Animal’z

Resulta raro tener entre las manos un álbum de Bilal sólo dos años después del último. Tras la eterna espera que supuso la tetralogía de El sueño del monstruo, Bilal ha cerrado el baúl de sus miedos para centrarse en una obra de nuevo cuño, Animal’z (Norma Editorial), que intenta alejarse de la dolorosa introspección en el pasado de su país para intentar renovarse en formas y discurso. En lo primero, no hay duda posible: centrado en su lápiz, el dibujante recupera el gusto del dibujo puro, sin tinta, sin apenas color, en el que el trazo sucio y de atmósfera recargada es el protagonista máximo. Apenas unas notas de color azul para ahondar en la caracterización de este mundo derruido tras un desastre climático. El resultado, desde luego, impactante y atractivo, de esos que obligan a volver a leer el álbum para detenerse en las viñetas y gozar con calma de la labor ilustrativa del autor. Pero, ¡ay!, en lo segundo, en el discurso, no se puede hablar de renovación, me temo. Cierto es que el mensaje de atención ante el cambio climático es de lo más actual y necesario, pero el discurso de Animal’z tiene un inevitable regusto a déjà vu setentero. La elección de una estructura de western post-apocalíptico no es precisamente novedosa (que se lo digan a Hermann o a Segura y Ortiz), pero sobre todo el tono del discurso refiere automáticamente a aquellas historias de Caza o Moebius de los inicios de Metal Hurlant. A estas alturas y, sobre todo, tras el extraordinario despliegue simbólico e intelectual de su anterior obra, uno espera una mayor reflexión por parte del autor y un planteamiento que se apartara de los tópicos comunes. Es verdad que puede ser injusto exigirle a un autor con el único argumento de su anterior obra, pero Bilal forma parte de un Olimpo autoral acostumbrado a la genialidad del que sí que se debería pedir más. No estamos ante un mal álbum, desde luego, pero sí posiblemente ante una temática y un autor de cuya unión se esperaba más que algunos ramalazos aquí y allá (generalmente unidos a la revisión de temáticas inconfundiblemente bilanianas, como la hibridación de especies).
Queda, por supuesto, el disfrute de su labor gráfica, espléndida y que luce perfecta en la impecable edición de Norma. (2-)
Web de Norma dedicada a Animal’z

7 Comentarios en “Animal’z

  1. Strauss on 6 Abril 2010 at 16:37 said:

    ¿Es una sensación mía o puede que Bilal ya no tenga nada nuevo en qué sorprendernos?

    No sé, pero este gran autor me recuerda a Moebius: sus últimas obras dejan mucho que desear…quiero y no puedo…quiero explicar algo y ese algo es insulso o no lleva a ninguna parte…

  2. soy el único al que le chirría la rotulación? con las fuentes estilo "manual" queda un cierto estilo grimoso, y más si los bloques de texto son tan, tan compactos. no sé cómo sería la rotulación original, pero no me cuadra con el tipo de dibujo. puestos a hacerlo artificial, mejor habría sido usar directamente una fuente tipo imprenta. estoy un poco enfermo?

  3. por lo que acabo de ver, la rotulación es escrupulosamente fiel a la edición francesa. no entiendo nada. y sí, a mi también me da la misma impresión que las últimas cosas de moebius. todo un poco enlatado y recalentado.

  4. Pues yo le eché un vistazo y no me pareció ninguna maravilla gráfica,al contrario,viñetas grandes,lápiz sobre fondo de color y nada de complicaciones,un trabajo alimenticio más,qué lejos queda el Bilal de La feria de los Inmortales,Partida de Caza y demás,se le nota acomodado y sin ansias de nuevos horizontes en cuanto a innovación,al menos así lo veo yo ¿he dicho ya que no lo compré?

  5. Yoygo on 6 Abril 2010 at 23:23 said:

    La verdad, Bilal ronda los 60 años y no creo que nadie espere nada nuevo de él. Y seguro que tiene su público incondicional que está encantado de ver sus siempre impresionantes ilustraciones.

    Y a mi, personalmente, me gustaría algún día ver recopilado en álbum "La estrella olvidada de Laurie Bloom" (publicada por entregas en la extraña época en que en Totem convivían Bilal, Moebius o Bourgeon con reportajes fotográficos semipornograficos) , serie en que trabajaba sobre fotografías, con resultados muy atractivos.

  6. Completamente acertada tu reseña.

    Un tebeo muy prescindible, con un argumento muy poco original.

    Algo decepcionante…

    A pesar de su virtuosismo con los lápices y las viñetas grandes, tampoco el apartado gráfico logra salvar el tebeo…

    Un saludo.

  7. Nikopol on 5 Agosto 2010 at 19:34 said:

    Caray !!!

    De un sólo plumazo nos cargamos a Enki y a Moebius … exquisitos paladares los de sus comentaristas que incluso atacan los bloques , la rotulación y que se yo !

    Nada más que sonreir y recomendarles que se acerquen al nuevo Pinocho ! aunque la rotulación debe ser desagradable … ja,ja,ja,ja

    Salut i força al canut !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation