páginas de <a href="http://4.bp.blogspot.com/_pv9JmuoNuVE/S7JIrMErFNI/AAAAAAAAQNw/7120-L2htJQ/s1600/Imagen+17.png&quot; rel="nofollow">Yokoyama

    y los cuadros de <a href="http://agaudi.wordpress.com/2008/10/01/richard-estes-pinturas-fotorealistas/&quot; rel="nofollow">Richard Estes.

    Perfecto, pero no seré yo quien compre esa relación. Feliz puente, por cierto!

    • Álvaro Pons on 31 marzo 2010 at 12:57 said:

      Ni tampoco seré yo el que las califique de más descabelladas… Las conexiones se pueden establecer por mecanismos extraños. Posiblemente no sean comunes y sean sólo singulares, limitadas a aquél que las ve. Pero eso no las hace descabelladas. Yo no veo la conexión con Kirby, pero no se me ocurre pensar que sea descabellada. Posible es, sin duda. Y me parece lógico defender si tú, Karsik o Carlos, por ejemplo, la veis.

  25. carlos maiques on 31 marzo 2010 at 12:51 said:

    Feliz puente a todos, eso lo primero.

    El esfuerzo decodificador, doy fe, le ocurre a muchas personas con el Kirby en blanco y negro reeditado de New Gods, por lo que me han comentado. Y ahí sí que encuentro una confluencia (personal, está de más recordarlo) Kirby-Micharmut-Yokoyama. La épica, el expresionismo es tan desbordado que adquiere cualidades hasta entonces imprevistas, o menos evidentes, y da paso a un entorno gélido, paralelo a lo humano, casi insectívoro en modo sólo para moscas, o poblado por alienígenas que deambulan sin historias entre pasadizos.

    La relación de Estes y Yokoyama no es, creo, de similitud formal, se trata más bien (apreciación subjetiva que sin embargo comparto con Álvaro) de la manera de reorientar la percepción, algo que es más evidente en Close que Estes, quizá, por los diversos formatos y técnicas que Close ha ido empleando sin abandonar en ningún momento los retratos -tampoco Estes los paisajes, por cierto-

    Lo que sí que observo es una reflexión en todos estos autores sobre las estructuras, las tramas, rejillas o grids, y su aplicación, cada uno a su manera.

    Como casi todo, estos trabajos sobre y entre las viñetas (o sin ellas) existen desde mucho antes del minimal conceptual de Sol Lewiitt, pero sin ser tan reconocibles (existen trabajos previos de permutaciones aleatorias de Ellsworth Kelly interesantísimas, y tantos otros intentos…); a partir de ahí los procesos iterativos, con progresivas modificaciones, de los que ya hubo sus ejemplos en cómics de los 60s, pero menos claros en sus manifestaciones actuales.

    Chuck Close, en un catálogo de una exposición colectiva, afirmaba no sentir nada en absoluto por los objetos de uso común persistentemente representados por Morandi, pero sí entendía muy bien su obsesión, la repetición incesante y las variaciones sutiles que surgían a cada nuevo bodegón. Y hay un rasgo contemplativo en ello que libros como Viaje o New Engineering, 24 Horas o 2001 también tienen en su interior, son mundos desconocidos. O eso me parecen a mí.

    Un saludo, feliz puente de nuevo.

  26. a ver, álvaro, alguna cosa más:

    1. que no haya narrativa en el hiperrealismo es algo que no digo yo. es algo que dicen autores de peso en la historia del arte (horst, bredekamp)

    2. respecto a baudrillard, ese 'más allá' supone la 'destrucción de lo real' (http://www.artseensoho.com/Life/readings/baudrillard.html), no un concepto narrativo. estes no es hopper.

    3. si lo que intentas es trasladar un concepto de representación de 'lo que se ve' (o de 'lo que es') a 'lo que se percibe' (tiempo en este caso), el planteamiento está más cerca de ricoeur que del hiperrealismo.

    4. el concepto de ricoeur (resumido, claro) es el 'tercer tiempo', el tiempo de la experiencia, el tiempo narrativo. en definitiva: el tiempo humano, más allá del tiempo cósmico y el tiempo fenomenológico.

    5. ahí tu discurso tendría sentido, si consideramos 'viaje' como una representación de ese 'tercer tiempo' (aunque el tebeo de yokoyama juega, como ha dicho pepo, con un punto de vista extraño, diferente).

    6. pero, en ningún caso, eso es hiperrealismo. de ahí que te dijera que estabas estableciendo una nueva categoría.

    7. y, pepo ha vuelto a dar en el clavo, creo: "En Yokoyama el ojo (la mente) tiene que esforzarse por DECODIFICAR, tiene que INTERPRETAR intensamente, porque su estilo de representación te lo exige".

    8. porque si lo que buscas es una representación métrica del tiempo, tampoco lo veo en yokoyama. hay tebeos de chris ware que están más cerca de ese planteamiento que este, de verdad. es chris ware hiperrealista? ah, un ejemplo cercano: lo son pepo y santiago en 'el vecino 3' cuando se marcan un plano-secuencia de varias páginas?

    9. y claro, tampoco intento convencerte, pero si que reflexiones.

    10. un saludo.

  27. Iván on 31 marzo 2010 at 14:40 said:

    Se está poniendo muy dificil esto de leer comics.

  28. A mí, lo poco que he visto me parece una propuesta rompedora y fascinante…pura física….me interesa mucho este tebeo.

  29. Fran on 31 marzo 2010 at 15:36 said:

    No le pones nota después de tanto debate?

  30. Breixo on 31 marzo 2010 at 19:50 said:

    Creo que lo más significativo de la obra de Yokoyama es nuestra necesidad casi espontánea de clasificar una propuesta genuinamente vanguardista (entiéndase en sentido neutro) para la que no sirven las categorías al uso en nuestro pequeño ámbito de la crítica de Historieta. De ahí que se acuda al arte visual, por su prestigio, aunque personalmente vería igual de bien la adopción del léxico futbolístico.

    Inevitablemente, algunos pensaran que esto supone una especie de hoja de parra para cubrir la vacuidad del proyecto de Yokoyama (sacrilegio: no hay historia, en el sentido de Ricoeur). Y no les faltará razón: Travel es todo un estímulo para las pajas mentales de nosotros, las alimañas arties, que nos confirma la necesidad institucional de la crítica a partir de la vanguardia (el prólogo de Karasik no parece un manual de instrucciones adecuado). Creo que sería por nuestra parte un error responderles que este tebeo desafía sus presupuestos habituales de lectura y bla, bla, bla.

    No. El proyecto de Yokoyama está clarísimo, te gusta y lo tomas o lo dejas. La única crítica posible sería trasladar secuencialmente en palabras cada una de sus viñetas: tres tipos entran en un tren, se sientan, a uno le cae una gota de sudor, etc… Es decir: puro “objetivismo”, que es lo que él propone, hasta tal punto que el mundo interior de sus personajes, de tenerlo, es irrelevante. Buena prueba de ello es la ausencia total de la palabra en Travel y, cuando se usa en alguna de sus otras obras, se hace como denotación pura, sin segunda lectura. Actualidad, acto tras acto, también en estado puro.

    Dicho esto, sin palabra y sin historia, en la obra de Yokoyama si hay algo: un intenso y convulsivo frenesí. Por eso, su filiación o consanguinidad no debe buscarse más allá de donde proviene: el manga.

    Para caracterizar todo esto no hay que rebuscar mucho, la etiqueta ya estaba inventada e incluso se ha aplicado a la literatura. Por lo que a mi respecta, siguiendo la estela de Takao Saito, Yokoyama es un ejemplo claro de “la renuncia al alma, la mente y la conciencia” para ocuparse del “estudio de los organismos en interacción con sus ambientes”, como bien definió J.R. Kantor (gracias Wikipedia): el conductismo.

    • Álvaro Pons on 31 marzo 2010 at 22:22 said:

      De acuerdo contigo Breixo, es un intento de etiquetar desesperado, intentado relacionar con algo reconocido. Yo me he basado en esa describir ese "objetivismo", en tanto minuciosidad representativa, a partir de la relación con el hiperrealismo. Desconozco la obra de Ricouer (me pillas ahí, elpablo) y no puedo opinar, pero creo que no estamos ante una cuestión de descodificar simbologías entramadas a interpretar. Precisamente no hay nada que descodificar, la propuesta de Yokoyama es profundamente transparente en sus claves simbólicas, como bien expresa Breixo al decir que no hay segundas lecturas. Es una cuestión de establecer ese mecanismo de reconocimiento de la realidad más minuciosa extraído de su contexto en el mundo real para provocar ese sentimiento de extrañeza. No creo que la obra de Yokoyama tenga segundas lecturas, sino que provocar una reflexión hacia el propio concepto de realidad en el que vivimos….
      Creo, claro. Que esto es todo pura especulación…

  31. La Cosa del pantano on 31 marzo 2010 at 20:57 said:

    Una reseña bastante acertada de lo que hace Yokoyama….y por cierto tiene un par de años:
    http://www.13millonesdenaves.com/comics.php?idcom

  32. Hay que decodificar, interpretar el dibujo de Yokoyama, Álvaro, eso es lo que dije antes. A menudo hay que pararse un poco para interpretar qué está dibujando, qué cosa, qué figura, y por supuesto también qué proceso está narrando. Porque eso es lo que narra aquí, no una historia sino procesos (lo cual por cierto me recuerda a la obsesión por representar procesos del periodo entre los últimos años del XIX y las vanguardias de primeros del XX).

    Y esa lectura reposada para decodificar lo que se representa, que sí tiene que ver con lo que hace Micharmut, no tiene nada que ver con el hiperrealismo. Repito nuevamente que el hiperrealismo puede causar extrañamiento, sí, pero lo hace por vías completamente distintas a las de Yokoyama. El extrañamiento se puede conseguir desde muy diversas estrategias y planteamientos creativos (por ejemplo, desde el surrealismo, que tampoco es hiperrealismo y por eso se les etiquetó de forma distinta como movimiento). Si me dijeras, qué sé yo, que una historieta de Harvey Pekar con Crumb, te recuerda al hiperrealismo, de acuerdo, podría ver la asociación. Pero Yokoyama…

    • Álvaro Pons on 1 abril 2010 at 14:50 said:

      Será cosa mía, ya digo que no es una cuestión de hipertealismo gráfico o argumental, sino por la representación minuciosa de los procesos del movimiento,en la línea de lo que ja comentado Breixo. Y de lo quehablaba es que precisamente la obra de yokoyama no precisa de descodificación …

      • Álvaro Pons on 1 abril 2010 at 14:53 said:

        Evidentemente, no me he sabido explicar en la conexión, dejemoslo en un derrape mental mío por la falta de sueño. Sin embargo, me queda la duda:una historieta huperrealista precisa de una representación gráfica ftorrealista?

  33. No, por supuesto. En el ejemplo que he puesto antes, un "American Splendor" de Pekar & Crumb, no hay una representación fotorrelista, y sin embargo, puestos a buscar asociaciones con el hiperrealismo del arte (repito, puestos a buscarlas), eso es lo más cercano a un "hiperrealismo" en historieta que se me ocurre por el efecto que produce al leerlo.

    "Será cosa mía, ya digo que no es una cuestión de hipertealismo gráfico o argumental"

    Sí, te he entendido desde la primera explicación en este debate. Y aún así, nada de lo que representa Yokoyama lo veo remotamente cercano al hiperrealismo, porque su representación minuciosa de los procesos es completamente marciana. Y la clave, para mí, vuelvo a repetir, está en la necesidad de decodificar que plantea su estilo de dibujar, y de planificar (narración en conjunto) las cosas. A menudo hay que detenerse un momento e interpretar, hay pensar qué está dibujando, qué está narrando. Eso jamás sucede con el hiperrealismo precisamente por su "literalidad" y máximo ilusionismo, y donde la sensación de extrañeza se produce por otras vías.

    • Álvaro Pons on 1 abril 2010 at 17:02 said:

      Yo es que no he tenido esa necesidad de saber que estaba dibujando, por eso comentaba que no veo la necesidad de descodificación , al contrario creo que su representación tiene virtudes casi fisiológicas ….

  34. Página 61, o 99, o 127, o la 149, o la 185. de VIAJE, por ejemplo. Hay que detenerse y leer con atención para interpretar qué se está representando, no es una velocidad de lectura normal, y eso es tanto por los encuadres y la planificación (que no es precisamente una planificación "invisible" o "natural" sino muy artificiosa, marca de estilo de Yokoyama) como por las formas geométricas del dibujo, cercano a veces a la abstracción geométrica.

    En el hiperrealismo, sin entrar en muchos detalles o "terminología" técnica, se produce el siguente proceso: ves la obra y reconoces inmediatamente la imagen, la forma, porque el sistema de representación es de un ilusionismo máximo, por ejemplo en un cuadro de Estes. De hecho en el primer segundo te puede parecer una fotografía, con lo que tiene la fotografía de "huella" o "prueba" de la realidad (lo que se fotografía ha existido). Pero inmediatamente te das cuenta de que no, de que aquello NO es una foto, y que de hecho el artista ha añadido muchos "trucos" de su cosecha para "mejorar" la imagen ("even better than the real thing"), aun cuando haya partido de una fotografía para representarla (ahí es donde está la reinterpretación del hiperrealismo, que por cierto no es expresionismo). Entonces se produce el extrañamiento al percatarte de que no es una foto, y de que por tanto esa imagen no tiene por qué haber existido en la realidad, o más bien que nunca ha existido. Y sin embargo, parece tan real (o "más") que la realidad misma que incluso la sustituye (hiperrealidad: "simulación de algo que en realidad nunca existió", Baudrillard), y no puedes dejar de mirar la imagen por eso mismo. Ahí se produce el extrañamiento, por esa vía.

    Si es escultura hiperrealista, el efecto es parecido aunque no es lo mismo, claro, porque se traslada a los términos de tres dimensiones y es más directo. Por ejemplo, me parece una persona real, pero el efecto dura un segundo: no es una persona real, es una obra. Y claro, se produce también un extrañamiento.

    Nada que ver con el punto de vista alienígena o de "ojo de mosca" de Yokoyama que nos ofrece en su extraña planificación, ni con su estilo gráfico de representación geométrico, tan cercano al conceptual.

  35. un fan on 1 abril 2010 at 21:54 said:

    que pesadez, pepo…

  36. Naybors on 1 abril 2010 at 23:19 said:

    Pepo, ya que tres a colación a Sol Lewitt, como el propio Yokoyama… podrías decir ¿qué representan sus cuadros?

  37. Estructuras y formas geométricas, formaciones de líneas, múltiples variaciones de esas formas geométricas (también le gustaba mucho representar procesos).

  38. Naybors on 2 abril 2010 at 6:28 said:

    Algo así como ¿"este cuadrado representa un cuadrado"?

  39. Omar G. Ponce on 2 abril 2010 at 21:15 said:

    Mira está muy bien leer sobre estética, pero llevar el comic al análisis de la estética como supuestamente hace el tal Pepo es una memez.

    De hecho los cómics son para disfrutar y para que cada uno su propia lectura y no para teorizar.

    Ya sabemos que has releido mil y una entrevistas de Yokoyama y que te va como anillo al dedo para soltar cuatro conceptos resobados de estética…pero para eso ya tienes tu blog no?

    Además yokoyama lleva editando en europa desde 2004 y hasta hoy no habías dicho ni mu.

    menos flipe don pepo, que no todos somo unos indocumentados y analfabetos en este pais de pandereta

  40. Perdone, don Omar, pero es que resulta que el que ha intentado trasladar conceptos del arte al tebeo de Yokoyama no he sido yo, ha sido Álvaro Pons. Si ha seguido el debate con detalle, don Omar, y si no yo se lo aclaro, resulta que defiendo que no se pueden aplicar conceptos de arte elaborados para otras cosas (el hiperrealismo en este caso) a los tebeos porque uno puede patinar. Y no, no pretendía explicar nada en general ni tomo a la gente en general como "analfabeta", sólo pretendí argumentarle a Álvaro, ya que él insistía en su concepto de hiperrealismo en Yokoyama, por qué lo que ha dicho me parecía que no tenía ninguna base teórica. No he pretendido explicar estética a nadie, de la que soy un simple aficionado, solamente he intentado argumentar mi postura a Álvaro. ¿Es malo debatir en los comentarios de un blog? ¿Para qué están los comentarios entonces?

    Sobre Yokoyama, bueno, me temo que ya hablé de él el año pasado (sí, en mi blog), pero da igual. Pero como veo que prefiere disfrutar de los tebeos sin teorizar, ya le dejo, don Omar. No se preocupe!

    Un saludo!

    • Álvaro Pons on 2 abril 2010 at 23:00 said:

      Omar: Pepo sólo discute las ideas que yo he planteado, no creo que esté dando lecciones de nada. Y las argumenta. Para eso están los comentarios, para debatir con argumentos.

      De todas formas Pepo, los conceptos que se elaboran para otros análisis sí se pueden aplicar, con mayor o menor fortuna, pero se pueden aplicar. Es más, en discusión sobre arte en general, no creo que nadie "patine" o diga cosas "descabelladas". Simplemente, establece conexiones que no encuentran un lugar común de debate. Pero, repito, yo no me atrevo a calificar ninguna opinión sobre este tema con esos adjetivos. Por suerte o por desgracia, el arte no es una ciencia (donde sçi que existen unos mecanismos mínimos que respetar, aunque desde luego todo es revisable) y se basa en el debate y las opiniones. Y todas son factibles si son argumentadas. Otra cosa es que encuentren ese lugar común y que, por supuesto, estén abiertas al debate, que no sólo lo están sino que deben ser debatidas. Es la única forma de establecer teorías y análisis dentro del arte.

  41. Del año pasado, en mi blog. Que lo disfrute usted!

    http://pepoperez.blogspot.com/2009/08/new-enginee

  42. un fan on 3 abril 2010 at 0:34 said:

    yo creo entender a que se refiere álvaro pons cuando trae a colación el termino hiperrealismo al respecto de la obra de yokoyama, aunque sea de forma poco ortodoxa…Creo que se refiere a momentos como el que se da en la página 68, por ejemplo, en la que se observa minuciosamente como resbala una gota de lluvia por una ventana, como si se quisiera plasmar ese momento tal como sucede en la realidad… es su forma personal de entender a yokoyama, tampoco creo que haga falta pedirle que se arrodille y pida disculpas…

    respecto a posibles influencias o autores que hayan trabajado en una linea similar a yokoyama, a mi me vienen a la cabeza determinados cineastas que han trabajado lo observacional y los relatos no narrativos, como michelangelo antonioni por ejemplo…

  43. Naybors on 3 abril 2010 at 12:53 said:

    La verdad es que Yokoyama invita abiertamente a la lectura estética e incluso cuando se yerra en el tiro se enriquece la obra, en mi opinión. Debemos evitar la tentación policial de retirar la palabra a los demás, cosa que tantas veces se hace con el cómic. Si no fuera por Pepo y Álvaro, la vida sería peor.

    En cuanto a lo antinarrativo creo que está muy bien traído a colación como desplazamiento del debate que se había abierto sobre la representación. En pleno delirio personal, diré que Yokoyama me parece más antenarrativo que antinarrativo. Da la impresión de que la historia arranca en todo momento sin concluirse nunca, algo muy apropiado en relación a nuestra discusión.

  44. Hola, llego tarde al debate, algo insomne, y, bueno, en realidad lo único que se me ocurre decir es que aunque quizá el término hiperrealismo no sea correcto, el planteamiento de la entrada y el debate posterior han estado muy interesantes. Yo simplemente me sumo al recordatorio de que lo de Micharmut está ahí, que lleva años estando ahí, obligando a repensar cómo se lee y cómo se mira el mundo en torno (mención en este sentido a Kafka, que creo todavía no se había citado, como punto de conexiones), que sigue rompiendo esquemas ahora mismo desde su blog, y que tiene entidad propia, sustantiva, que no sería en ningún caso simplemente un precursor de otros autores que hayan podido culminar determinados logros estéticos, o estén de actualidad.

    Un saludo!

  45. Jesús Cuadrad on 4 abril 2010 at 22:34 said:

    Ahí le duele.

  46. carla on 6 abril 2010 at 0:28 said:

    Eres un sofista.

  47. Como siempre llegamos tarde, pero ahí va nuestro punto de vista:

    http://13millonesdenaves.com/comics.php?idcomic=1

  48. Pingback: Behind the Scenes: NIKE Change 11 + Yuichi Yokoyama + DAICHI « BlogZup 2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation