2 Comentarios en “De la novela a la novela gráfica

  1. Creo que pasará algo de eso, a nivel comercial: la marca novela gráfica desplazará a la novela en algunos aspectos, por asi decirlo, espurios. Por ser físicamente como novelas, pero que se leen en una quinta parte del tiempo que se tarda en leer una novela, si llega, y porque entran por los ojos, se convierten en objetos de regalo ideales, que no comprometen al obsequiado a dedicarles demasiado para obtener algo positivo que decir cuando le preguntes que qué le pareció. Pero por el lado del autor, yo no le veo más desventajas: dejará de ser un territorio libre, voluntario, para convertirse en un pie forzado -hay que llegar a tantas páginas, aunque la historia no dé para ello-, en su vertiente de producción industrial, que la tendrá, sospecho que ni por el forro se va a pagar la página a como se paga la de álbum, y que llegados a cierto punto, si lo que se quiere es contar un determinado tipo de historia, hacerlo en dibujos lleva mucho más tiempo que recurriendo únicamente a las palabras. En la economía del esfuerzo, le veo muchas más ventajas ser novelista a secas que ser 'novelista gráfico'. Aparte de ser un objeto bastante carillo, o sea, que su gran punto comercial diría que ya no sólo es, sino que se limita a, como digo, ser un objeto de regalo.

    En general, sobre la evolución a la novela gráfica, como ganancia de mercado, mi impresión es de que se ha ganado una provincia vecina en el mismo momento, y ciertamente sin tener nada que ver una cosa con la otra, en que se perdía el territorio originario, que se lo ha comido el cine. Cada vez creo más que todo el ocio cultural-comercial del futuro va a ser imagen en movimiento acompañada de sonido.

    Alguien tiene que hacer de aguafiestas, lo siento.

  2. Perdón: (…) por el lado del autor yo le veo más desventajas(…). Sobra el NO que hay en el texto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation